¿Habrá sido así?

La Gestapo antisindical y la naturalidad con que bajaban el pulgar a destinos ajenos

 

Era 27 de diciembre de 2021 cuando un buen cristiano me mando por privado un tuit de Rosario Ayerdi (@rosarioa) en el que se mostraban las primeras imágenes de lo que hoy conocemos como la “Gestapo de Vidal” o la “Gestapo antisindical” con el mensaje: “Tenés que ver esto”. En el video salían una serie de funcionarios acordando la persecución de un dirigente sindical. Decía el tuit de la periodista: “El ex ministro de Trabajo, Villegas pide a empresarios que denuncien al Pata Medina y les dice: ‘Hemos chequeado con la Procuración, con la fiscalía, con el juez, que eso va a funcionar'». Lo vi y me quedé helada. Me parecía entonces y me parece aun hoy inverosímil que ese video existiese. No solo por las barbaridades que se dicen ahí, sino por la locura conceptual que alguien lo hubiese filmado.

El origen del video era la AFI, que lo había encontrado en un disco borrado por la anterior gestión y que como correspondía había hecho la pertinente denuncia. Y todo parece indicar que fue la propia AFI bajo la gestión de Macri quien además firmó ilegalmente ese video.

La investigación que hasta ahora se ha llevado adelante ha verificado que el salón donde se lleva adelante la reunión lo reservó la presidencia del Banco Provincia, y lo hizo por tres días. El día previo –suponen los investigadores— que usaron para cablear el salón, el día de la reunión y el día posterior que habrían utilizado para retirar el cableado.

La pregunta que todos nos hacemos es: ¿para qué filmar esa reunión? Todos creemos que la reunión se filmó para luego mantener sujetos a la operación a los partícipes. Tipo: “Ojo, que no podés despegarte”. También están los que dicen que se filmó pensando en aprietes políticos futuros. Y por último está la tesis que sostiene que se filmó para poder acreditar ante los jefes –sean quienes sean— que en efecto habían obtenido la conformidad para avanzar en la operación.

Cualquiera de las tesis no logra explicar cómo es que llego hacerse semejante grabación ni qué objetivo perseguían quienes la hicieron. Pero sea cual sea ese objetivo, sin duda no era que la viéramos en televisión ni que sus participantes –algunos– tuvieran que dar explicaciones sobre su participación.

Y por cierto, las explicaciones que dieron algunos fueron de las que hacen desear que no hubiesen explicado nada. Dentro del Top Five que escuchamos en el ranking de absurdos, resalta sin duda la de Garro, intendente de la Plata, que declaró: “Llegué demorado como treinta minutos por el tráfico y ya había comenzado la reunión. Pero jamás imaginé que iban a participar agentes de la AFI. Pensé que eran colaboradores del ministro o empresarios. Lo mismo que vi que había cámaras, pero creí que eran seguridad. Ahora me entero que me grabaron… ¿Adónde nos estábamos metiendo? Me siento un poco víctima”.

Extraña victimización de alguien que figura en lo registros de la AFI. “De acuerdo a los libros de ingreso al edificio de la AFI, que están elaborados de puño y letra y dan cuenta de quién ingresa y a quién va a ver, el 12 de junio de 2017, a las 16.26, el intendente de La Plata Julio Garro fue a ver a la subdirectora Silvia Majdalani”. Continúa contando Franco Mizrahi que “el 14 de junio se cursan los mails en el Banco Provincia para reservar el SUM del séptimo piso donde se realizó la reunión. El mismo 14 de junio, dos agentes de la AFI ingresaron a la sede porteña del Banco Provincia a instalar 4 cámaras y micrófonos para grabar la reunión de la Gestapo”.

Garro volvería a la AFI. “El 14 de noviembre de 2017, el intendente Garro vuelve a la AFI. Se reúne con Majdalani. Entra a las 16.24 y se va a las 17.34. El 15 de noviembre, la Cámara penal de La Plata confirma la prisión preventiva de Medina por asociación ilícita”.

La víctima más rara del mundo, digámoslo.

Similar defensa intentó esbozar el ministro Villegas, solo que en su caso arranco con mala suerte, porque es quien dice en el video que sueña con una Gestapo para los sindicatos. «Si yo pudiera tener una Gestapo para terminar con todos los gremios, lo haría». Un pésimo punto de partida para explicar algo de cara a la opinión pública, en mi opinión. También se disculpó, dijo que daría las explicaciones ante el Poder Judicial y sugirió que el video estaba adulterado. De lo que no pidió disculpas y deberá explicar es por qué “el 31 de julio de 2017, el subsecretario de Justicia bonaerense, Adrián Grassi concurre a la AFI con el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, quien también fue parte del encuentro en el Banco Provincia. Entraron a las 14.51. Se reúnen con el director de Contrainteligencia, Diego Dalmau Pereyra, otro de los participantes de la reunión en el banco”.

Y ni hablar lo que deberá explicar la ex leona y ex Heidi María Eugenia Vidal, quien luego de unas oportunas anginas dio una entrevista donde entre otras cosas señaló “que el video era ilegal”, cosa que es cierta, solo que todo indica que fue durante su gestión que se filmó. También dijo que eran los funcionarios de la AFI quienes deberían dar explicaciones. Claro, eso lo dijo antes que conociéramos la frecuencia con las que los funcionarios de Vidal, incluyendo su ministro de Justicia, visitaban a la AFI. Y sin desperdicio la parte en que llamó “reunión institucional” al encuentro que vimos en  el video.

Permítanme señalar el raro, rarísimo concepto de institucionalidad que demostró Mariu.

El que nada ha dicho hasta ahora es el procurador Julio Conte Grand, aludido en el video y artífice de buena parte de la persecución que se organizó en esa reunión. La legislatura de la Provincia de Buenos Aires aún está esperando sus explicaciones. Y la Bicameral de Inteligencia también, porque el procurador pretendió que el Congreso de la Nación le permitiera hacer uso de un modo de declarar que solo le reconoce la legislación provincial. Deberá concurrir a declarar el 27 de enero y veremos lo que tiene para contar.

Lo que quedó expuesto en el video es una matriz de persecución judicial articulada por la política y el rol también central que cumplían en esa matriz los servicios de inteligencia. Eso explica por qué cada vez que se investiga lo que pasó judicialmente durante el macrismo, más temprano que tarde te topás con los servicios de inteligencia.

Y la pregunta que no me deja dormir desde ese 27 de diciembre de 2021. ¿Habrá sido así la reunión donde unos pocos decidieron empujar a la muerte a Héctor Timerman cuando acordaron perseguirlo judicialmente? ¿Así?

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí