Holy Cross (III)

 

Tengo tres pelucas de pelo natural.
Una lacia morocha,
una castaña tirando al rojo y claro, una rubia.
Pinta labios debo tener 30, máscara, bases, uñas, pestañas una docena
porque se arruinan de nada.
Tengo unas que se llaman mariposa.
Rímel de cuatro colores.
Corpiños enterizos
que me agarran bien la cintura
medias de seda,
no medibachas que me dan asco,
una docena
Bombachas compro las eróticas.
Y tengo un guardarropa completo.
Para salir, para cocktail, de diario,
para todo andar.
Y me monto cuando me da la gana.
A veces todos los días por la tarde
cuando vuelvo del trabajo y los fines de semana
Prefiero toda la vida
la comodidad de la ropa femenina.
Tengo un comercio de venta de lamparitas
de todo tipo, nuevas, prohibidas, discontinuadas.
Si no la tengo yo es porque no hay.
Algunos días atiendo de mujer.
Cuando son clientes conocidos
les digo que soy mi hermana.
Quiero decir, mi outfit es perfecto.
Yo cuido todos los detalles.
Tengo conocidos gay
y me dicen que aproveche
y haga el cambio de género
para poder estar siempre de mujer
pero no entienden
que yo no quiero ser mujer y menos en el documento.
Quiero ser un varón vestido de mujer.
Me produce horror pensar
que podría tener el período
y sangrar una vez al mes.
Inimaginable recibir órdenes de mi marido.
Lavar la ropa y la vajilla.
Ocuparme de los chicos.
Cobrar menos en el trabajo.
Además soy bastante machista.
No me gusta que mi mujer
tome decisiones sin consultarme.
Ni que controle mis horarios
o que opine cuando me monto.
Ella me debe secundarme en todo.
No quiero ser mujer porque sería lesbiana
y no me gustan ni medio.
No quiero ser travesti
para morirme a los 37 años
torturado o asesinado
por sus prostituyentes.
Con sus cuerpos machucados,
discriminados en todas partes.
Me gusta ser varón,me gusta tener la pija dura,
me gustan las mujeres,
ponerla y todo lo demás.
Pero vestirse de mujer
no tiene nada que ver con eso.
Una vez por semana voy al Ibiza
un café de San Telmo
que se llena de gente
con mis  gustos, crossdressers.
Hay hombres de todo tipo,
oficinistas, empresarios,
choferes de taxi,
entrenadores, porteros.
Lo único que no admitimos son homosexuales.
Porque lo nuestro es otra cosa,
es una postura ante la vida.
1 comentario
  1. eva dice

    la poesía ingresa al cerebro y cataratea emociones diversas dependen del tiempo la edad la geografía etcéteras

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.