Foro virtual para la utopía global

El desafío de consensuar respuestas globales e innovadoras en una sociedad mundial pandémica

 

A 20 años de su nacimiento en Porto Alegre, Brasil, el Foro Social Mundial (FSM) inaugura este fin de semana una nueva edición. Será la más larga de su historia –nueve días de actividades– y tal vez la más singular, dada la situación internacional imperante y su metodología esencialmente virtual. Si para la/os promotores la consigna del 2001 del Otro Mundo Posible sigue siendo vigente, la metodología para concebirlo debe ser redefinida y los contenidos actualizados.

Condicionado por la crisis pandémica mundial, el movimiento altermundialista decidió reinventarse creativamente. Se autoconvocó, sin una sede geográfica determinada, en el gran espacio etéreo, digital. Propuso e impulsó, a partir de fin de octubre, en apenas tres meses, esta nueva edición del FSM 2021.

 

 

Participación significativa

El optimismo de los organizadores es evidente. A 48 horas del inicio, el jueves pasado, contabilizaban más de 5.500 inscripciones de casi 80 países. Unas 600 organizaciones de todo tipo –asociativas, de mujeres, de cooperación, sindicales, indígenas, religiosas, de economía popular, campesinas, derechos humanos, educativas, etc.– también se habían registrado. Más de 520 actividades engrosan un programa sustentado en varios ejes temáticos: clima-ecología; paz y guerra; justicia social y democracia; justicia económica; sociedad y diversidad; comunicación-educación y cultura; feminismos, sociedad y diversidad; pueblos indígenas y originarios.

La metodología propuesta busca promover también una reflexión transversal sobre el propio futuro del FSM, la situación pandémica, la lucha contra el racismo, así como sobre género y feminismos.

“Por el momento, si vemos las cifras, uno de los ejes que más atención concita entre los inscritos es el de la comunicación, educación y cultura. Aunque no quiero aventurarme a interpretaciones rápidas, podría expresar el gran interés por consolidar el espacio conceptual ante la avalancha de narrativas que nos impone el sistema hegemónico”, explica François Soulard, francés de nacimiento, cosmopolita por militancia y, desde hace algunos años, residente en Argentina. Especialista en comunicación, es uno los activistas que asumieron la responsabilidad de cimentar la base técnica para asegurar esta tan original como compleja edición del FSM 2021.

“Por el momento –NdR: hasta tres días antes del lanzamiento– todo está marchando como fue previsto. Y si en las ediciones anteriores del FSM la complicación era en cierta forma la idiomática, en esta edición podemos imaginar que la tecnología es como una lengua más. Siempre el FSM hizo malabarismos con los idiomas”, reflexiona Soulard.

 

 

François Soulard y el desafío de garantizar un foro virtual en varios idiomas.

 

 

 

Dos sitios WEB como soportes

El FSM 2021, explica, existe en torno a dos sitios WEB. Uno, https://wsf2021.net/, donde se presenta el foro, se recapitula el proceso de preparación de la convocatoria 2021, se intercambian contenidos de reflexión en la fase preparatoria así como los boletines informativos difundidos. El otro https://join.wsf2021.net/?q=es es el medio para asegurar la inscripción de los participantes, para registrar las organizaciones, y donde se pudieron proponer actividades e iniciativas. Contiene también el calendario diario y las actividades inscritas. El sistema diseñado, señala Soulard, permitirá “recopilar las actividades por día, hora, eje temático y títulos de las mismas. Una organización puede proponer que su actividad sea abierta, semiabierta o cerrada”. Así mismo, los periodistas interesados en cubrir o participar en el FSM pueden acreditarse en https://join.wsf2021.net/?q=node/65

La estructura general de las actividades responde a dos lógicas principales: las autogestionadas y los paneles de discusión promovidos por el propio Grupo Facilitador del FSM –que es la instancia abocada a la organización de esta edición– y por los grupos temáticos. El programa de base es bien nutrido, muy diverso y de visiones asociativas muy variadas.

 

 

Herramientas abiertas y soberanas

El objetivo es asegurar, sostiene Soulard, traducciones simultáneas y coordinación con 24 husos horarios. El funcionamiento será estructurado fundamentalmente sobre la base del uso de herramientas libres, abiertas y soberanas, es decir autogestionadas por fuera de los monopolios digitales. “Una parte del funcionamiento se relaciona con una visión democrática y abierta de la comunicación que abraza ciertas tecnologías de código abierto y el conocimiento de grupos de activistas. Naturalmente, no excluye a tecnologías privadas que están muy difundidas y con funciones a veces difíciles de igualar”, subraya.

“Una parte de la estructura tecnológica propia de comunicación es asumida por dos actores: el movimiento MayFirst así como la plataforma Dunia, de la que participo y coordino”, explica Soulard. Acompañan el trabajo varias redes como Ciranda y el Foro Mundial de Medios Libres, en particular en lo que hace a la facilitación y la difusión”, explica el militante asociativo francés.

¿Se corre el riesgo de ver colapsadas las redes en caso que una gran cantidad de inscriptos entren a una misma actividad en un mismo momento?, preguntamos. “Siempre es posible, aunque tratamos de prever que esa posibilidad no se produzca. Además hay filtros anti ataques para preservar el funcionamiento de eventuales agresiones virtuales que pudieran intencionadamente intentar complicar el funcionamiento”, explica.

 

 

 

 

Reactualizar el Otro mundo posible

«La sociedad mundial pandémica nos exige, más que nunca, respuestas globales, creativas, innovadoras y de confluencia”, subraya a su turno Carminda Mac Lorin. Activista social desde las movilizaciones estudiantiles y Occupy (indignados) en Canadá, fue una de las promotoras de los colectivos alter mundialistas en su país que convocaron a dos foros sociales nacionales (2007 y 2009) y al Foro Social Mundial del 2016 en Montreal. Integrante del Consejo Internacional (CI) del FSM, directora general de la ONG Katalizo, Mac Lorin representa a un sector juvenil que nació al calor de nuevos desafíos sociales-virtuales y que sigue apostando a la actualización (aggiornamento) del movimiento altermundialista.

 

 

Carminda Mac Lorin en Buenos Aires en 2018.

 

 

Sobre sus expectativas en relación a la actual edición del FSM, la respuesta es contundente: “Es imprescindible buscar respuestas articuladas a nivel global. Los desafíos superan las fronteras”.

Temas esenciales, insiste, como la crisis pandémica y sus salidas económicas, la crisis climática, la tensión siempre vigente a nivel internacional, en numerosas regiones, que promueve el binomio guerra-paz, exigen reflexiones y respuestas comunes.

“Tenemos, en tanto movimiento y actores sociales, mucho que aprender. Vivimos un momento histórico en el cual es esencial tener la humildad suficiente para aprender la/os una/os de la/os otra/os y dejar de lado los egos que pueden bloquear procesos colectivos. Nadie tiene recetas ya aplicables, perfectas, únicas. Y eso es válido tanto para el foro como para otros espacios internacionales existentes”, sostiene.

En cuanto a los pasos futuros, la joven activista canadiense de raíces latinoamericanas da un salto hacia el futuro cercano. “En perspectiva, debemos evaluar si a fines del 2021 o inicios del 2022 se puede realizar el foro presencial previsto en México, aunque todavía hoy sea imposible asegurarlo”.

E insiste sobre la necesidad de seguir avanzando, paso a paso. Hay un proceso en marcha que existe desde hace muchos años, con altos y bajas. Pero le falta un cuerpo al proceso, analiza.

“Fue muy difícil, por ejemplo, establecer la continuidad necesaria de contenidos entre los diversos foros precedentes. No fue tan clara, por ejemplo, esa relación entre Túnez (2015) y Montreal (2016). Intentamos reforzar esa continuidad entre Montreal y Salvador de Bahía pero no podemos decir que lo hayamos logrado plenamente”, subraya.

Ese es uno de los grandes retos: asegurar esa continuidad, no comenzar siempre casi de cero, prolongar conclusiones y resultados que serán contenidos fundantes para las próximas convocatorias. “Y trataremos de mejorarlo entre esta convocatoria virtual de fin de enero del 2021 y el próximo FSM de México. Tenemos que asegurar que nuestra práctica común alimente respuestas globales desde y para el conjunto de la sociedad humana en crisis”, sentencia.

 

 

 

20 años después: de Porto Alegre al lenguaje virtual

El entusiasmo es inmenso y los desafíos “logístico-preparativos”, como en todas las ediciones anteriores del FSM, pasan esencialmente por el gran esfuerzo humano-organizativo de un sinnúmero de militantes. Aunque en esta edición en particular se ven obligados a priorizar y desarrollar el idioma digital.

La carrera contra el tiempo fue intensa, casi maratónica. La fase final de la organización de este FSM 2021 recién se lanzó a fines de octubre del año pasado. Con una experiencia muy valiosa que sirvió casi como una repetición general previa: el Foro Social de las Economías Transformadoras, que dada la pandemia debió realizarse enteramente también de forma virtual.

“El Otro mundo posible” de Porto Alegre 2001, 2002, 2003, 2005; Mumbay 2004; Nairobi 2007; Belém de Para 2009; Dakar 2011: Túnez 2013-2015; Montreal 2016 y Salvador de Bahía 2018, se confronta hoy a un mundo tumultuoso en profunda crisis pandémica y civilizatoria.

 

 

La edición en Salvador de Bahía, en 2018.

 

 

Pone sobre la mesa del balance necesario toda la experiencia acumulada de esas ediciones anteriores, de los eventos descentralizados, de los foros nacionales, continentales y temáticos, de las nuevas redes sociales internacionales, así como de las grandes movilizaciones ciudadanas que este proceso promovió y convocó en sus escasos 20 años de vida.

Proceso que no se paraliza ni duda. En un presente en que altermundialismo, creatividad y renovación más que nunca se dan la mano. Conscientes que la apuesta a Otro mundo posible, en el planeta Tierra 2021, se escribe también en lenguaje virtual.

 

 

 

FSM2021: inscripción y participación: https://join.wsf2021.net/?q=es