Fangal

Cuando a la bicicleta financiera se le acaba el asfalto

 

En estos días cercanos a las PASO, fantasmas del pasado irrumpen súbitamente en la escena política desgarrando por un instante las brumas que emanan de un gobierno empeñado en ocultar la realidad anestesiando a la población con el miedo a “los de abajo”. Alberto Fernández, candidato a la Presidencia de la República, expuso esta semana las primeras medidas a adoptar por su gobierno en caso de ganar las elecciones este año. Estas medidas han provocado un debate que permite revelar el saqueo inherente a la política de ajuste llevada adelante por este gobierno y la capacidad de esta política de provocar una hecatombe económica y social semejante a la vivida en un pasado no tan lejano cuando los ingresos y ahorros de amplios sectores medios de la población fueron sustituidos por papelitos de color. Paradójicamente, estos sectores sociales constituyen hoy el principal territorio de disputa electoral entre la oposición y Macri.

El domingo pasado, en una entrevista con Roberto Navarro, director de El Destape, Alberto Fernández propuso garantizar medicamentos gratis y un aumento del 20% a los jubilados, desdolarizar las tarifas públicas y hacer un acuerdo de precios y salarios. Estas políticas serán financiadas dejando “de pagar los intereses de las LELIQs que está pagando la Argentina todos los días”. Así, una escueta frase de Alberto Fernández permitió sacar a relucir la esencia de la política actual basada en brutales e invisibles transferencias de ingresos desde los que menos tienen y son los más, hacia un sector empresario muy poderoso y reducido, encarnado en este caso por los bancos. Acto seguido, Alberto Fernández aludió a la relación existente entre esta política financiera y la política cambiaria del gobierno: “Un dólar que hoy esta ficticiamente retrasado… y todo el mundo lo sabe”. Por eso “el campo no liquida la cosecha récord esperando que se sincere… nos hacen vivir con un dólar barato que se fuga permanentemente de la Argentina y a cambio pagamos tasas exorbitantes que impiden el desarrollo” (lpo.com 29 7 2019). Concluyó subrayando la necesidad de sustituir la especulación financiera por la inversión productiva, recortando las tasas de interés y adoptando un tipo de cambio alto que permita «promover las exportaciones y generar las divisas necesarias para pagar la deuda» (infobae 30 7 2019). La reacción oficial fue inmediata: al día siguiente el FMI hizo valer su autoridad aseverando la continuidad de la actual política monetaria “con altas tasas de interés» (lpo.com 29 7 2019). Al mismo tiempo, el gobierno y sus medios afines detonaron una andanada mediática acusando a Alberto Fernández de promover un default y una corrida cambiaria con el fin de desestabilizar el presunto avance de la candidatura de Macri en las encuestas (lpo.com 30 7 2019).

A pesar de su carácter escueto y poco profundo, las declaraciones de Alberto Fernández pusieron el dedo en la llaga de un presente acechado por una corrida cambiaria inminente, una corrida estrechamente relacionada con un andamiaje financiero que no solo concentra los ingresos en muy pocas manos sino que amenaza con hacer estallar a la economía impactando severamente sobre el conjunto de la sociedad. De este modo, poco a poco empieza a tomar cuerpo el carácter desestabilizador de la política actual y el modo en que la misma condiciona al próximo gobierno. Esto permite que el objetivo estratégico de endeudamiento ilimitado perseguido por el FMI en el país pueda a salir a la luz del día.

 

 

Fuga de capitales, cepo y corrida cambiaria

La campaña electoral de Macri ha tenido como uno de sus nortes demonizar la política de control de cambios del gobierno de CFK, mal llamada cepo. En el relato oficial la corrida cambiaria surge de ese supuesto miedo de los mercados (y de los sectores medios de la población que compran dólares a fin de mes para proteger sus ingresos) a un posible triunfo electoral del peronismo y a la consiguiente aplicación de algún tipo de control de cambios. Este cuco es agitado por el oficialismo para inducir a la población a votar a Macri a fin de asegurar estabilidad cambiaria y la consiguiente tranquilidad económica. Este relato apoyado por el FMI es también utilizado por inversores financieros tanto locales como extranjeros. Así, por ejemplo, hace pocos días el  poderoso banco norteamericano JP Morgan recomendaba a sus clientes comprar un activo financiero local (LECAPs) aprovechando las altísimas tasas de interés y descontando que el triunfo electoral de Macri permitirá al BCRA mantener un dólar controlado (lpo.com 26 7 2019). En este contexto, las declaraciones de Alberto Fernández cayeron como un balde de agua fría y seguramente incidieron sobre la continuidad de una tendencia ascendente del valor del dólar iniciada la semana anterior. Así, en esta semana el tipo de cambio aumento 1 peso bordeando los $46 al mismo tiempo que el riesgo país trepo a los 818 puntos.

Las corridas cambiarias, sin embargo, tienen en nuestro país raíces estructurales y se iniciaron hace mucho tiempo. Constituyen parte esencial de un fenómeno más general: la fuga de capitales, inherente a la forma de acumulación de capital dominante en el país desde fines de los años ’60. Esta acumulación se basa en una creciente dependencia tecnológica, en el control monopólico de sectores claves de la economía y en el incremento del endeudamiento externo. Al dolarizar los precios de las tarifas y de los combustibles y al promover la especulación financiera con seguro de cambio (dólar controlado) para atraer inversiones financieras del exterior, el gobierno de Macri ha profundizado estos problemas estructurales y los conflictos sociales que los mismos han engendrado a lo largo de las últimas décadas. Esto, sumado a la total falta de control sobre la salida y la entrada de capitales, ha otorgado a la fuga un ritmo inédito durante todo este gobierno.

En lo que va de la gestión de Macri el total de divisas que salieron del circuito financiero compradas legalmente asciende a U$S 70.210 millones. En el primer semestre previo a las PASO se han fugado un promedio de U$S 1.814 millones por mes, con un total acumulado de U$S 10.881 millones (ámbito.com 29 7 2019). La coyuntura financiera internacional de altas tasas de interés creó en 2018 un escenario propicio a la salida de capitales de las economías emergentes. Esto sumado a la creciente puja entre fracciones empresarias locales por una mayor apropiación de los ingresos, expresada en una creciente inflación, detonaron el año pasado una corrida cambiaria de envergadura que desembocó en la intervención del FMI para impedir el default.

Esta intervención del FMI, lejos de eliminar el peligro de una corrida la mantuvo vigente, como complemento de un ajuste que tiene desde su inicio el objetivo de disciplinar tanto las demandas de mayores ingresos por parte de los sectores populares como la puja entre los sectores empresarios que controlan monopólicamente áreas estratégicas de la economía y tienen por ello capacidad para formar precios y apropiarse así de una mayor cuota del excedente, los ingresos y la riqueza acumulada en el país. La política de restricción monetaria y altísimas tasas de interés buscó inducir una recesión profunda y sin límites. Esta recesión sumada a la flotación del dólar dentro de amplios parámetros pretendió domar a la inflación local. A un año de la intervención del FMI, la inflación persiste en el podio mundial y la flotación del dólar se ha transformado en un dólar planchado gracias al uso de más del 80% de las divisas del préstamo stand-by del FMI con el objetivo de aceitar la bicicleta financiera con seguro de cambio, generando una estabilidad cambiaria ficticia que busca inducir el apoyo electoral a Macri por parte de los sectores de la población sensibles a la dolarización de sus ahorros.

La reelección de Macri es de importancia estratégica para el FMI porque asegura la continuidad de una política de ajuste que desemboca en el endeudamiento ilimitado, es decir en la contracción de nueva deuda para enfrentar los vencimientos de la “vieja” deuda imposibles de saldar, debido al ajuste. Esto, en un país con abundancia de recursos naturales no renovables de importancia estratégica, explica que el FMI, bajo las directivas del Presidente norteamericano, haya invertido el 60%  de su capital para asegurar la reelección de Macri en circunstancias económicas que violan sus propios estatutos.

 

 

La corrida cambiaria y la bomba de las LELIQs

A un año de ajuste del FMI y a pesar de la dolarización alcanzada al momento actual, hoy existen en el sistema financiero local inversiones en pesos equivalentes aproximadamente a U$S 29 millones que pueden volcarse a la compra de dólares y fugar si las circunstancias económica y políticas locales e internacionales así lo aconsejan. Frente a esta situación, no solo el BCRA carece de munición suficiente para neutralizar una corrida cambiaria similar a la de 2018 sino que, de ocurrir, pondrá en jaque todo el andamiaje montado en el país para aceitar la especulación financiera.

El FMI ha concedido al gobierno la posibilidad de intervenir diariamente en el mercado de cambios para controlar la estampida del dólar con un tope de U$S 3.600 millones a futuro a ser utilizados hasta el próximo mes de septiembre. Estos se suman a los U$S 3.000 millones que ya tenía el BCRA comprados a futuro y dan un margen de intervención diaria cercana a los U$S 110 millones. A esto hay que agregar los 60 millones de dólares diarios que vende el Tesoro en el mercado, también con autorización del FMI y con el objetivo de regular el avance del valor del dólar. Sin embargo, si hubiese una corrida cambiaria de envergadura la munición asignada al BCRA será insuficiente y tendrá que acudir a las reservas internacionales de libre disponibilidad, unos U$S 20.000 millones. Esto nos lleva a otro frente de tormenta, el de las LELIQ y el crecimiento acelerado de sus intereses.

Los depósitos a plazo fijo en pesos equivalentes aproximadamente a U$S 29.000 millones  tienen como contrapartida en los bancos a las letras de liquidez del Banco Central, es decir las LELIQs. Estas son instrumentos financieros que representan una emisión potencial de pesos. Solo los bancos pueden tenerlas y se invierten a un plazo de 7 días con intereses que hoy son del 60 %. La diferencia entre las tasas de interés que paga el BCRA a los bancos por las LELIQs y las tasas de interés que estos pagan a los inversores por los depósitos a plazo fijo dan lugar a enormes ganancias que inducen al mantenimiento del andamiaje especulativo. Actualmente el stock de LELIQs en pesos representa cerca del 90% de la base monetaria y equivale a U$S 29.000 millones. Su interés anual acumulado equivale a U$S 17.800 millones. Si los inversores en pesos deciden comprar dólares, la corrida cambiaria se puede tornar en una corrida sobre los depósitos de los bancos. De ahí la necesidad de mantener altas tasas de interés en pesos conjuntamente con un dólar planchado.

Así, el andamiaje montado para la especulación financiera está atado a los desembolsos del préstamo del FMI y a su utilización para mantener al dólar planchado. Hacia fines de año los desembolsos de este préstamo se acaban y a la bicicleta financiera se le acabará el asfalto, quedará pedaleando en el barro y desatará una estampida hacia el dólar. Hoy las reservas internacionales del BCRA no son suficientes para parar una salida de envergadura desde los depósitos en pesos hacia la compra de dólares. Si a esto se le suma la necesidad de utilizar reservas para enfrentar los vencimientos de deuda a corto plazo se entiende el callejón sin salida en el cual se encerró la política económica de Macri. Esto explica el malhumor oficial ante un candidato de la oposición que osa destapar la olla en la que se está cocinando el brutal condicionamiento que se impone al próximo gobierno: una economía ahogada por una ingeniería financiera al borde del desmadre, en un país agobiado por la recesión e imposibilitado de reactivar su economía gracias a un ajuste que lo condena a aumentar el endeudamiento para pagar los vencimientos de una deuda externa monumental, contraída por este gobierno.

Esto ocurre con una población amenazada por la emergencia alimentaria, el desempleo y el endeudamiento creciente con el solo objetivo de llegar a fin de mes. En este contexto, es saludable que la oposición empiece a desenrollar una maraña que condena al país a un callejón sin salida. Uno de los hilos de ese ovillo endemoniado pronto va a adquirir importancia central. Este hilo conduce a una inflación desmadrada que, como el huevo de la serpiente, permite vislumbrar el origen de buena parte de nuestros males en una economía altamente concentrada y con formación monopólica de precios. Sin embargo, las turbulencias de los conflictos que genera contribuyen a ocultar el camino de salida.

 

 

El ilimitado endeudamiento norteamericano

El crecimiento del déficit presupuestario de los Estados Unidos ha adquirido relevancia notable durante la gestión de Trump. En los primeros cuatro meses del año fiscal 2019, el ítem correspondiente al pago de los intereses de la deuda pública norteamericana creció a un ritmo acelerado superando en un 9% al crecimiento que esta variable tuvo en el mismo periodo del año anterior. Se estima que en 2019 los intereses de la deuda norteamericana serán equivalentes al 3% del producto bruto norteamericano. Asimismo, se estima que a partir de 2024 toda la emisión de nueva deuda será utilizada para financiar los gastos en intereses de la deuda ya contraída (zerohedge.com 31 7 2019). Así, la enorme deuda norteamericana se precipita rápidamente por el camino del endeudamiento al infinito. Esta situación, de la cual se habla poco y nada, es preocupante en tanto contribuye a erosionar la posición del dólar como moneda internacional de reserva (zerohedge.com 23 7 2019). A esto último también se suma el impacto mundial de la creciente militarización de la política económica norteamericana durante la presidencia de Trump. Esto ha llevado a países que tradicionalmente fueron grandes tenedores de Letras del Tesoro norteamericano, como Rusia y China, a desprenderse progresivamente de las mismas, a aumentar sus tenencias de oro y metales preciosos y a buscar fuentes y sistemas de financiación independientes del dólar (zerohedge.com 12 7 2019, 16 7 2019 etc).

El peso enorme de la deuda norteamericana y las burbujas de precios en los mercados de acciones y bonos explican la presión ejercida por estos días sobre la Reserva Federal, tanto por el propio mercado financiero como por Trump, a fin de lograr varios recortes de las tasas de interés durante este año. Debido al estancamiento de la producción global y al posible impacto sobre la economía norteamericana de la guerra arancelaria con China, la Reserva Federal prefirió tratar de preservar su poder de fuego haciendo solo un recorte del 0,25% de las tasas de interés. Esta medida derivó, contrariamente a lo esperado, en una caída del valor de las acciones y en un fortalecimiento del dólar con el consiguiente impacto sobre la desvalorización de las monedas de las economías emergentes, como la nuestra.

Estos acontecimientos que muestran la enorme fragilidad de la coyuntura financiera internacional imponen la necesidad de replantearnos la política de endeudamiento ilimitado impulsada por el ajuste del FMI, en circunstancias en que la propia deuda norteamericana se expande exponencialmente y afecta al rol del dólar en el mundo. Obligan además a reflexionar sobre las formas de fortalecer el valor de nuestra moneda y sobre la posible incidencia del valor de nuestros recursos naturales no renovables en este proceso.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

4 Comentarios
  1. Augusto Parma dice

    En este país no hay tecnología propia. El empresario pyme que fabrica por ejemplo, escobas, lo hace con máquinas e insumos importados. Calculo que ni los pesos argentinos se imprimen acá. La industria argentina es un fiasco y ya hace mucho que nos han condenado a vivir del campo. El problema es que no podemos vivir 50 millones de personas del campo. Somos una sucursal de los países industrializados. Un puesto de ventas de ellos, solamente eso.

  2. Luis Juan dice

    Estimada Mónica:
    Excelente análisis.
    Una digresión.
    Miguel Croceri, refiere:
    “…La etapa actual se caracteriza por la aplicación de los nuevos métodos de ataque del imperio norteamericano y las corporaciones locales contra los procesos populares. Por múltiples razones vinculadas con cambios en la estructuración de las diversas fuentes de poder que interactúan en las sociedades, hoy las derechas necesitan menos del instrumento militar, y más del instrumento judicial articulado como las maquinarias mediáticas.”
    “Aun así, y como dejaron en claro días atrás distintos jefes de las fuerzas armadas brasileñas, ellos pueden actuar cuando haga falta. El plan de Estados Unidos y las clases dominantes de cada país los mantienen como “último recurso”. Dictaduras no, pero solo mientras no hagan falta.”
    “En cualquier caso, el accionar antidemocrático consigue la fuerza que tiene por el papel gravitante de las corporaciones de grandes medios de comunicación que, mediante las mentiras, la censura y las estafas informativas, más la manipulación y distorsión de ciertos hechos y el ocultamiento de otros, conforman potentes dispositivos de acción psicológica sobre la opinión pública durante las 24 horas de todos los días de la vida.”
    https://www.diariocontexto.com.ar/2018/04/09/el-plan-de-estados-unidos-para-que-no-vuelvan-los-populismos/
    Dice la Izquierdadiario contextualizando una entrevista a Martín Sivak: “…Si la democracia es la mejor envoltura de la dictadura del capital, el “periodismo independiente” es el mejor revestimiento para el mezquino interés patronal.”
    Héctor Salís que trabajaba para Noble, según refiere Rodolfo Walsh en “El caso Satanowsky”, decía del diario: “cada palabra una extorsión y cada párrafo una amenaza”.
    Sivak dice: “…Lo que no hace Clarín nunca, también es parte del estilo de Magnetto, nunca hace evidente o público su interés privado, o sea siempre habla en nombre de un interés general.”
    https://laizquierdadiario.com/Martin-Sivak-La-debilidad-del-kirchnerismo-fue-entender-a-Clarin-solo-a-partir-de-1976
    “En medio de la crisis que atraviesa Argentina, el principal asesor de la Casa Blanca, Larry Kudlow, afirmó que el Tesoro de los Estados Unidos trabaja en un plan de convertibilidad de la moneda argentina. El funcionario sostuvo que hay que ‘atar’ el peso a la moneda estadounidense para que la economía pueda fortalecerse.”
    https://www.mdzol.com/dinero/El-Tesoro-de-EEUU-analiza-un-plan-de-convertibilidad-para-Argentina-20180913-0051.html
    Ali Rida Peralta, decía en un artículo titulado: ”Argentina en los planes de la élite mundial para la ocupación militar y el saqueo de América del Sur”:
    “Hay un rediseño geopolítico y estratégico de Estados Unidos para la América del Sur, con la ocupación territorial de contingentes militares y compañas financieras que responden a las principales potencias que integran la élite mundial, desde la instalación de bases en Ushuaia, la Patagonia, además de otra en la Triple Frontera, en la que confluyen con Argentina, los países de Paraguay y Brasil, siendo Chubut, al sur del país, un importante centro para las labores del personal estadounidense que dirige el sistema de espionaje satelital, aunado a la presencia que tienen en Tierra del Fuego -punto de avanzada de cara a la región antártica-, buscan generar un cerco para los planes de Washington y su aliados en toda la región.”
    “Esta avanzada de EE.UU. y sus aliados, avalada por la oligarquía nativa hoy en el gobierno nacional, busca cerrar “el cerco sobre todos los recursos naturales que tenemos en nuestra América”, sumándose la Argentina a la intervención militar que la élite mundial ha venido sosteniendo en el continente, con bases ya instaladas en Centroamérica y el Caribe, así como las de Colombia, Perú, Chile, Paraguay, junto a la base militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en las islas Malvinas.”
    “…La llegada al gobierno de Mauricio Macri normalizo desde el primer día de su gestión la injerencia norteamericana en las políticas domésticas, siendo además uno de los principales impulsores de la intervención sionista-americana en la región, llamando abiertamente a acciones militares en países hermanos del continente, y generando en nuestra patria la liberación de restricciones que le permitan a la potencia del norte, y sus aliados de la élite internacional, la extracción de nuestros recursos, el saqueo de nuestros bienes comunes, como así también la injerencia en asuntos internos, actuando con fuerzas militares de ocupación en las políticas de seguridad, con la CIA norteamericana y el Mossad israelí en la preparación y participación planes de desestabilización regionales, que incluyen la represión selectiva y los mecanismo de control social, bajo el pretexto de una supuesta alianza de lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.”
    https://www.alainet.org/es/articulo/178391
    “El objetivo fundamental de Estados Unidos es la neocolonización o neodominación de América latina y el Caribe con el uso de diversas estrategias doctrinarias, filosóficas, políticas, sociales, culturales y básicamente militares: El expansionismo yanqui se origina en la filosofía, doctrina o idea del Destino Manifiesto presentida por los colonizadores puritanos, pues uno de ellos escribió: «Ninguna nación tiene el derecho de expulsar a otra, si no es por un designio especial del cielo como el que tuvieron los israelitas, a menos que los nativos obraran injustamente con ella. En este caso tendrán derecho a entablar, legalmente, una guerra con ellos así como a someterlos…».”
    “Más tarde, el concepto del Destino Manifiesto se extendía para, -“en nombre Dios”, declarar guerras de rapiña, apropiarse de territorios y sus recursos naturales y humanos para depredarlos y explotarlos. El periodista John L. O’Sullivan, en 1845, en la revista Democratic Review de Nueva York sentenciaba: «El cumplimiento de nuestro destino manifiesto es extendernos por todo el continente que nos ha sido asignado por la Providencia, para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno. Es un derecho como el que tiene un árbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus capacidades y el crecimiento que tiene como destino…».”
    “En términos generales, el Comando Sur tiene por misión brindar a las naciones amigas cursos de entrenamiento, mecanismos para “compartir la información”, equipos y asistencia tecnológica, así como asistencia en infraestructura (nótese que esto reditúa especialmente a las empresas estadounidenses dedicadas al rubro de seguridad). Además, asesora especialmente en cuestiones de inteligencia y en operativos para combatir el narcotráfico y el terrorismo, siempre “respetando los Derechos Humanos”. Llama la atención lo poco que se ha difundido todo esto en la opinión pública; es como si esta presencia de unas FFAA cooptadas fuese un componente “natural” de la soberanía de los países de la región aún en un contexto de reconstrucción de la memoria con respecto a la contrainsurgencia, las desapariciones forzadas, los operativos paramilitares, etc., entre la década de 1950 y finales de 1980. Precisamente, durante la Guerra Fría, se aseveraba en relación al entrenamiento de tropas latinoamericanas en academias estadounidenses, que se trataba de un entrenamiento técnico y para nada “político-ideológico”. Esa afirmación fue desmentida con los acontecimientos de Chile y posteriormente de Argentina, donde las FFAA ocuparon la esfera política formal.”
    “…La “estandarización de las FFAA” según las necesidades de EEUU es una constante desde inicios de la Guerra Fría que prosigue en la actualidad. El enemigo interno y externo a combatir va cambiando de nombre, pero siempre está ahí para justificar el impulso/imposición de una Seguridad Hemisférica que garantice una mínima estabilidad para los negocios (legales, ilegales, locales, transnacionales). Por eso desde el imperio nunca escucharemos el concepto de “fin de ciclo” sino de “renovación de estrategias”, sostiene Silvina M. Romano que es investigadora del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe, UBA, CONICET, Argentina.”
    “Desde hace 70 años, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos -CIA- ha sido un arma estratégica fundamental para los planes de dominación y neocolonización imperial de América Latina, el Caribe y buena parte del resto del, mundo.”
    “Esa organización de espionaje que trabaja en la clandestinidad, ha cometido toda clase de crímenes que permanecen en la impunidad. Está al servicio de las grandes empresas y consorcios norteamericanos que, a su vez, son parte esencial de los gobiernos inquilinos de la Casa Blanca; en consecuencia, siempre la CIA defiende sus intereses, es decir los intereses imperiales que son los mismos de sus grandes corporaciones transnacionales por medio de las cuales depreda y explota los recursos naturales.”
    “…Cualquier análisis de las intrigas y actividades de la CIA concluirá que es una Agencia encargada de cumplir el rol de guardián de la clase superior que es la que la controla por intermedio de sus representantes. Por eso, la misión básica de la CIA es ejecutar todas las acciones ilegales, encubiertas, clandestinas, directas, indirectas o públicas -en países débiles o con gobiernos complacientes o serviles a Estados Unidos, manipulados también para defender y salvaguardar los intereses expresos o manifiestos de la clase gobernante o de la élite en el poder.”
    “Politólogos, sociólogos y otros analistas sostienen que la clase superior de Estados Unidos es la clase de los multimillonarios que constan en la lista anual de la publicación especializada Social Register. Si esta clase social, económica y política es la ejerce control sobre la CIA, fácil es deducir que esa agencia del crimen terror y muerte, defenderá los intereses de esa clase que ha llegado a convertirse en el verdadero e invisible gobierno de Estados Unidos; en otras palabras, un poder real, concreto y efectivo dentro del poder que ejerce el Gobierno Federal, aparentemente, compartido por el Congreso.”
    “…Bajo responsabilidad de la CIA y de su Directorio de Inteligencia está el procesar datos e informaciones proveniente de fuentes públicas o abiertas o de las remitidas por sus agentes desde diferentes partes del mundo y en espacial desde las zonas en conflicto y mucho más si esos conflictos podrían, eventualmente, desembocar en potenciales peligros para los intereses estadounidenses que no son otros que los interese económicos de la clase superior. Este es el principio rector que ha justificado el desenfadado y cínico intervencionismo yanqui en todo el mundo y no la tan propagandizada defensa de los derechos humanos, la libertad y la democracia. Al fin “the business are business”, y la CIA hace su negocio redondo por la complicidad de las llamadas clases dominantes elitarias y gobernantes enquistadas en el poder, mayoritariamente con el voto del pueblo.”
    “…De manera un poco diferente se hace lo mismo con los dirigentes de Brasil y algunos países caribeños, sostiene el autor. “El uso de acusaciones, pruebas falsificadas y desertores no tiene fin en el afán por desacreditar a los políticos indeseables desde el punto de vista de EE.UU.”, destaca Nikándrov. El mayor objetivo de estas actividades, coordinadas por el Departamento de Estado, la CIA, la NSA y la Agencia de Inteligencia de Defensa, es remplazar a dichos dirigentes por otros “democráticamente orientados e inclinados a un diálogo” con Washington”. Esta tesis se demuestra con la política de Estados Unidos en Argentina gobernada por la derecha que puso en el poder a Macri, visitado y alabado por Obama.”
    “…Ha utilizado la doctrina Monroe, la de la zanahoria y el garrote, o la Alianza para el Progreso, el Plan Colombia, el Plan Patriota, la Iniciativa Mérida, la guerra contrainsurgente, la guerra contra el terrorismo internacional, la lucha en defensa de la democracia, libertades y derechos humanos, y hoy la “ayuda humanitaria” para penetrar en América Latina y el Caribe, imponer gobiernos y saquear los recursos naturales y liquidar sus diversas formas de convivencia política, social y cultural. En cualquier lugar en el que intervenga Estados Unidos ha habido y habrá muerte, regueros de sangre, destrucción, cárceles y torturas para los patriotas y revolucionarios, riqueza y poder para los traidores, al tiempo que han liquidado los avances socio-políticos y los esfuerzos para abandonar el subdesarrollo y las desigualdades impuestas por el imperio en sus afanes de neocolonización.”
    “…La forma de atacar de los EEUU es parecida a la del águila, la cual antes que nada identifica plenamente a su presa, la analiza, la mira con detenimiento, y después ¡boom! la come, destruyendo de manera planificada sus capacidades militares, industriales, y políticas.”
    https://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article2115
    Peter Dale Scott, en su ensayo “La desestabilización sistémica” narra: “…Se trata de la diferencia entre el Estado público -ostensiblemente dedicado a favorecer el bienestar, los derechos y las prerrogativas del pueblo- y esa banda de poderes no oficiales que se mueven tanto dentro como fuera del gobierno, lo que de forma poco hábil he llamado el Estado profundo.”
    “A lo largo de medio siglo, este ha venido debilitando el poder civil progresista y persuasivo. Poco a poco ha ido reemplazándolo por un poder violento, autónomo, extraconstitucional e irrestricto.”
    https://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/sociopol_gladio03.htm
    Continúa sus ensayos y en “Servicios Secretos Paralelos” refiere : “… En todo caso, recurrir a informantes ilegales no sólo es peligroso y puede arrojar resultados imprevisibles sino que es además un factor de corrupción. En efecto, para desempeñar su papel los informantes tienen que violar la ley, y quienes los supervisan conociendo esa necesidad tienen que protegerlos absteniéndose a denunciarlos. También sucede, con demasiada frecuencia, que los supervisores se ven obligados a intervenir para evitar que los informantes sean arrestados por otras agencias. Así que los supervisores se convierten constantemente en cómplices de los crímenes de sus informantes.”
    “Incluso en las mejores circunstancias, la agencia interesada se ve obligada a decidir si autoriza al informante a perpetrar su crimen o si se lo impide, arriesgándose en ese último caso a que el informante deje de serle útil. Ante esa disyuntiva, las agencias tienden la mayoría de las veces a tomar decisiones contrarias al interés general.”
    “La historia del espionaje demuestra que el poder, cuando se ejerce en la esfera de las actividades ilegales, se convierte poco a poco en una fuerza contraria al poder público democrático.”
    https://www.voltairenet.org/article176195.html

  3. Lujan dice

    Sobre la posible incidencia del valor de nuestros recursos naturales es la reflexión que el cuarto de clase de esta media sociedad no puede vislumbrar. El plan sistemático es la hipoteca por el lote… La megadeuda es impagable. Mientras, siguen operando por el objetivo.

  4. Abel dice

    Siempre tan clara y con destellos poéticamente magistrales. De pie señores, aquí está Mónica Peralta Ramos.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.