INFORME SOBRE MINORÍAS

¿Cómo es esto de las minorías que andan por ahí actuando como si fuesen la mitad más uno?

 

¿Se acuerdan de Minority Report? Una película de Spielberg basada en un relato de Philip K. Dick, que hablaba de un mundo donde la ley vislumbra el futuro y por ende puede impedir crímenes antes de que se cometan. En la historia, esa tecnología depende paradójicamente de ciertas aberraciones de la naturaleza: la existencia de tres mutantes capaces de mirar más allá de la barrera del presente, de alumbrar visiones de lo que vendrá que —ahora sí— la tecnología puede formalizar. (En la nouvelle de Dick, el protagonista apela a una máquina que entrega una tarjeta que «traduce» las visiones. En la película, simplemente se bajan las imágenes como uno hace download con cualquier videíto.) Entre otras cuestiones que el relato plantea, la que más preocupaba a Dick era la del libre albedrío. Ese futuro tan claramente visualizado, ¿significaba algo inamovible, imposible de ser alterado? Dick ponía al protagonista, el policía John Anderton, en un brete existencial. Cuando el sistema le revela que en breve asesinará a alguien a quien ni siquiera conoce, al policía se le presenta un dilema: ¿rendirse al sistema al que sirve a diario, como quien se resigna a un destino escrito en piedra, o explorar la posibilidad de cambiar ese futuro?

 

John Anderton (Tom Cruise) en «Minority Report».

 

Ahí es donde entra a jugar ese reporte en minoría al que alude el título. Cuando los tres mutantes comparten la misma visión, el futuro que preanuncian parece inamovible. Pero de tanto en tanto uno de los mutantes ve otra cosa. (O, si prefieren: vota en minoría.) Y eso sugiere que existe una alternativa, la posibilidad de que ocurra algo distinto a lo que han predicho los otros dos.

Me acordé de Dick y de la película de Spielberg porque, en estos días, en la Argentina no existe nada más visible y bullanguero que las minorías. A juzgar por la centralidad de sus argumentos y acciones en los medios, por su dominio de la agenda pública, por la autoridad con que se expresan, por la naturalidad con que desconocen la ley como quien impone el peso de fuerza numérica, un visitante extranjero podría ser inducido a confusión y concluir que, en realidad, estas minorías —políticas, sociales, económicas— expresan a la mayoría de esta población.

 

Los mutantes que ven el futuro en «Minority Report».

 

 

Yo tengo claro que estas minorías son minorías. Pero como no quiero pecar por crédulo, ni confundir deseos con la realidad, busqué parámetros sobre los cuales cimentar el edificio de mi convicción.

Partí de la base de que aquellos que expresan a diario su oposición a todo cuanto dice y hace el gobierno nacional —victorioso en las urnas hace menos de un año, en primera vuelta y por diferencia contundente— tienden a practicar ciertos consumos periodístico-culturales comunes. Existe un circuito comunicacional de la oposición: diarios, canales, radios, que ofrecen materia prima a su público pensada para avivar la brasa de sus enconos; y a la vez, el público procesa esa merca en las redes de modo que (retro)alimenta a diarios, canales y radios y así, en loop interminable.

Pero, ¿cuánta gente lee Clarín? ¿Cuánta gente ve TN o el canal de cable de La Nación? ¿Cuánta gente escucha Radio Mitre? ¿Cuánta gente lee Infobae? Antes de empezar a disparar cifras, déjenme decir que conviene tomarlas con pinzas, porque todas son sospechosas por más de una razón. Algunas son interesadas, en tanto las proporcionan los mismos protagonistas. (Clarín le informa al IVC, Instituto Verificador de Circulaciones, cuánto imprime y distribuye. Ni en los balances donde declara cuánto vendió en verdad.) En otros casos, los mecanismos de medición son discutibles, en general por anticuados. La empresa privada IBOPE extrapola rátings generales a partir de la medición sobre 910 hogares fijos. (Leyeron bien: novecientos diez. Siempre los mismos.) Además reflejan modos de ver televisión que ya no responden a los hábitos de consumo actuales: por ejemplo, no computan la visión de programas que hacemos a partir del sistema on demand. Y las cifras que se divulgan sobre consumo on demand tampoco son fiables, porque las proporcionan (¿dibujan?) las mismas empresas, tanto Netflix como Flow.

 

 

 

 

Para no abrumarlos con tanto preámbulo, empiezo a largar datos. Durante agosto, el promedio oficial de ráting de TN —el canal de noticias más visto, entre los opositores— fue de poco más de dos puntos: 2,05. Lo cual equivale formalmente a 184.500 personas, a partir de la convención de que cada punto de ráting sería equivalente a 90.000 personas. (Y estoy siendo generoso. Se supone que el máximo de audiencia por punto es de 96.782 personas, habitualmente el target medio es de 75.000.) Sumémosle el promedio de A24, que dio 1,59: 143.000 personas. Hay más canales opositores, en cifras siempre descendientes. Por supuesto, estos televidentes no son exclusivos por definición: la lógica indica que existe zapping entre canales del mismo tenor, por lo cual aquel que aparece a las 19 en el casillero de TN también puede estar sumando a las 22 en el casillero de A24. Pero, para concederles el beneficio de la duda, hagamos de cuenta de que cada televidente es exclusivo de cada señal. Aun así, las cifras distan de ser impresionantes.

Según el IVC, durante junio —último mes que figura mensurado— Clarín tuvo una tirada en papel de 210.000 en promedio, de lunes a viernes, y los domingos, de 364.000. La Nación, 81.000 de lunes a viernes y 169.000 los domingos. Otra vez: sería lógico asumir que algunos de sus lectores son personas que también figuran viendo TN o LN+ según las planillas de ráting, pero sigamos sumando a lo bruto y hagamos de cuenta de que son gente diferente.

 

 

 

 

Las radios miden la cosa de modo que se presta a nuevos equívocos. Te cuentan el share que tendrían, es decir qué porcentaje de la gente que estaba escuchando radio a esa hora sintonizó —por ejemplo— Mitre. Según esas planillas de IBOPE, entre junio y agosto Mitre tuvo de lunes a viernes un share del 38,53%, lo cual suena impresionante. Pero: ¿el 38,53% de qué? No es lo mismo el 40% de una lata de atún que de una horma de provolone. Pero conseguir que alguien confirme oficialmente a cuánta gente equivale ese share es más difícil que hacer que Juanita Viale pise la UBA.

Lo que circula como dato vía Kantar-Ibope —que, nuevamente, mide de forma discutible: por ejemplo, sólo registra escuchas por aire y no contabiliza los servicios de streaming—, es que escucharían radio en el AMBA alrededor de 1.400.000 personas. El 38,53% de 1.400.000 personas daría un share de alrededor de 500.000 oyentes. No olvidemos el dato de contexto de que Mitre viene cayendo inexorablemente: hasta hace muy pocos años, su share era del 45%.

Las cifras más fuertes son las que arrojan las páginas digitales. Según Comscare, una empresa de buena reputación, Clarín Digital recibe a 20 millones de navegantes. Suena a barbaridad, pero en un período semejante la página de El Destape —un medio autogestionado, que avanza a pulmón y casi no tiene publicidad— recibe 7 millones. Lo cual, comparando poder de fuego, habla muy mal de Clarín o muy bien de El Destape o ambas cosas a la vez. Pero a partir de entonces, cualquier otra discriminación se vuelve imposible para el público. Sólo los medios acceden a la información que aclara qué artículos suyos recibieron más visitas. Y por eso son los medios los únicos en saber que los artículos más vistos de sus ediciones son aquellos que hablan de OVNIS, del destino de Messi o las desafinaciones de Esmeralda Mitre. En términos generales, las notas más consultadas son las más pelotudas, y por afano.

 

 

 

 

Las empresas no dicen nada al respecto, porque esas cifras indiscriminadas ayudan a que Google determine dónde le conviene poner avisos. Pero si lo que midiésemos fuese el grado de influencia de una publicación, esos números tan genéricos no dirían nada. Ya sé que sonará a autobombo, pero me hago cargo: es más influyente un artículo de Verbitsky que un artículo de Clarín que obtuvo 5 millones de clics, porque esa nota tan cliqueada sobre la dieta de la canela no mueve el amperímetro del país, mientras que lo de Horacio es leído por quien tiene que leerlo — la gente que actúa sobre la realidad que después nos afecta a todos. No seamos ingenuos: si los medios quisiesen medir influencia real (o mejor dicho: si quisiesen que se sepa quién tiene influencia real), difundirían la actividad en las redes, donde una radio como la de El Destape triplica a quien le sigue — La Red.

Recapitulemos. El sistema está armado de forma que, primero, no puedas dar fe de que las cifras que exhiben se corresponden con la verdad. (Es tan confiable como el bolillero que siempre mandaba las causas jugosas al juzgado de Bonadio.) Segundo, está diseñado para impedirte discriminar: aun cuando tuvieses buenas voluntad y quisieras saber cuál es la llegada de los medios hoy opositores, la falta de organicidad del sistema te obliga a sumar peras con manzanas con baterías de 9 voltios con velitas de cumpleaños. (Suena sensato inferir que el comprador de Clarín por la mañana consulta su versión digital durante el resto del día, de modo de hacer que mismo tipo figure como si fuese cinco en todas las mediciones: compró Clarín, oyó Mitre, chusmeó en Canal 13 y TN. Del mismo modo, también figuramos en las mediciones los que consultamos esos medios no por placer —Dios nos libre—, sino para ver qué catzo dijeron o inventaron ahora.)

En tercer lugar, esas cifras incomprobables que te escamotean elementos de análisis y formas de sistematizar su información son servidas así, a lo bruto, para dibujar del modo más generoso la dimensión del medio: es decir su ascendiente, privándote de los muy interesantes detalles respecto de sus artículos más vistos. (Que, de trascender, forzarían a muchos medios a cambiar su nombre por el de Fabio Zerpa tenía razón o Todo sobre Sol Pérez.) No olvidemos que estos parámetros «objetivos» son los que suelen orientar dónde va la pauta publicitaria… ¡incluyendo la pauta oficial!

 

 

 

 

La lógica de los medios respecto de su presunto éxito comercial es, pues, la misma del célebre chiste sobre el ego de los argentinos: ellos saben lo que valen realmente, pero se venden públicamente al precio que desearían valer.

Si querés hacer un negocio fenomenal, comprá a los editores top de Clarín por lo que valen y vendelos por lo que ellos creen valer.

 

 

 

La Política Viagra

La bulla que las minorías armaron en estas semanas no tiene tanto que ver, pues, con el poder (voluntariamente sobredimensionado) de esos medios. Depende más bien del tipo de política que practica la oposición. Hace pocos días, Stephen King comentó por Twitter que a Trump no lo vas a pescar nunca hablando de políticas concretas o de planes. «Todo lo que hace —reflexionó— es lanzar barro». Lo cual describe perfectamente la actividad del PRO y sus aliados.

 

 

 

Me tienta la idea de tirar de la piola de su prosapia simiesca y decir que, antes que gorilas, se parecen a los chimpancés que te revolean la mierda tibia que crearon con tanto esmero. Eso es lo que vienen haciendo: le revolean al gobierno cualquier mierda que encuentran a mano. En ese sentido no son exquisitos, todo tren los deja bien. Te cascotean por la cuarentena y te cascotean porque se está enfermando mucha gente. Te escupen porque no le prestás atención a la policía que ellos dejaron en pelotas. Se indignan por el decreto «malo» que revierte el decreto «bueno» de su autoría. En lo único en lo que son coherentes es en su rechazo a todo lo que tenga que ver con la ciencia. Te bardean el satélite que se acaba de poner en órbita y después juran que te contagiás más fácil en una sesión de diputados por Zoom que en una presencial. (Debe ser el famoso virus informático, debe ser.)

La profusión de disparates sugiere improvisación, y hasta desesperación. No hay una línea coherente que se pueda extrapolar de las posiciones que adoptan. En este sentido, son el cualunquismo encarnado. Sin embargo, que carezcan de lógica discursiva no significa que carezcan de un plan. El plan es el de Trump: tirar barro a todo lo que se mueve. Y ojo, que no es un plan precario. Al contrario, es de una maldad exquisita. Lo que busca es instalar que vivimos en un caos, que nuestra cotidianeidad es una locura. Un día estamos asustados porque colapsa el sistema de salud, al otro la Bonaerense resucita nuestros peores fantasmas, al siguiente nos peleamos con medio mundo por el «despojo» del que se hace víctima a la pobre CABA. Y lo que empezamos a sentir es precisamente lo que buscan: no se puede vivir así.

 

 

 

 

Todo lo que uno quiere es levantarse, mirar de reojo las noticias pensando que son malas pero esta vez no nos pegaron de lleno, ir a laburar, surfearla de la mejor manera posible y liberarse al caer el sol para permitirse mínimos placeres: un vino, amigos, amor, algo para ver en alguna pantalla que distraiga o exalte. Pero la forma en que la oposición crea o explota un nuevo quilombo cada día te pone en un estado de ánimo que, no bien despertás, induce a preguntar: ¿Cuál será el apocalipsis de hoy? Todo es desgarrado, agónico, un videogame en el que te jugás la vida y aun cuando saliste indemne de esa etapa, cambia de pantalla y te pone a correr otra vez sin darte respiro.

Es muy notable el contraste entre la gestión del gobierno, que todos los días da buenas noticias —la resolución de un problema, la puesta en marcha de una iniciativa que mejorará la vida de muchos— y la sensación de dislocación que prima en el ánimo de tantos. En vez de relajar, sabiéndonos en manos de una administración que trabaja para mejorar nuestra calidad de vida, nos la pasamos en ascuas, hiperventilando, sintiendo que todo está a punto de estallar. Y ese es el objetivo. Crear un ambiente tóxico, invivible. Anhedónico, donde no podés disfrutar de nada. Antiperonismo destilado, desde que si algo es el peronismo es la reinvindicación del goce de la vida simple. Eso es lo que buscan: que a pesar de que el gobierno sea peronista, no puedas pasarla bien ni un minuto. El Frente de Todos estará a cargo de la Casa Rosada, pero ellos quieren estar a cargo de tu estado de ánimo — para enloquecerte, nomás.

 

 

 

 

El porqué de esta política demencial es simple, y casi todos lo tenemos claro. El macrismo y sus suburbios —o sea, los ex gerentes del poder real— están urgidos porque temen que la acumulación de pruebas sobre sus acciones ilegales sea tan grande, que ni siquiera nuestra Justicia pueda hacerse la desentendida. Y los poderosos de verdad —con la aquiescencia de sus socios extranjeros— entendieron que el tiempo de la diplomacia se acabó y no les queda otra que encarar las hostilidades. El gobierno les propuso fair play, le respondieron con foul play y ahora todos saben a qué están jugando. Los muchachos de la AEA buscan quebrar a Alberto y Cristina, sacarlos del partido; y la coalición gobernante entiende que la cosa pasa por conservar el funcionamiento de equipo, esquivar las patadas y meter goles, una y otra vez, hasta que la diferencia en el marcador sea abrumadora.

Los medios opositores perdieron poder gracias a la combinación de sus propios errores con los del macrismo —son la sombra de lo que eran en diciembre de 2015—, pero la estrategia actual les viene bien, es algo que están en condiciones de emprender. Llevan años entrenándose en el arte de exasperar y confundir. Como el público que conservan los sigue por una cuestión de fe, van radicalizando su discurso sin que sus seguidores lo adviertan. Para aquellos que ya no damos crédito a sus opiniones, leerlos, oírlos y verlos es como deslizarse por el agujero que se comió a Alicia e ir a dar a un mundo donde nada tiene pies ni cabeza. No hay gran diferencia entre una visita de la Carrió al programa de Morales Solá y una escena protagonizada por la Reina de Corazones. («La Reina tenía un único modo de resolver todas las dificultades, grandes o pequeñas. ‘¡Córtenle la cabeza!’, decía, sin siquiera mirar alrededor».)

 

 

 

 

Ya no pueden influir como antaño, entre otras razones porque rifaron toda credibilidad. Pero pueden hacer ruido, porque son muchos, y fragmentados de modo que los ubica en todas partes. (Los subproductos de lo que Horacio V. llama la trifecta —Clarín, La Nación, Infobae— están diseminados por todo el espectro comunicacional. Hasta canales en YouTube, tienen.) Ante el caceroleo virtual constante se aturde hasta el medio sordo. Y el ruido por encima de los decibeles tolerables dificulta pensar. Entonces dicen que una multitud impidió que Lázaro Báez entrase en Ayres del Pilar, aunque vos estás viendo que son cien pelagatos, pero la bulla te impide detenerte en la contradicción. O te venden como masiva una marchita anti-todo en el Obelisco, que se cuidan de fotografiar sólo en primeros planos. O intentan trabar el funcionamiento del Congreso aunque son minoría, desconociendo la voluntad del pueblo que votó otra cosa.

Ese es el tema. Mientras te enloquecen, mientras te impiden vivir en paz, pretenden seguir actuando como si fuesen mayoría. Y son minoría, y minoría notoria (muy bien amueblada, eso sí), los mires por donde los mires. Pero los cuatro años de Macri terminaron de desquiciarlos. Estaban acostumbrados a hacer lo que querían en las sombras, mientras guardaban ciertas formas. Con Macri en la presidencia, creyeron que había llegado el momento de seguir imponiéndose pero a la luz del sol, ya sin disimulo, y que la vida iba a ser así eternamente. Y ahora no toleran la idea de volver a cuadrarse, de verse obligados a respetar públicamente otra voluntad que no sea la propia. Por eso andan por todas partes cagándose en la pandemia y armando quilombo, sobreactuando su importancia y su poder. Son La Política Viagra, que actúa en complicidad con El Periodismo Viagra y sus asociados en las redes (¿qué son los bots, sino Viagra virtual?): andan por la vida como si fuesen estrellas del porno hard, pero si se les acaban las pastillitas —o sea en la lid democrática, donde es ilegal competir habiéndose anabolizado— no pueden concretar ni un acto de amor.

 

 

 

 

Me tranquilizó escucharlo a Alberto el viernes, durante el acto donde se anunciaron obras para Chubut, Santa Fe, Buenos Aires, Tucumán y Tierra del Fuego. Ya me había tranquilizado el miércoles, cuando apagó el fuego del reclamo policial. (Debe ser el Efecto Martín Guzmán, maestro zen, al que nadie aparta de su eje racional ni aunque vengan degollando.) Pero el viernes Alberto dijo cosas que dieron la pauta de que entendió la dinámica que proponen los lanzadores de barro y mierda. Ahí aclaró que el objetivo es que la Argentina «crezca no en la concentración de unos pocos, sino en la felicidad de millones». Y subrayó: «Nosotros no sembramos discordias. Sembramos igualdad». Los de la discordia, los que te hacen la vida imposible, son otros. Sería genial que ese mensaje fuese más allá de Alberto y que la comunicación oficial ayudase al común de la gente a bajar un cambio, a recuperar el equilibrio, a distinguir que la realidad no es el caos que estos monos azuzan a diario sino el país que todos los días supera un escollo nuevo y sigue avanzando para salir del pozo.

De un lado estamos las mayorías y del otro lado el poder concentrado, cuya representación política es cada vez más insustancial. Me lo dijo Máximo Kirchner esta semana: “La política tiene progresistas, conservadores, peronistas, pero la discusión se da con los retrógrados, más relacionados con el Paleolítico que con el futuro que dicen representar. Hay que aprender a gobernarse a sí mismo para pretender gobernar a otros”. Si perdieron en octubre 2019, en primera vuelta y por paliza, contando con estos mismos medios, el Poder Judicial y la Embajada en modo overdrive, ¿cómo no les va a ir peor ahora, cuando los chanchullos y cagadas que se mandaron son inocultables y el gobierno nos desencaja del barro y mejora parámetros de vida, aun en medio de la pandemia que padece el mundo entero? Por eso van a intentar descarrilar el tren antes de octubre 2021: porque temen que, a la hora de la certificación del voto, su representación en el bastidor del poder político se achique aún más.

Los beneficia de momento la extraña realidad que vivimos en estas semanas, donde las cosas parecen haber vuelto a una cierta normalidad pero siguen sin ser normales del todo. En ausencia de lo real real, de nuestra circulación y congregación en libertad por calles y casas, se sobredimensiona lo virtual; y en ese contexto, veinte gatos locos parecen multitud y un puñado de mercenarios de las redes parece un ejército.

 

 

Pero los que queremos vivir en una democracia real y en paz razonable, donde los poderosos no cascotéen el rancho a diario, no vamos a entrar en la provocación. Porque sabemos que estar guardados en casa no significa que abdiquemos de nuestra condición de mayoría. Estamos guardados porque somos responsables. Y en esta circunstancia, confiamos en el gobierno que fue designado por el voto popular —y de esta confianza participan también muchísimos que ni siquiera lo votaron—, para que le recuerde a los inadaptados cómo se juega este juego, so pena de ser descalificados.

Nuestro cuerpo nos pide salir a refrescarles en la calle qué significa la voluntad popular. Sin embargo, ahora es tiempo de confiar en las autoridades públicas, que para eso las elegimos. Esto es lo que sugiere la lectura desapasionada de los hechos, tanto como las visiones de futuro que tenemos algunos que somos medio mutantes.

Los vamos a arriar de regreso al corral democrático, sin siquiera salir a la calle.

 

 

 

 

 

  • Para escribir este artículo consulté a colegas grossos que saben de medios, como Carlos Ulanovsky, Ari Lijalad y Emanuel Respighi, que me ayudaron a no perderme en el proceloso mar de las mediciones. Mi agradecimiento.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

28 Comentarios
  1. Maria Gil dice

    Que final! Claro que si! Acá estamos. Muy linda nota, que bueno leerla en tanto caos. A uno le crecen las raíces políticas con textos así.

    Gracias.

  2. María Inés López Varela dice

    Marcelo tu nota es un ejemplo de la comunicación. De la reafirmación de los ideales del futuro con esperanza y que estamos en el buen camino. Quizás el problema de que triunfen las minorías en comunicación es que no generamos confianza ni positividad. Siempre damos razón y desmentidos discursos desestabilizadores que prenden por lo conspiranoicos dudando hasta de lo científico mintiendo hasta el absurdo y nosotros defendiendo pero tomándolos en serio. Aparte de defender debería haber programas explicando a Alberto y relajar a los televidentes u oyentes en una realidad feliz y verdadera. Moreno diría peronista.

  3. María Inés López Varela dice

    Marcelo yo veo que tb la comunicación en c5n es una defensa de la comunicación del caos. No existen programas comunicacionales asertivos culturales educativos en los que uno pueda relajarse que vamos bien. Muy bien decís que Alberto va resolviendo problemas. Pero Alberto no lo comunica. Y la comunicación y la agenda y el mensaje está en iniciativa de la minoría. Y la mayoría cuando habla verdad es ridiculizada para imponer las mentiras. Hoy la gente aún no cree que el motor Man no frenó y que Fernandez no es la Morsa. Extraño 678 era una realidad donde explicaban los logros no solamente defender y explicar las mentiras a los adeptos de la mayoria

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.