Juez y Parte

Que un funcionario judicial amañe prueba de los delitos de los que es acusado constituye un delito

 

El 29 de mayo de 2019 hubo un fenomenal paro general. El fin de la larguísima siesta de la CGT durante la presidencia de Mauricio Macri. Al margen de dicho paro, también se celebró el Día del Ejército Argentino.

En oportunidad de esa celebración, los argentinos tuvimos la posibilidad de ver al fiscal Carlos Stornelli, aún rebelde, como invitado de honor, riendo y departiendo amablemente con el mismísimo Presidente de la Nación. Cerca de ellos, menos sonriente pero sabiendo lo que significaba esa foto, estaba ni más ni menos que Mario Montoto, uno de los empresarios más importantes del país. Esa mañana había tres abogados en Comodoro Py, y desafortunadamente yo era uno de esos tres abogados, razón por lo cual no vi el acto en vivo, sino que me enteré varias horas después cuando leí y sobre todo, vi la foto en el portal del Destape. [1]

Y me quedé pensando frente a esa foto. Porque en política las fotos nunca son casuales. Están las fotos accidentales que nadie quiere sacarse, las emotivas y las fotos deliberadas. Las que se buscan con empeño de trasmitir algo que no se puede decir en palabras, pero que es necesario decir de todas formas. Y entonces aparece la foto que lo enuncia.

Me preguntaba qué quería decir la foto que se habían sacado Montoto, Stornelli y Macri. ¿Por qué esa foto? Lo de Macri era sencillo: en tanto Presidente que aún es, resulta ser el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, conforme lo dice la Constitución Nacional. Era bastante lógico que estuviese en esa foto. Mario Montoto es un empresario y ex militante del peronismo, que tiene múltiples –e impensados— contactos políticos. Una de sus actividades más destacadas refiere al rubro de seguridad, vigilancia y armamentos. Business are business. Su presencia allí también era bastante lógica.

¿Pero cuál era la lógica de la presencia de Stornelli en ese acto y en esa posición privilegiada para la foto? Stornelli es un fiscal que está en rebeldía desde hace más de dos meses. Es decir que no se ha presentado a dar las explicaciones que le exige el Poder Judicial. ¿Y sobre qué debe dar explicaciones? Carlos Stornelli está imputado, junto con muchos otros funcionarios, de formar parte o tributario de una fenomenal organización paraestatal de inteligencia ilegal. En esa presunta organización se ha señalado la participación de legisladores nacionales, funcionarios judiciales tales como el propio fiscal Stornelli y Juan Ignacio Bidone, funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional tales como la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, el Ministro de Justicia German Garavano, los jefes de la Agencia Federal de Inteligencia Gustavo Arribas y Silvia Majdalani y una lista hoy difícilmente cerrada de partícipes de la organización. Incluyendo operadores, periodistas y espías que tocan timbre y público en general. Al parecer, las actividades de la organización —a la que me muero de ganas de llamar Kaos, como en El superagente 86—, son múltiples y van desde un capítulo bastante importante de “armado de causas judiciales” con un especial énfasis en armar causas contra personas señaladas por su pertenencia ideológica al anterior gobierno. Los subcapítulos de esta sección incluyen “arrepentimientos guionados”, “puesta en emergencia de personas para que declaren”, etc. También tienen en Kaos un capítulo de “recaudación por medios espurios”. Y otro de operaciones políticas contra opositores. Hasta un curiosísimo capítulo de “asistencia al cónyuge celoso”. Por lo que se va conociendo, Kaos es una multidisciplinaria organización, de evidente y atractiva capacidad de diseñar e implementar estrategias complejas. Una oferta irresistiblemente atractiva de servicios múltiples. El único defecto que tiene Kaos es que es ilegal. Por completo ilegal. Formar parte de ella es delito. Requerir sus servicios también es delito.

Carlos Stornelli está acusado de pertenecer o bien por utilizar los servicios de Kaos. Cuestión compleja, porque en principio dice la Constitución que el Ministerio Publico Fiscal debe promover la actuación de la Justicia en defensa de la legalidad de los intereses generales de la sociedad en coordinación con las demás autoridades de la República… pero a decir verdad, Stornelli parece haber actuado más en coordinación con otras autoridades de la República que en resguardo de la actuación de la Justicia y la legalidad de los actos.

Por esas conductas, hace más de dos meses Stornelli debió haber dado explicaciones ante el juez Alejo Ramos Padilla, que es quien investiga a Kaos. Pero Stornelli, utilizando la inmunidad que le da ser fiscal, decidió no concurrir ante Ramos Padilla. Y ha sido declarado “rebelde”, y se ha solicitado su juicio político.

Curiosa compañía eligieron Montoto y Macri para que los acompañe en esa foto. Un fiscal que está en flagrante violación a la ley que ese mismo fiscal debe hacer cumplir.

Pero todo lo que dije hasta acá no explica la foto. Que Stornelli es Boca como es Boca el Presidente, no hubiese requerido el Día del Ejército para la foto. Ni lo hubiese requerido a Montoto. La foto, ¿es un mensaje de que tocarlo a Stornelli es tocar a Macri, símbolo del alicaído poder político?  ¿Tocar a Stornelli es tocar a Montoto y su dinero y sus impensados vínculos políticos? ¿Ese es mensaje que intentaba dar la foto? Mensaje horrible, claro. Mensaje mafioso, también.

Pero, sobre todo, mensaje patético. Como señaló Alberto Fernández, a quien cito no tanto por su condición de candidato sino por su condición de conocido de larga data de Stornelli, “lo de Stornelli es una vergüenza, indignante. El único operativo impunidad que se ha desatado en la Argentina es el que tiende a defender a Stornelli. Eso explica todo: la actitud que tienen respecto de (el juez Alejo) Ramos Padilla, cuando tienen el tupé de sentarlo detrás del Presidente (Mauricio Macri) en el Día del Ejército”

Y en honor a la verdad, cuando se hizo pública la causa de Dolores, donde Stornelli estaba acusado de participar de una extorsión, recordé una charla que tuve con Alberto, en el marco de la cual le pregunté si la noticia sería o no cierta. Y él me dijo que no la creía cierta. Yo le dije que para mí Stornelli era un pésimo fiscal, porque me constaba en carne propia, que sistemáticamente vulneraba las garantías de las personas que atravesaban los procesos en los que intervenía como fiscal. Que eso lo hacia un pésimo fiscal. Pero que no podía convertir mi certeza sobre el deplorable comportamiento de Stornelli como fiscal, en la certeza de que era un extorsionador.

Aún no puedo. Por tres motivos. El primero es que el juez de la causa de Dolores señaló que probablemente Stornelli no haya participado en la extorsión que llevaba adelante el inclasificable Marcelo D’Alessio. Pero sí habría participado de presuntas operaciones de Kaos. El segundo, porque no se ha prestado a declarar y no conocemos su versión de los hechos. Por trascendidos conozco las versiones que le ha ido contando a sus más cercanos. Algunas más verosímiles que otras. Y en tercer lugar, porque de nuevo la Constitución ordena que todos son inocentes hasta que una sentencia firme declare lo contrario. Y yo me abstengo de jugar a ser juez con las personas.

Lo que sí sé son dos cosas. La primera, que como es obvio que Stornelli no ha ido a declarar, eso nos priva de su versión y lo pone en rebeldía (situación en la que están por ejemplo los acusados del atentado de la AMIA, que nunca se presentaron ante la Justicia argentina) y por lo tanto lo vuelve pasible de remoción, la quita de fueros o juicio político. Algo que señaló la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata que requiriese el juez de Dolores. Y que ya fue solicitado. Eso sí, no contaron con el parsimonioso Eduardo Casal, Procurador interino, que al notificarse de la solicitud determinó un plazo que ya quisiéramos la mayoría de los abogados en nuestros juicios. Porque ustedes no saben la rapidez con que avanzan los juicios sobre —por ejemplo— funcionarios del anterior gobierno. Sin parsimonia alguna, también sin pruebas (pequeños grandes detalles), pero eso lo contaré en otra nota. Alguna vez Borges dijo en referencia a Roberto Arlt que el día que Arlt muriese, tanto el cielo como el infierno no lo iban a dejar atravesar sus puertas. No por bueno ni por malo. Por pusilánime. A diferencia de Borges, a mí me encanta Arlt, pero sospecho que Casal pasará su gestión, en el mejor de los casos. con la suerte que presagiaba mi querido Borges a mi querido Arlt. Digo en el mejor de los casos, porque habría que estudiar si la parsimonia en este caso no implica, además, alguna clase de conducta penalmente relevante.

La segunda cosa que puedo asegurar es que la estrategia defensiva de Stornelli es aún más patética que el discurso que Mauricio Macri intentó dejar claro con la foto. Igual es justo señalar que la foto posee una claridad de la que adolecen los discursos del presidente.

La defensa de Stornelli, al menos la que ha esgrimido hasta ahora, se generó en la cárcel. Mediante escuchas a los presos. No a cualquier preso, a los presos kirchneristas. Son las que escuchamos en el programa de Lanata y las actuadas en el programa de Majul. Las escuchas en sí no prueban delito alguno, salvo en su difusión, porque eso sí es delito. Lo mas curioso es quién tiene esas escuchas. Sólo las tiene un juez. Se llama Claudio Bonadío. Curiosamente, el juez de la causa «Cuadernos”. Ello porque está acreditado en los expedientes que el juez que las ordenó, las destruyó.

Y por cierto, Bonadío no tiene las escuchas en el expediente de la denuncia que junto con Morales Sola, hicieron judicialmente Paula Oliveto y Mariana Zuvic.

Lo curiosísimo del caso es que Bonadío reclamó las escuchas en la causa «Cuadernos»…causa de la cual Stornelli es fiscal. De hecho, constan en el expediente. Hace unos días, buscando otra cosa ya que soy abogada en esa causa, me encontré esa certificación y casi me caí de culo.

 

 

Es decir que en una causa donde Bonadio es juez y, sobre todo, donde Stornelli es fiscal, están las escuchas que Stornelli está usando para su defensa. Tanto es así que hace unos días Stornelli señaló que no iba a presentarse en su quinta convocatoria a declarar porque existían esas escuchas. Verán que algún tipo de conflicto de interés hay entre que el fiscal de una causa use elementos de esa causa para defenderse a sí mismo en otra causa.

Cuando superé el soponcio que me dio, empecé a pensar y me di cuenta de algo bastante básico que no entiendo cómo se me había pasado por alto. El 11 de febrero el diario Clarín [2] publicó una nota denunciando lo mismo que denunciaron Morales Solá y Carrió. Que la denuncia de extorsión contra Stornelli era una operación contra la causa «Cuadernos». En dicha nota se daba cuenta de que la Coalición Cívica había recibido en forma anónima unas transcripciones de escuchas. Una de esas transcripciones correspondía a una charla que  habría tenido «el ex embajador ante el Vaticano, el peronista Eduardo Valdés, en este caso con otro preso K, el ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi (preso por la tragedia de Once), a quien le comenta que ‘va a haber novedades, quedate tranquilo… Operativo Puf… Bonadío y Stornelli Puf…» Y luego continúa: “¿Viste que te avisé que iba a haber novedades, este domingo o el otro? Puf es Puf (sic), no este domingo, el otro domingo… Stornelli y el otro (se refería a Claudio Bonadío) se van a la concha de su madre”.

La denuncia en cuestión curiosamente cayó en el juzgado de Bonadío. Quien aparece mencionado en las escuchas. Razón por la cual debió apartarse de inmediato. Porque no se puede ser juez y parte. Y si Bonadío esta mencionado en las escuchas, es claro que Bonadío no puede investigar esas escuchas.

Pero más aun, hace un tiempo el juez de Dolores Ramos Padilla señaló en uno de sus escritos que tanto Bonadío como Stornelli están imputados en la causa de Dolores. Y como no se puede ser juez y parte, si están imputados es claro que no pueden investigar escuchas que refieren a la causa de Dolores.

Pero menos aún puede Bonadío pedir en la causa en la que es juez y en la que Stornelli es fiscal pedir escuchas que refieren a …Bonadío y Stornelli. Es literalmente una locura. No hay juez ni fiscal en ninguna parte del mundo que puedan investigarse a sí mismos. Y en nuestro país hacer eso es causal de juicio político. Porque reitero no se puede ser juez y parte.

Una denuncia similar a la que hicieron Zuvic y Oliveto fue sorteada y recayó en el juzgado de Luis Rodriguez, quien se declaró incompetente y se la envió al juez de Dolores. ¿Y qué hizo el juez de Dolores? La rechazó, por la sencilla razón de que no puede investigar esa causa, pues aparece en ella.

 

 

 

 

 

Mi siguiente pregunta es: si tanto Bonadío como Stornelli tienen las escuchas… ¿por qué no las presentaron antes, sobre todo Stornelli? ¿Y por qué Stornelli presentó las escuchas que se difundieron públicamente y no las que tenía en cuanto es fiscal de la causa «Cuadernos» y tiene conocimiento y acceso a ellas cotidianamente?

La respuesta es simple. Porque sólo hay un juez y tres fiscales que tienen acceso a la única grabación de esas escuchas que existen. Ese juez es Bonadío. Esos fiscales son el propio Stornelli, el doctor Rívolo y la doctora Leon.

Todos fiscales en la causa «Cuadernos».

 

 

 

Entonces, a alguno de los cráneos que siempre abundan como la salsa, se le ocurrió que debían hacer que alguien más tuviese esas escuchas, legalmente para que nunca se pudiera determinar quién las había filtrado. Y apareció un muy oportuno pedido de esas escuchas a Bonadío, que hizo el Consejo de la Magistratura. En esos pasillos me dijeron el nombre de quien las solicitó. Escribo esta nota sin haber podido chequear en los documentos del Consejo la identidad del consejero que promovió ese pedido, y por ello no considero correcto decirlo acá. Nobleza obliga.

Recibidas las escuchas, se filtraron a la prensa y usando como fundamento los audios difundidos por la prensa, Stornelli nuevamente encontró otra mala excusa para no concurrir a declarar a Dolores. Tal vez por eso sonreía tanto en la foto que se sacó con Macri.

Ni Stornelli ni Bonadío pueden seguir haciendo lo que están haciendo. El festival de escuchas que miramos estupefactos los ciudadanos de este país es un escándalo generado para intentar diluir que se filtraron deliberadamente escuchas ilegales para la pésima defensa de un fiscal que se niega a cumplir la ley. Es simple. Lo que hacen Stornelli y Bonadío esta mal. Y es ilegal.

Ni Bonadío ni Stornelli podían solicitar esas escuchas porque las noticias periodísticas de la misma fecha en que las solicitaron, (11 de febrero) daban cuenta de que ellos mismos aparecían mencionados en esas escuchas.

Tampoco podía Bonadío aceptar la denuncia que presentaron las chicas de la Coalición Cívica, porque remitían a transcripciones ilegales que mencionaban específicamente a Bonadío y Stornelli.

Y ninguno de los fiscales de la causa «Cuadernos», que vieron esos pedidos, podían ignorar que Stornelli estaba siendo denunciado en Dolores.

Porque, voy a reiterar, no se puede ser juez y parte. No se puede ser fiscal y parte. Porque no se puede usar el poder que da ser un funcionario judicial para amañar prueba de los delitos de los que esos mismos funcionarios judiciales son acusados. Porque hacer eso es delito. Lisa y llanamente delito. De los funcionarios judiciales.

Y porque rara vez digo esta frase, pero es justo decirla ahora: tiene razón Alberto Fernández cuando dice que “el único operativo de impunidad que se ha desatado en la Argentina es el que tiende a defender a Stornelli”.

Para que no quedaran dudas, al operativo en cuestión le sacaron una foto.

 

 

 

 

 

[1] https://www.eldestapeweb.com/nota/mario-montoto-presunto-jefe-de-d-alessio-junto-a-macri-y-stornelli-2019530123929

[2] https://www.clarin.com/politica/coalicion-civica-denuncio-operacion-stornelli-armada-presos_0_r6ZBqGrrK.html

14 Comentarios
  1. Eduardo dice

    Como todo tema politico se arreglara con el cambio de gobierno y esos muchachos seran jubilados…cambiando de tema comparto tu amor x arlt….mas alla de borges y su erudición roberto te llegaba al corazon y a las tripas

  2. Alberto Niebylski dice

    «Amalaya la justicia,
    Viditai, los abogados
    Cuando la ley nace sorda
    No la compone ni el diablo»

    Sabio, el Cuchi, cambió el bufet por un piano

    1. gorila gorila dice

      «Chacarera el expediente»
      «Abogado de profesión, ex Fiscal de Estado de la Provincia de Salta por méritos propios, diputado nacional por avatares de la política y, fundamentalmente, creativo y músico de alma.» Wikipedia

  3. Claudio A. Rapoport dice

    Que espera la Corte Suprema para poner coto a tanta locura ?.

  4. gorila gorila dice

    Querida Graciana, como siempre fascinado por tu discurrir elegante entre la retórica y el derecho.
    Te vamos a necesitar para darnos letra, pero primero hay que cambiar la bocha.

    Es la ley como la lluvia:
    Nunca puede ser pareja;
    El que la aguanta se queja,
    Pero el asunto es sencillo:
    La ley es como el cuchillo:
    No ofiende a quien lo maneja.

    J.H

  5. ElPadrin0 dice

    Si hubieran sido otros funcionarios, los despachos del fiscal y el juez habrían sido allanados y clausurados. Ellos sin fueros y suspendidos a disposición de la justicia. Nadie nos dice que seria o no esto lo que en general manda la legislación? Eliminaron la justicia militar, pero quedo la justicia judicial. Esto es un mamarracho institucional!

  6. Luis Juan dice

    Estimada Graciana:
    Impecable.
    Me preocupa que los mejores lacayos imperiales intenten imitar a sus amos, veamos:
    Claudia Sampedro Torres, entrevista a un abogado estadounidense sobre su actividad en Guantánamo. Allí, en uno de los párrafos podemos leer: “Cuando el DoD abrió el Centro de Detención en Guantánamo en enero del 2002, el poder ejecutivo de los Estados Unidos declaró que las decisiones sobre las condiciones y criterios de detención no estaban sujetas a ninguna forma de deliberación jurídica.”
    Se hace referencia a un fallo de la Corte Suprema de EE.UU. de 2004, el Caso Rasul v. Bush y, no obstante, se podía leer: “…A pesar del carácter obligatorio y fundamental del fallo, el gobierno estadounidense sostiene aún que mantiene su declaración en cuanto a que los detenidos de Guantánamo no tienen derechos cognoscibles. La lucha actual contra esta posición constituye una manifestación en contra de la política extrema que justifica cualquier violación de los derechos humanos y humanitarios en el nombre de seguridad nacional.”
    “…En la audiencia que en la CIDH se realizara el 3 de marzo de 2005, los peticionarios solicitaron la reiteración de las Medidas Cautelares No. 259 y una extensión de las mismas bajo la forma de petición a los Estados Unidos para que investigue el uso en los tribunales de evidencia obtenida a través de tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes -una violación clara de sus obligaciones internacionales-.”
    “Sumado al carácter general de violación e indignidad no pueden ser procesados los hombres de Guantánamo con base en declaraciones «confesiones» obtenidas allí, ante funcionarios sin jurisdicción y bajo el uso de la tortura.”
    Cuando la entrevistadora pregunta sobre qué derechos son violados en relación al derecho internacional, el entrevistado responde: “El gobierno estadounidense está violando varios derechos de los detenidos en Guantánamo: el debido proceso legal, el derecho de estar libre de detención arbitraria, el derecho a la integridad física, los derechos de la niñez y otros derechos a tratos humanitarios que les corresponden bajo el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Contra la Tortura, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, el Protocolo Opcional de la Convención sobre los Derechos de los Niños sobre los Niños en Conflictos Armados, las Convenciones de Ginebra, y otros principios del derecho internacional consuetudinario.”
    “…Dos casos impulsados como peticiones de habeas corpus ante la Corte Suprema de los Estados Unidos (Rasul y Habib) en el sentido de oponerse a mantener extranjeros capturados en Afganistán en Guantánamo sin asesoría jurídica ni derecho ni juicio de ley e ignorando los cargos en su contra, fue fallado el 28 de junio de 2004 a favor de los detenidos.”
    “Un caso ante la Corte del Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia (Hamdan), impulsado como habeas corpus, el 8 de noviembre de 2004 fue también fallado a favor del detenido y la Corte le recordó al Presidente que él no es en sí mismo un tribunal y sus declaraciones no definen el estatus de los prisioneros, lo que corresponde a los tribunales competentes.”
    “Pero a pesar de los dos fallos anteriores el 15 de julio de 2005 la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia revocó el fallo del Juez Robertson del 8 de noviembre de 2004 y dio paso a la reanudación de juicios por crímenes de guerra a cargo de comisiones militares estadounidenses contra los prisioneros de Guantánamo Pero, además, indica el fallo, que los tratados en general y los Convenios de Ginebra en particular, no crean derechos individuales jurídicamente reconocidos o vinculantes porque el cumplimiento de los compromisos dependen del honor y el interés de los Estados parte. Las demandas serán entonces según este fallo asuntos del derecho internacional, mas no procesos de derecho interno.”
    “Una última nota sobre este histórico fallo en la guerra contra el terrorismo mundial de los Estados Unidos exime a las comisiones militares de la obligación de la presencia del acusado en las audiencias. Y qué decir del último argumento, como al-Qaeda no firmó los Convenios de Ginebra y los prisioneros están acusados de pertenecer a esa red, no serán los hombres de Guantánamo sujetos de las protecciones del Derecho Internacional Humanitario.”
    Fuente: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3985739.pdf

    Como detrás de todo está el Dragón, uno puede observar en el accionar del gobierno local, muchas semejanzas con las actitudes de sus titiriteros:
    Un artículo de Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, titulado: “La resistencia contra el desafío populista”, comienza de la siguiente manera: “El incremento del populismo autoritario pareciera ser menos inevitable que hace un año. En ese entonces, parecía imparable el fenómeno de los políticos en todo el mundo que pretendían hablar en nombre “del pueblo”, pero ganaban adeptos demonizando a minorías relegadas, atacando principios de derechos humanos y fomentando el descreimiento en las instituciones democráticas. Hoy se observa una reacción popular en numerosos países, impulsada en algunos casos por líderes políticos que tienen la valentía de defender los derechos humanos, y esto ha posibilitado que el futuro de las aspiraciones populistas sea más incierto. Cuando la resistencia es firme, los avances populistas han sido limitados. Pero cuando se combinan la capitulación con el mensaje de odio y exclusión, los populistas se imponen.”
    https://www.hrw.org/es/world-report/2018/country-chapters/313146

  7. Amilcar dice

    Brillante el Sr. Comeglio (Buenisimo lo de`P.Rey y los Recondos)

  8. Roberto Esteban Pintos Sánchez dice

    Y para rematar un articulo como de costumbre impecable e implacable al que Graciana nos tiene acostumbrados, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. «Yo caníbal» indica claramente que este DESGOBIERNO AGONIZANTE está repleto de caníbales, de lobos sueltos en un corral de corderos atados de pies y manos ante la injusticia. Pero nada de eso es eterno.

  9. Ricardo Alberto Comeglio dice

    El problema Graciana es que tanto Stornelli como Bonadío conforman e integran una República diferente a la Argentina. Stornelli concurrió a ese acto como embajador de esa República.
    En esa otra República no hace falta rendir un examen para ser considerado candidato a fiscal o juez, con sólo aparecer en una servilleta o integrar la comisión directiva de un club de fútbol alcanza para que los nombren.
    No hace falta que te nombre juez el Senado sino que con un decreto del presidente podés integrar su Corte Suprema.
    No hace falta el original de la anotación con la que acusás a alguien de haber cometido un delito que no surge de esa anotación, sino que con sólo las fotocopias o las imagenes fotográficas alcanza y si en el texto de esas anotaciones sólo se dice que vió bolsos pero no su contenido, que los bolsos los vio de lejos y que las personas que los tenían subían a edificios sin que el que escribía esas anotaciones subiera con ellos y que luego suponía que en esos lugares se hacían cosas que el que anotaba jamás vió, no importa para nada porque sólo alcanza conque todos consideren que lo que se quiso decir en esas anotaciones es lo que el que juzga determina que dice y nada más.
    En esa otra República no hace falta filmar las declaraciones de los arrepentidos.
    En esa otra República no hace falta otorgar la producción de pruebas periciales pedidas por las defensas de los imputados y si se otorga alguna pericial, alcanza conque sea parcial, acotada y que expresamente no contenga lo que se le pide que no contenga.
    En esa otra República no tienen por qué acudir a las citaciones de los jueces y mucho menos si esos jueces que los citan no están alineados con el pensamiento de los citados.
    En esa otra República la investigación sobre delitos presuntamente cometidos por los fiscales y jueces, son llevadas adelante por los mismos fiscales y jueces imputados.

    Por eso está bien que acudiera Stornelli a ese acto y que lo hiciera invitado como ÚNICO FISCAL, porque evidentemente es un fiscal que no pertenece a la República Argentina.

    1. Beatriz Sonego dice

      Excelente conclusión Sr. Comeglio.

      1. Victoria dice

        Estimado Ricardo, el problema es que no es «esa» sino «esta». Y que el pueblo que sabe, preocupado por juntar el mango, mira psemi paralizado y perplejo lo que ocurre, y el que no lo sabe, ni siquiera le importa. es ESTA república (miúscula intencional), y ES NUESTRO PROBLEMA.

        1. Ricardo Alberto Comeglio dice

          Victoria: sé a lo que te referís, pero intento darnos a entender que no hay posibilidad de coexistencia alguna con estas lacras. O ellos o nosotros, no podemos convivir y si ellos no se van o no son echados por el poder constituido de la República Argentina, en función a que no pueden ser parte de la misma siendo como son, entonces será hora de que hagamos una nueva República lejos de estos sátrapas. No olvidemos que la Constitución instituye al pueblo como único soberano y definitivo tenedor de los poderes constitutivos, por lo que bien podemos hacer una nueva alianza o «nuevo contrato social», tal como lo ha manifestado esclarecedoramente CFK. Es hora de que entendamos las palabras de Cristina en todo su contenido político y con la envergadura que de sus palabras fluye. No es que le tengan miedo por lo que fue, sino por lo que representa, piensa y expresa. Cristina es el más fuerte contrapoder que existe hoy a nivel regional, de lo contrario el embate contra ella sería leve o secundario, sin embargo es lo único por lo que se despiertan todos los días estos sátrapas antirepublicanos, al menos si hablamos de la República Argentina.

          1. Victoria dice

            Estimado Ricardo, estoy completamente de acuerdo en los puntos que usted plantea, mi miedo es que en medio de semejante desastre económico y social sigamos arrastrando y alimentando las causales históricas del mismo. En ese punto considero tan urgente la resolución de los problemas económicos como una profunda limpieza y remodelación de la Justicia. CFK habla de reconstruir el pacto social, pero no tenemos que perder de vista que los pactos hacen alianzas, y las alianzas que se gestaron durante este gobiernos fueron alianzas para el dominio y la impunidad. Sin una reforma profunda no hay futuro de largo plazo que nos garnatice la democracia real y la República, y hoy por hoy, temo que hay enormes escollos y condicionamientos peligrosos en la construcción de ese pacto social. La sociedad debería estar en la calle clamando por justicia, y en vez de eso está mirando como llegar a fin de mes, quien llega. Es el árbol que tapa el bosque. De aquí solo se sale militando por la verdad todos los días y en todas partes.
            Debemos darle crédito a la nefasta derecha en algo, nunca la destrucción fué tan rápida ni tan perfecta. En eso fueron sumamente eficientes.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.