FUBA, fraude y transformismo

Neutralizar expresiones opositoras mediante engaño y represión

La Franja Morada, espacio estudiantil de la UCR, integrante de la Alianza Cambiemos, intentó mediante el fraude apoderarse de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA). Para esto contó con la complicidad de algunos espacios políticos que se dicen opositores, la ayuda de los Gobiernos de Cambiemos y la cobertura de los medios hegemónicos. Frente a esta maniobra se alineó un amplio espectro de organizaciones estudiantiles con el apoyo de dirigentes de DDHH, políticos y sindicales, para frenar el avance de Cambiemos.

La FUBA, que representa a casi 300.000 estudiantes, es la Federación Universitaria más grande del país y una de las más importantes de Latinoamérica. Su función es equiparable a la de un Sindicato como representación de los intereses estudiantiles. Además de su función gremial, administra puntos de venta de apuntes en las sedes de CBC y otorga becas para la compra de los mismos. Desde la vuelta de la democracia hasta diciembre del 2001 la FUBA era conducida por la Franja Morada, momento en el cual un frente de Agrupaciones Independientes liderado por Iván Heyn le arrebató la conducción. Hasta la actualidad la FUBA viene siendo conducida por agrupaciones de izquierda e independientes.

Desde el año 2014 la Federación viene arrastrando una situación de irregularidad, ya que hace 4 años no renueva sus autoridades por falta de quórum en los Congresos. La Presidencia, Vice, Secretaría General y demás Secretarías son votadas en un Congreso compuesto por 130 delegadxs, de los cuales hay que reunir un quórum de 66, electxs por lxs estudiantes anualmente en comicios de Centro de Estudiantes de cada Facultad de la UBA.

Es en este contexto donde las agrupaciones que responden al Rectorado de la UBA convocaron a un Congreso de renovación de autoridades el sábado 23 de junio en la Facultad de Odontología (la única con molinetes y tarjeta de acceso de toda la Universidad). Esa convocatoria fue posible gracias al acuerdo que generaron con algunas agrupaciones: las independientes, MLI (Movimiento Linealmente Independiente) que conduce el Centro de Ingeniería y el Miles de Medicina; y la UES, conducción peronista de Sociales. Estas, junto a las agrupaciones de la Alianza Cambiemos, intentaron juntar el quórum para sesionar pero no lo lograron ya que entre todas contaban con 65 delegadxs, unx menos de lo necesario.

A pocas cuadras nos encontrábamos lxs militantes del resto de las agrupaciones estudiantiles entre las cuales se encontraban lxs 65 delegadxs restantes que firmaron un acta certificando que no estaban participando del Congreso Morado. Fue entonces cuando la Franja y Aliados, en presencia de escribanos de la Inspección General de Justicia enviados por su director (ex militante de Franja Morada) Rubén Brodsky, decidieron fraguar la participación de 2 delegadxs, de Alternativa Estudiantil (Económicas) y La Mariátegui (Filosofía y Letras), para lograr su cometido. Inmediatamente estxs dos representantes se hicieron presentes en el falso Congreso para dejar asentado, acreditando identidad, que no estaban siendo parte del mismo.

A pesar de todo esto, la decisión de apropiarse de la Federación ya estaba tomada, aunque tuviera que lograrse mediante el fraude. Fue así como, sin quórum, con delegadxs truchxs mediante y la complicidad de la IGJ, una lista encabezada por el MLI y la UES y acompañada por las agrupaciones de la Alianza Cambiemos se autoproclamó ganadora. Inmediatamente se desplegó una cobertura mediática por parte de los medios hegemónicos instalando ese relato, con una visión más celebratoria que informativa, y relegando las denuncias de fraude a un espacio mínimo con el mote de queja de malos perdedores.

La situación se agravó cuando, en un intento por impedir que el Consejo Superior de la UBA (instancia de máxima jurisdicción de la Universidad) convalide institucionalmente el fraude que escondía la autoproclamada nueva conducción de la FUBA, un grupo de estudiantes se apersonó en la sede del Rectorado el martes a la noche para hacer una ocupación pacífica. Rápidamente apareció la Policía de la Ciudad que con palos, gases y patadas reprimió a los estudiantes liberando el edificio. La operación mediática no se hizo esperar, los destrozos que realizó la policía en su afán de desalojar violentamente fueron atribuidos al accionar estudiantil justificando así la represión. Al día siguiente, se repitió la misma escena de violencia cuando el Rector Barbieri impidió totalmente el acceso a la Sesión del Consejo que, como lo indica el Estatuto de la Universidad, es de carácter público. Pero la policía fue más allá y se llevó detenido a un estudiante, Federico Fernández de la UJS, liberado recién el jueves a la tarde.

La política del bloque que hoy conduce la Universidad no es muy distinta a la que vivimos estos últimos años todxs lxs Argentinxs: el Gobierno de la UBA es el resultado de un acuerdo entre espacios políticos disímiles, como son la UCR, el PRO y los que se dicen Peronistas, que se alían para repartirse el control de los resortes institucionales de la universidad. Como dije, nada nuevo para lxs que siguen las aventuras de Pichetto y compañía en el Congreso. Lo llamativo es que esta lógica permeó también entre algunos referentes estudiantiles. El MLI, la UES y el MILES, cuyo ADN supo ser el de la más acérrima oposición a la Franja Morada y a Macri, esconden detrás de la épica de normalizar la federación, una jugada digitada por Emiliano Yacobitti, presidente de la UCR capital, vicedecano de la Facultad de Ciencias Económicas, y quien digita los destinos del área Universitaria del Ministerio de Educación de la Nación. Es preocupante el transformismo de estas organizaciones políticas que por oportunismo o negligencia terminan siendo cómplices de los intentos, por parte de los bloques de poder, de neutralizar toda expresión opositora.

Son muchas las críticas que desde diferentes espacios venimos realizando hace años a la actual conducción de la FUBA, pero entendemos que en esta coyuntura de resistencia necesitamos una Federación estudiantil movilizada: en las aulas y en las calles, luchando con lxs Docentes por una paritaria digna, con las mujeres por el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos, por el desarrollo de la ciencia nacional, y con al conjunto del movimiento obrero. Sabemos que el camino para lograrlo no es de la mano de las agrupaciones estudiantiles de la Alianza Cambiemos que no se han pronunciado sobre el recorte de 3.000 millones de pesos del Presupuesto Universitario, sobre el desguace de las Becas Progresar, sobre la persecución de dirigentes opositorxs, ni sobre el acuerdo con el FMI, entre otras.

La única salida que pone por delante los intereses de lxs estudiantes es dejar de lado diferencias y mezquindades, hoy secundarias, conformando la más amplia unidad. Una unidad que sea capaz de articular un frente político en la FUBA que le ponga un freno a las políticas de de ajuste la Franja Morada, el Rectorado y Cambiemos, y en defensa de la Educación Pública, Gratuita y de Calidad.

 

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.