¿Es posible un golpe en Brasil?

Gane o pierda, el ascenso de Jair Bolsonaro plantea una amenaza a la joven democracia brasileña

 

Americas Quarterly, la influyente revista del Council of Americas /Sociedad de las Américas, publicó un inquietante artículo del profesor brasileño de Negocios y Finanzas Rodrigo Zeidan, quien enseña en la filial Shanghai de la New York University y en la fundación brasileña Dom Cabral. Sin compartir sus opiniones sobre gobiernos y procesos, publicamos su columna porque analiza un tema de seria preocupación si Bolsonaro no ganara las elecciones, que es lo más probable, en la segunda vuelta.

 

Para algunos sería muy improbable, pero la receta para un golpe militar en Brasil está. Los ingredientes: un capitán del ejército retirado como candidato presidencial con un general retirado como compañero de fórmula, amplio apoyo de las bases militares para la boleta castrense, la erosión de las instituciones democráticas y la crisis económica más profunda de los últimos tiempos. Si condimentamos con un candidato de izquierda que posiblemente trate de perdonar a un ex Presidente encarcelado y dejemos que todo se cocine y se mezcle con noticias falsas y polarización en las redes sociales, el plato resultante podría ser un golpe militar no muy diferente de los que lo hemos visto en Brasil y en otros rincones de Sudamérica en los años ’60 y ’70.

Esta campaña presidencial brasileña es diferente. Desde 1994, dos partidos, el Partido de los Trabajadores (PT) y el PSDB, se han turnado para ganar y ocupar el segundo lugar en las elecciones presidenciales. En la actualidad, el candidato que lidera las encuestas es Jair Bolsonaro, un ex capitán del ejército que ha cumplido siete mandatos en el Congreso. Bolsonaro llamó la atención pública por primera vez después de haber sido acusado, pero nunca declarado culpable de fomentar el terrorismo para promover salarios más altos para los militares. Ha expresado muchas veces su amor por los días de la dictadura (1964-1985) y ha agitado el fantasma del fraude electoral (si pierde las elecciones, por supuesto). Durante sus 26 años de mandato, Bolsonaro fue mejor conocido por sus conflictos con activistas de derechos humanos, miembros de izquierda del Congreso y el establishment político, en lugar de jugar un papel importante en la elaboración de leyes. Como político marginal de la extrema derecha, presentó solo dos proyectos de ley en su carrera, pero pidió el asesinato del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, señaló que una congresista “no era lo suficientemente bonita como para ser violada” y pidió un nuevo golpe. El fiscal general lo acusó de ataques incendiarios contra mujeres, negros, homosexuales, extranjeros e indígenas, pero nunca lo envió a la cárcel. (Bolsonaro tuvo que pagar daños por su frase sobre  la violación.)

Por todo esto  Bolsonaro deberìa ser sólo un populista tropical de extrema derecha, como la francesa Marine Le Pen o el holandés Geert Wilders. Pero en América Latina, un ejército populista desafiando abiertamente las normas e instituciones de la democracia trae recuerdos frescos. Los gobiernos militares controlaron 11 naciones latinoamericanas durante períodos significativos desde 1964 hasta 1990. La democracia es una realidad reciente y aún hoy sigue siendo difícil de alcanzar en lugares como Venezuela, Cuba y Nicaragua (por no mencionar los frecuentes intentos en su contra, como los esfuerzos recientes de Evo Morales para revocar un referéndum que le impide postularse para la reelección en Bolivia).

Bolsonaro es más que una falla del sistema, es una amenaza directa a la democracia. Su compañero de fórmula, el general Antônio Hamilton Mourão, ha hablado de una nueva Constitución sin participación popular. Mourão duplicó a la retórica extremista después de que el candidato principal fuera apuñalado, echando la culpa a la izquierda (“Si quieren usar la violencia, somos los profesionales de la violencia”) y elogió públicamente a la dictadura militar, incluido el torturador más notorio de Brasil, en TV. (“Hubo excesos. Los héroes matan”.)

Un capitán retirado y un general que defiende opiniones violentas ya despiertan las miradas en una región acosada por las dictaduras anteriores. Pero otros eventos también apuntan al riesgo de que las Fuerzas Armadas se movilicen para “proteger la democracia” en la forma de una intervención directa. Por ejemplo, el general Mourão planteó la posibilidad de que un gobierno de Bolsonaro dé un autogolpe “en una situación de anarquía”. Mientras tanto, los líderes del Partido de los Trabajadores, que probablemente estarán en la segunda vuelta contra Bolsonaro, han estado anunciando un perdón presidencial para el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva si la izquierda gana las elecciones de octubre, una medida que podría impulsar a algunos elementos en el ejército a entrar en acción. Lula está en la cárcel por aceptar sobornos.

El ascenso de Fernando Haddad, el candidato del PT, define una peligrosa polarización, que se ajusta perfectamente a la narrativa agresiva de Bolsonaro. Haddad sustituyó a Lula en la boleta electoral. Lula fue elegido inicialmente por el PT, pero la justicia electoral electoral lo excluyó debido a su condena relacionada con la corrupción. El PT es el chivo expiatorio favorito de Bolsonaro, quien recientemente pidió “disparar a estos mafiosos”. La palabra en portugués es petralhada, un término despectivo para los seguidores del PT.

Bolsonaro parece estar pavimentando el camino, directa o indirectamente, para un golpe de estado o un régimen autoritario respaldado por los militares. Goza de un amplio apoyo entre las bases militares. Si gana, los llamados a una nueva Constitución que restrinja la democracia irán en aumento. Si pierde, el retorno del PT al poder en una elección retratada por los partidarios de Bolsonaro como fraudulenta podría usarse como excusa para la acción militar.

Alejarse del precipicio requerirá más que un mea culpa de un candidato que construyó su carrera buscando el favor de los militares. Esta es la primera vez que la Organización de los Estados Americanos (OEA) observará las elecciones brasileñas. Y Brasil necesita todo el apoyo que puedan reunir los países pro-democráticos.

 

3 Comentarios
  1. daniel rico dice

    La política imita al arte (1) EL FRAUDE BOLSONARO

    En un cuento de Borges, me abstendré de nominarlo, un erudito irlandés reconocido por sus estudios sobre el teatro Isabelino es comisionado para escribir la biografía del gran héroe de la revolución irlandesa. Mientras avanza en la recopilación de fuentes históricas el estudioso descubre sorprendentes coincidencias entre el asesinato del héroe en vísperas del triunfo de la revolución y la muerte de Julio César. Más desconcertante aún: los hechos históricos se parecen demasiado al argumento de la tragedia de Shakespeare, hasta la literalidad.

    “Que la historia hubiera copiado a la historia ya era suficientemente pasmoso; que la historia copie a la literatura es inconcebible” (J.L. Borges)

    Más modestamente, señalare una coincidencia entre una pelicula yanqui y el atentado contra un candidato a la elección presidencial del Brasil que se desarrollará hoy, ahora.

    La pelicula es “BOB ROBERTS” (1992) de Tim Robbins. El argumento narra el ascenso de un candidato derechista, con un discurso groseramente fascista y populachero. A pesar de su meteórico crecimiento las encuestas dicen que Bob no podrá ganar las elecciones, entonces alguien atenta contra su vida, le dispara por la espalda y lo deja en silla de ruedas, esto hace que crezca en las encuestas hasta superar a su oponente.

    El argumento del atentado contra el candidato brasileño Jair Bolsonaro, apuñalado en público cuando su campaña no lograba levantar cabeza y que luego crecería hasta liderar la intención de votos, parece calcado de la pelicula de Tim Robins.

    Dejo los muchos y muy interesantes detalles subsidiarios a mis fértiles copistas.

    ©Daniel.Rico.2017.10

  2. daniel rico dice

    No. Porque no hace falta. Con el control total de los medios de comunicación, de producción, el poder judicial, la iglesia evangelizadora, se puede controlar a la población.

  3. Diego dice

    Ojala jamas suceda, pero de suceder, espero que se active la clausula democrática del Mercosur y Brasil sea expulsado. Mas allá de las enormes perdidas económicas que eso traería, es una cuestión ética.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.