Historia de los trabajadores argentinos

La puja entre dialoguistas y combativos sigue vigente

La historia de la conducción del movimiento sindical nacional no registra la dispersión que vemos hoy. Siempre existieron dos tipos de posicionamientos de los dirigentes que se podrían denominar eufemísticamente como dialoguistas y combativos.

En la actualidad el movimiento gremial está compuesto por los siguientes agrupamientos, señalando que la integración que planteamos no es ni taxativa ni definitiva.

Los detallo seguidamente:

Dentro de la CGT:

-Corriente Federal de los Trabajadores, compuesta por Bancarios, Gráficos, APINTA, SADOP,  Televisión, Sindicato de Farmacia, entre otros.

-“Gordos”: Sanidad, Alimentación y Comercio.

-Independientes: UPCN, Obras Sanitarias, UOCRA, Aduana.

-Sin Integrarse en ningún Sector: UOM, SMATA.

-Moyano: Camioneros, Canillitas, Cerveceros, Señaleros, Dragado y Balizamiento, Peajes, Judiciales, Aeronavegantes, Calzado, etc.

-Masa: Taxistas, Ferroviarios, Luz y Fuerza, Legislativos, Telefónicos, Químicos, Capitanes de Ultramar, Tabaco, Correo, Trabajo Doméstico, Federación de Farmacia, Marítimos, etc.

-CGT azul y blanca: Gastronómicos, Estaciones de Servicio, Guardavidas, Juegos de Azar, Carga y Descarga, Tabaco, Viajantes, Vidrios, Maestranza, Aeronavegantes Privados, Perfumistas, Supervisores Telefónicos.

-62 Organizaciones: Rurales, Motociclistas o Motoqueros.

-CATT – Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte: Dragado y Balizamiento, La Fraternidad, UTA, Camioneros, Maquinistas Navales, Electricistas Navales, Aeronavegantes y otros.

Por fuera de la CGT existen estas organizaciones:

-CTA de los Trabajadores: CTERA, SUTEBA, UTE-Unión de Trabajadores de la Educación, Actores, Personal Aeronáutico,  Aviadores Líneas Aéreas, Neumático,  Propaganda Médica de la República Argentina, Dirección de Ferrocarriles Argentinos, CONADU,  ATE Capital (Catalano) y otros.

-CTA Autónoma: Federación Judicial Argentina; Federación de Energía; la Conadu Histórica y Jerárquicos del Gas.

-ATE Nacional – Cachorro Godoy (ex CTA Autónoma).

Representantes de la economía popular: CTEP, Barrios de Pie, Corriente Clasista y Combativa.

Frente Milagro Sala por el Trabajo y la Dignidad, cuyo coordinador es Alejandro Coco Garfagnini, nuclea a 19 organizaciones sociales.  Entre ellas Agrupación Villera Piquetera, Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), Descamisados, Federación de Trabajadores de la Economía Social (FETRAES), Frente Evita, Frente Transversal,  Movimiento Villero, Mujica Vive, Patria Justa,  Túpac Amaru, Unidos y Organizados.

-Sindicatos de la Izquierda: Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina, Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción y afines (con inscripción gremial) y Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino.

Frente a esta dispersión pasa a primer nivel la importancia de la unidad para la defensa de los derechos e intereses de los trabajadores. Pareciera que esta afirmación es ampliamente comprendida por la mayoría y a ello se deben las múltiples reuniones que se producen en el seno de la CGT. Pensamos que antes del 22 de agosto, fecha en que se realiza el Congreso nacional —vaya coincidencia, día del renunciamiento de Evita— se vuelven a perfilar dos sectores: dialoguistas y combativos. Pido generosidad al lector por esta amplia caracterización que formulo.

Parece obvio, pero como decía con un oxímoron Ortega y Gasset, hay oportunidades en que lo obvio no es tan obvio. Y esta es una de ellas.

Por supuesto que la reacción de los trabajadores y sus organizaciones contra un sistema de negocios o negociados como el que encabeza Macri es un elemento esencial para dejar al descubierto su naturaleza y para facilitar el camino a la unidad.

La historia demuestra un deterioro en cuanto a la representatividad y una de las razones es la escasa participación del trabajador en la vida interna de los sindicatos.

En lo personal, por haber actuado profesionalmente en representación de sectores de oposición en procesos electorales sindicales, señalo que hace más de un lustro han decaído, por cefas o por nefas, las pujas internas.

En la inmensa mayoría de las elecciones nacionales existen listas únicas.

El panorama en toda la geografía gremial muestra también otra realidad. En las regionales los trabajadores tienen mucha más participación, gravitando en posiciones más combativas, pero limitado al ámbito local con escasa gravitación en las conducciones nacionales.

Ampliar estas capacidades a lo nacional es una vieja aspiración para fortalecer los vínculos de representatividad. En consecuencia creo que todos los rumbos deben conducir a promover la importancia de las delegaciones regionales.

El problema, de acuerdo a mi perspectiva, no es el de “libertad sindical”, sino el de fortalecer la democracia sindical interna, garantizada por la ley (art. 47 de la ley 23.551 entre otros) pero con falencias en la práctica. Es aquí donde la política tiene que jugar su rol y esto se logra – sea por lo fáctico o lo normativo, mediante la actuación del Estado a través de la autoridad administrativa laboral, o sea el Ministerio de Trabajo de la Nación. Por supuesto sin invadir la autonomía gremial.

No ignoro que la tarea es difícil, pero es lo que hay que plantearse como objetivo.

En este análisis descriptivo no se debe obviar la existencia de las representaciones de la economía popular y el rol que pueden cumplir para lo que creo que es el objetivo central de esta coyuntura: la unidad del campo nacional, popular, democrático y latinoamericano.

Finalmente creo que un análisis de la realidad del movimiento sindical, de la necesidad de su unidad programática y organizativa, sería parcial frente a este modelo gobernante ajustador, endeudador, fraudulento, corrupto y dependiente si no se conecta con un avance político, en sentido lato, con los otros sectores sociales y con los partidos políticos comprometidos con las mismas bandera que señalamos como premisas para la unidad organizativa de los trabajadores. A esto nos obliga la manera de actuar del oficialismo, que no vacila en emplear cualquier medio con tal de continuar en el poder y además con el apoyo de los organismos financieros, las grandes corporaciones internacionales, la de los medios masivos oligopólicos de comunicación, etc. Es decir, no descansemos en el convencimiento de que 2019 ya es nuestro.

Perón decía que las casas se construyen con barro y bosta. De nosotros dependen las proporciones.

El tema está abierto a una discusión amplia, sin tabúes, con apertura de nuestras mentes, sabiendo escuchar al otro.

En mi convicción, esta es una obligación moral para quienes pensamos que el movimiento obrero organizado es esencial para construir una sociedad más igualitaria con soberanía política, independencia económica y justicia social.

Tenemos que preguntarnos cómo influye la precarización del empleo y el rol que cumplen las organizaciones o grupos sociales.

Nota al pie: Para un mejor conocimiento, más profundo, intención que no tiene este trabajo, me permito recomendar la lectura del libro de Alfredo Ferraresi y Norberto Galasso, Historia de los trabajadores argentinos.

La ilustración de la nota es el cuadro “El yacimiento de arcilla” (1923), del pintor británico Harold Harvey.

 

3 Comentarios
  1. Marcela Frini dice

    Importante reflexión la de insistir en la democracia interna de las organizaciones y la influencia local de aquellas regionales mas democráticas, que no se extienden a las Centrales de cada gremio o asociación. Me encanto lo de la proporción del barro y bosta con que se deben construir las casas y que esa es la responsabilidad que tenemos.

  2. Eduardo Fabbro dice

    Extraordinario análisis de la situación actual. Sos un MAESTRO HECTOR

  3. Alejandro Ulloa dice

    Un pormenorizado estudio de alguien que sabe.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.