Energía: ¿negocio o derecho humano?

Debatirlo en el Congreso supone un primer triunfo contra el tarifazo

 

El Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), celebra se haya instalado en el Congreso de la Nación un debate profundo sobre el rol verdadero que debe tener un sistema energético, y si sus servicios públicos son un derecho humano o una mercancía.
  
A propósito, Federico Bernal, director del OETEC, afirmó que “la presión popular consiguió que a lo largo y ancho del país se instalara un debate tan fundamental como pendiente desde hace décadas: la energía, para qué está y para quiénes. ¿Es una mercancía o un derecho humano? ¿Debe ser barata y subsidiada o cara y con tarifas especiales solamente para los “pobres”, como nos sugiere el FMI? El hecho de haber doblegado a un Poder Ejecutivo en manos de empresas y corporaciones, y logrado meter por la ventana este debate en el Congreso Nacional, es el primer triunfo del pueblo argentino contra el tarifazo”.

Por su parte, Belen Ennis, investigadora del OETEC, señaló: “No llaman la atención los argumentos esgrimidos por los diputados del oficialismo en el debate por el proyecto de ley para retrotraer tarifas a noviembre del año pasado y prohibir nuevos incrementos por encima del índice de precios mayoristas y los ingresos de los trabajadores. Sin excepción, plantearon la visión neoliberal de la energía, entendiendo que un sistema energético está en crisis cuando tiene déficit comercial, cuando importa y no exporta, cuando está altamente subsidiado, cuando la presencia del Estado es protagónica, y cuando las empresas no tienen las tarifas liberadas y dolarizadas, teniendo además la potestad de regular las inversiones de acuerdo a sus balances y no a las necesidades de una nación en vías de desarrollo con movilidad social ascendente”.

Desde el OETEC se insiste en recomendar a los diputados y las diputadas del oficialismo, se formulen las siguientes preguntas:

¿Cómo fue que el kirchnerismo logró, sin tarifazo ni desregulación del sector, incorporar un 60% más de usuarios del gas por redes que entre 1993 a 2002?

¿Cómo fue que, sin tarifazo ni desregulación del sector, consiguió una expansión de la demanda gasífera del 39% entre 2003-2013 vs. el 28% del período 1993-2002?

¿Cómo fue que, sin tarifazo ni desregulación del sector, entregó hasta un 54% más de gas al mercado interno de lo hecho entre 1993-2002?

¿Cómo fue que, en materia de electricidad, entre 2003 y 2015 se incorporaron 4,146 millones de nuevos usuarios, mientras que entre 1991 y 2003 unos 2,131 millones, esto es, casi el doble?

También OETEC recomienda que los legisladores nacionales lean la siguiente definición de un sistema energético brindado por Naciones Unidas (subrayado OETEC): “La prestación de servicios de energía adecuada y confiable a un precio asequible, de una manera segura y ambientalmente benigna, y de conformidad con las necesidades del desarrollo económico y social, es un elemento esencial del desarrollo sustentable. La energía es vital para erradicar la pobreza, mejorar el bienestar humano y elevar el nivel de vida”.

Otra definición que los diputados deben tener en cuenta a la hora de debatir la energía: “La seguridad energética se define como la disponibilidad de un suministro regular de energía a un precio asequible , mientras que la crisis energética es causada generalmente por la escasez del suministro energético o los aumentos de precios que afectan significativamente la economía y conducen al deterioro socioeconómico, industrial y productivo nacional “.

Bernal concluyó que “durante doce años, desde 2003 a 2015, se cansaron de decir que vivíamos una crisis energética. Pero en ese período la generación de energía más que se duplicó y el consumo creció exponencialmente; asimismo, más de 7 millones de hogares se incorporaron a los servicios de gas por redes y electricidad, diez provincias se interconectaron a la red eléctrica nacional y cuatro provincias a la red troncal de gasoductos. Las tarifas fueron accesibles siempre, promoviendo la competitividad de nuestra industria, nuestra producción, nuestro comercio interno y la incorporación récord de usuarios desde 1983. Y todo esto, que fue sumamente positivo y que derivó en un crecimiento promedio del PBI superior al 80% en el período aludido irrigando en desarrollo, modernización económica e inclusión social, se debió a una energía barata, abundante y subsidiada”.

 

 

1 comentario
  1. Carlos Alberto losa dice

    Los tres artículos que leí son muy pero muy buenos. Trataré de hacerme más tiempo para leerlos todos o casi. Éste espacio informativo , rompe candados y abre cabezas. Ustedes comienzan a ser parte , en estas circunstancias , de la categoría de los imprescindibles. Felicitaciones.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.