El rey de los gitanos

La música que escuché mientras escribía

 

La semana pasada pelearon por el campeonato mundial de boxeo los pesos pesado Tyson Fury y Deontay Wilder. Fury es un británico blanco y Wilder un estadounidense negro. Ambos superan los dos metros de estatura y los 100 kilos de peso. Los dos habían ganado todas sus peleas previas, la enorme mayoría por KO, salvo una: el empate entre ambos la primera vez que se midieron.

Sin embargo, el marketing de la pelea giró en torno de la exótica personalidad de Fury, a quien apodan El Rey de los Gitanos,  y cómo tal ingresó al escenario, disfrazado de rey y sentado en un trono que cargaban sus súbditos. Sin embargo, Fury no tiene nada de gitano y es irlandés puro.

 

 

 

 

El boxeo profesional cada vez se parece más a los Titanes en el Ring de Martín Karadagián, por lo menos hasta que suena la campana y empiezan los golpes, que en este caso fueron muchos y tremendos, hasta que el rincón de Wilder tiró la toalla porque no tenía propósito que siguiera recibiendo golpes que ya ni respondía.

Pero mirá como funciona la cabeza de cada uno. A mí ese show me hizo pensar en Django Reinhardt, el verdadero rey de los gitanos. Nadie discute que ese músico nacido hace 110 años en Bélgica y criado en un campamento de gitanos en las afueras de París, fue el mayor guitarrista de jazz de la historia, creador de un estilo propio cuando los sistemas de amplificación del sonido eran precarios. Fundador del quinteto del hot club de Francia, sus grabaciones junto a Stéphane Grappelli fueron uno de los prodigios de mi infancia en la provincia de Buenos Aires, en los discos de pasta que giraban a 78 revoluciones por minuto en el combinado que era el único lujo de un hogar modesto, construido con los créditos hipotecarios de la primera década peronista. Las fotos que quedan de Django muestran los dos dedos achicharrados que le dejó en la mano izquierda el incendio de un ramo de flores de celuloide en la caravana que integraba. Escuchalo y no parece que le faltaran sino que le sobraran dos.

Es el único músico europeo que deslumbró a los grandes del jazz del otro lado del Atlántico y cuando lo escuchás se entiende por qué. Llegó a grabar con gigantes como Coleman Hawkins, con quien hizo dos antológicos Polvo de estrellas y What A Difference A Day Makes, y Duke Ellington, con quien probó la flamante guitarra eléctrica. Murió a la avanzada edad de 43 años.

 

Django y el Duke, como los vió el gran Menchi en su libro Dos dedos

 

 

No te lo pierdas porque es de las mejores cosas de mi vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

6 Comentarios
  1. Guillermo Wilder dice

    En la reciente película «Django» (2017) dirigida por Etienne Comar, con el versátil Reda Kateb en el rol de Django vemos una faceta desconocida del superlativo guitarrista, durante la segunda guerra mundial. Vale la pena verla, y le conferiremos un plus al valor que ya tenía. Otro guiño cinematográfico podemos verlo en los primeros minutos del largometraje de animación «Las trillizas de Belleville» de Sylvain Chomet.

  2. Andres Herrera dice

    Grandes musicos Django ,Hawkins,Ellington,,,,
    Horacio.humildemente te envio el link de un video de mi ultimo concierto para que escuches y,si podes,me digas tu opinion.
    Muchas gracuias.
    Andres.

    https://youtu.be/VFX1kit0X4c

  3. Pablo dice

    Una corrección Horario, Tyson Fury es un pleno representante de los tinkers, los gitanos irlandeses, llamados también Irish Travellers. Ellos son un pueblo reducido, pero mantienen su propio dialecto, el shelta. Como el resto de los gitanos europeos, y casi de todo el mundo, los tinkers, denominativo que resulta de sus antiguos oficios como hojalateros o estañeros, son bastantes discriminados en Irlanda. Desde al menos el siglo XIX son conocidos también por ser bravos pugilistas y organizadores de combates por dinero, en las que se peleaba sin usar guantes. Que Tyson se reconozca, y sea reconocido, como Rey de los Gitanos es correcto y hace honor a la tradición de este pueblo. Dicho esto, tenés toda la razón, en una escala planetaria, Django Reinhardt, es sin lugar a dudas, el Rey de los Gitanos.

    1. Hugo dice

      En realidad Tyson Fury pertenece al pueblo de los irlandeses nómadas, que si bien por sus costumbres y por la discriminación que sufren son confundidos con los gitanos romaníes, étnicamente no tienen nada que ver con éstos. Los gitanos son originarios de la India y los irlandeses nómadas de Irlanda.

  4. Hugo dice

    A quienes admiran a Django Reinhardt y gozan con ese estilo único de tocar la guitarra, escuchen a su digno heredero: Bireli Lagrene, gitano como su maestro y también un genio de la guitarra. pero con un sonido del siglo XXI

  5. Maria dice

    Nadie discute el dolor eterno ante la trágica y siempre injusta muerte y desaparición de un hijo.
    Tampoco juzgo las palabras de esa mama.
    Si celebro, este minucioso y justo repaso de tantos hechos.
    Siempre viene bien refrescar la memoria colectiva.
    gracias

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.