ES AL REVÉS, SANTORO

Una operación fallida del operador judicial de Clarín

 

El operador judicial del Grupo Clarín, Daniel Pedro Santoro, sostuvo que el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, me bajaba línea para realizar operaciones contra el gobierno de Maurizio Macrì, pero el ejemplo que menciona demuestra exactamente lo contrario: el disgusto del funcionario por una nota en la que fui crítico de su gestión. Ese golpe bajo es la mediocre respuesta de Santoro a la investigación que publiqué en El Cohete sobre su relación con el agente de inteligencia Marcelo Sebastián D’Alessio, retratada en la ilustración de esta nota.

El artículo de Santoro, publicado en la edición de Clarín de ayer y que se replicará en las otras bocas de expendio del Grupo, se refiere a los chats del ex viceministro Roberto Baratta que fueron desencriptados por el Tribunal Oral Federal 8. Allí menciona a quienes denomina «periodistas K», y afirma que De Vido «les bajaba línea».

Me menciona dos veces:

  • De Vido le pregunta a Baratta si su vocero, Horacio Mizrahi, me hizo llegar un mail referido a sobreprecios pagados por el gobierno de Macrì por la compra de combustibles.
  • En agosto de 2016, De Vido aconseja “fíjate la nota de verbitski hay un bóludo q escribe una nota adjunta q dice q no quisimos no supimos o no pudimos tener un análisis de costo de producción tal lo hacia ypf antes de su privatización. Me gustaría contestar mandándole al perro primero nuestra respuesta”.

La consulta que hice al vocero Mizrahi forma parte de la rutina cotidiana de cualquier periodista que recaba información por los canales institucionales.

La nota que De Vido menciona se titula El DesPISte y fue publicada el domingo 21 de agosto de 2016 en el matutino Página/12. No hay una nota adjunta ni un boludo que señale las limitaciones en la gestión energética de De Vido. Se trata de un subtítulo de la única nota de esa edición. Luego de entrevistar al especialista en temas energéticos de la Fundación Bariloche, Roberto Kozulj, soy yo quien afirma que el kirchnerismo no revirtió la oscuridad sobre los costos de producción que imperó desde la privatización de YPF, lo cual explica la dificultad del ministro de Macrì, Juan José Aranguren, para responder preguntas legislativas sobre costos. Por si alguien tiene dudas, se reproduce aquí el párrafo pertinente:

Mi crítica a la gestión de De Vido, que Santoro tergiversa.

 

En las ediciones posteriores del matutino no hay ninguna respuesta de YPF, de Julio de Vido ni de su ministerio.

¿Esta burda tergiversación expresa la voluntad de mentir por una venganza personal o es apenas manifestación de la mediocridad profesional del autor? En su libro de 2005 Técnicas de investigación, Santoro explica cómo se realizan operaciones encubiertas entre periodistas, abogados, jueces o fiscales, de modo de lograr para las investigaciones periodísticas el aparente respaldo judicial que piden las empresas de medios. Este es un típico caso de real malicia, que condenaría cualquier tribunal imparcial e independiente, un bien escaso cuando se trata del Grupo Clarín y de su ariete.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí