El juego de la extorsión (Día 2)

Hoy paran todos los centros del INTI. Recibieron más de cien telegramas de despidos.

Desde el primer momento los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial tienen en claro un punto de tensión con el gobierno. Saben que la dirección del organismo intenta presentar lo que ocurre en el predio en términos de «toma» porque eso puede habilitar la intervención de las fuerzas de seguridad. Por eso desde el comienzo de esta etapa de un conflicto de larga data que escaló con los rumores de 250 despidos, nunca mencionan la palabra toma. Hablan y ejercen lo que explican como una permanencia pacífica en los lugares de trabajo de todo el país desde donde ni siquiera impiden el desempeño de aquellos que quieren ejercer sus tareas diarias.

Ayer después de días de rumores comenzaron a llegar finalmente los primeros telegramas de despidos, calculados en unos cien al final del día. La gerencia general envió un comunicado a los trabajadores anunciando un nuevo día de asueto para hoy pero sólo para el Parque Industrial de Migueletes donde permanece un grupo de los trabajadores desde el viernes. El comunicado señala dos cosas: que el asueto se debe a la «toma» de la planta. Y que no incluye al resto de los centros de investigación del país. La asamblea realizada ayer por los trabajadores congregados del lado de adentro y de afuera del predio de Migueletes –cerrado y vallado por la Policía Federal– reunió a unas 800 personas, que votaron un paro para que los trabajadores del interior del país puedan acompañar las medidas de Buenos Aires. Y los delegados volvieron a explicar, además, que lo que hacen no es una toma.

Desde el viernes pasado en el predio permanecen quienes fueron despedidos o se encuentran en las listas de posibles despedidos porque saben que si salen, explican, están seguros de que no van a poder ingresar. Un dato novedosos es que la PFA extendió el control externo al interior del predio donde existe alguna unidad de efectivos. Además, la dirección del INTI ayer hizo circular un mensaje para advertir que muy probablemente los trabajadores no van a poder cobrar los sueldos en tiempo y forma por culpa de la protesta de los trabajadores.


«Es una extorsión», dijo una de las trabajadoras. «Y es un engaño», explicó Daniel Luna, delegado de ATE-INTI a El Cohete a la Luna. «Durante la asamblea de hoy discutimos ese tema y por unanimidad decidimos que trabaje la gente de finanzas. Pero el problema no es nuestro sino de ellos porque decretaron dos días de asueto que impiden el trabajo, no fuimos nosotros sino la dirección».

Efectivamente, el domingo a la noche el director del INTI, el ingeniero Javier Ibañez decretó dos días de asueto por el conflicto gremial. Los trabajadores leyeron allí un intento de boicot al paro que se había votado poco antes en asamblea. El asueto que iba a terminar en la mañana del martes se extendió. Y sigue abierta la búsqueda de caminos de negociación. Según se supo, uno de los directores se comunicó con la Junta Interna para preguntar cuál era la condición para levantar la «toma». La Junta explicó que no había toma. Y que la condición es la reincorporación de los 250 despedidos. Las actividades entorno el predio, en tanto, seguirán durante el día de hoy. La colectora de la avenida General Paz donde está ubicado no está cortada. Tampoco lo está la General Paz. Los autos pasan y hacen sonar sus bocinas en apoyo.

Entre los despedidos confirmados hay profesionales, personal calificado de larga data y delegados sindicales, tal como lo habían adelantado los trabajadores el lunes.

Imágenes de la asamblea del equipo de La García. Habla una de las delegadas despedidas, Yamila Mathon, licenciada en comunicación, docente universitaria, trabajadora concursada del INTI.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.