El Papa y el Presidente

Después de años de tirantez, por fin una coincidencia

 

Cuando uno era jefe de gobierno de la Ciudad y el otro su arzobispo, cultivaban una política de buena vecindad. Más de una vez, cuando Kirchner rehusó someterse a la ceremonia medieval del Te Deum, y rebajar su investidura por la voluntad popular ante alguien que consideraba su autoridad superior y lo hacía notar en exceso, Macri lo ayudó a disimular el desaire. Hasta que un tribunal aceptó el casamiento de dos personas del mismo sexo y pese al pedido episcopal Macri se negó a apelar el fallo, que quedó firme, abriendo el camino a la reforma de la ley de matrimonio.

Cuando lo eligieron Papa, se preocupó por cursar una invitación personal para Macri, que no había sido incluido en la comitiva presidencial de Cristina, le dio una ubicación privilegiada y se acercó a saludarlo.

Pero la gran sorpresa se produjo cuando la primera visita oficial del Presidente al pontífice argentino, quien le dedicó pocos minutos, ensombrecidos por un semblante severo, sin una sola sonrisa, salvo para la primera dama. Ríos de tinta corrieron en interpretaciones para una frialdad que nunca se atenuó, aunque en una entrevista para el diario oficial La Nación, condescendiera en decirle al ansioso Joaquín Morales Solá que el Presidente era una persona noble, por supuesto sin explicar qué quería decir exactamente con eso del jefe de un Estado que abolió los títulos nobiliarios dos siglos antes.

Hubo incluso humillaciones, como el desconcertante rechazo a una donación millonaria que él mismo había pedido, para desconcierto del Presidente y sus asesores.

Recién ahora, cuando Macri transita con pena y sin gloria los últimos meses de su calamitoso gobierno, la Semana Santa los ha puesto en sintonía y, como dice un extraordinario observador que pidió reserva de su identidad, comer carne no es ya un pecado, sino un milagro. Macri lo hizo.

Amen.

 

5 Comentarios
  1. Enrique Lopez dice

    Son lo mismo. Uno es explícito. El otro tiene un discurso para la tribuna. Tiene pose de «progresista», pero sabe bien, que sus arengas, no le mueven el pelo al poder mundial.

  2. MIRIAN dice

    GENIO ENORRRME HORACIO✌🏼💪🏻👏🏼

  3. Hector J. E. Lopez dice

    Nobleza obliga, magistral maestro…
    abrazo

    1. alejandro dice

      Tiempos de paz y concordia

  4. Hector Felix Bernal dice

    Horacio: El milagro del churrasco ¿en que consiste?

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.