El triunfo de lo humano

Hijos de desaparecidos conmovidos por el testimonio de hijxs de genocidas

 

Haber soportado tantos años de impunidad, negación de nuestra historia, robo de nuestros hermanos y desaparición de nuestros seres queridos nos ha generado, en principio, observar con detenimiento una manifestación sobre los Derechos Humanos que no surja de los familiares directos. Y si además le agregamos que esta expresión se origina por hijos de genocidas, hace que nuestra desconfianza y prejuicios hayan estado a la orden del día a la hora de decidir participar de este encuentro.

Sin embargo, la curiosidad de que se llamen hijos como nosotros pero que en lugar de enorgullecerse de sus padres los repudien, merecía darnos la posibilidad de conocer qué dicen, qué piensan y qué reclaman, personas que vivieron la historia desde ese lugar familiar que para nosotrxs fue símbolo de terror y acechanzas.

Cuando llegamos y vimos que contaban también con la presencia de Nora Cortiñas y del abogado-periodista Pablo Llonto, entre otros, empezamos a confirmar que estábamos en el lugar indicado y ante un hecho político de gran magnitud.

En el encuentro hubo una charla sobre “mandatos, patriarcado y ley del padre”, donde distintas expositoras desobedientes posicionadas desde una perspectiva de género, deconstruyeron sus historias personales para hacerlas colectivas. También se presentó el libro Escritos desobedientes publicado por la editorial Marea, y se escuchó el testimonio de una alemana nieta de jerarcas nazis.

Supimos que se juntaron en 2017 a partir del reclamo contra el beneficio del 2×1 que haría recuperar la libertad a cientos de represores condenados por delitos de lesa humanidad. Cada integrante del grupo dio testimonio individual y todxs coincidían en el repudio a sus familiares, que ejercieron el terrorismo de Estado y lo continúan ejerciendo hasta nuestros días manteniendo un siniestro pacto de silencio.

Mariana Dopazo, hija biológica de Miguel Etchecolatz, afirmó que “yo a él no le permito ser más mi padre”. Desde fines de 2016, Mariana cambió su apellido paterno por el de su madre bajo el aval de un fallo judicial. “Esta decisión es personal y la tomo yo sola, no la comparten mis hermanos ni ningún otro familiar”.

Néstor Rojo, hijo de Mario Maití, genocida condenado por la causa Base Naval Mar del Plata, expresó: “Nos rebelamos contra la familia”, “nuestros familiares son responsables directos de un genocidio y lo callan”, “hay 30.000 almas a las que no les permitieron ser parte de esta sociedad”.

Nosotros pasábamos del asombro a la emoción para después llegar a una directa empatía, entendiendo que todos los relatos fueron parte de una necesidad de sabernos en el mismo camino a la hora de sumar a la reconstrucción histórica. Que ellos asumieran romper con sus lazos de familia para sumar a la justicia, que tantos años estuvimos esperando, nos ubicó para sentir lo necesario de este acontecimiento histórico, tan impactante como sorprendente, en tiempos de retroceso en el camino hacia la verdad y la justicia.

Se declaran en contra del gobierno de Mauricio Macri como parte de un plan que pretende volver al negacionismo y a retroceder en las políticas de Derechos Humanos. Aclaran que su presencia no pretende reavivar la teoría de los dos demonios, sino que ellos la niegan rotundamente y denuncian que los genocidas siguen callando la verdad sobre el destino de nuestrxs hermanxs y familiares desaparecidos.

Escuchamos sobre su vergüenza, la necesidad de romper con el pacto de silencio, del deshonor que implica ser asociados con los asesinos y la necesidad de la desobediencia para que la historia les devuelva la oportunidad de remediar, en parte, tanto dolor.

Ellos repudian a sus padres, nosotros nos enorgullecemos de los nuestros.

Ellos asumen un rol histórico de cortar pública y colectivamente con un lazo de sangre que lejos de determinarlos los subleva.

Nos fuimos movilizados y con la sensación de que a veces la condición humana vence al terror y la barbarie.

 

 

Los autores son hijos de detenidos desaparecidos.
1 comentario
  1. Sergio René García Arrouzet dice

    Como dice Larralde, pero a la inversa, “parece mentira que de una sangre pareja, salga una cría cambiada”, sería: “parece mentira que de una sangre perversa, salga una cría pareja”. Aplaudo la actitud de esos hijos de desaparecedores. Quiere decir que no estamos equivocados en nuestros reclamos.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.