El valor de la palabra

Alberto Fernández volvió a Lomas de Zamora para cumplir con promesas de campaña

 

El martes pasado el Presidente Alberto Fernández estuvo en Lomas de Zamora, acompañado por el gobernador bonaerense Axel Kicillof, las directoras ejecutivas de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), Fernanda Raverta, y del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI), Luana Volnovich y el intendente local, Martín Insaurralde. Allí anunció que otorgará, en agosto próximo, un bono de 5.000 pesos a jubilades y pensionades que cobren hasta dos haberes mínimos (46.130 pesos) y el reconocimiento de un año de aportes por cada hije para las mujeres que no cumplen con los requisitos para poder jubilarse.

En el Club Social y Deportivo Ituzaingó de la localidad de Temperley, donde se desarrolló el acto, el anfitrión Insaurralde recordó que Fernández había visitado ese partido en julio de 2019 como candidato a Presidente por el Frente de Todos y que en esa oportunidad había prometido medicamentos gratis para los jubilados, lo cual “cumplió en un marco inédito, en un momento complicado de la Argentina y el mundo”. El intendente también expresó que “somos un gobierno que vino a devolverles el derecho a los argentinos y argentinas” y destacó que “no es lo mismo quién gobierna la Argentina”. En esa línea comparó: “Hay otros que ponen las tarifas por las nubes; nosotros venimos a ordenar el sistema tarifario en la Argentina. Hay otros que eliminan los medicamentos y nosotros venimos a devolverles la gratuidad de los medicamentos a nuestros adultos. Y como les dije, venimos a achicar la brecha digital de nuestros chicos”, en referencia a la entrega de 10.000 tablets a alumnos y alumnas de sexto año de primaria de escuelas de gestión pública y privada que Insaurralde realizó en el distrito en un acto junto a la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador Kicillof el pasado jueves 1° de julio. “Alberto, quiero decirte (…) para nosotros los lomenses, el valor de la palabra es importante. Y que vos hayas vuelto en la Argentina a poner como rol fundamental el valor de la palabra… viniste acá en julio de 2019, te comprometiste y cumpliste. Para nosotros, para los lomenses, es un orgullo enorme”, enfatizó Insaurralde.

 

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.

 

Posteriormente, Luana Volnovich leyó una carta a les jubilades de parte de quienes forman parte del PAMI. Invitaba a les presentes a un viaje en el tiempo cercano, cuando “al país lo gobernaba (Mauricio) Macri, pero nuestras vidas las gobernaba el tarifazo. La mayor preocupación de los jubilados era pagar la boleta de luz y gas”, azuzó. “¿Se acuerdan de la sensación cuando llegaba la boleta de luz y gas? No sabías si tenías que pagar 700 ó 7000. El almacenero de la esquina dejaba las heladeras apagadas para no gastar. ‘Si no hago esto, cierro’, decía. Y nosotros pasando frío en invierno por miedo a la boleta de gas”, recordó y recalcó: “No estaba la pandemia, pero estaba Macri”.

Con respecto a las prestaciones de salud, Volnovich señaló: “Las filas en las agencias de PAMI eran un valle de lágrimas. ¿Cuántas veces escuchamos: ‘Parto la pastilla en dos para que me dure más’? En el mostrador de la farmacia, uno de cada cuatro afiliados se llevaba todos los medicamentos que le había indicado el médico. No alcanzaba la plata para todos los remedios”, puntualizó, para luego recordar cuando Alberto Fernández prometió, en ese mismo lugar, “el regreso de los medicamentos gratuitos. ‘Entre los bancos y los jubilados me quedo con los jubilados’, dijo Alberto. Nadie decía eso. Es una frase importante, porque mostró que escuchaba a los adultos mayores. En una sociedad que valora solamente lo joven, lo nuevo, lo último, que desecha la experiencia, Alberto reconoció un padecimiento silencioso y escuchó un murmullo subterráneo. Se puso del lado de los débiles”, elogió, y mirando al Presidente, le dijo: “Alberto, te pusiste del lado de los débiles”.

 

Luana Volnovich destacó que el Presidente “se puso del lado de los más débiles”.

 

La directora de PAMI destacó que “hoy, 3.500.000 personas tienen sus medicamentos gratis. Y, además, la plata que usaban para los remedios, (ahora) la usan para otra cosa que los haga felices”. Dijo que, en promedio, un afiliado del PAMI “ahorra 4.200 pesos por sus remedios gratis. Es el 18% de una jubilación mínima”. Refiriéndose a la situación en que estaba el PAMI al asumir como directora, Volnovich precisó que revertirla no fue tarea fácil: “Nos habían dejado una deuda de 19.000 millones de pesos de medicamentos oncológicos y un déficit de 8.000 millones de pesos. La situación era dramática, no teníamos ni para comprar una gasa. Algunas clínicas no tenían agua caliente, los hospitales estaban cerrados. Pero hoy, a un año medio –y con una pandemia de por medio–, podemos decirles que, gracias al acompañamiento del Presidente, el PAMI no debe ni un solo peso. Ya no tiene déficit y las cuentas están equilibradas”.

Por su parte, la directora ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta, expresó que Alberto Fernández también se había comprometido a “recuperar ese poder de compra de las jubilaciones”, porque en dos años del gobierno anterior “se habían perdido 20 puntos”. Dijo que desde ese tiempo hasta ahora han ocurrido muchas cosas, como la sanción de la ley de tarifa diferencial para jubilades que viven en lugares fríos, “favoreciendo a dos millones de jubilados que van a pagar el 50% de sus tarifas”. Recordó que se congelaron las tarifas para todos y que luego “se aumentaron muy poquito, para que a nadie le sea un problema pagar la tarifa”. También hizo mención a la baja de las tasas de interés de los créditos y focalizó en el aumento de las jubilaciones, porque “se discutió una ley en el Congreso que nos permitió tener una fórmula de movilidad que ya la habíamos tenido, pero que ahora actualiza los haberes cada tres meses”, dejando en claro que la ley de movilidad “garantiza que tengamos cada vez mejores jubilaciones”. Recordó que esa ley “fue promulgada como el primer acto de gobierno de este 2021. Miren si para este gobierno es importante, que el Presidente de la Nación firmó el decreto que promulgó esa ley el 3 de enero”.

 

Alberto Fernández y Fernanda Raverta, directora ejecutiva de la ANSES.

 

Fernanda Raverta señaló que “esos aumentos por decreto sufrieron la dificultad, en algunos momentos, de no poder ganarle a la inflación. Entonces, tal como se había comprometido el Presidente de la Nación, hubo bonos: dos bonos de 1.500 pesos para poder decir: ‘Seguimos cumpliendo con la palabra empeñada’. Que los jubilados y jubiladas recuperen esa capacidad de compra”. Y habló de la decisión adoptada: “Un tiempito antes de saber cómo va a dar la inflación, el Presidente de la Nación viene hoy a compartir con ustedes una decisión política, una decisión de gobierno: que todos los jubilados, hasta dos mínimas, tengan un bono de 5.000 pesos en el mes de agosto”. Detalló que ese bono les permitirá contar con “la certeza de tener una jubilación digna, pero además es un bono que nos permite decir que cuando asumimos un jubilado de la mínima cobraba 14.000 pesos, y con este bono, un jubilado de la mínima va a cobrar 28.000 pesos”. En ese sentido, y en línea con lo expresado por Insaurralde, sostuvo que “no es todo lo mismo. Hay quienes se comprometen y cumplen su palabra y hay quienes se comprometen y no dicen nada que valga la pena ser escuchado”. Raverta añadió que «el Presidente también nos invita a pensar en la Argentina que queremos vivir cuando pase la pandemia. Y esa es una Argentina donde hay cosas nuevas, donde no sólo reparemos el daño”, dijo. Recordó la moratoria realizada en 2004 por el gobierno de Néstor Kirchner y la que llevó adelante Cristina Fernández de Kirchner en 2014. Y refiriéndose a la Argentina que “recupera lo novedoso, que piensa cómo hacer para vivir mejor cada día”, realizó el anuncio sobre la cobertura de seguridad social que abarcará a de 155.000 mujeres que hoy no cuentan con ingresos previsionales. El reconocimiento de un año de aportes por cada hije a las mujeres que no cumplan con los requisitos para poder jubilarse comenzará a implementarse a partir del 1° de agosto.

La directora ejecutiva de ANSES hizo reflexionar a los presentes al destacar que “de los 3.6 millones de personas que están jubilados por moratoria, el 73% son mujeres. ¿Qué hubiera pasado con esas mujeres en la pandemia si hubieran tenido que salir a buscar el pan para llevar a su casa? Hubiese sido trágico. Sin embargo, las medidas de ayer, con las medidas de hoy, nos van a presentar un futuro distinto”. Ella, que sabe de superar adversidades, tuvo un cierre impecable demostrando que su sensibilidad es proporcional a su capacidad como gran cuadro militante y como funcionaria pública que desarrolla en la práctica aquello de que “la Patria es el otro”.

Kicillof comenzó su discurso diciendo: “Es un hermoso anuncio”, para luego señalar que el gobierno bonaerense tomó la decisión de adelantar la cuota de la paritaria para los trabajadores estatales de septiembre a agosto “para que no se pierda contra la inflación en la provincia de Buenos Aires”. El gobernador, fiel a su formación económica y con gran capacidad pedagógica, explicó el concepto de salario indirecto: “Lo que uno gana no sólo es lo que gana efectivamente, sino lo que deja de gastar. Ese es el concepto de salario indirecto. Uno sabe que a fin de mes del haber jubilatorio le viene tanto y eso es lo que le entró. Pero una cosa es que le entre esa plata si está en una Argentina de tarifazos, donde hay 3.700% de aumento de luz, que esa planta rápidamente no se licúe por las necesidades que se tienen de pagar los servicios. Y eso no es salario, porque no aparece en el recibo de sueldo, pero es salario indirecto porque es plata que dejó de gastar en la luz y el gas”, señaló, y giró para mirar al Presidente y decirle: “Es lo que has resuelto, Alberto. Que en una situación tan difícil no sean los hogares de la Argentina y la provincia de Buenos Aires los que no puedan pagar la luz y el gas. Que le quede y que le alcance para otras necesidades”.

 

Kicillof profundizó en los beneficios económicos de las medidas anunciadas.

 

En referencia a ese salario indirecto, Kicillof planteó la importancia de que el Estado reconozca derechos: “Muchos dicen: ‘Esto es un beneficio que van a recibir solamente los que tienen el bono, solamente los que tienen el aumento’. Y no es verdad, porque los jubilados, jubiladas, no tienen cuentas en paraísos fiscales, no tienen especulación financiera, no se dedican a la timba, sino que la plata que reciben van y la gastan en la República Argentina y en la provincia de Buenos Aires. Y ese consumo es el motor que nos va a servir para recuperar también la producción”, indicó. El gobernador también apuntó a los que sostienen que “primero hay que crecer y después hay que distribuir”. En un contexto donde se ha concentrado la riqueza en pocas manos, invirtió la teoría neoliberal del derrame: “Hay que distribuir, hay que igualar, hay que llegar a todos para poder crecer”.

El Presidente cerró el acto y en su discurso expresó su sincera preocupación por el problema de la inflación, “que tenemos que resolver y que tenemos que trabajar mucho para parar con los que especulan con los precios y castigan a los que consumen”. Sobre la problemática inflacionaria, señaló que “si hay algo que no queremos, nunca lo quisimos y por eso, hace dos años, acá dije lo que dije, es que nuestros jubilados sean la variable de ajuste, de la que hablaba recién Axel”. Contó que Fernanda Raverta fue quien le propuso “que más allá del aumento trimestral que corresponde, que garanticemos que los jubilados estén por encima de la inflación recibiendo un bono excepcional, que significan 5.000 pesos, que en agosto serán pagados”. Fernández también contó que fue Raverta quien ideó “reconocer un año de aportes a cada mujer, un año por cada hijo para que así pudieran acceder más rápidamente a la jubilación que merecían. Porque yo siempre voy a estar agradecido de mi mamá, el trabajo que se tomó en criarme, criar un hijo es algo hermoso. No tiene valor, no tiene precio, pero merece reconocimiento”, remarcó el mandatario, quien explicó que se comunicó con Insaurralde para anunciar estas medidas en el mimo lugar donde había prometido en campaña la vuelta de los medicamentos gratuitos.

Fernández recordó aquel acto de campaña donde dijo: “Entre los bancos y los jubilados, yo elijo a los jubilados”. Al respecto, expresó: “La verdad es que nunca dudé en esa opción. Era una Argentina donde se pagaban tasas superiores al 100 por ciento, que hoy no se pagan. Y, en verdad, el esfuerzo había que hacerlo con los que peores estaban, y entre los que peores estaban, se ubicaban los jubilados”. No quiso hablar de los cuatros años pasados porque “todos saben lo que fue el país que recibimos”, y prefirió referirse a lo que consideró “una cuestión ética en la política, que supone determinar qué intereses representa uno, a quién quiere representar, qué nos importa a nosotros que gobernamos, dónde ponemos las prioridades”.

 

El Presidente escoltado por Axel Kicillof y Fernanda Raverta.

 

El Presidente se detuvo en el contexto de pandemia en el que le tocó gobernar. Luego contó cómo el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, desarrolló la idea de los hospitales modulares para llevar prestaciones de salud donde no las había. Aludiendo a quienes señalan que su gobierno no tuvo un plan para la pandemia, se preguntó: “¿Alguien tenía un plan para la pandemia, en el mundo? Si fue algo desconocido, inesperado, pero nosotros lo que sabíamos era el país que teníamos y lo que hacía falta. Y ahí creamos hospitales, pusimos camas de terapia intensiva, pusimos respiradores y pasamos la primera ola de la pandemia, con la tranquilidad, con la misma tranquilidad que tengo, hoy, de que a ningún argentino que se contagió le faltó la atención médica que precisaba”. A continuación habló del esfuerzo realizado en torno a la vacunación: “Conseguimos las vacunas y allí fueron otra vez los problemas. ‘Que las vacunas no eran buenas, que compramos vacunas que no servían, que inyectábamos veneno a la gente’. Pero no escuchamos, seguimos buscando vacunas en todos los rincones del mundo, fuimos a Inglaterra, en Suecia con AstraZeneca firmamos un acuerdo, fuimos a Rusia, hicimos un acuerdo con el Fondo Soberano de Rusia, fuimos a China, conseguimos vacunas de China, ahora conseguimos vacunas con los Estados Unidos, que seguramente serán muy importantes para vacunar a nuestros chicos, porque son vacunas que sirven para la pediatría”, indicó.

Hablándoles a les jubilades, el Presidente Fernández dijo tener “la tranquilidad de que más del noventa por ciento de los adultos mayores de sesenta años están vacunados en la Argentina. Los seguimos cuidando, los seguimos cuidando cuando Fernanda, atenta, mira cómo son los ingresos de los jubilados y no deja que esta inflación perversa que hemos heredado carcoma sus ingresos; y los cuidamos cuando no dejamos que las tarifas suban; y los cuidamos cuando a los jubilados que viven en zonas frías les hacemos una rebaja de las tarifas del gas del cincuenta por ciento, porque estamos cuidando ese ingreso de ese salario indirecto que hablaba Axel”. También contó que días atrás “viene Luana y me dice: ‘Alberto, tengo una idea que he visto en España y que es una buena idea, que es construir lugares comunes, que son departamentos de uno y dos ambientes, donde pueden vivir jubilados en un espacio común, donde están ahí los servicios del PAMI, la atención que necesitan, y donde muchos adultos mayores, que por la razón que sea, enfrentan esta edad en soledad, tengan la forma de convivir con otros adultos mayores en un espacio común’”. Eso lo llevó a lanzar el plan Casa Activa, que va a permitir que muchos adultos mayores tengan la posibilidad de tener un departamentito donde convivir con otros y contar con todos los servicios y la atención que el PAMI ofrece. “Ya empezamos a trabajar con Jorge Ferraresi (ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat) en los primeros proyectos, para hacerlo rápidamente, y eso lo hacemos pensando en nuestros adultos mayores que lo están necesitando”, detalló Fernández.

“Nosotros, como dice Cristina, vamos a volver a ser felices, y la felicidad está mucho más cerca. Tenemos la vacuna, tenemos la ‘compu’ para los chicos”, enumeró Fernández, y desde debajo del escenario le gritaron: “La Copa América”. Entonces, el Presidente añadió: “La Copa América también. Pero además tenemos la decisión como gobierno de no faltar a nuestra palabra y de cumplir con cada una de las promesas que hicimos. Yo siempre digo lo mismo, quiero que en la política el valor de la palabra vuelva a existir, y quiero tener la tranquilidad de que el día que deje de ser Presidente vos me puedas mirar a los ojos y yo no tenga que bajar la mirada, poder decirte yo hice lo que te prometí”.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí