El terraplanismo económico

¿Todo gira en torno del dólar o el dólar gira en torno de otra cosa?

 

El terraplanismo es un movimiento internacional que intenta refutar la idea de que la Tierra es redonda. Sostiene que es plana, y que hay una gigantesca conspiración para ocultar esta realidad. Lo más interesante del caso de esta secta, es que no la afectan ni las demostraciones teóricas, ni las fotos satelitales, ni los mapas de navegación, ni los testimonios de los astronautas, ni toda la ciencia astronómica. No le importa la evidencia empírica.

Siempre hay gente para todo, y mientras no tengan a su cargo diseñar los planes de estudio de las escuelas primarias, no resultan demasiado peligrosos. El problema empieza cuando miembros de estas sectas o grupos de creencias delirantes llegan a puestos de mando en la sociedad.

En el caso de los terraplanistas es relativamente fácil para la gente común advertir el carácter delirante del grupo, ya que tiene bastante bien asentados los conocimientos científicos sobre cómo funciona el universo, las estrellas, y qué lugar ocupa la Tierra en el sistema solar.

En cambio, con la economía pasa una cosa muy diferente. Se podría decir que las creencias más disparatadas pueden pasar por buenas, dada la poca formación económica que tiene la mayoría. En ese espacio dónde las creencias no se basan en conocimiento riguroso, sino en lo que parece más evidente (por ejemplo, que el sol da vueltas alrededor de la Tierra, como podemos observar todos los días), es por donde se filtran los terraplanistas económicos.

 

El cerebro plano.

 

Que han pasado de la etapa de la secta a la de gran movimiento social, con credenciales propias y gran prestigio académico. Vamos a ver cómo funciona el terraplanismo económico con la explicación de lo que ocurre en la Argentina de nuestros días.

 

¿Todo gira en torno del dólar?

Los resultados de más de tres años de gobierno macrista pueden analizarse en dos terrenos que nos permiten separar grandes grupos temáticos: el de la economía real —la producción y el empleo—, y el de la actividad financiera. Los diarios de estos días son un catálogo de desastres en la economía real, con caída de empresas, derrumbe de ventas, despidos de personal, multinacionales que se van, desempleo en ascenso acelerado, negocios cerrados, etc. En la economía real es imposible ocultar el fracaso completo del neoliberalismo de Cambiemos, para cualquier persona de a pie.

Lo sorprendente es lo que ocurrió en el sector financiero y monetario, donde se suponía que tenían su fuerte los expertos económicos gubernamentales. En abril-mayo del año pasado protagonizaron una catástrofe de proporciones, con una devaluación inocultable del 100% y la consiguiente llamada urgente al FMI para que evitara que este gobierno de derecha y aliado incondicional de Estados Unidos sucumbiera en el default.

Luego de varios meses a los tumbos, en los que se perdieron reservas equivalentes a los dólares que el Fondo estaba suministrando, se logró contener la situación en torno a un tipo de cambio de menos de 40 pesos. La hegemonía ideológica y mediática del gobierno es tal, que esa victoria circunstancial pasó a ser una suerte de credencial de éxito y de pasaporte para nuevas maravillas que nos esperarían en el futuro.

En realidad se trata de una situación transitoria, sumamente endeble. Compañeros del Cohete a la Luna y de otras publicaciones han advertido en numerosas oportunidades con total claridad que la estabilidad que logró el gobierno es completamente precaria, y que puede ser alterada por los más diversos factores internos y externos. No hace falta que vengan Forbes o alguna otra publicación extranjera –que nunca sabemos en qué negocio están— para decir lo que cualquier economista crítico puede ver con claridad: que el nuevo “gran mérito” del gobierno es haber frenado el dólar ofreciendo tasas de interés extravagantes en dólares que asfixian a la economía real y atraen a capital volátil interno y externo, dispuesto en cualquier momento a pasarse a la divisa fuerte y retirarse de la economía.

Sólo la deserción intelectual de los economistas que están en todos los medios oficialistas permite ocultar ante la población la explicación real de lo que está ocurriendo en nuestro país. Estamos frente a un fenómeno de “terraplanismo de masas”.

Expliquemos: el dólar en la Argentina ha cobrado la importancia que tiene por razones de larga data, que tienen que ver tanto con los problemas irresueltos de balanza comercial que tiene el país, como con el mal manejo de un servicio público muy importante –la provisión de una moneda nacional confiable— que han tenido numerosas gestiones económicas a lo largo de décadas.

El dólar pasó a ser una moneda en la cual ahorrar –debido a la alta inflación—, pero también una moneda con la cual especular, dados los colapsos cíclicos del sector externo. Desde Martínez de Hoz y su “libre movimiento de capitales”, pasó a ser el puente necesario para sacar fondos del país y colocarlos en el exterior.

Desmontar todo lo que la sociedad ha colocado en el dólar a lo largo del tiempo no es sencillo pero es posible, y obliga a tener una clara visión de los problemas que han llevado a esta situación.

Tener una moneda nacional relativamente estable, una relación comercial equilibrada con el resto del mundo y un nivel de endeudamiento reducido no son problemas complejos desde el punto de vista teórico: sabemos qué debe hacerse para conseguir esas metas. Pero el problema no reside allí, sino en el terraplanismo económico.

 

Neoliberalismo argentino, o el terraplanismo al poder

No hay gestión neoliberal que no endeude fuertemente al país, aumentando los problemas del sector externo de la economía y por lo tanto la necesidad de dólares y las presiones alcistas. No hay gestión neoliberal que no des-sustituya importaciones, destruyendo entramado industrial, creando mayores necesidades de dólares para comprar productos, insumos y repuestos en el exterior. Algunas de esas gestiones, como la de Martínez de Hoz y la de Macri, también se ocuparon de destruir el valor de la moneda local, provocando fuertes procesos inflacionarios. La de Menem-Cavallo, en cambio, amagó con sustituir directamente la moneda local por el dólar y lograron mantener una paridad estable y ruinosa para la producción y el empleo nacional.

Los terraplanistas económicos locales, como corresponde, insisten que la Tierra no es redonda. La culpa de los saltos cambiarios, de la inflación, de la incertidumbre, no es de las políticas económicas desacertadas o directamente los negocios especulativos que ofrecen desde el estado a sus socios locales y extranjeros. La culpa de que las cosas estén así, de que el dólar sea inestable, de que haya remarcaciones masivas de precios, la tienen los empleados públicos, los jubilados y los perceptores de la Asignación Universal por Hijo.

Como dicen dos de los terraplanistas más connotados, Espert y Milei, hay que echar un millón de personas del Estado y listo. La culpa la tienen los políticos, los empleados públicos y los pobres.

En el extraño mundo terraplanista no existen los fondos buitre, no existen monopolios ni oligopolios formadores de precios, no existen cadenas de comercialización parasitarias, no existen contratistas del Estado ni grandes intereses especulativos, no hay bancos que viven de prestarle al Estado. No hay servicios públicos monopólicos con tarifas delirantes, ni sectores con rentas de privilegio. Es más, en el mundo terraplanista el capital es oprimido por los pobres, que no lo dejan ser, que le arrancan las pocas migajas que ganan con su sed insaciable de prebendas, que lo desalientan hablando de esas tonterías de las necesidades insatisfechas.

Con un millón de personas en la calle todo se resolvería. El salario iría hacia la nada, los sindicatos se pulverizarían, el gasto público –salvo en gases y balas— bajaría, y en ese paraíso de gente mansa y dispuesta a trabajar por un peso florecería la actividad económica.

 

El dólar y la ciencia

En realidad el drama del dólar tiene que ver con otra cuestión, que armó la gestión de Cambiemos.

Por un lado creó un escenario de aguda penuria de divisas, tanto al promover la fuga masiva de capitales levantando el “cepo”, como al endeudar al país en cifras descomunales, para crear condiciones de dependencia estructural más allá de este gobierno.

Pero el punto político que más nos importa señalar es que la gestión macrista privatizó la regulación de la divisa norteamericana. Por el lado de la oferta, le dio completa libertad a los exportadores –que por otra parte están fuertemente concentrados— para que traigan o no dólares a la economía según su conveniencia, y por el lado de la demanda dio completa libertad a la especulación mundial para que entre y salga de la economía argentina cuando quiera.

El resultado de la privatización de este instrumento central de la política económica, en un mundo que de por sí es un casino, y en un país cuyos sectores de altos ingresos están entrenadísimos en el juego especulativo a costa del Estado y del resto de la sociedad, es este que estamos viendo.

Pero Cambiemos otorgó aún más “libertades”.

Por ejemplo, el traslado directo a precios de los aumentos del dólar. Insistimos en que esta no es una cuestión técnica –como podría ser el traslado de mayores costos a los precios finales, en cualquier sector económico— sino que es puro ejercicio de poder monopólico sobre consumidores, usuarios y otras partes más débiles de la cadena productiva. El movimiento de la cotización del dólar se ha constituido en la excusa ideal —no sometida a ningún tipo de cuestionamiento— para aumentar precios injustificadamente e incrementar el margen de rentabilidad a costa del resto de la economía. Libertades que el terraplanismo defiende, entendiendo que estos comportamientos antisociales en realidad estimularían la inversión y generarían riqueza, cuando en realidad demuestran exactamente lo contrario: que basta tener poder de mercado o poder político para incrementar ganancias sin invertir un peso.

En los dos primeros meses del año, la liquidación de divisas provenientes del agro fue 6,4% inferior a la del año pasado. Teóricamente este año será mucho mejor que el anterior por las condiciones climáticas. Pero una cosa es el clima, y otra son los agentes económicos. La combinación de exportadores concentrados, “libertad” para no traer las divisas producto del trabajo argentino y “libertad” para comprar y fugar dólares para todos los especuladores del mundo que quieran venir a hacer dinero rápido en el suelo argentino, es la receta para la hecatombe.

 

Los políticos ¿son terraplanistas?

¿Quién no se dio cuenta de lo importante que es el dólar en la economía argentina?

¿Quién no advierte que los precios, los salarios, las tarifas, la competitividad externa, las finanzas públicas, dependen de la cotización del dólar?

¿Quién no entiende que si no se maneja con criterio público el dólar, con criterio de República, la vida del conjunto de la población queda sujeta al capricho de un puñado de grandes actores económicos que tienen capacidad para definir qué hacen con la economía del país, o cuándo y cómo la hunden?

 

 

¿En qué consiste la democracia, si no importa por quien se vote porque los políticos serán siempre impotentes para controlar la economía y darle un sentido productivo y social, al estar sometidos al veto de los que mueven el dólar?

¿Para qué serían las elecciones, si se acepta el traspaso de instrumentos fundamentales de regulación económica hacia factores locales y externos? La continuidad de la institucionalidad promovida entusiastamente por el actual gobierno de Cambiemos lleva a una situación de postración de la política frente a los poderes fácticos.

Para el espacio de quienes quieren gobernar a favor de las mayorías, y para el campo de quienes estudian críticamente la política y la economía nacionales, el desafío hoy es poder iluminar la dimensión política de las estructuras económicas, como el comienzo de un camino hacia su democratización efectiva. Si no, habrá riesgo de terminar hablando en la lengua del terraplanismo económico, a favor de las corporaciones.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

23 Comentarios
  1. lmikonos dice

    Cuando hablamos de Economía! hay que definir de que Sistema económico polio y social hablamos, lo que ocurre es que damos por sentado de que ha hablamos de la economía a la cual estamos sometidos, y terminamos llegando a conclusiones equivocadas!.
    Por lo tanto voy a definir de que sistema voy a tratar: El Capitalismo.
    El Capitalismo dice que tiene un sistema de análisis científico, el cual centra el estudio en una entelequia llamada mercado, ahora existe el mercado si! pero no es un sistema natural!, es artificial, por lo tanto todos sus procesos son susceptibles de manipulación!, en el mismo no hay procesos naturales que el hombre no pueda torcer, por lo tanto solo podemos aspirar, a someter todo analisis y estudio a formas de ciencia blanda, donde todas las conclusiones son relativas y suceptibles a un permanente cambio.
    Lamentablemente esa ciencia blanda, se han transformado en una Pseudociencia gracias a fanáticos como Alan Smith y todos los psudoeconomistas que le siguieron y le siguen fanáticamente. Por que los denomino psedudo economistas por que en realidad son financistas- epeculadores o en el peor de los casos manipuladores, los mismos no quieren entender los procesos inherentes al sistema para luego modificarlos o proponer su suprecion, solo buscan demostrar que es lo mejor que nos puede pasar y que es perfectible.
    Debido a que todos los análisis el sistema se realizan a través de una pseudociencia todos los resultado s obtenidos son falaces.
    Lo mas importante para el ciudadano común, es que el sistema Capitalista con todas sus variantes esta terminado, subsiste solo por la violencia, el sometimiento y la destrucción.
    De continuar en este camino de consumismo y derroche la humanidad no tiene destino, y el capitalismo solo acelera nuestra extinción, las campañas de negación de estos hechos y el encubrimiento de los mismos son feroces pero la realidad se impone, las crisis son cada ves mas recurrentes y las fisuras cada vez mas grandes, como todo solo es cuestión de tiempo o cambiamos por las buenas o la naturaleza nos va a poner en su lugar!

  2. Pedro dice

    Cuestionarse es salud
    Me gustaría hacer algunos comentarios respecto de la nota. Utilizar un argumento que a priori puede parecer «razonable» puede ser de poca utilidad y tal vez lo que pueda llegar a ser una verdad indiscutible, suele suceder que a veces no es tan así.
    En primer lugar el movimiento terraplanista no es una secta utilizando esta palabra para descalificar el movimiento. Deseo aclarar que no formo parte de este movimiento, como tampoco estoy absolutamente de acuerdo con el planteo que realizan. Dicho esto, resulta interesante ver un poco más allá de la cuestión porque lo que sí importa y en esto estoy en su misma sintonía, es en cuestionarnos. En poner en dudas lo que en apariencia resulte de una verdad indiscutible. En la ciencia muchos principios que en un momento determinado fueron de una verdad indiscutible resultaron luego refutadas.
    A modo de ejemplo
    Las demostraciones teóricas son eso, teorías.
    No existen fotos satelitales, sólo imágenes digitalizadas.
    Los testimonios de astronautas, además de ser eso testimonios, corresponden a un minúsculo grupo de la población mundial.
    Los mapas y cartas de navegación y aeronavegación se realizan sobre el plano, las rutas que se proyectan sobre ellos también.
    Y no toda la ciencia astronómica dice que la tierra es una esfera.
    Que significaría la evidencia empírica?
    Hasta donde yo sé el agua, por dar un ejemplo no se curva y se mueve siempre por diferencia de nivel, no por gravedad. Einstein ya se encargó de refutar su existencia por más que le pese a Newton. Los ríos más extensos y los canales hechos por el hombre descienden por diferencia de nivel. Todos los que tuvimos la oportunidad de recorrer ríos extensos desde su nacimiento pudimos comprobar que desde la naciente a sus desembocaduras existe una diferencia de altitud y siempre superior el nacimiento a su desembocadura. Invito a realizar el experimento.
    Pero uno se puede llegar a preguntar, acaso la ciencia miente? Sí, a veces la ciencia miente u omite la información completa.
    Un claro ejemplo es el tema del Calentamiento Global (CG). La «ciencia» nos dice que el planeta se está calentando y todos repetimos eso pero, se está calentando? Y si fuera así, nos dicen qué parámetros de tiempo utilizan para asegurarlo? En general, no. Y justamente en los parámetros se encuentra lo importante. Si se les pregunta te dicen que desde que hay registros, la mayoría acepta. Registros hay desde hace 300 años, como mucho. 300 años es parámetro? Ciertamente que no. Parámetros serían 5000, 6000 años o mejor aún desde que se retiraron por completos los hielos de la última glaciación 10000 a 12000 años. No lo dicen pero aquí la cosa cambia y se verá que el clima es una sinusoide de calentamientos/enfriamientos.
    Nos embarullan con el CG y no dicen que el problema es de contaminación, de vertido de gases y líquidos tóxicos al planeta y esto es lo grave no el CG. A alguien se le puede llegar a ocurrir que el planeta no pueda soportar un aumento de temperatura a gran escala? Porque, ya los vivió y enfriamientos, también. Y si fuera la contaminación que es real y existe, al planeta lo va a perjudicar?
    El problema es nuestro, para nosotros como especie y algunas otras pero no para el planeta. Porque mientras nos dicen que ahorremos energía, que no contaminemos, el 1% más rico despilfarra energía y contamina en exceso. Nos dicen eso para que ellos se sigan dando esos lujos, pero el sacrificio lo piden a todos y allí la ciencia es cómplice, al menos.
    Por eso al menos hay que ser prudentes cuando se hace un planteo de este tipo en que se descalifica y hasta condena a un grupo de gente por pensar diferente, aunque planteen una cosa que para nosotros sea una locura. A Galileo casi lo ejecutan por decir que la tierra era redonda y hasta tuvo que retractarse para conservar su vida.
    Dicho esto no significa que no acuerde con el planteo económico de la nota. A lo sumo puedo apuntar que el problema no es solamente argentino, el problema está en el sistema si no cómo se explicaría que el 1% de la población mundial se lleve el 84% de las riquezas que se producen?

    1. Ariel dice

      ¿Y cual sería el fenómeno que hace que algo descienda de un nivel superior a uno inferior?…. la fuerza gravitatoria señor.
      Decir que la gravedad teorizada por Newton no existe diciendo que Einstein la refutó sin profundizar es un análisis sumamente simplista. La teoría de Einstein CONTIENE a la teoría de Newton, la supera incluyéndola. Lo mas loco es que Einstein dice que la gravedad no existe, que lo que hace que los objetos caigan es que las masas curvan el espacio-tiempo a su al rededor, y eso hace que los objetos caigan… ¿Te es mas factible éste fenómeno? Guarde eh, yo no digo que lo de Einstein sea un bolaso, estudié Newton y estudié a Einstein, y la teoría de ambos se aplica según la circunstancia.
      Y respecto a lo del calentamiento global, el efecto invernadero existe, ¿sino que carajo son los invernaderos que se utilizan para cultivar? siguen el mismo principio que en el planeta tierra la atmósfera, o sea dejar pasar los rayos solares en un sentido pero retener una parte para que no salgan, incrementando la temperatura interior con respecto a la exterior. Los gases de efecto invernadero hacen que este efecto que existe de manera natural sea potenciado, aumentando la temperatura terrestre.
      Obviamente que el problema lo tiene el ser humano, el planeta va a sobrevivir y va a existir por millones de años mas, el ser humano es sólo un suspiro en la historia del universo, 20.000 años, nada.
      Lo que si estoy de acuerdo es que las energías alternativas y ahorrar combustibles fósiles es una forma de ponerle un lastre a los países no desarrollados.

      1. Pedro dice

        A lo único que me voy a referir es al CG. No niegovque exista el efecto invernadero pero es irrelevante. Por ejemplo y para seguir en lo corto plazista, llevamos 3 veranos mas fríos y 3 inviernos normales, y? No por eso se está enfriando el planeta. Porque estadísticamente no existe. Sólo para llevarlo a tu terreno. Ya se verá cuando haya un fenómeno natural relevante como pudiera ser la erupción del Katya o el Krakatoa y nos lleve a un invierno de años. Se demostrará que el CG era una circunstancia absolutamente irrelevante, para la cual nos querían culpar por provocar el efecto invernadero. En vez de preparar a la población psra una circunstancia real. El 1% seguro ya lo tiene registrado y actuará en consecuencia. Nosotros vamos a estar bien jodidos.

  3. Luis Celis dice

    Muchas gracias Ricardo por seguir poniendo luz sobre estos temas y poner la paciencia de enfocarlos en la actualidad de nuestra castigada patria.-

  4. Manuel dice

    Quirúrgica la nota!

  5. Rodrigo Mariskal dice

    Gran nota. Imperdible!

  6. Eduardo Garcia dice

    ¿Qué tema no? Aunque nos salgamos un poco del tema en cuestión: la economía de nuestra Nación Argentina, en manos de grupos concentrados en el poder, que no ven más allá de sus propios intereses. No resulta ya tan fácil definir «ciencia» y «método científico». El concepto de ambos términos ha cambiado y mucho. Tomando parte de un trabajo publicado por Esperanza Asencio Cabot, se dice allí cuales son las formas fundamentales de manifestación de la ciencia en la época actual; así la misma puede ser considerada como: cuerpo
    de conocimientos, proceso, institución social y fuerza productiva. Asimismo, en el trabajo se reflexionó y precisó en algunos rasgos esenciales que caracterizan la ciencia en la actualidad, entre los que se destacan su carácter socio-cultural, histórico-concreto, ético y complejo.
    El mismo trabajo habla de las ideas acerca del método científico, las cuales han evolucionado a lo largo de la historia de la humanidad y que en nuestros días se considera como una estrategia global de enfrentamiento al conocimiento del mundo encaminado a penetrar
    y transformar la realidad. Parece ser que las ideas que aún persisten en el pensamiento contemporáneo, es que se presentan imágenes deformadas de la ciencia y la actividad científica y que lamentablemente todavía son socialmente difundidas y aceptadas.

  7. Dario Alonso dice

    La opresión es perfecta cuando el oprimido asume como propia la lógica del opresor.

  8. Daniel Azcano dice

    Señor Aroskind, es una pena que usted haya elegido la metàfora del terraplaniosmo para escribir su columna de economìa, habida cuenta de la soberbia y la agresividad con las que se refiere a las personas interesadas en el tema, a las que usted despectivamente califica como una secta de delirantes, aunque por suerte, «no demasiado peligrosos». Realmente no sè si usted es bueno escribiendo sobre economìa, pero es evidente que no le falta audacia para opinar sobre temas bastante delicados, que deberìan debatirse en tèrminos cientìficos, o cuando menos tècnicos. Los argumentos que usted livianamente emplea para defender la teorìa -digo bien- la teorìa de que la Tierra es una bola que gira y se desplaza resultan conmovedores por su grado de ingenuidad mezclada con ignorancia del tema, como cuando se refiere las «demostraciones teòricas», a los «testimonios de los astronautas» o a las «fotos satelitales». Pero lo màs desagradable de sus comentarios es que revelan una mentalidad cerrada y un espìritu bastante intolerante, atributos que uno -francamente- no espera y no desea encontrar en un medio como El Cohete a la Luna. Ojalà algùn dìa se decida usted a investigar un poco este tema para que pueda revisar sus afirmaciones, por supuesto, en caso de que el tema se encuentre a la altura de su sofisticado intelecto…

  9. Gerardo dice

    De Pablo, Broda,, Melconian , Gonzalez Fraga, Pray Gay, Cachanosky (p) e (h) , Lopez Murphy, Calvo, Bulat, Blejer, Etchebarne, Krause, Abraham. Siaba Serrate, Zuchoviski, Wende, Ferro, Secco, Sturzeneger, Bogiano, Artana, Dujovne, Tetaz, Milei, Giacomini, Spotorno, Zuchoviski, ; estos son algunos de los economistas que desde hace 30 años son entrevistados por los medios como portadores de la verdad revelada en economia y los gansos gratis o financiados asienten y modelan la cabeza de la gente , presentando defensa de intereses corporativos como opciones matematicas

  10. JOE AUBERGINE dice

    «Y así, como desde 1810 el peso co¬rriente en el país se desvalorizaba que daba gusto, porque así le conve¬nía a los intereses de la oligarquía agropecuaria, desde 1935 la desvalo¬rización de la moneda nacional es ya casi un chiste. «(vida y milagros del peso argentino: Enrique Silbertein) un economista de órdago a quienes TODOS PROfieren ningunear…

  11. Ricardo Alberto Comeglio dice

    Hasta 2015 galopábamos en un caballo sano, fuerte y brioso, pero que estaba dentro de un campo con límites y hubieron varios que decían que teníamos que ir a cabalgar afuera de ese campo porque eso es hermoso y lo definían como la libertad.
    Abrieron las tranqueras y dejaron al caballo sano, fuerte y brioso que eligiera qué, dónde y cómo hacerlo, pero resulta que en ese exterior hay víboras, ponzoñas varias y muchos animales salvajes.
    Nuestro caballo sano, fuerte y brioso se asustó y empezó a correr sin que lo pudiéramos frenar, hasta que de repente una serpiente lo hizo frenar en seco y nos tiró al piso, pero quedamos enredados en los estribos. El caballo se espantó y corrió, corrió y corrió, mientras que nosotros rebotábamos en el suelo, contra las rocas, contras las mismas patas del caballo y nos desmayamos, casi al borde de la muerte.
    De afuera nos vinieron a ayudar y pararon la corrida, pero el caballo sigue asustado y brioso. Ya no tiene fuerza, pero está sano. Cansado necesita tomar aguar. Alguien se la da de lejos, el caballo se acerca y toma el agua, se calma, pero nosotros seguimos desmayados, en el piso, golpeados y casi muertos, enredados en los estribos.
    Cuando alguien de afuera intenta acercarse al caballo para ver qué pueden hacer con nosotros, se espanta, corcobea y quiere volver a correr. Lo contienen.
    Ahí estamos. A expensas de que alguien pueda acercarse y desenredarnos para saber qué tenemos y cómo podrán curarnos. Nadie sabe bien qué nos ha pasado ni si vamos a sobrevivir. Nadie puede hacer más que mirar.
    Para peor, a lo lejos se ven serpientes y animales salvajes que ya vieron nuestro cuerpo tirado inerte. Los buitres también lo vieron. El caballo está más atento que nunca y ha recobrado fuerzas.
    Cualquier cosa puede pasar.

  12. cristina nagy dice

    Imperdibles los tres párrafos finales.

  13. Carl-Henrik dice

    Hay un artículo de interés en la Constitución Nacional, el 29, con el cual revertir a futuro los efectos del postramiento gubernamental actual. Siempre y cuando las migajas provenientes de la mesa de los poderes supranacionales, obtenidas por los legisladores, sean suficientemente insuficientes como para que éstos, representantes públicos, opten por ajustarse a sus obligaciones legislativas en defensa de «la vida, el honor y las fortunas de los argentinos».

  14. Omar dice

    Acuerdo con Jorge, quizás Economía debería enseñarse en Ciencias Sociales . Quizás también alguna vez los economistas deberían ser juzgados por mala praxis.

  15. Ariel dice

    Este portal lucha contra los medios egemonicos que nos quieren implantar sus mentiras a fuerza de adoctrinamiento y falsas verdades . el terraplanismo lucha por lo mismo y si cada dia hay mas adeptos es porque hay gente que descubre esas mentiras como . los montajes de la nasa o todos lo videos hechos en esrudios de grabacion . asi que mas respeto con los terraplanistas !!!!!!

  16. Daniel dice

    Gracias, por poner en claro está estrategia ideada por Cambiemos u otros, y perjudicar a gran parte de nosotros. Pues las tarifas de servicios «públicos», se ajustan de acuerdo al dólar, según entiendo, en la ley o en la práctica.

  17. Martin dice

    Muy buena nota!!

  18. cacho dice

    la falacia mas grande es creer que la economia es una ciencia.

    1. jorge dice

      La economía es una ciencia. No es una ciencia exacta. El `problema suelen ser ls economistas que, como trabajan con números, creen que es una ciencia exacta.

      1. Gabriel dice

        Exacto, la economía es una ciencia social, no una ciencia exacta como pretenden los liberales. O sea no hay una sola economía, pcada pais aplicará medidas económicas de acuerdo a su realidad (si hay monopolios en actividades claves o no las hay, si la tierra esta mas o menos repartida), a su idiosincracia, etc. Por ej, en Japón no hace falta cepo al dolar porque allí no se demnada dólares, pero que pasaría si salieran todos a comprar dólares por alguna razón y estos no están?, de seguro empezarían a pensar en cepo.

    2. Ariel dice

      La falacia mas grande es creer que la economía es una ciencia exacta, y no una ciencia social.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.