Entre el miedo y el coraje

Hay decisiones del poder real que solo se contrapesan con gobiernos populares dotados del coraje necesario

 

El carácter de crisis estructural o tal vez terminal del capitalismo globalizado se precipitó tras la pandemia. El comportamiento del capital concentrado a niveles históricamente incomparables coloca el desafío de enfrentar desde los trabajadores y los sectores populares una realidad diferente. La defensa sin cortapisas de la democracia y los derechos humanos y la bandera de la paz bajan del simbolismo a tierra, cuando las condiciones objetivas que precedieron ambas contiendas bélicas del último siglo se reproducen tan nítidamente.

El escandaloso acaparamiento de vacunas y las presiones de las farmacéuticas como Pfizer para exigir recursos soberanos como garantías del acceso al remedio, son límites que muestran decisiones del poder real que solo se contrapesan con gobiernos populares dotados del coraje necesario. El escenario internacional está tensionado y los trabajadores de las grandes trasnacionales son sometidos a amenazas colectivas de cara a la reconversión que se lleva adelante.

 

 

Vacunar, vacunar y vacunar

La flamante ministra Carla Vizzotti anunció el comienzo de la campaña para el personal de las escuelas con la vacuna china. “Se ha decido destinar las vacunas de Sinopharm al personal docente y no docente, que abarca una población total de 1.458.000 en todo el país”, destacó el ministro Nicolás Trotta, según los consensos construidos en el seno del Consejo Federal de Educación. El anuncio de la inoculación de los docentes era muy esperado por los sindicatos del magisterio y se da en un marco del reinicio de las clases presenciales en los colegios de todo el país. La vacuna china se suma a la Sputnik V de Rusia, y son parte esencial de la estrategia nacional para prevenir los casos de la Covid-19.

Mientras tanto, la Ciudad de Buenos Aires tiene la mitad de sus vacunas sin utilizar y eso que aún “no terminaron con el personal de la salud”. Los esfuerzos que realiza Fernán Quirós por defenestrar a Vizzotti y al jefe de Gabinete Santiago Cafiero son su prioridad, aunque tenga que abandonar la necesidad de los ciudadanos de vacunarse en su propio distrito.

El intendente porteño acordó con el Hospital Alemán, el Italiano y el Sanatorio Güemes, entre otros. ¿Por qué ellos hacen uso de un bien social como la vacuna contra el Covid que compró el Estado Nacional y CABA privatiza la vacunación? Larreta desconoce la ley de profesionalización de la enfermería y ningunea a los 300 enfermeros muertos durante la pandemia por las malas condiciones laborales. El PRO y sus aliados han privatizado la vacunación, utilizan los privilegios del poder: privatizan la distribución (como en CABA o Jujuy) y luego si aparece algún beneficiado impuro es una cuestión “privada”.

 

 

“Que pague el bono y se deje de romper las pelotas con amenazas”.

 

 

“Horacio” pretende pasar el aviso de la reducción de presupuesto a la Ciudad por parte del gobierno nacional. Para eso amagó con sacar horas extras en la limpieza de la ciudad (“para ahorrar”), lo que implicaría un quite de 15 a 20.000 pesos según las categorías. El Sindicato de Camioneros mostró la musculatura gremial ante las empresas de recolección y barrido de calles que prestan servicios para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pablo Moyano había afirmado sin ninguna sutileza: “Que pague el bono y se deje de romper las pelotas con amenazas”. Apenas cuatro horas de paro y el adjunto de SiChoCa anunció que 500 trabajadores contagiados o personal de riesgo también cobrarán el bono firmado en diciembre. “Todos los trabajadores van a cobrar ese bono”, enfatizó y señaló que “las empresas se comprometieron a hacer todo lo posible para defender los puestos de trabajo y que van a tratar de no modificar lo que el gobierno de la Ciudad les quieren imponer”.

Según informó el sitio Infogremiales, los trabajadorxs de GPS volvieron a denunciar “la alarmante política de persecución que se empeña en profundizar esta empresa tercerizada de Aerolíneas Argentinas”.

 

 

La precarización se ensaña en especial con las compañeras mujeres.

 

 

“Durante todo el 2020, año de la pandemia, se dio una lucha por el salario y en ese marco la empresa GPS suspendió a más de 170 trabajadoras y trabajadores por medidas realizadas en reclamo de este derecho. Nos descontaron miles de pesos por reclamar nuestro sueldo”, contaron, y destacaron que “las trabajadoras son las que estuvieron desde el día uno en la primera línea de contagio con los vuelos de repatriación y ahora siendo parte de la operativa aeronáutica de distribución de las vacunas para combatir el Covid a todo el país. Es indignante. Los funcionarios y funcionarias hablan de nuestros derechos, pero las trabajadoras precarizadas la pasamos cada vez peor”, dijeron.

 

 

Las amenazas de Paolo

Paolo Rocca, el referente patronal que emite señales para todos lados, acaba de despedir a otros 20 trabajadores de su planta de Canning. Su estrategia de despidos y rebajas salariales está destinada no solo a los propios sino a todo el mundo empresario y fundamentalmente al gobierno, ante el cual su gestualidad permanente es de menosprecio. Como buen guerrero del capital desprecia la política y cultiva el poder. Una brava resistencia de la comisión interna bancada por delegados de la planta Valentin Alsina, correspondiente a la seccional Avellaneda de la UOM, pone en tensión a las autoridades de la seccional local y evidencia la inutilidad de la cabeza nacional de la UOM, Antonio Caló.

 

El pase al convenio siderúrgico es demorado por Paolo Rocca para imponer sus condiciones.

 

 

Ya es la tercera vez que Rocca le hace el vacío a la convocatoria de Alberto Fernández y su propósito de crear un Consejo Económico y Social. La presencia de Martín Berardi, su mano derecha, no implica ningún compromiso. Cuando reinauguró un horno de fusión al vacío en la ex Somisa con la presencia de Cristina Fernández, entonces Presidenta, en el acto realizado dentro de la planta con su propio protocolo, se equiparó en la historia de la siderurgia nacional a la figura del general Manuel Savio. Esta es la estatura autopercibida de este guerrero global que poco afecto le tiene a la democracia y escaso respeto a las autoridades electas por las mayorías.

 

 

La Coopi no se va

Existen pequeños acontecimientos que de repente adquieren una gran significación. El 26 de febrero de 2021 no desaparecerá la Coopi. Cuando todo se había rechazado —desde el municipio, el Consejo, la gobernación—, un recurso judicial accionó una decisión y el pelotón de fusilamiento recibió la voz de alto. El alivio recorrió el cuerpo de los atribulados cooperativistas y quedan con la sensación de una vida prolongada. La Cámara Contencioso Administrativa de 2ª Nominación hizo lugar parcialmente y “de manera excepcionalísima” a una medida cautelar solicitada por trabajadores en relación de dependencia y socios de la cooperativa.

Como consecuencia de la medida, la Cámara ordenó a la Municipalidad de Villa Carlos Paz que suspenda la ejecución del Decreto 534/2020 y la Resolución 039/2020 de la Secretaría de Desarrollo Urbano Ambiental, hasta que tenga lugar, efectivamente, una audiencia entre las partes que fue convocada por el tribunal para el 1° de marzo de 2021, a las 11. No quedan dudas de que las medidas de resistencia ofrecidas por los afectados desde marchas, seminarios virtuales, recolección de firmas hasta el encadenamiento en la puerta de la Legislatura debía generar alguna reacción en el poder. Los conflictos más complicados se resuelven a lo largo del tiempo si logran transformarse en escándalos políticos. Vaya si estalló el escándalo en Carlos Paz.

 

 

La peste y los agrobandidos del Paraná

“Lo que puedo hacer como argentino es decir que ellos tienen el control absoluto de lo que entra y lo que sale y que no conocemos”. Mempo Giardinelli ayudó con su pluma. No se guardó nada y caracterizó en su escrito que Argentina se enfrenta a “un empiojamiento ético e incomunicacional de la vida política, fogoneado por mentidiarios, telebasura y pretendidos éticos de lengua que la van de moralistas —y en un contexto en que a los estragos de la peste, la Justicia manipulada, el abuso empresarial, bancario y de los agrobandidos, se suman la creciente violencia opositora de corte fascista y sus mitologías idiotas—, el drama fundamental de este país es el hambre que padecen millones de compatriotas.”

Giardinelli escribió un artículo en Pagina/12, que encabezó señalando que “es imperioso recuperar el control estatal de nuestro Padre Río al que llegan hoy, en 2021, más de 2 millones de camiones y 250.000 vagones al año, y todo se concentra en unos 30 puertos fluviales sobre el Paraná, donde están las más grandes fábricas de aceite del mundo, el 80% extranjeras”.

El secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, informó que los trabajadores del corredor Paraná-Paraguay “están realizando asambleas”, por lo que están paralizadas todas las actividades en el sector “en defensa de los puestos de trabajo”. En declaraciones a Télam, el también Secretario General de la CATT y la FeMPINRA, anunció un paro general por 24 horas “en defensa de las fuentes de trabajo y ante la inminente caída de la concesión de la actividad en la Hidrovía Paraná-Paraguay”, lo que amenaza la estabilidad laboral de los trabajadores de ese corredor exportador naval.

 

Daniel Yofra (aceiteros) y Juan Carlos Schmid (dragado) anuncian estrategias conjuntas.

 

Schmid explicó que más de 800 trabajadores argentinos operan las dragas, balizadores, lanchas hidrográficas y talleres, por lo que reclamó “la preservación de las fuentes laborales, el encuadramiento del personal y la plena vigencia del Convenio Colectivo de Trabajo, aun cuando se produzcan cambios de empresa”. Afirmó además que el gremio respalda “la construcción del canal Magdalena”, aunque aseguró que “no es posible suponer que la sola apertura de un canal de navegación constituye la recuperación de la soberanía en el área”. El organismo del Estado (en alusión a la Dirección Nacional de Construcciones Portuarias y Vías Navegables del ministerio de Transporte) «fue sucesivamente ignorado desde esos años”, cuestionó.

“Los restos de la flota estatal, arrumbada y obsoleta, corren peligro de hundimientos, aunque aún pueden ser recapacitados centenares de trabajadores, aprovechando los distritos y con una inversión en una empresa nacional que atienda la totalidad del tramo entre Santa Fe y el norte, porque sólo se requiere voluntad política”, exhortó.

 

 

El piso de ganancias se va para arriba

Tras la reunión de los diputados de extracción sindical se acordó presentar al inicio de las sesiones un texto de Facundo Moyano que contempla “exenciones por horas extras, viáticos, horas nocturnas, feriados, días no laborables trabajados, adicionales por productividad, eficiencia, zona y desarraigo, trabajos penosos, peligrosos o insalubres, indemnizaciones, antigüedad y turnos rotativos”. Suma deducciones para hogares monoparentales y contribuyentes con discapacidades. A los trabajadores que cobren hasta 124.000 pesos netos de sueldo no se les descontará el impuesto. Existen cerca de 2 millones de asalariados registrados en la cuarta categoría que pagan.

 

Tras la reunión con diputados sindicales habrá más deducciones en el proyecto de ganancias.

 

Vanesa Siley, Walter Correa, Pablo Carro, Hugo Yasky, Claudia Ormachea, Patricia Mounier, Carlos Ponce, Carlos Cisneros, Facundo Moyano, entre otros, acordaron presentar la iniciativa para que “dejen de pagar el tributo la mitad de quienes hoy aportan”, según explicó Sergio Massa, presidente de la Cámara y publicitado gestor de la iniciativa.

Alberto Fernández atraviesa una semana particularmente sensible. Renunciar a su amigo Ginés Gonzalez García tiene un costo emocional fuerte; la opinión pública tras el impacto del sincericidio de Horacio Verbitsky pondrá en su lugar la estatura del hecho cometido. La derecha impiadosa se deleita destrozando cadáveres como lo hizo hace medio siglo. Es bueno saberlo para salir de la zona del asombro.

La ola de femicidios que no amaina lleva al límite la paciencia del colectivo de mujeres y anuncia literalmente que “va a hacer tronar el escarmiento”. La emergencia reclama penas más gravosas sobre funcionarios indolentes que no reaccionan ante la desesperación de las víctimas que anuncian su propia muerte, como después sucede. Políticas más estrictas con los golpeadores, ya sean población civil o especialmente de fuerzas de seguridad y parlamentarios. De poco sirve la más larga condena imaginable si no se detiene la ola antes de que sucedan los crímenes. La peste tiene la esperanza de la vacuna. Los femicidios siguen siendo una zona tenebrosa respondida con el asombro y la impotencia política, porque el dolor más profundo tiene cara de mujer. La cuarentena y el encierro agravaron la violencia contra las mujeres.

La nueva normalidad soñada exige como consigna fundamental el “Ni Una Menos”. De este desafío nadie se debe excluir. No hay grieta posible para que se comprometan todos los sectores y sea una política de Estado y sus tres poderes.