Hay un muerto en mi sopa

Dragón maduro, Vaca Prometida, Petróleo sin sangre

 

Para cualquiera que se informe con medios nacionales, Vaca Muerta es la promesa repetida de la Argentina autoabastecida y potencia; Cerro Dragón una montaña mitológica donde suele haber petróleo, y las muertes de trabajadores del sector por causas completamente evitables una estadística sepultada bajo el precio del barril de crudo Brent, la cantidad de equipos que suben y bajan en los yacimientos o las cifras de productividad probable y estimada el día que Vaca Viva. Las políticas de protección ambiental o “frackeo sustentable” y protección de las comunidades originarias –preocupaciones sobre expuestas en los debates pre electorales— están perfectamente bien, pero la salud y seguridad de los trabajadores petroleros forzados a cambiar plata por vida merece una propuesta de política pública que vaya más allá de incrementar el monto de las indemnizaciones o amontonar instancias prejudiciales disuasivas.

Algunas fotos del pasado reciente, sólo para contextualizar con algunas pinceladas de rigor histórico:

  • Si bien la formación de shale oil y gas no convencional de Vaca Muerta fue descubierta hace 90 años por Charles Edwin Weaver para la Standard Oil California (actual Chevron), la confirmación de la localización del área con la mayor cantidad de recursos, la estimación productiva y de las características y profundidades de las capas geológicas a perforar para extraerlos fue tarea de geólogos e ingenieros de YPF en 2011. Lo que fue anunciado con estruendo por parte de la empresa que por entonces era controlada en su mayoría accionaria por la española REPSOL.
  • En octubre de 2011 el Presidente negro que garantizó las políticas e intereses estratégicos de las corporaciones blancas estadounidenses pero homenajeaba leyendas del rock en el Kennedy Center, le solicitó a Cristina Fernández una entrevista exclusiva en el marco de la reunión del G20 a realizarse en noviembre de ese mismo año. Barack Obama tenía el dato consistente de que la petrolera estatal china CNPC estaba tentando a la española REPSOL (empresas de bandera 100% o mixtas con control estatal dominante, como hacen los países serios) para adquirir la mayoría accionaria de YPF, y que estas negociaciones –en el marco de otros acuerdos tipo trenes, centrales termonucleares o swaps— contaban con el visto bueno del ministro Julio De Vido y de la Presidenta que estrenaba un demoledor 54%.  El enemigo declarado de Estados Unidos y vencedor momentáneo de la guerra geopolítica comercial a escala planetaria, controlando el segundo reservorio mundial de gas y cuarto de petróleo no convencionales, era demasiado.
  • El 16 de abril de 2012, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó un proyecto de ley para lograr la soberanía hidrocarburífera, para lo cual el paso previo ineludible era declarar de interés nacional estos recursos y expropiar el 51% de las acciones de la empresa pertenecientes a Repsol-YPF (que ostentaba el 57% del paquete de títulos). En mayo de 2012 la cámara baja convirtió en ley esta iniciativa de complejo origen y ejecución e intachable espíritu soberano. Nadie lo cuestiono el precio a pagar, excepto REPSOL, sus socios coloniales locales y operadores permanentes de todo interés extranjero y finalmente el PSOE español, que utilizó el viaje para percudir a Rajoy y demostró su condición de socialdemocracia liberal claudicante. Sabina y Serrat se ponen del lado argentino y fin de la discusión.
  • Cambiemos gana en 2015 prometiendo una revolución energética y finaliza 2019 perdiendo por contundentes 8 puntos a manos de los que no volvían más y algunos que nunca se fueron y ejecuta un fenomenal plan de negocios privados protegido desde el Estado, para el propio Presidente vía testaferros propietarios de empresas productoras, transportadoras y distribuidoras de energía, destrozando el delicado equilibrio de precios relativos, dolarizando los combustibles y con ellos la ecuación de rentabilidad de empresas de todo porte. En el camino enarboló una adenda flexibilizadora petrolera que luego copiaron la industria automotriz y la metalmecánica, las textiles y los comercios, destrozando los convenios colectivos que habían costado años de luchas gremiales. Ya de salida y con total irresponsabilidad congeló el precio de los combustibles que había dolarizado, luego los descongeló, luego los volvió a congelar. Las operadoras dicen que no van a perder ni un centavo de dólar en beneficio de nadie (lo de siempre, digamos), aprietan vía lobbys sobre el mismísimo Presidente y socio, luego presionan sobre los costos de las contratistas, luego sobre los sindicatos, luego suspenden 2.000 trabajadores entre Vaca Muerta y Cerro Dragón y finalmente mandan 900 telegramas de despidos.

Pero el conflicto principal es el incremento de la mortalidad de los trabajadores petroleros, en consonancia con la implementación de una adenda que –tratando de remover obstáculos a la productividad sin pausa ni reparo— se lleva puestas las condiciones de higiene y seguridad, ese lujo exótico en tiempos de bonanza o malaria, con el barril de crudo o el metro cúbico de gas arriba o abajo. Y justificadas no sólo por las imperfecciones de un sistema de riesgos del trabajo que pone en manos de empresas privadas (las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo) el cuidado preventivo de la salud y la reparación de los daños cuando fracasan la prevención primaria, secundaria y terciaria, sino que ha forjado una cultura basada en medias verdades que supone que:

  • Los trabajadores del petróleo ganan mucho más que la media nacional salarial y por lo tanto cualquier otra cuestión está fuera de consideración. Se paga trabajo duro, en condiciones extremas y sin andar con refinamientos tales como conformación de grupos óptimos en tareas críticas, recortar el trabajo nocturno, contar con guantes apropiados para manipulación de químicos o herramientas pesadas en boca de pozo o evitar atajos en maniobras de alto riesgo, sólo por hacer las cosas como las hojas de seguridad de las mismísimas operadoras dicen que hay que hacerlas.
  • El lema que parece cerrarles a todes (salvo a los trabajadores cuando se amputan una mano, se prenden como una antorcha o pierden la vida lisa y llanamente) es que a mayor riesgo o a mayor relajamiento de las condiciones de seguridad, corresponden mayores incentivos económicos atados al incremento de la productividad que hace rentable sacar petróleo y gas del subsuelo patrio; y que esto es un trato justo. A cualquiera que diga “yo trabajo izando caños en boca de pozo sin vástago y bajo cualquier condición de viento”, “yo soldé una tubería de tanque sin bridarla”, “yo patrullo piletas de purga sin delimitar y de noche” o “yo llevo la pastilla de americio berilio en una caja blindada en la guantera de la camioneta y nunca me pasó nada», habrá que decirle que tuvo una suerte increíble. Que en esas condiciones de pésimas prácticas en seguridad laboral la gente normalmente se accidenta gravísima o mortalmente.
  • El gobierno saliente patentó una nueva forma del republicanismo respetuoso de las instituciones, que se lleva puestas las garantías y derechos constitucionales. En esta línea aportó de salida la modificación por Decreto 669/2019 del cálculo de las indemnizaciones por accidentes y enfermedades laborales, que además modifica el artículo 12 de la Ley 24.557 y esteriliza el argumento con que se defendía la Ley Complementaria 27.348 resistida por inconstitucional: que con esta ley los trabajadores cobraban mejores montos y más rápidamente en una instancia de resolución prejudicial. Para tener en cuenta cuando el periodismo macrista o coreadelcenter pregunta si hay algo que CAMBIEMOS haya hecho bien.

 

 

Fue con Todes, postal incómoda de la firma de la adenda petrolera en enero de 2017.

 

El acuerdo y sus consecuencias.

 

 

El hecho es que desde la firma e implementación de la famosa adenda petrolera suscripta por algunos sindicatos sin mayores reparos y por otros por presión directa de Marcos Peña y Juan José Aranguren sobre gobernadores y ministros provinciales, se produjeron 9 accidentes fatales; 9 muertes entre febrero de 2018 y mayo de 2019 (entre 2011 y 2017 se registraron un total de 21, es decir que en los últimos meses murieron más de un tercio de los registrados desde que Vaca Muerta se puso en funcionamiento). Y esos 9 no son ítems, 9 puntos en una hipérbole equilátera, 9 celdas activas en un libro de Excel, sino que son Póo, Sánchez, Torres, Chocala Fernández, Segura, Sajama, Labra Rojas y Baeza. Y que también son sus esposas, sus hijos y sus compañeros de trabajo, en shock por la impotencia de no haber podido hacer nada para salvarlos en medio de la nada, en la aridez y el aislamiento de los yacimientos de Loma La Lata o Cerro Dragón. Debería ser atendible que la salud y la seguridad de los trabajadores –del petróleo pero también del Ingenio Esperanza, de la Terminal portuaria de Bahía Blanca, de las minas del yacimiento Rio Turbio, de la línea 60 de colectivos porteños, de la zafra tucumana y de todos aquellos que van detrás del ideal de un país que les garantice que van a tener trabajo para ganarse dignamente la vida, no para perderla— tengan de parte del Estado un política capaz de garantizarles semejante cosa.

Creer que el cuidado de la salud y la seguridad de los trabajadores atenta contra la fluidez de las explotaciones privadas y pone en jaque la rentabilidad de las empresas es de un nivel de preconcepto incompatible con un gobierno nacional y popular que ponga en el centro de sus preocupaciones de gestión el bienestar de los trabajadores. Durante varios años me ha tocado recorrer yacimientos con profesionales de operadoras, empresas de servicios petroleros y delegados de higiene y seguridad de todos los sindicatos petroleros de la Patagonia austral, y puedo dar fe de algunas cosas entre muchas. Hay muchas empresas privadas que ya no se manejan con crudos preceptos capitalistas desde hace años, que en un equilibrio crítico con la rentabilidad de sus explotaciones capacitan líneas gerenciales, incorporando nuevas logísticas de gestión y situándose “a la izquierda” del Estado y sus organismos de control en salud y seguridad. Y no sólo pymes (que son las que tienen menos recursos para invertir en prevención de accidentes y enfermedades) sino grandes unidades empresarias, operadoras petroleras que invierten muchísimo dinero en relevar las condiciones de salud y seguridad de sus trabajadores y entienden que es un objetivo central de su plan de negocios. Los resultados de la aplicación de estas estrategias es dispar y generalmente hay una inquietante distancia entre las condiciones óptimas que describen en sus protocolos operativos internos y las condiciones reales de trabajo “en campo”. Y para esto se inventó el Estado y existen los sindicatos que deben defender no sólo el salario sino la salud y la vida de los trabajadores. Este escriba recorrió durante 6 años yacimientos petrolíferos de las dos cuencas maduras más importantes del país en Chubut, Santa Cruz, Mendoza y Neuquén y puede dar fe de varias cosas:

  • De la espasmódica consistencia de las políticas de prevención primaria, secundaria y terciaria de los organismos del Estado.
  • De que todo el mundo recita el mantra de la prevención para empezar a resolver seriamente la accidentabilidad creciente y la remanida judicialización que “hiere de muerte” la rentabilidad de las Aseguradoras de Riesgo y la sustentabilidad del Sistema. Pero los recursos se ponen al final de la secuencia, cuando ya fallaron todas las instancias preventivas, para entorpecer el normal y constitucionalmente garantido derecho a la Justicia laboral. En el principio, en la prevención casi nadie invierte ni mucho ni sostenidamente, empezando por el Estado.
  •  De la preocupación e inversión real de algunas empresas en manos de las cuales se deja el liderazgo y la tracción a mejoras continuas para el resto de contratistas menores de la industria. Rol que indelegablemente debería asumir el Estado.
  • De que si no es por las camionetas, compromiso militante y sapiencia de algunos sindicatos petroleros a través de sus Secretarías de Salud y Seguridad, los inspectores de las Secretarías y Ministerios de Trabajo no podrían realizar sus tareas con cierta regularidad ni cumplir con metas inspectivas reales, sin “proyectarlas” sobre universos o muestreos que nunca conocerán o directamente de manipularlas.
  • Y que no se puede poner un burócrata o un mero gestor de agenda al frente de áreas en donde la incapacidad, la negligencia o el cinismo provocan no expedientes inconsistentes o fallidos sino la muerte o una hipoteca sin vuelta atrás en la salud de cientos de miles de trabajadores.

 

 

* Ex Coordinador de las Mesas Cuatripartitas de Prevención de Riesgos Laborales en Petróleo y Minería de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. pepino dice

    mis comentarios desaparecieron desde ayer.

  2. pepino dice

    mi comentario de ayer no fue mostrado

  3. pepino dice

    La adenda petrolera en Neuquen, Rio Negro y la Pampa fue firmada por Guillermo Pereyra del sindicato de petroleros y con la anuencia del gobernador de Neuquen el Sr. Gutierrez.La foto lo dice todo, un Macri «feliz» rodeado de ambos.Ni hablar de Aranguren y el ¿ ministro? de trabajo.Con respecto a las provincias petroleras de Chubut, Santa Cruz y T. del Fuego no opinare por carecer de informacion fidedigna.El articulo es interesante pero no dice nada de los que «no murieron» y estan con gravisimas secuelas como consecuencia de la misma politica implementada en ese convenio «petrolero».Esos acontecimientos personales y dolorosamente laborales de cada trabajador estan «tapados» para que no salgan a la luz.Este mismo gobierno nacional hace unos meses intento que Gendarmeria «custodiara» los yacimientos donde se explota la formacion Vaca Muerta, fracasaron en el intento.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.