Los remedios de los jubilados

Por incumplir los contratos PPP y no conseguir financiamiento deben pagar multas por U$S 300 millones

 

La próxima vez que un periodista le pregunte con qué plata piensa pagar los remedios gratuitos que le prometió a los jubilados, Alberto Fernández puede contestarle que lo hará con los miles de millones de pesos en multas que deberán pagar las empresas que el año pasado contrató el gobierno de Mauricio Macri para construir, mediante el sistema de participación público-privada (PPP), 2.500 kilómetros de autopistas.

La principal ventaja que el gobierno adujo para justificar la realización de esas obras mediante el método PPP fue que los contratistas asumirían la responsabilidad de conseguir la financiación de los proyectos y las consecuencias de no lograrlo. Por eso, cada una de las seis sociedades contratistas que obtuvo la concesión de un corredor vial se obligó en el contrato que firmó con la Dirección Nacional de Vialidad a conseguir compromisos firmes de financiación o aportes de capital por un monto equivalente al 60% del monto en dólares que pidió como contraprestación por realizar la obra. Una cifra que, en promedio, ronda los mil millones de dólares por sociedad.

El contrato les concedió a los contratistas un plazo inicial de seis meses para obtener dicha financiación, que venció en enero, y el derecho de ampliarlo en dos oportunidades de tres meses cada una. Para garantizar el cumplimiento, cada contratista le entregó a la Dirección Nacional de Vialidad una garantía ejecutable al primer requerimiento por un monto equivalente al 2% del monto total ofertado como contraprestación, que debía aumentar al 2,5% y al 3% si el plazo para obtener la financiación se prorrogaba uno o dos trimestres. Redondeando las cifras, el monto total de las garantías iniciales entregadas por los contratistas de los seis corredores viales sumaron unos U$S 200 millones, que luego se debieron incrementar hasta los U$S 300 millones si solicitaron las dos prórrogas trimestrales.

Desde que se rubricaron los contratos, en julio del año pasado, las empresas están cobrando los peajes que los recompensan por operar y mantener las rutas concesionadas, pero no han conseguido que ningún banco o inversor privado se comprometa a financiar las obras proyectadas y solo han pavimentado el par de kilómetros indispensables para que Macri corte la cinta en uno de sus spots de campaña. Mientras tanto, los funcionarios del gobierno se han dedicado primero a disimular el incumplimiento empresario, después a justificarlo, y finalmente a cubrirlo con recursos estatales.

Días después de la ceremonia de firma de los contratos en la quinta de Olivos, el entonces secretario de Participación Público-Privada del Ministerio de Hacienda, José Morea, celebró que “las causas de los cuadernos no les están complicando el financiamiento a los ganadores de las obras PPP y el cronograma sigue firme”.

En septiembre de 2018, tras el recrudecimiento de la crisis cambiaria, Morea y el ministro de Transporte Guillermo Dietrich aclararon que ya no serían las empresas quienes obtendrían el financiamiento, sino un fideicomiso organizado por una entidad estatal, el Banco de Inversiones y Comercio Exterior (BICE). Explicaron que la intemediación del BICE era necesaria para obviar los reparos de los bancos internacionales a financiar a empresas involucradas en causas de corrupción. Morea y Dietrich estimaron que este instrumento nuevo permitiría recaudar rápidamente U$S 1.000 millones, que alcanzarían para solventar durante el primer año los trabajos programados de los seis corredores viales.

En noviembre el fideicomiso del BICE todavía no había logrado atraer ningún prestamista privado y, ante ese fracaso, los funcionarios tuvieron que desmentir que los mil millones los prestaría el Banco Nación. Unos días después, durante la cumbre del G-20, Dietrich firmó una “carta de intención” con el director ejecutivo de la Corporación para la Inversión Privada en el Extranjero (OPIC, por sus siglas en inglés), en la cual esta agencia del gobierno estadounidense expresó que evaluaría financiar con U$S 250 millones las obras de uno de los corredores viales si una empresa de su país participaba del proyecto.  Las buenas intenciones de la OPIC tampoco se han convertido en dólares.

En diciembre Dietrich tuvo que reconocer que las empresas no alcanzarían el cierre financiero antes del vencimiento original de enero, por culpa del aumento del riesgo país. El verano transcurrió sin otras novedades, ni obras viales, de importancia.

En abril, el gobierno anunció que los mil millones serían “hasta 900 millones” y ahora se conseguirían con la ayuda de BID Invest, el vehículo de inversión en el sector privado del Banco Interamericano de Desarrollo, que prestaría doscientos millones y  tentaría a otros bancos internacionales y organismos multilaterales para que aportaran el resto. El sitio oficial del BID informaba el 30 de abril como “fecha estimada de aprobación” del “préstamo puente”.

Mayo empezó y terminó sin que la financiación del BID aportara un centavo, pero hacia fin de mes Dietrich reiteró que “esta semana es muy probable que tengamos novedades positivas”.

En efecto, una semana más tarde se conoció que el préstamo puente lo daría el banco estatal argentino BICE en lugar del BID y los millones de dólares a prestar serían cien en lugar de novecientos.

Finalmente, el 24 de julio el BICE informó que le había otorgado un “primer préstamo puente” de quince millones de dólares, “a tasas competitivas de mercado”, a la empresa Vial Andes 7 del grupo Cartellone, “que permitirá cubrir los trabajos de corto plazo” en la ruta nacional 7 “hasta la constitución del fideicomiso organizado por BID Invest y otros bancos internacionales”. El comunicado del BICE adelantó que “en los próximos días” le prestaría otros U$S 45 millones a los contratistas de los corredores viales A y Sur.

En julio también venció la última prórroga trimestral prevista en los contratos para que las empresas concesionarias cumplieran su obligación de conseguir financiación privada para las obras proyectadas. Resultado: en estos doce meses, los miles de millones de dólares que los mercados internacionales les iban a prestar a las concesionarias se han convertido en los quince millones, a lo sumo cien, que les prestará el gobierno argentino a través de un banco estatal.

¿Qué debería ocurrir ahora? Los contratos que el gobierno firmó con las empresas les otorgan un período de gracia de tres meses más si, durante el último trimestre de prórroga que tenían para conseguir el financiamiento, el riesgo país argentino, que mide el diferencial de tasa entre una canasta de bonos soberanos del gobierno nacional y el bono a diez años del gobierno de los Estados Unidos, superó en 385 puntos básicos al riesgo país del día en que presentaron sus ofertas (24 de abril de 2018). Dado que el riesgo país argentino medido por J.P. Morgan era de 401 puntos básicos aquel día y ha oscilado arriba de los 800 puntos casi todas las jornadas desde mediados de abril de este año, las empresas tienen plazo hasta octubre para conseguir los compromisos de financiación firme por miles de millones de dólares exigidos en los contratos. Ni los cien millones que les prestará el gobierno a través del BICE, ni los doscientos cincuenta millones de la OPIC o los novecientos millones del BID, que hasta ahora no se materializaron, alcanzan para satisfacer esa exigencia contractual ineludible.

Si una empresa no consigue la financiación antes del vencimiento, su contrato de concesión se “extinguirá de pleno derecho” y la Dirección Nacional de Vialidad deberá ejecutar de inmediato por lo menos el 50% de la garantía, y retener un importe equivalente al daño sufrido por el estado nacional a causa de la extinción del contrato y las multas aplicables. Son cientos de millones de dólares que, una vez convertidos a pesos, pueden comprar muchos meses de remedios gratis.

 

3 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimado Sebastián:
    Una digresión.
    El Estado burgués defiende según la concepción de Galbraith los intereses de las capas modestas -granjeros, obreros y empleados- y se enfrenta a los monopolios.
    “Los que languidecen en el peldaño inferior del sistema laboral mundial son los Precariat, una clase social cuya falta de seguridad laboral y estabilidad económica se atribuye al crecimiento del populismo en todo el mundo.”
    “Al debilitar las normativas para los bancos y las compañías financieras, permitieron que los financistas tengan más ingresos mientras empujan a los Precariat a mayores deudas. Reforzaron derechos de propiedad de todo tipo: físicos, financieros e intelectuales, que dieron una participación mayor de ingresos y riqueza a los poseedores de activos a expensas de todos los demás. Y otorgaron recortes impositivos para los ricos y subsidios generosos para las empresas, mientras demandaban reducciones en el gasto público para equilibrar presupuestos, cortaban beneficios para los Precariat y bajaban la renta absoluta y relativa.”
    “En cada caso, el argumento era que las medidas impulsarían el crecimiento económico, al agrandar la torta para que todos puedan compartirla. En cambio, casi todas las ganancias han ido a una pequeña élite mundial, que, sin sorprender realmente, ha presionado incluso para obtener más. No hubo compensación alguna.”
    “Y cuanto más se presente este prospecto fraudulento, más enojadas se pondrán todas las partes de los Precariat. Las feas consecuencias políticas deberían estar claras para todos.”
    “Lo primero que hay que hacer es enfrentar el sistema actual del capitalismo rentista. Aquí es donde una creciente proporción de riqueza va a propietarios de activos ya privilegiados (rentistas), mientras que los ingresos de la mayoría de los trabajos disminuyen de valor.”
    “El capitalismo moderno está basado en cinco mentiras:
    1. La primera mentira es el reclamo de que el capitalismo mundial se basa en mercados libres. Sin exagerar, podríamos decir que lo que se ha construido es el sistema de mercado menos libre que se pueda imaginar…
    2. La segunda mentira es que se necesitan fuertes derechos de propiedad intelectual para alentar y recompensar los riesgos de inversión en investigación y desarrollo. Incluso es el público, los contribuyentes normales, que soportan el costo de mucha de esa inversión. Muchas de las vacas lecheras empresariales derivan de la investigación financiada públicamente, en instituciones o universidades públicas, o a través de subsidios y exenciones tributarias…
    3. La tercera mentira es que el fortalecimiento de los derechos de propiedad es bueno para el crecimiento. Por el contrario, al aumentar la desigualdad y distorsionar los patrones de consumo, se obstaculizó el crecimiento e hizo que el crecimiento existente sea menos sustentable…
    4. La cuarta es que los beneficios crecientes reflejan la eficiencia administrativa y un retorno a asumir riesgos. En realidad, el aumento de participación en beneficios ha ido principalmente a aquellos que reciben un ingreso de rentas, en gran parte vinculado con activos financieros…
    5. “El trabajo es el mejor camino para salir de la pobreza”. Esta es la quinta mentira, y la más importante políticamente. Para millones de personas entre los Precariat, es una broma pesada…”
    https://es.weforum.org/agenda/2017/01/las-5-mentiras-mas-grandes-del-capitalismo-global/
    Yaiza Martínez en un artículo titulado “El modelo nórdico vence al capitalismo depredador”, en el refería al estudio de diez investigadores nórdicos sobre el particular.
    “…Carlos Joly, uno de los autores del estudio, profesor del ESC Toulouse (Francias) y antiguo director de la compañía financiera noruega Storebrand Group explica que, en realidad, dicho modelo se sustenta en la idea de que la sociedad debe estar basada en una distribución equitativa: “Así es cómo Noruega y otros países nórdicos respondieron a los importantes conflictos surgidos entre el capital y la clase trabajadora, a principios del pasado siglo. Hoy, esta igualdad está construida sobre fundamentos como los acuerdos colectivos para los trabajadores y las instituciones de arbitraje estatal”.
    “De esta forma, los países nórdicos han podido generar una buena alternativa al sistema de “capitalismo depredador” que se extiende por otras regiones del mundo. Joly destaca, además, un factor también muy importante para el mantenimiento del equilibrio en estas sociedades: los países nórdicos ejercen un fuerte control sobre los sistemas financieros.”
    “…A finales de 2008, Islandia sufrió una grave crisis económica que se resolvió con la dimisión del Gobierno establecido, con la nacionalización de la banca, con la convocatoria de un referéndum que permitió a la población decidir sobre las decisiones económicas más trascendentes, con la encarcelación de los responsables de la crisis, con la modificación de la constitución (llevada a cabo por los propios ciudadanos) y con la Iniciativa Islandesa Moderna para Medios, destinada a proteger la libertad de expresión y de información.”
    “Esta revolución, de la que no se han hecho eco los medios de comunicación, al menos en España, fue propiciada por una crisis, a su vez provocada por el abandono del modelo nórdico por parte de Islandia. Según explican los investigadores, a principios de este milenio, el Gobierno islandés implantó en el país las políticas de Margaret Thatcher o “thatcherismo”, definidas como la combinación de libertad económica, valores cristianos y conservadores tradicionales, patriotismo, y una firme adhesión a Estados Unidos y a otros países de ideologías similares.”
    “Como consecuencia, el Estado se desprendió de multitud de bienes públicos y los bancos islandeses en auge pasaron a controlar una cantidad de dinero diez veces mayor que el de los presupuestos islandeses nacionales. Asimismo, se bajaron los impuestos, se redujeron los servicios sociales y se descuidó a los ancianos y otros grupos de población necesitados. En 2008, este modelo llevó al país al colapso económico. “
    “Los investigadores señalan que, ahora, la población islandesa está volviendo de nuevo su vista hacia el resto de los países nórdicos, para aplicar su forma de gestión de las sociedades.”
    https://www.tendencias21.net/El-modelo-nordico-vence-al-capitalismo-depredador_a5887.html

  2. Ángel Alberto dice

    Hace años que PAMI, me da los remedios! Que me quiere dar ALCAHUETE FERNÁNDEZ?

  3. julio dice

    Hermes Juarez fue socio de la Cámara de Industria y Comercio de San Lorenzo. Cámara que como su nombre lo indica, representaba a empresarios. Entre ellos se cuenta a DOW, Cargill, Akzonobel, Terminal 6 y otras gigantes…Juarez es un empresario que más allá de las opiniones, ha reinvertido en la región. Clubes, sanatorio, helipuerto, maquinaría de todo tipo, buenos sueldos, beneficios para sus empleados lo hicieron respetado/temido/valorado/odiado en la región del cordón. Este empresario, mucho más «sueltos» con su región y sus trabajadores, «armó espacios sindicales» para discutir contratos con las agro exportadoras con otra relación de fuerzas. Ahí el «pecado» imperdonable para sus pares de la Cámara de Industria y Comercio del Cordón industrial y desde dónde salen el 40% del total de divisas que ingresan al país. Lo mismo ocurrió con la Bolsa de Comercio de Rosario. Juarez es el curioso caso del Empresario que al ser «detenido se transformó en sindicalista». Empresario exitoso, ambicioso, con sensibilidad y responsabilidad social, podría ser acusado de armarse una estructura sindical y una cooperativa para crecer política y económicamente, sin embargo, no sin intención, en la repetidora de medios privados quizás la gente no recuerde como se llama, pero si sabrá que era «sindicalista»

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.