EL SUSHI QUE PAGAMOS TODOS

El discurso macrista anti corrupción contrapuesto con su práctica

 

Funcionarios macristas compraron cientos de pasajes en avión de los que no hay comprobantes y no aciertan en justificar sus viajes fuera del país. Como quien puede lo más puede lo menos, usaban plata de la Nación para comprar la carne, pagar el supermercado, pedir sushi a domicilio y hacerle algún encargue a Maru Botana.

 

¿Un caso testigo?

Si la restauración conservadora fue posible sobre la base del discurso anti corrupción, su caída permite revisar algunas de las prácticas del periodo 2015-2019.

Un caso es el de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), la ex Yacimientos Carboníferos Fiscales, empresa pública encargada de explotar, transportar y comercializar el carbón de esa localidad santacruceña.

Desde comienzos de 2016 tuvo como interventor a Omar Faruk Zeidán, “nacido y criado en Río Turbio”, donde fue concejal y ex candidato a intendente. Se presenta como un hombre casado, padre de dos hijos que quiere “generar más futuro y oportunidades para los santacruceños” y comparte fotos de Raúl Alfonsín entre carteles contra la corrupción en sus redes sociales.

Sin embargo, desde su asunción –según acaba de comprobarse– incurrió en gastos personales caseros por 3,7 millones pagados con tarjetas de crédito del Banco de la Nación. A la vez efectuó contrataciones publicitarias de difusión y asesoramiento por montos de 32,7 millones de pesos prohibidas por la normativa vigente.

A la par, desde febrero del 2018, Zeidán inició “la peor ola de despidos en el yacimiento y amenazas a los trabajadores para que accedan a los famosos retiros voluntarios”, según aseguró Omar Tuyare, subgerente de Servicios Públicos en Río Turbio, quien preside el PJ local.

En 2019 el macrismo perdió las elecciones. Entonces contrataron a cuatro centenares de personas, aunque sólo la cuarta parte trabajaría en las minas. Para fin de año, ya con nuevo gobierno, en Río Tubio se sorprendieron con el saludo de año nuevo que Zeidán enviaba desde Buenos Aires como si siguiera en el cargo.

Recién en febrero de 2020, “con el objeto de recuperar YCRT y la cuenca”, la gobernadora y el Presidente de la Nación propusieron como interventor a Aníbal Fernández. Al ex Jefe de Gabinete no se le puede negar conocimiento de los resortes del Estado y de las prerrogativas de los funcionarios. Luego de dictar la Resolución 7 que revocó las injustificadas 417 contrataciones de último momento, y acompañado por su segundo, el contador Lucas Gaincerain, revisaron los gastos de la gestión previa con vistas a presentarlo ante el Poder judicial.

El Cohete a la Luna tuvo acceso a esas pruebas. Aquí se exhiben con algún orden temático y de menor a mayor. Algunos montos son ínfimos para los niveles de manejo del Estado, lo que habilita a plantearse por qué no lo pagaron de su bolsillo.

Con cada gota que cayó sobre ese vaso con fondo, la suma por la que se le reclama justificación al ex interventor asciende a menos de un millón y medio de pesos. ¿Es mucho o es poco? Importa que no es –para decirlo en términos de Cambiemos– ni ético ni republicano.

 

Carta documento del YCRT al ex Interventor.

 

¿Qué pretende usted de mí?

En un primer recorrido por los resúmenes bancarios se detectan una docena de incomprensibles gastos en “carne”. Dos tercios de ellos fueron en Carnicería El Turco, frente al Concejo Deliberante de Río Gallegos. Una fue por más de 18 mil pesos, a una semana de la Navidad del 2018. Se ve que había muchos invitados. Otra vez se abonó la comida diaria por $747, de lo que se infiere que no todos esos pagos habrían sido para “financiar la política”.

Los directivos de YCRT también se proveían en Nueva Yalca, donde gastaron un par de miles de pesos en el día de los inocentes y otro tanto en el final de aquel año. Aunque con sucursal en Retiro, su casa central está en Pilar. En esa localidad del norte del conurbano está el Carrefour Market Champagnat, en el cruce de esa calle con el km 54 de la Panamericana, donde fueron de compras el 29 de diciembre. Se ve que son muy carnívoros porque sumaron otros 19 gastos en parrilladas. Una factura del 15 de agosto de 2019 llega a los $7880.

 

Brindo por ello

Los detalles traslucen al menos 40 gastos en Café Martínez, Hard Rock Café y muchos bares. En Bartolo, visitado ocho veces, llegó a gastarse $5654 el 25 de septiembre de 2019, fecha que coincide con un par de compras en Nucha Desayunos, que se suman al total de 18 adquisiciones allí. A la pastelería de Maru Botana le hicieron una compra el 30 de septiembre de 2019, pero fue una excepción si se la compara con los tres gastos en Havanna o los seis en Tea Connection.

 

Para variar un poco

Se deduce que los directivos han optado por el pescado crudo a partir del nombre de los comercios donde compraron, aunque no hay comprobantes. En Sushi Club, entre 2016 y 2019, hay compras por entre mil quinientos y dos mil pesos. Otras siete compras se pagaron en Dashi.

En dos salidas a Puerto Cristal, de Puerto Madero, el 27 de septiembre de 2019, gastaron “más de diez lucas”, dicen en YCTR, señalando el calendario electoral.

Hay 30 salidas a comer a Río Alba, en Palermo; un par a Gardiner, en la Costanera; cinco en La Tablita; al igual que compras minoristas en el Carrefour de Salguero.

A veces pedían comida a El Burladero delivery, cerca del departamento que figuraba como domicilio de Lumachi (si bien la correspondencia va dirigida a una casa en Río Turbio), aunque los pagos se hicieron con la tarjeta de Zeidan.

 

Tarjetas con alas

Casi todos los gastos de Cintia Roxana Da Silva –la secretaria privada– corresponden a pasajes de avión. ¿Podría ser que haya viajado cada semana en el trayecto Buenos Aires-Santa Cruz? Los precios no coinciden aunque no habría dudas si estuviesen los comprobantes.

Al respecto, tanto Da Silva como Sergio Lumachi, el segundo de Zeidan, recibieron las intimaciones y –según comprobó El Cohete– respondieron que les parecía imposible, además de “arbitrario”, poder reunir los comprobantes en las 48 horas que les pusieron como plazo. Incluso pedían que les enviaran todos los resúmenes bancarios –algunos de los cuales se exhiben aquí– para tener una guía de cuáles comprobantes buscar y dónde. (Lumachi incluso pretende que le paguen los meses que no trabajó en 2020).

La Intervención considera que las tarjetas de unos pudieran pagar los gastos de otros, lo que no tendría nada de malo si se relacionara con el objeto de la empresa.

En febrero de 2019, hubo una disminución notable en los gastos de las tarjetas de los directivos: diez mil pesos de Zeidan; y la mitad para Lumachi; pero la secretaria trepó a más de noventa mil.

 

El detalle de VISA Banco Nación que permitía gastos de hasta 150 mil pesos al mes.

 

Las mayores erogaciones son las de Zeidan, que en septiembre de 2019 gastó más de 97 mil pesos de los 150 que tenía como límite. En octubre superó los 140 mil. En noviembre casi 120 mil. Y en diciembre, 35 mil, cuando sólo hubo diez días hasta el cambio de gobierno.

Entre los gastos más reiterados, hay 206 vuelos en Aerolíneas Argentinas cuyos comprobantes no fueron aportados a YCRT. Por eso los denunciantes esperan que un fiscal le pida el detalle a la empresa de aeronavegación. Mientras, aparecen gastos en hoteles fuera del país.

 

“A torrar”

Desde septiembre de 2016 a diciembre de 2019 se pagaron 65 facturas de hoteles. Al Nazo-Drugstore sólo se lo visitó una vez, el 29 de marzo de 2017, y se pagaron $5510 de entonces. Caro para una sola persona. Varios de los gastos fueron en hoteles 4 estrellas locales como el Santa Cruz, en Río Gallegos; La Paz, en Pico Truncado; o Robert, en Caleta Olivia.

Sin embargo, la mayoría de los hospedajes fueron alquilados en El Calafate, bastante al norte de Río Turbio. Tales los casos de Los Alamos; Kosten Aike, a 9 minutos a pie del lago Argentino; El Mana Rentals o el Cerro Calafate, ambos de 3 estrellas; el Mirador del Lago (4e) o el Xelena Hotel & Suites (5e), que registra una docena de pagos hasta por treinta mil pesos (del año 2017).

Fuera de la provincia, fueron contratados dos hoteles 4e en Villa La Angostura, Neuquén, y en Valeria del Mar, a tres minutos de caminata a la costa atlántica bonaerense.

En la Ciudad Autónoma se hospedaron en el América Plaza (3e); Colón, a una cuadra del Obelisco; el Dazzler Polo, junto a los restaurantes de Palermo; las Suites Palermo, a 6 minutos a pie de la Plaza Italia; el Pampa Plaza; el Savoy, todos de 4e, y los Abasto y La Continental, de 5 estrellas.

También afuera del país se extendieron los gastos onerosos: en el Grand Hotel de Punta del Este; el Diego de Almagro, con tres sucursales en Chile; el DA Hotel de Punta Arenas y el José Nogueira (4e) de la misma localidad chilena.

 

Publicidad

Si resulta difícil explicar viajes a hoteles de lujo fuera del país, los montos cuestionados empalidecen respecto de los 32,7 millones gastados en publicidad, cifra que se triplicaría a valores actualizados y que incumplen un par de normas: no tienen constancia de certificados de servicios que comprueben que el trabajo se hizo y violan lo establecido por decreto hace más de una década respecto de que las “empresas del Estado deberán encomendar las campañas de publicidad a la Secretaría de Comunicación de la Jefatura de Gabinete” con intervención de la agencia Télam.

Como los principales beneficiarios son de Santa Cruz, sospechan que en verdad fueran dineros destinados a promocionar a los macristas con pretensiones electorales, como el propio Zaidan, que llegó al puesto de la mano de Eduardo Costa (UCR).

 

La denuncia

En su presentación judicial, la nueva Intervención evalúa que de “la lectura de los consumos en restaurantes de lujo, hoteles spa, vinotecas, cafés y bares, carnicería y supermercado, ninguno se corresponde con el objeto de YCRT, varios de esos consumos han sido realizados en zonas residenciales en las que YCRT no tienen sedes”.

 

Spa de quince mil pesos, hace cuatro años.

 

YCRT requirió al Ministerio de Desarrollo Productivo que realizara un informe detallado de estas erogaciones. La respuesta fue que “no se cuenta con los comprobantes de gastos originados por las tarjetas de créditos corporativas BANCO NACION-VISA BUSINESS Nº 73546796”.

Por eso en octubre el coordinador general de YCRT, Lucas Gaincerain, remitió todo al Departamento de Sumarios y Aníbal Fernández dictó la Resolución 91 en pos de instruir sumario administrativo.

Con ese paso previo, le avisaron al Poder Judicial que “los hechos de esta denuncia –y sus consecuencias– han sido puestos en conocimiento de los imputados mediante intercambio epistolar” y pidieron que se “convoque a prestar declaración indagatoria a Omar Faruk Zeidan, Sergio Lumachi y Cintia Roxana Da Silva”. Esta secretaria privada –dicen en YCRT– es la cuñada de Zeidan. Todos tienen domicilio en Río Turbio.

La presentación en contra de los tres (aunque no parece que tengan la misma responsabilidad) es por “malversación de caudales públicos, defraudación por administración fraudulenta y defraudación contra la administración pública” y se presentó en Comodoro Py con el patrocinio letrado de Martín Ezequiel Villar. El texto, que cita la Convención de la ONU contra la Corrupción y que puede leerse completo aquí, subraya que la denuncia es en “estricto cumplimiento de una obligación legal” del funcionario actual.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí