Elige tu propia aventura (judicial)

En todos los senderos narrativos que se bifurcan, la "documentación" creada por Paul Singer contra Cristina se desintegra

 

De los muchos libros que leí cuando era chica, un capitulo especial merecen los de colección “Elige tu Propia Aventura”. El mecanismo de esa colección era bastante simple. Un argumento central y una serie de opciones que debía elegir como lector. Si elegía la opción A debía saltar a la pagina X , si elegía la opcion B a la página W y así, en base a las diferentes elecciones del lector, se construían diversas historias y diversos finales.

Nunca supe si fue curiosidad o una prematura neurosis infantil, pero con metódica obsesión yo solía tomar el libro e investigar todas las opciones, para así conocer todas las historias posibles. Hace mas de 25 años, cuando me fui de casa para ir la Universidad, ordenando cosas para llevarme, cosas para tirar y cosas para conservar, encontré un rosadito diario íntimo en el que, con letra infantil, había anotado metódicamente cada libro de la colección en la que figuraba cada libro, y las diversas opciones tomadas en cada caso y una conclusión de la historia que señalaba si era un final bueno o malo. Al diario íntimo rosadito no pude tirarlo y lo dejé en casa en el único lugar donde aun quedan cosas mías. Una de las cosas que siempre me ha enojado de mis padres es el poco cuidado que han tenido con mis cosas de la infancia, que no pude tirar a los 20 años y que creí seguras al dejarlas en mi casa materna. Aun me enojo cuando pienso que tiraron dos de mis vestidos de fiesta favoritos y que solo de casualidad logré rescatar el vestido de la fiesta de egresados, que por supuesto no me entra ni volveré a usar, pero me alegra tenerlo, prolijamente guardado en el fondo de un placard de casa.

A veces pienso que soy alguien sin pasado. Diversos eventos, en general desafortunados, han hecho que no haya casi fotos mías de chiquita, ni recuerdos, ni las boludeces que hacía en el jardín de infantes ni muchas de esas cosas que los padres suelen guardar y que mis padres descartaron con algo de cruel desidia, al menos a mi juicio. Aún recuerdo con espanto cuando mi mamá y papá se enojaron conmigo por no sé qué cosa (en realidad sí lo recuerdo, pero no quiero contarlo) y regalaron toda mi ropa como forma de castigo, salvo la que tenía puesta y la poca que estaba en el lavarropas. Era mi cumpleaños y recuerdo no haber podido siquiera ir a festejar con mis amigos por la sencilla razón de que no tenía qué ponerme. Y voy a confesar que si bien luego me compraron ropa nueva, cuando me fui a estudiar a Córdoba esa ropa adquirida como reparación de la que me habían tirado a la basura la tiré yo, porque no quería conservar nada que me recordara el episodio. De ahí en más, toda la ropa que tengo la compré yo o bien ya no es reposición de aquella. El vestido de la fiesta de egresados estaba aún en la tintorería y por eso se salvó. Y lo conservo como recuerdo de una enseñanza a mí misma, respecto a que podés perder todo lo que parece importante para vos y aun así seguir adelante. Y que no ceder a los disciplinamientos crueles es defender lo que pensás y lo que querés, es defender lo que sos.

Aún recuerdo la pena que sentí el día que me fui a Córdoba pese a la oposición de mis padres, cuando vi que toda mi vida hasta ahí cabía en dos bolsos y tres cajas. “Muy poquita cosa, esa es la verdad… pero soy dichosa pudiendo cantar…” Jajajajajaajajaja.

Quiero ser justa con mis padres, a los que adoro y por los cuales sólo siento gratitud infinita, no debe haber sido fácil ser mis padres. Yo siempre he sido más o menos igual que ahora, terca hasta la irritación extrema y no precisamente una persona fácil. Creo que bastante bien lo hicieron, porque todo lo bueno que tengo, lo aprendí de ellos.

 

 

 

 

 

Tal vez por eso le doy tanta importancia a los libros de mi infancia, porque es de los pocos recuerdos materiales que aún existen y que dan cuenta de que alguna vez fui chica y que no nací grande y sin recuerdos. Y porque de lejos y sin lugar a dudas me recuerdan la parte bella de la familia, los lazos invisibles del afecto y la felicidad. Supongo que buena parte de mis lógicas se relacionan con las cosas que aprendí de ellos. A mis 43 años aún me pasa que veo algo de la realidad y mi primera asociación es con algo que leí. Algún día les contaré cómo resuelvo la muerte de Alberto Nisman en base al maravilloso cuento de Borges El jardín de senderos que se bifurcan.

Cuando leí la noticia de que, en un programa de la TV israelí ,un ex agente de sus servicios secretos (Mossad) que después trabajó para acreedores privados de la Argentina —más puntualmente, para Paul Singer— declaró que en enero de 2015 le entregó a Nisman información sensible sobre «transferencias de dinero por parte de altos funcionarios argentinos que los vinculaban con Irán” que incluía datos sobre cuentas de la entonces Presidenta, Cristina Kirchner, su hijo Máximo y funcionarios cercanos, me acordé de los libros de “Elige tu propia Aventura”.

El ex espía declaró, según cuentan las crónicas, que en enero de 2015 le entregó a Nisman información sensible que había sido colectada por el jefe de los fondos buitres que litigaban contra la Argentina, Paul Singer, destinada a presionar a la entonces Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La periodista que entrevistaba al ex agente le preguntó si la información tenía la entidad necesaria para que la ex Presidenta entendiese el mensaje y pagase la deuda. «Sí», contestó el ex agente.

Agregó además Uzi Shaya —tal es el nombre del ex espía— que creía que esa información podía tener que ver con la muerte del fiscal Nisman.

Respecto a los intentos extorsivos de Singer respecto a CFK, no sorprendió al mundo de las finanzas, de los periodistas y de quienes transitamos los pasillos de tribunales. Todos conocemos que existían cuadrillas de buscadores de información sobre CFK. Y también cuadrillas de difusión de esa información. Alguna vez alguien que me pidió asesoramiento legal me contó un psicodélico viaje a dar una conferencia en Estados Unidos y cómo en ese marco fue contactado por un importante estudio de abogados norteamericanos a fines de que colaborara con ellos al respecto. Quien me lo contaba —que no comparte nada ideológicamente con la ex Presidenta—, me dijo que todo le pareció tan turbio y espeso que declinó la bien pagada colaboración que le ofrecían y salió despavorido. Y nunca más atendió el teléfono de quienes lo habían puesto en contacto con esas personas.

En pocas palabras, los intentos extorsivos de los fondos buitres y la búsqueda de información existieron. Cosa que confirmó el ex espía.

Respecto a las maniobras de Paul Singer, bien recordó Jorge Elbaum [1], “en enero de 2013 la Presidenta de la Nación informó el acuerdo alcanzado con Irán mediante el Memorándum de Entendimiento y afirmó que sería tratado en sesiones extraordinarias del Congreso de la Nación. El lunes 11 de marzo de 2013, luego de que el memorándum fuese aprobado por el Congreso, se realizó una reunión en el barrio de Arlington, en Washington, en la cual los miembros del Grupo de Tareas Estadounidense sobre Argentina (ATFA, por sus siglas en inglés) decidieron incorporar el Memorándum de Entendimiento como un ariete más para condicionar a nuestro país a negociar de forma más vulnerable frente a los fondos especulativos. Además de tomar la decisión de realizar una campaña negativa sobre los acuerdos alcanzados con Teherán mediante solicitadas aparecidas en diferentes diarios, se resolvió contactar a dirigentes y políticos locales para solicitarles que se expidan rápidamente en forma crítica sobre el tratado en ciernes, ofreciendo todo tipo de ‘colaboración’ para defenestrar al gobierno argentino».

«El 2 de junio de 2013 la ATFA, financiada mayoritariamente por Paul Singer, presidente del fondo NML Elliott, publicó una solicitada que tituló “Aliados vergonzosos” y que mostraba una fotografía de la Presidenta Cristina Fernández junto al entonces Presidente persa Mahmud Ahmadinejad. ‘Ha llegado el momento de impedir que Argentina siga transgrediendo la ley estadounidense y la ley internacional’, dice la solicitada en letras tamaño catástrofe. El 16 de junio de 2014, la Corte Suprema norteamericana decidió no tomar el caso de la deuda argentina dándole vía libre al juez Griesa para continuar amparando a los fondos especulativos internacionales».

«(…) Dos días después de la carta dirigida a la Presidenta, el propio Duncan envió una misiva al secretario de Estado John Kerry, donde advierte que ‘Argentina puede estar intentando apoyar el programa ilícito de armas nucleares iraní’ y reclama a Kerry que sopese los vínculos del gobierno de Fernández con ‘el principal auspiciante mundial del terrorismo’. Por la misma época, el senador republicano por Illinois Mark Kirk envió otra carta a la Presidenta de la Nación cuestionando las tratativas con Irán. El franqueo de dicha misiva y otros gastos mayores del senador fueron solventados por Paul Singer a través de una donación de 95.000 dólares, según Informa la International Press Service el 7 de agosto de 2013, citando al Center for Responsive Politics, organización dedicada a monitorear las donaciones políticas dentro de Estados Unidos. Días después de esas tres cartas, el fiscal Nisman inició una serie de encuentros con los dirigentes de la DAIA y de la AMIA donde se acordaron los pasos a seguir para evitar la aplicación del memorándum. En dichas reuniones, realizadas en un bar ubicado en la calle Juana Manso 1601 de Puerto Madero, Nisman repitió enfervorizadamente que estaba dispuesto a aportar ‘de sus propios recursos’ para colaborar con la DAIA a destrozar el memorándum. ‘Si es necesario, Paul Singer nos va a ayudar’, afirmó frente a dos sorprendidos contertulios”.

El ex espía además señaló que no guardó copia de la documentación que le había entregado a Nisman. En la causa que investiga la muerte del fiscal no hay registros de la reunión ni de la documentación, pero voy a señalar algo que me parece significativo: la reunión entre Nisman y el ex espía parece haber estado acordada de antemano. Eso podría explicar por qué Nisman preventivamente se encargó de sacar un pasaje para regresar a la Argentina. Y si bien las declaraciones del ex expía presentan inconsistencias —dónde se realizo la reunión, por ejemplo— fue en Europa donde Nisman decidió volver de urgencia a la Argentina, mintiéndole a su ex mujer, dejando sola a su pequeña hija en un aeropuerto y para peor sin ropa en pleno invierno europeo, porque las valijas de la pequeña viajaron con su padre a Buenos Aires a falta de tiempo para desembarcarlas.

Y si bien el ex espía no puede aportar copia de la información que dice haberle entregado a Nisman, la periodista que lo entrevistó hizo una explosiva declaración [2]: “Nosotros tenemos los papeles en nuestro poder”, le dijo a Marcelo Longobardi en su programa de Radio Mitre. Longobardi intervino: “¿Entonces usted tiene copia de los papeles que el ex agente dijo haberle dado a Nisman?

—No serían copias sino papeles del mismo tipo, pero no quisiera hablar de los papeles en sí para no comprometer a mis fuentes.

—¿Son movimientos de cuentas bancarias?

—Son de ese tipo. La importancia de los papeles en el programa era lograr que Shaya hablara en forma abierta de su último encuentro con Nisman, a quien había conocido cuando Shaya trabajaba en Buenos Aires en el 2000.

Mas adelante Longobardi señaló: “Si usted tiene los papeles sobre esos presuntos movimientos bancarios de Cristina y Máximo Kirchner, podrían llamarla de la Justicia argentina para testimoniar».

—Veremos, pero los que mi entrevistado dijo que le entregó a Nisman eran otros y yo también me pregunto dónde desaparecieron.

Yo no sé dónde desaparecieron los papeles que el ex espía dice haberle entregado a Nisman, pero sí creo que sé dónde aparecieron papeles similares. Como si en “Elige tu propia aventura”, las opciones hubiesen sido “a) El fiscal utiliza la información que le da el espía” o “b) El fiscal no utiliza la información”.

Fue la opción b). Sé que papeles de ese tenor le eran entregados a periodistas de la Argentina. Sé que uno de ellos, reconocido y respetado, los recibió y declinó publicarlos, porque después de un elemental cheque descubrió que la información era falsa y además advirtió sobre su falsedad a muchos de sus colegas. Algunos no lo escucharon.

También sé que el 29 de marzo de 2015 el diario Clarín publicó en su edición que la ex Ministra Nilda Garre sería titular de una cuenta en el exterior. El 30 de marzo y el 31 de marzo agregó el periódico que dichas cuentas en el exterior además serían titularizadas por Máximo Kirchner y un abogado allegado al kirchnerismo.

 

 

 

A raíz de la primera publicación se presentaron con una denuncia los diputados de la Coalición Cívica-ARI, Fernando Sánchez y Paula Oliveto. También se presentó Margarita Stolbizer con su propia denuncia. Y el 31 de marzo de 2015 el abogado Juan Ricardo Mussa, viejo conocido de Py, se presentó con su denuncia, que quedó radicada bajo el numero CFP 3012/2015. El juez era Marcelo di Giorgi y el fiscal Federico Delgado. Y Alejandro Rúa fue quien defendió a Nilda Garre.

La sentencia de esa causa, a la que se acumularon las otras denuncias, tiene fecha 21 de noviembre de 2018. Héctor Timerman aun estaba vivo, pero ya muy deteriorado en su salud como para que comprendiese lo que había pasado.

Para tramitar esa causa el fiscal solicito la declaración del periodista que había publicado las notas, Daniel Santoro, “con el objeto de prestar declaración testimonial y para que aporte toda la documentación de la investigación periodística que llevó a cabo con relación a la nota periodística firmada y publicada en el diario Clarín entre los días 29 y 30 de marzo de 2015 y anteriormente aludida. Así, el Sr. Santoro en su audiencia brindó mayores precisiones con respecto a los sucesos denunciados como a la información con la que contaba respecto de las cuentas bancarias (declaración ver fs. 69/73)».

«Posteriormente, el periodista acompañó diversas piezas documentales, vinculadas a su expresión volcada en su declaración, como ser: copia de un fragmento de la denuncia por encubrimiento que hizo el ex fiscal Alberto Nisman en donde se hizo alusión a eventuales ventas comerciales a Irán, cartas de legisladores norteamericanos presentadas ante el departamento de Estado (en idioma inglés), copia de las notas periodísticas de la revista brasileña Veja de referencia en su nota periodística (en idioma portugués), como así también un proyecto de resolución de la diputada Elisa Carrió sobre la hipotética triangulación de uranio enriquecido a Irán (constancias de fs. 74/91)”.

Para ese entonces en la causa sobre el Memorándum, ya el ex agente inorgánico de la AFI que dijo responder a Jaime Stiusso, Alan Bogado, había incorporado la hipótesis del tráfico nuclear como objetivo oculto de la firma del memorándum. Buena parte de la información que proporcionó Bogado se constató que era falsa, pero no en esos días.

La sentencia sobre las presuntas cuentas secretas expresa que “la información surge de la nota periodística publicada en el diario Clarín (sitio web) el día 29 de marzo del año 2015 titulada ‘Afirman que Garré habría manejado dos cuentas en Irán’ y el día 31 de marzo del año 2015 titulada ‘Máximo Kirchner sería cotitular, junto a Garré, en dos cuentas secretas’, ambas de la autoría del periodista Daniel Pedro Santoro, quien escuchado en declaración testimonial (22/4/2015) sobre el asunto, sostuvo que: ‘La segunda fuente me dio las supuestas cuentas en Irán, que son: en febrero de 2011, supuestamente se abrieron dos cuentas en el Banco Tejarat de Irán, que están a nombre de la empresa fantasma Consulting Engineers Company ubicada en Teherán. En la Sucursal Taleghani, el número de código de la cuenta sería 383 38372911794, que llegó a tener un saldo de U$S 35.547.000, la última operación electrónica se hizo el 28/4/2011 y sería manejada por Nilda Garré. En la Sucursal Gharani, el número de código de la cuenta sería 226 226119772871, que llegó a tener un saldo de U$S 12.450.000, la última operación electrónica se hizo el 28/4/2011 y sería manejada por Nilda Garré. Que según esta segunda fuente la Dra. Garré podrían tener la firma autorizada para hacer movimientos financieros en esas cuentas’”.

«La investigación judicial consta en la sentencia y revela que ‘en efecto, de la rogatoria librada a las autoridades judiciales de la República Islámica de Irán, se verificó que los números de las presuntas cuentas bancarias radicadas en el Banco Tejarat no se condicen con los registros de la entidad bancaria. Incluso se destacó que las cuentas se registran y tienen asignadas un total de diez números (dígitos). En la denuncia se indicaron las cuentas bancarias (número de código) 383 38372911794 y (número de código) 226 226119772871. (…) De la denuncia penal y testimonios que brindó el periodista Santoro y la documental que adjuntó, ningún dato preciso se aportó al respecto”.

Lo mismo sucedió con la totalidad de las cuentas atribuidas por Santoro a Nilda Garré y a Máximo Kirchner. Toda la información publicada por Clarín y Daniel Santoro era FALSA. Por eso los denunciados fueron sobreseidos. Clarín informó el cierre de la causa, pero aun debe la rectificación y el pedido de disculpas.

Y yo le debo unas disculpas a Héctor Timerman. Cuando escuché su relato de los hechos, apenas habíamos tomado su defensa con Alejandro Rúa en la causa Memorándum, lo traté de paranoico cuando me señaló que detrás de esa causa estaban los fondos buitres y Paul Singer. Aun así, incorpore en su declaración lo que él me contaba al respecto, ya que insistió con pasión al respecto.

Cuento esta historia con dolor, porque mi amigo Héctor se murió y no puedo pedirle las disculpas en persona. Y también la cuento con esperanza. Que llegue la luz a los sótanos de la democracia, ahí donde se arman estas operaciones. Y que el lawfare se acabe para siempre.

Porque de las tantas enseñanzas que me deja lo que acabo de escribir, una es que un país con un Poder Judicial que aplique las leyes y con un periodismo que no se pliegue a las operaciones de los que están en contra de los intereses de país es el camino para ser una Argentina “socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana.” Eso salva vidas y dignidades.

“Nunca más. Nadie más”.

 

 

 

 

 

 

 

[1] https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-270831-2015-04-18.html

[2] https://www.clarin.com/politica/nisman-misterioso-ex-espia-llamado-inesperado-israel_0_nS23xJ0CD.html

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

23 Comentarios
  1. Pedro dice

    A pesar de las penas, qué importante es repasar la historia, la propia y la colectiva. Al cantante no creo que le podamos exigir algo, pero al plagiador local, mezcla de beato y de animal (aunque más parecido a lo segundo, con el debido respeto a las faunas), tan adepto al espionaje, hay que cobrárselas con todas las de la ley. Abrazo Graciana, y gracias por apuntar con la linterna donde está la mugre.

  2. Gonzalo Roca dice

    Quise decir acordate que los que ya no están, todavía nos ven.

  3. Gonzalo Roca dice

    Hola Graciana! «En defensa» de tus viejos: nuestros recuerdos de pendejos les ocupan espacio en la casa… Los tienen que limpiar, ordenar, y ni te digo si tienen que hacer una reforma… Para todo en la vida, menos es más… Hay que aprender a tirar o dar. Abrazo buenísima la nota. Y acordate que los que no están todavía no nos ven.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.