El mundo y las decisiones argentinas

Gobiernan minorías sociales que hacen negocios a costa del futuro de la humanidad. Votarlos es demasiado

 

El escenario económico internacional se viene ensombreciendo aceleradamente desde hace unos meses, pero en la última semana se acercó a un punto de ruptura que parece anticipar una nueva realidad global. Este escenario en transformación es el que impactará en el período post-PASO, y con el cual deberá lidiar el próximo gobierno argentino.

Es importante comprender sus características, que condicionarán necesariamente el tipo de política que se requerirá para que el país puede atravesar ese próximo período sin ser afectado severamente por las contingencias internacionales.

 

Desglobalización

Los elementos de la coyuntura mundial muestran un creciente grado de desequilibrio, en el cual juega un papel estelar el Presidente de los Estados Unidos, que es, no casualmente, el principal sostén externo de actual gobierno argentino.

Repasemos algunos de los focos de conflicto que están afectando el orden económico y político mundial.

  • Una gigantesca burbuja bursátil e inmobiliaria que se ha creado en los principales mercados financieros del mundo. Se trata de uno de los pocos mercados donde todo el tiempo se incrementan las ganancias, casi independientemente de la realidad. En los últimos años las bolsas muestran una aparente independencia de los datos de la economía real, impulsados por las emisiones de dinero de los Bancos Centrales (tanto de la Reserva Federal de los Estados Unidos como del Banco Central Europeo), que tienen escaso impacto en el dinamismo económico real pero sí en el crecimiento del valor de títulos y acciones. Se sostiene la actividad económica sobre una ficción consensuada entre los grandes jugadores del sistema.
  • Los países, las empresas y los particulares están endeudadísimos en todo el mundo. Las corporaciones norteamericanas muestran hoy el nivel de endeudamiento más alto del último medio siglo. Muchos países centrales superan el 100% de sus PIBS de endeudamiento público. La única forma de relanzar el crecimiento en mediante una quita generalizada de deudas, que libere recursos para el consumo y la inversión. Pero los financistas no permiten ninguna política que genere un alivio relevante y disminuya sus acreencias.
  • Una superpotencia, Estados Unidos, ha decidido modificar unilateralmente todas sus relaciones con el resto del mundo, rompiendo con toda la institucionalidad liberal armada desde los años ’80 del siglo pasado. Así ha maltratado a México y Canadá para forzarlos a readaptar el NAFTA a sus necesidades, ha celebrado el resquebrajamiento de la Unión Europea y propone un tratado de libre comercio a Gran Bretaña, amenaza con sancionar a todo el mundo si comercian con Cuba, Irán o Venezuela, y advierte que piensa detener a los miembros del Tribunal Penal Internacional si se les ocurre acusar a un militar norteamericano por crímenes cometidos en alguno de los países en los que opera Estados Unidos. La ley de la selva, sin buenos modales.
  • Una “guerra comercial” que no es tal. Se trata de una puja estratégica entre la primera potencia del planeta y una China en ascenso vertiginoso, que se está proyectando vigorosamente en todos los continentes. La prensa trata a este conflicto como un tema meramente comercial, pero no lo ven así los estrategas norteamericanos, desde Henry Kissinger en adelante, que se desvelan pensando en la forma de “contener” a China. La administración Obama lo intentó mediante el diseño de grandes tratados de comercio e inversión que excluyeran a China, y falló. Trump ahora acude a la agresión comercial y tecnológica (Huawei), llegando incluso a separar a investigadores chinos en Estados Unidos de investigaciones de importancia estratégica. La actual desestabilización política de Hong Kong es parte del mismo paquete. El “problema” es que China no es un país de los tantos que se someten dócilmente a las ambiciones norteamericanas, ni está dispuesto a sacrificar su vía acelerada hacia el desarrollo a través del comercio y la conquista de mercados en todas partes. La experiencia de la URSS les ha enseñado que ceder política y económicamente frente al coloso norteamericano es la antesala de un proceso de colonización occidental.
  • Existencia de conflictos bélicos de enorme impacto económico, que se mantienen por ahora a fuego lento sin resolverse. Uno de ellos es el conflicto que enfrenta actualmente a sauditas e israelíes con Irán, con el subproducto de la destrucción del Yemen, y que amenaza con poner en crisis a la principal zona petrolera del planeta. Otro es el conflicto en el Mar de la China, que enfrenta a varios países –entre ellos Japón— con las pretensiones soberanas chinas. Se sumó en esta semana un aumento de la tensión entre la India y Pakistán en relación al viejo conflicto de la región de Cachemira. La partición de Ucrania ha sido puesta en stand-by, hasta que alguien decida recalentar la situación.
  • Un trasfondo de bajo crecimiento mundial, sin ningún tipo de solución a la vista, ni ideas novedosas. El famoso “brotes verdes” de Cambiemos tiene su antecedente directo, en la prensa neoliberal mundial que ya ha errado reiteradamente en su fantasía de recuperación global. De ahí las crecientes presiones proteccionistas, y la actual “guerra de monedas”, con devaluaciones competitivas. A esto se han sumado en las últimas semanas presagios muy claros de recesión internacional, que comparten analistas de diversa orientación económica. Indicadores en las curvas de rendimiento de los activos bursátiles llevan a predecir una recesión cercana, que haría recrudecer las tensiones, y ahondaría los problemas que ya tenemos en la periferia. No será un mundo de amigos generosos.
  • Trump en sí mismo: la personalidad de quien está a cargo de la principal potencia del globo tiene importancia. Su forma de actuar en política y economía internacional –con amigos y enemigos— es amenazar violentamente, para luego obtener a un acuerdo favorable, a costa de los demás. El método tiene dos inconvenientes. El primero es que ya es conocido por todos, y pierde credibilidad la amenaza si sólo se ejecuta con países débiles. El segundo es que se está encontrando con quienes no están dispuestos a negociar en los términos norteamericanos, mientras él se ha rodeado de funcionarios halcones y extremistas de la política exterior. Recientemente, por ejemplo, ha advertido a los aliados europeos que ni piensen en crear unas fuerzas armadas propias. Los europeos ven en ese proyecto la posibilidad de potenciar con sus compras gubernamentales varias industrias europeas y apalancar investigación científica propia, además de adquirir mayor peso internacional. Estados Unidos, en cambio, reclama que gasten más plata en la OTAN, que se aprovisiona fundamentalmente de material bélico norteamericano, y que mantiene bajo su control político.

Todos estos factores conviven en un mundo que a su vez requiere acciones urgentes de protección medioambiental, dado el peligroso descalabro que se está generando a nivel climático. Otro gran amigo sudamericano de Trump, Jair Bolsonaro, está autorizando un acelerado proceso de destrucción del Amazonas por parte del agronegocio y la minería, en el que ya han sido asesinados ecologistas y caciques de tribus amazónicas, junto con la extinción de gigantescas extensiones de selva y biodiversidad fundamentales para el planeta.

Trump forma parte de un proceso de vaciamiento democrático en el cual determinados sectores económicos dictan la política a seguir a los partidos políticos, sin importar en absoluto la vida y el bienestar de las personas. Así se explican las masacres cotidianas que aterrorizan a los norteamericanos, gracias al insólito lobby de los fabricantes de armas, como así también el monumental presupuesto militar de 740.000 millones de dólares dedicado a satisfacer al complejo militar-industrial. De ahí surge la imposibilidad de controlar el costo abultadísimo de la medicina en ese país, debido al poder del lobby de los laboratorios y compañías de seguros. La contaminación del agua en diversas regiones de ese país, donde se practica el fracking en forma descontrolada, y la negación oficial del calentamiento global como tributo a la industria petrolera. También la “epidemia” de consumo de opioides que causa miles de muertos por el uso descontrolado de medicamentos para que vendan más los laboratorios. O la especulación financiera desregulada, que ya generó la crisis mundial de 2008, dirigida desde la banca de Wall Street, que salió completamente impune de los crímenes y estafas que cometió hasta generar el derrumbe global. Son algunos ejemplos que sirven para comprender también cómo funciona la política argentina.

 

 

Cerebro se busca

El panorama mundial requiere una urgente puesta a punto de la mirada nacional sobre el escenario que nos rodea. Parte de la dirigencia argentina vive literalmente en otro planeta, ya que consume pura literatura apologética del orden global, escrita en función de los intereses de los países centrales. Esa dirigencia local, que es la que festeja tratados de libre comercio completamente asimétricos con la Unión Europea, que envió las reservas de oro a Londres –mientras desde Polonia hasta China están incrementando sus reservas auríferas en previsión de un desbarajuste en el orden global—, que endeudó a la Argentina con el FMI pensando que algo de lo que puede proponer este organismo tendría el potencial de favorecer al progreso local, o no entiende en qué mundo vive, o directamente actúa en función de los que sí entienden qué mundo están gobernando.

Los grandes nubarrones que se asoman en el panorama mundial de los próximos tiempos requieren una dirigencia completamente actualizada sobre esta realidad, capaz de mirar al mundo desde los intereses nacionales fundamentales y de formular políticas novedosas para cuidar a nuestra población, garantizar el aprovisionamiento de todo lo necesario para vivir adecuadamente y crear condiciones productivas para poder mantener vínculos de provecho recíproco con todas las regiones del mundo.

No se puede esperar que ningún actor privado se ocupe de estas cuestiones. Hoy en el mundo, o piensan los Estados o piensan las multinacionales. La Argentina cuenta con muchísima gente capaz en todos los rubros para trazar un mapa de las principales tendencias mundiales y sobre las prioridades que debe formular nuestro país. De lo que no puede darse el lujo es de no pensar, o de rifar su futuro, y el perfil de su sociedad, a un mundo depredado por los intereses cortoplacistas de los mercados.

 

 

El impacto de la Argentina en el mundo

La Argentina es apenas una parte de un sistema mundial que está funcionando mal. El actual gobierno se dedicó a profundizar la adaptación del país a ese sistema global, que no dominamos, y satisfacer las demandas de los países centrales de expandir sus mercados y colocar sus productos. Su relación con la ciencia y la tecnología es igual: destruyamos nuestras capacidades, así ellos pueden fortalecer las suyas.

La compensación que el sistema global le ofrece a las élites del Tercer Mundo es asociarlas parcialmente en algunos negocios, tanto como para pagarles el trabajo de administrar territorios sólo formalmente soberanos.

Como un disco rayado, que sigue funcionando en automático, las élites latinoamericanas siguen interpretando la melodía gastada de la globalización neoliberal, que hoy muestra grietas que se agrandan cada día, al ritmo de los tweets del Presidente norteamericano y las respuestas del Partido Comunista Chino.

Es una dirigencia fracasada, que no ha sido capaz de proyectar a nuestros países a un lugar aceptable en la división internacional del trabajo, y que hoy vuelve a insistir en meter a nuestra región en el callejón sin salida de la venta de recursos naturales hasta que se agoten: los famosos acuerdos de libre comercio que nos llevarán al siglo XIX. Por eso las reformas que se les ocurren son del siglo XIX:  laborales para despojar de derechos y protección a los trabajadores, y jubilatorias para que los bancos ganen más plata. Y nada más. Su horizonte estratégico termina en su cuenta particular en Panamá.

Es fundamental para la Argentina salir del escenario encantado que sigue dibujando la dirigencia económica y política neoliberal, y enfrentar la realidad de un mundo muy complejo, en el cual la ingenuidad o la estupidez se pagarán muy caro. Claro, no lo pagan las dirigencias, sino las grandes masas de la población que no encuentran resquicios en el sistema económico para poder sobrevivir.

Si la sociedad argentina encontrara en sí misma las fuerzas para superponerse a esta postración intelectual y material a la que la ha sometida por una dirigencia fracasada, se trataría de una hazaña extraordinaria, dado el control ideológico-cultural de las grandes corporaciones en la mayor parte del mundo y la presión que están ejerciendo sobre nuestro país.

Ni que hablar que una epopeya democrática de éstas características –llevada adelante contra los principales medios de comunicación, contra las más actualizadas técnicas de manipulación de sociedades e individuos, contra los poderes concentrados locales e internacionales— no pasaría desapercibida ni en nuestra región ni en el mundo.

Probablemente sea la notable impericia del personal político neoliberal parte de la explicación de un vuelco tan significativo en una de las piezas que el mundo occidental cree tener en el bolsillo, pero también debe incluirse en el análisis el conjunto de tradiciones populares y democráticas que dan una característica tan específica –y vital— a nuestro país.

En todo caso, sería un poderoso mensaje de libertad para nuestra región, y para otras realidades nacionales muy diferentes, donde los problemas políticos y económicos son muy similares: minorías sociales que ya no tienen en cuenta a sus semejantes, haciendo negocios a costa del futuro de la humanidad.

Votarlos es demasiado.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

11 Comentarios
  1. Delia Tedin dice

    Que Claridad cuando decís o piensan los estados o piensan las multinacionales . Los Argentinos el domingo votamos por un estado presente . Gracias por una nota que nos hace dar la vuelta al mundo en un Domingo para recordar .

  2. axel com dice

    La Jornada
    Opinión
    Jueves 15 de agosto de 2019

    El México ideal para Estados Unidos
    Abraham Nuncio
    ¿De qué manera el gobierno de México podría actuar para atraerse la buena voluntad del gobierno de Washington y dejar de seguir siendo el punching-bag de gobernantes agresivos y con decidido espíritu imperialista que, desde que lo tienen, jamás han quitado el pie del acelerador?

    Algunos sienten franca molestia cuando se invocan los antecedentes imperialistas de Estados Unidos en América y de manera específica en México. La realidad, empedernida como es, persiste en señalar que el imperialismo capitalista de Estados Unidos existe y que no es meramente un pasado sin efectos ulteriores. Hasta ahora se ha mostrado como un continuum.

    Veámoslo en las decisiones de los presidentes estadunidenses y sólo en relación a México.

    James Monroe y John Quincy Adams promueven los términos Destino Manifiesto/Doctrina Monroe para imponer, so pretexto de blindar al continente de la intervención de otras potencias (las europeas y las que resultaren), la idea hegemónica de que es natural que todo el continente americano quede bajo la dominación de Estados Unidos.

    Andrew Jackson. Este presidente oportunista promovió el separatismo de Texas respecto a la soberanía mexicana: un acto que concretaba la Doctrina Monroe, en el propósito de que luego quedara anexado el territorio texano al de Estados Unidos.

    James K. Polk y Franklin Pierce. El primero nos hace una guerra de agresión y el segundo la corona mediante los Tratados de Guadalupe Hidalgo por el que perdemos la mitad de nuestro territorio y el de La Mesilla, la abusiva Compra Gadsden: más de 7.5 millones de héctareas del sur de Arizona por la ridícula suma de 15 millones de dólares.

    James Buchanan. Por medio del agente Robert M. McLane impulsa un nuevo tratado para actualizar, aunque implicando menos territorio, el intento de Pierce. Aprovechando la división social provocada por la guerra entre liberales y conservadores, y a sabiendas que ambos buscan el reconocimiento de Washington, Buchanan impulsa el Tratado McLane-Ocampo. Al cabo se limita el tratado a que México otorgue a Estados Unidos un permiso de tránsito a perpetuidad entre uno y otro extremo del Istmo de Tehuantepec y entre el norte y el Pacífico, así como a emplear fuerzas armadas en México. Por fortuna este tratado no llegó a concretarse.

    William McKinley. Eleva el arancel a los minerales no procesados que México exporta a Estados Unidos para favorecer a los mineros estadunidenses. Es la etapa extraccionista conocida como la segunda conquista de América Latina.

    Woodrow Wilson. Envía marines a invadir México en 1914. El pretexto es una carga de parque que sería enviada –supuestamente– al gobierno de Victoriano Huerta, al que Estados Unidos no había reconocido, y un detalle menor; con la política del big stick de Theodore Roosevelt se había iniciado una nueva época de invasiones.

    John Calvin Coolidge. Impone a México medidas para que no se apliquen los principios de la Constitución de 1917, en relación con las grandes petroleras, por medio de los Tratados de Bucareli.

    Franklin D. Roosevelt. Aun este presidente, que había mostrado una actitud flexible hacia México, responde a las presiones de empresarios y potencias capitalistas en virtud de la expropiación petrolera, y se suma a ellas.

    James E. Carter y Ronald Reagan. Ambos generan la llamada crisis de la deuda de los países de América Latina. Son préstamos irresponsables para que sean sus deudas las que los muevan a adoptar las medidas neoliberales cuyos efectos son de pérdida social y despojo de su riqueza. El imperialismo financiero cuaja en toda su dimensión.

    Donald Trump. Actos infames contra México, su economía y sus ciudadanos.

    En este contexto pareciera que ni ganar unas elecciones democráticas para llegar al poder es garantía de respeto. Pues como les dijo Mauricio Macri, el presidente neoliberal de Argentina sometido a las ordenanzas de Trump, a los seguidores de Alberto Fernández que lo hicieron talco en las elecciones primarias: son unos irresponsables. Para no serlo, y para atraerse la buena voluntad de Estados Unidos, Atilio A. Borón da una receta: “¡ataca a Maduro, en todos los foros, en todos los frentes, tú y tus fucking ministros y funcionarios! Destruye la Unasur, acaba con la Celac, mantén a chinos y rusos bien lejos… acepta que instale varias bases militares en la Argentina, facilita los negocios de las empresas estadunidenses y deja que la economía la maneje el FMI, pues tus economistas son una cuadrilla de inútiles.”

    Los dueños de los capitales huidizos (los famosos mercados) ya votaron en contra de las fuerzas que arrasaron con las de Macri dando lugar a una gran crisis en Argentina. Ellos son los aliados con que cuenta el imperialismo de Estados Unidos. A ellos hay que combatir para neutralizarlos, y no sólo en un país ni en una época de elecciones.

    Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
    Todos los Derechos Reservados.
    Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

    Follow

  3. Magdalena Jitrik dice

    Que genial que este deseo se haya cumplido el mismo día que se publicaba esta nota. Podría sonar hasta ingenuo y los hechos te dieron la razón. Hicimos fracasar a Trump , a Bolsonaro y al FMI en pocas horas… Gracias !

  4. Unomás dice

    LO CIERTO,CREO, ES: 1) QUE ESTAMOS EN MANOS DE LA USURA INTERNACIONAL ; 2) QUE LA USURA INTERNACIONAL TIENE UNA HISTORIA Y UN PRESENTE CON NOMBRES Y APELLIDOS QUE LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN EVITAN DAR PORQUE TEMEN SER BARRIDOS (AYUDA: BUSCAR ENTRE LOS ADMINISTRADORES DE LOS «FONDOS DE INVERSIÓN») ; 3) QUE PRESIDENTES (DESDE EL DE LA «PRIMERA POTENCIA» HASTA EL ÚLTIMO), PRIMEROS MINISTROS Y DIRECTORES DE ORGANISMOS INTERNACIONALES (FMI, BM.BCE,ETC.) NO SON OTRA COSA QUE MEROS GERENTES DE LOS MEGAMULTIMILLONARIOS QUE OPERAN COMO USUREROS A NIVEL GLOBAL; 4) QUE CONFIAR EN RESULTADOS DE ELECCIONES EN CUALQUIER LUGAR DEL MUNDO PARA LIBRARNOS DEL SAQUEO ES PURA INGENUIDAD; 5) QUE ESTAMOS JODIDOS, REJODIDOS, NO SOLO EN RELACIÓN CON NUESTRA CALIDAD DE VIDA SINO TAMBIÉN EN RELACIÓN CON NUESTRO FUTURO COMO ESPECIE.

  5. Luis Juan dice

    Estimado Ricardo:
    Brillante análisis.
    Una digresión.
    En marzo de 2009, Manuel Freytas (iarnoticias.com) escribe un artículo respecto de lo que veía venir en Latinoamérica. Algunos párrafos.
    “…Las oligarquías locales de América Latina se asociaron con los bancos y corporaciones trasnacionales que de esa manera nivelaron su control sobre los recursos naturales, los sistemas económicos productivos, y el comercio externo e interno de la región.”
    “El viejo «Estado nacional» instrumento histórico de poder en manos de las oligarquías locales, fue sustituido por el «Estado trasnacional» controlado por las empresas trasnacionales en sociedad con los grupos de poder locales, que luego de apoderarse mediante las privatizaciones de sus empresas y medios productivos, utilizan a los países como «satélites» (o terminales de mercado) de sus políticas de expansión y de acumulación capitalista, con las oligarquías locales asimiladas como socias en el nuevo sistema. “
    “Al no tener el poder gerenciador nacional sobre los recursos y medios de producción, el Estado (en manos de gobiernos de derecha o de izquierda) depende de los impuestos (el presupuesto nacional) en la mayor parte evadidos por las corporaciones que controlan la economía.”

    “Sin poder gerencial real sobre sus medios productivos y recursos los Estados y sus gobiernos quedan reducidos a gerencias de enclave de las corporaciones transnacionales (bancos y empresas) que deciden los niveles de producción y comercialización de sus recursos y sistemas económico-productivos.”

    “Sin proyecto estratégico nacional, sin recursos ni medios productivos para explotar y comercializar, esos Estados se convierten en instrumentos reguladores entre los intereses empresariales capitalistas que manejan sus medios de producción y recursos privatizados.”
    “Las clases políticas dejaron de diseñar políticas de Estado independientes y se convirtieron en gerenciadoras del Estado trasnacional funcionalmente diseñado para regular y conciliar los distintos intereses comerciales intercapitalistas.”
    “El viejo proyecto nacional de los capitalismos locales fue sustituido por programas monetarios, fiscales y macroeconómicos exportados y nivelados para todo el planeta y monitoreado por instituciones hegemónicas del sistema globalizado como el FMI y el Banco Mundial.”
    “Eximida de pensar proyectos económicos nacionales propios, la clase política latinoamericana se dedicó a diseñar proyectos de marketing para elecciones, y luego gerenciar los distintos niveles del Estado (municipal, provincial o nacional) sobre la base del «modelo universal» de administración y de gobernabilidad nivelados como un «programa global» (político, económico, militar y social).”
    “En ese contexto, desde hace más de veinte años la estrategia de dominio «blando» de Washington y del Departamento de Estado en América Latina consiste en impulsar los regímenes y gobiernos electos en las urnas, más allá de que asuman o ganen elecciones con discursos de «izquierda», «progresistas» o «neoliberales».”

    “Está estadísticamente probado (cualquiera lo puede verificar investigando) que las administraciones de los estados de América Latina, más allá del discurso de izquierda o de derecha de sus presidentes, no tienen poder real de decisión sobre sus medios de producción y recursos naturales, los que se encuentran en manos de corporaciones que hegemonizan las reglas y la formación de precios.”
    “Las mismas trasnacionales que controlan países y sistemas sistemas económico productivos en América Latina, lo hacen también en Africa, Asia y en el resto del mundo periférico. Dirigen la producción, el comercio, las finazas y los comercios internos y externos. El mercado de importación y exportación (así como su regulación) está en sus manos y las monedas que rigen las transacciones comerciales pertenecen al polo dominante que las emite: EEUU y la Unión Europea + Japón.”
    “Como contrapartida, y también a modo de emergente y «producto final» de la explotación capitalista sin resistencia armada, social o sindical, en América Latina se verifica el mayor crecimiento estadístico de las ganancias y los activos empresariales y de las fortunas personales ( por ejemplo, el mexicano Carlos Slim, está considerado como el tercer hombre más rico del mundo).”
    “Este proceso, en los últimos diez años en América Latina se nutrió de un modelo de capitalismo trasnacional globalizado edificado sobre el eje del boom exportador e importador y la burbuja financiera que derramó dinero y créditos sin respaldo (apalancamiento) a manos llenas, y que hoy agoniza de la mano de la crisis financiera recesiva expandida por todo el planeta.”
    “En la articulación del «modelo» interactivo de acumulación capitalista vigente desde más de una década, Latinoamérica y los países «periféricos» exportadores de materia prima conformaron «la granja barata», China y los países «emergentes» asiáticos conformaron, a su vez, «la fábrica barata», y juntos alimentaron la existencia funcional del «gran casino global» del dinero sin fronteras con sede central en Wall Street.”
    “En estos tres motores se asentó hasta ahora lo que los expertos (antes de la crisis) señalaban como «formidable crecimiento mundial de la economía», y que en la realidad sólo se trataba de un proceso de concentración de la riqueza en pocas manos, con su contrapartida de pobreza y exclusión social, inédito por sus alcances en la historia del sistema capitalista.”
    “Esta situación (de «paz del dominador») permitió que el sistema de concentración de riqueza capitalista (posibilitado por la explotación de mano de obra barata con salarios africanos, apropiación de recursos naturales y control hegemónico de todo el sistema económico productivo) genere como contrapartida: pobreza, desocupación y exclusión social en masa en toda América Latina.”
    “A este cuadro hay que sumar la crisis financiera con contracción del crédito y fuga de fondos por vía de las filiales de los mega bancos que tienen sus matrices en EEUU y Europa.”
    “Así como las potencias centrales (con EEUU y la UE a la cabeza) son las grandes exportadoras de crisis mundial, los bancos y empresas transnacionales imperiales son los grandes exportadores de desocupación masiva a escala global. Ambos, son los principales generadores del colapso financiero recesivo con crisis social que hoy ya se proyecta por toda la geografía de América Latina.”
    “Con un detalle siniestro: Los planes de reducción de planteles de obreros y empleados que hoy manejan esos grandes consorcios depredadores de la economía mundial se concentran prioritariamente, no en sus casa matrices de EEUU y Europa, sino en sus filiales de mundo periférico «emergente» o «subdesarrollado», principalmente en América Latina.”
    “Los ejércitos y las policías regionales, que fueron relegados a un segundo plano por la estrategia de dominio con el «poder blando», van a adquirir un nuevo rol represivo para contener a las protestas violentas causadas por los despidos, las bajas de salarios y la imposibilidad de acceder al consumo elemental para la supervivencia por parte de las mayorías que van a ser desplazadas del mercado laboral y del consumo.”
    “Ya no se va a tratar de la represión militar a la usanza de las viejas dictaduras militares setentistas, sino de un proceso que va a combinar simultáneamente la acción represiva militar con estrategias mediáticas de control social y sin romper el molde del orden constitucional.”
    “»Mano dura» y democracia, con las fuerzas armadas bajo el mando de un gobierno civil desarrollando operaciones de «contrainsurgencia» (como en la favelas de Brasil), y medios de comunicación clasificando y valorizando los conflictos y protestas, situando a los «violentos» de un lado, y a los «pacíficos» del otro.”
    “En otras palabras, la implementación de la «democracia blindada», que viene a realizar una síntesis operativa entre el poder «blando» y el poder «duro» para preservar la gobernabilidad regional, como condición básica para que EEUU y la potencias centrales rediseñen un nuevo proyecto de dominio trasnacional capitalista en América Latina.”

    1. axel dice

      wow, excelente análisis Juan

  6. Lujan dice

    Así es Ricardo, para un cuarto de clase de esta media que cree identificarse con esta casta que sostiene su voto con su ignorancia supina y el desprecio irracional de quienes los manipulan.

  7. germinal dice

    Ricardo, como cada dos semanas, te había hecho un comentario al artículo de hoy, pero por algún motivo que desconozco no fue publicado (pese a reiterados intentos). Lástima. Saludos.

  8. Sergio Dario Farias dice

    gracias por hacernos pensar. Imprescindible lectura de los domingos

  9. Germinal dice

    «Sería fantàstic…» cantaba el nano Serrat. Comparto tu diagnóstico, Ricardo, pero ahí están esos 12 años de gobierno «popular» desperdiciados en el plano ideológico-cultural: dejando al argentino medio a merced de los cantos de sirena del neoliberalismo. El kirchnerismo no tiene la vocación revolucionaria necesaria para enfrentar al poder real; al menos no sus dirigentes. ¿Acaso lo imaginás a Alberto Fernández convocando a una Asamblea Constituyente para pasar de una «democracia» representativa a una participativa? ¿Lo imaginás haciendo una alianza estratégica con Venezuela y Bolivia? ¿Lo imaginás expulsando al cuerpo «diplomático» norteamericano? Los tiempos que vienen, y que ya están aquí, requieren jugadas fuertes… si es que realmente se quiere lo que se dice que se quiere, claro. Se vive bien en Puerto Madero como para andar haciéndose el Salvador (Allende). Tienen que surgir líderes de base, tipos que no tengan nada que perder, que vivan en barrios trabajadores, luchadores a los que no les importe que los tilden de chavistas. «Sería fantàstic…»

    1. Caro dice

      Hola! Vos mismo diste la respuesta a tu interrogante: «Tienen que surgir líderes de base, tipos que no tengan nada que perder, que vivan en barrios trabajadores, luchadores a los que no les importe que los tilden de chavistas.»
      Desde hace ya un tiempo pienso que tenemos una oportunidad histórica de participar activa y seriamente en esta nueva etapa que, aunque va a ser compleja, se abre a futuro en nuestro país. Mas allá de que el planteo tuyo es genuino respecto de lo ideológico, según las experiencias neoliberales a las que asistimos en estos últimos 40 años por lo pronto, nos han demostrado que los referentes profesionales de los gestores del neoliberalismo son mucho mas mediocres en el plano intelectual que muchos actores del campo popular. Obviamente que hay ciertas excepciones, y no quiero entrar en gorilismos que además no comparto, pero muchos de nuestros profesionales están muy preparados. Hoy los de mas de 40 años estamos en el momento de tomar decisiones, de participar ya como profesionales en muchos casos como segunda o tercera generación de profesionales hijos de laburantes. No es menor. El trayecto vivencial creo que es realmente fundamental en los comportamientos y decisiones que estamos en condiciones de tomar, además de la alta calidad profesional obtenida en las universidades públicas. Esto último, no es así entre los neoliberales, que se reúnen entre ellos, en círculos cada vez mas cerrados e intelectualmente mas obtusos…
      Tengo cierta esperanza en este lío…y sigo pensando que depende en alguna medida de nosotros.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.