La bisagra del tarifazo

Un precio fijado por la ideología, no por los costos

 

El desproporcionado nivel de las tarifas de gas y electricidad –las de agua también, pero son locales en todo el país— tiene su origen en la arbitraria y discrecional fijación del precio de producción del gas –el PIST ó gas en boca de pozo—, por una parte; y en el sendero de actualización de su traslado a las tarifas, tanto a las de gas, como en forma indirecta a las de electricidad.

En esa vía establecida para los aumentos, tenemos que tener presente el valor vigente a diciembre de 2015: hasta 2 dólares aproximadamente el millón de BTU (unidad inglesa de medida del gas), que se proponen elevar en tres años hasta 6,80 dólares por unidad, a través de un camino ascendente. Actualmente, según los rangos tarifarios, oscila entre 4,50 y 5,50 dólares.

Esa definición de precios no se relaciona con costos sino con ideología y con intereses. Es importante decirlo porque la decisión no tiene racionalidad basada en los costos del producto: el gas. Ese valor, el costo, siempre ocultado por el mundo empresario, puede oscilar en el caso del convencional alrededor de los 2 dólares, valor que representa la mayor parte de la producción. Por otro lado tenemos el gas no convencional –Vaca Muerta— cuyo costo es mayor, puede acercarse a los 6 dólares y su participación, creciente, todavía es marginal. Como lo es también el importado de Bolivia y de los barcos metaneros, también con un costo de 6 dólares promedio. Costo que deberá ir en baja, acercándose al de EE.UU., que oscila en los 3 dólares el millón de BTU si quiere ser rentable para exportar su excedente.

Mientras tanto el precio actual impuesto a la producción de gas, que representa el 60 o 70 % de la tarifa final antes de impuestos, hace inviable e insustentable la economía nacional, cuyo componente energético la condiciona en gran medida, y en el cual el gas representa más del 55%, siendo el 35% el petróleo, y el resto de origen hídrico y nuclear. Una economía gas dependiente.

¿Por qué tanta insistencia en el precio del gas? Porque condiciona también el precio de la electricidad, cuyo precio de producción está alrededor de los 80 dólares el MW –el Mega, en la jerga—, valor influido en más del 30% por el precio del gas, y culpable también de gran parte del tarifazo.

Los otros responsables son las áreas de transporte y distribución tanto de gas como de electricidad, servicios públicos cuyo control por los entes es inexistente, y fuente de importantes negocios.

El tarifazo no sólo es impagable para vastos sectores de usuarios residenciales, con su secuela de reducción del consumo, sino que afecta de manera importante al sector empresario que no puede sostener con esos valores su evolución, su desarrollo.

Si este nivel de tarifas es insustentable, ¿por qué el capricho de seguir adelante con el tarifazo? Hay dos vertientes para explicarlo. A riesgo de simplificar en exceso el análisis, encuentro una cuota importante de ideología o fundamentalismo, con cierta dosis de venganza hacia el pasado reciente, que le permite al gobierno sostener a cierta clase media; y por otra parte un fuerte componente de negocios, de concentración empresaria, que es alentado por el nivel de renta que permite esta fórmula de avance sobre las tarifas.

Con lo cual el tarifazo representa una cuestión crucial del modelo económico, que no sería ya el tradicional neoliberal sino uno distinto, destinado a convertir al país en una estructura totalmente diferente a la conocida, de carácter neocolonial, con elites nacionales y extranjeras dominando la economía y en el cual la sustentabilidad económica como la conocemos y la pensamos ya no tiene sentido, ya que sería reemplazada por ese esquema neocolonial.

De allí la importancia que le otorga el gobierno a este aspecto crucial de su modelo económico, y a defenderlo.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. Raul Martinez dice

    Crisis energética
    Visto y oído todo lo que se dice de este y otros gobiernos, de las incesantes críticas a que se los expone, muy bien merecidas por cierto, debido a su responsabilidad en el fracaso de la politica energética y en casi todo lo que emprenden, y al mismo tiempo considerando la escasez de propuestas alternativas dado el estado catatónico en que se encuentra la autodenominada oposición, y fundamentalmente porque “mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar”, me permito ofrecer al juicio de los lectores del Cohete a la Luna, un proyecto que permitirá, con una inversión modesta (porque aprovecha parte de la red ya existente de tubos de ventilación y aire acondicionado) mitigar la acuciante falta de energía eléctrica que aqueja a vastos sectores de la ciudadanía a lo largo y a lo ancho del país. Se denomina CAlor Recuperado en Redes de Interconexión Optimizada (CARRIO) y consiste, como su nombre lo indica, en un vasto sistema de conductos para canalizar el aire caliente producido por la actividad humana a las centrales de generación eléctrica de ciclo combinado, a efectos de incrementar la temperatura del aire que ingresa a los compresores de las turbinas de gas y de este modo recuperar el calor y el gas metano emitidos mayoritariamente, entre otras partes del organismo humano, por ambos extremos del tubo digestivo. Este aporte energético, se traducirá, casi sin costo alguno, en un ahorro considerable de combustible y en un incremento de la performance de las plantas generadoras, reduciendo al mismo tiempo la presión en la demanda de gas natural, lo que redundaría en una baja del precio de este recurso no renovable.

    Esencialmente consiste en conectar a través de una red de conductos térmicamente aislados, las emisiones producidas en locales donde se realicen actividades que produzcan una cantidad considerable de aire caliente y gas metano, tal como ocurre con funciones legislativas, congresos, consejos deliberantes, comisiones bicamerales, comisiones investigadoras, cursos de autoayuda, foros empresarios, casas de gobierno, municipalidades, ministerios, secretarias, reuniones de empresarios, peluquerías (a lo que habría que sumarle a la verborragia del peluquero el calor de la reacción exotérmica producida por el peróxido de hidrógeno, utilizado regularmente en ingentes cantidades, necesarias para doblegar la resistencia de ciertos tipos de cabello a la decoloración), redacciones de diarios, estudios de televisión, cabinas de transmisión de futbol y otros eventos deportivos, programas de opinión, noticieros radiales y televisivos, reuniones de partidos políticos oficialistas, de partidos políticos no oficialistas, de partidos políticos en transición, de alianzas de partidos políticos oficialistas, de alianzas de partidos políticos de la oposición, de alianzas de partidos políticos en formación, de alianzas de partidos políticos en descomposición, de otros partidos políticos, circos, reuniones de gabinete, juzgados, teatros, tribunales, facultades de humanidades, filosofía y letras, derecho, ciencias sociales, arquitectura, carreras diversas de sociología, psicología y filosofía, partidas de truco, cortes supremas, cebadura del mate, consultorios de psicólogos, sociólogos, cámaras de apelaciones, dentistas (que aprovechan que Ud. no puede contradecirlos para decir lo que se les antoja, y como el que calla otorga…), de medicina alternativa, de alimentación saludable (vegan, paleo, y otros disparates), remiseros, politólogos, nigromantes, adivinos, consultores (todas las categorías), taumaturgos, charlatanes (varias categorías), cafés, restaurantes, hoteles, centros de estadística, embajadas, almuerzos con Rosa Martinez, consejos profesionales, gimnasios, consulados, conferencias episcopales, reuniones de directorio, críticos de arte, concursos literarios, salones de fiesta, periodistas oficialistas, periodistas no oficialistas, otros periodistas, periodistas (varias categorías), consejeros, ONGs (varias categorías), curas, predicadores, reuniones de profesores de la secundaria, rabinos, protectores del medio ambiente, pastores evangélicos, asambleas universitarias, congresos sobre el medio ambiente y (muy apropiadamente) sobre el calentamiento global, telepredicadores, imanes, sindicalistas oficialistas, sindicalistas no oficialistas, otros sindicalistas, sindicatos combativos, miembros de ateneos onano-insurreccionales (diversas orientaciones), porterías en edificios de departamentos, y muchos más.

    (Continúa en el siguiente)

  2. Raul Martinez dice

    (Viene del anterior)

    Como puede observar el lector informado, la lista es inagotable. Este proyecto no termina aquí. Una vez que la tecnología lo permita, también se podrán incorporar a la red, otros aportantes de energía termo-eólica-bucolabial y termo-eolica-colorrectal como estadios, cuarteles, ruidazos, explotaciones ganaderas, asados, puestos de choripán y garrapiñada, barrios cerrados, picnics, conciertos, marchas reivindicativas (varias categorías), verdurazos, exposiciones agropecuarias, cacerolazos, picados, partidas de golf, tetazos, vaciaderos de basura, ventilaciones de desagües cloacales y de cámaras sépticas, plantas de tratamiento de efluentes, cuenca del Riachuelo de la Nación, sistemas digestivos de semovientes (todas las categorías), aire sobrecalentado generado por conductores de taxi (que actúan como acumuladores de lo que escuchan por horas y horas en la radio y que se lo propinan de un saque al pasajero indefenso y desprevenido que recién sube al vehículo; descarga que lo paraliza y lo hace balbucear respuestas incoherentes y forras, mecanismo de defensa utilizado para que el sujeto no lo haga objeto de su lenguaje abusivo y lo obligue a bajar del auto, si se siente ofendido o si sus razones no son atendidas o aceptadas en un plazo prudencial, no prorrogable, proporcional a la duración estimada del viaje); y otros aportes, producto de actividades generadoras de aire caliente que, por ahora, se desarrollan al aire libre. No obstante, es necesario aclarar que en este proyecto no se incluye el gas metano ambiental en que se encuentra sumergida la mayoría de la población urbana, producto de la actividad metabólica de materias alimenticias y pseudo-alimenticias “in corpore”. Ver E. Pinti et Al. – Creole Sauce – Effect of social policies on the metabolic system of the population. – Annals of Argentinian Contemporary History, 1984. Vol. 18, pages 183 to 1425.

    En términos técnicos, la unidad de energía a emplear seria el CARRIO/hora, o Crr/h equivalente al W/h, pero en este caso referido a la energía recuperada. Las unidades de potencia derivadas serian como fácilmente se deduce, el KCrr (KiloCarrio), el MCrr (MegaCarrio), para la escala ascendente, y el mCrr (miliCarrio) como la unidad más pequeña de la escala. Para dar un ejemplo: cuando algún legislador oficialista bosteza ante una interminable tirada de un miembro de la oposición, o por el contrario, cuando un miembro de la oposición lo hace cuando el jefe de gabinete expone ante el congreso los logros conseguidos por el gobierno, la energía emitida por el bostezo equivaldría a un miliCarrio-hora (mCrr/h = Crr x 10-3/h). Ahora, si en el recinto legislativo se tratara, pongamos por caso, el desafuero de la Sra. Fernández, el incremento (peak) en la cantidad de aire caliente generado por tal actividad produciría un “output” de un mega-Carrio/hora o sea (1 MCrr/h = Crr x 106/h), o sea un millón de Crr/h. Como puede observarse, si le damos un fin útil a toda esta energía procedente de actividades, algunas ventajosas pero en general improductivas, y actualmente despilfarrada, podremos al menos aprovechar parte de lo gastado, como beneficio secundario de algunas de las enfermedades crónicas que afectan a la sociedad, tal como, por ejemplo, hablar al pedo, y así paliar la crisis energética que aqueja a una parte importante de los habitantes del país por responsabilidad directa, vaya la paradoja, de los que generan o han generado en el pasado la mayor parte de la masa de aire caliente que hoy nos asfixia, y que por aplicación de este proyecto podría canalizarse hacia fines más provechosos.

    Creemos que pueden ser muy positivos los análisis y debates sobre la viabilidad de esta propuesta.

    Gracias por su atención.

  3. Ricardo Alberto Comeglio dice

    Estos personajes son consecuentes con su forma de idealizar el país. No necesitan tantas escuelas ni universidades que enseñen cosas que nadie va a utilizar, como tampoco centros de enseñanza donde se aprendan conocimientos alejados a la primarización económica a la que tienden.
    ¿Para qué saber algo que no se va a necesitar? Es antieconómico y como la educación es subsidiada por el Estado, algo que no pueden sacar porque si pudieran lo sacarían, entonces lo más práctico desde el punto de vista de las cuentas públicas, es no desembolsar dinero para algo que no se va a utilizar.
    Cierran todo aquello que no esté dirigido a satisfacer su idea de primarización económica.
    Es más que evidente. Se van a necesitar, según su teoría supremacista, los conocimientos y capacidades que le sirva a la Argentina para insertarse en el mundo conforme a lo que ese mismo mundo tiene predefinido para este país.
    No está mal el planteo, sino lo que está mal es la definición de lo que la Argentina debe ser para el mundo.
    ¿A qué nos dedicamos? ¿Para qué servimos? ¿Qué hacemos mejor? Respondidas estas preguntas se enmarca la economía para dirigirnos a ese destino.
    Estos tipos ya lo definieron y lo están haciendo.
    El tema crucial es saber por qué tantísima gente que no entra en los cálculos de esa idea de país, aún los siguen votando. ¿Se creeran que alguna vez servirán para algo y les darán dinero por sólo ser argentinos y vivir aquí?
    No. Que lo sepan todos. Se primariza la economía y se concentra la actividad comercial al cultivo y extracción de materia prima, con un magro sistema de valor agregado como para dotar a ello de embalaje y conservación y luego se procede a la exportación de lo producido.
    ¿El resto? El resto sirve como empleado para servicios necesarios a la explotación y exportación de la materia prima.
    ¿Sirve entonces estudiar mucho? No. No tiene ningún sentido, porque sólo se van a utilizar las manos y las piernas, no el cerebro.
    Cerremos centros de educación entonces.
    ¿Sirve tener ciencia? No. No tiene ningún sentido, porque se va a importar lo que la élite necesite para vivir bien en sus dominios y la gran masa lo utilice para brindarle servicios a esa élite, no para el uso de la masa, por supuesto, porque no podrá costear su uso.
    ¿Sirve dotar de energía a todas y todos? No. No tiene ningún sentido, porque ésta no será necesaria más que para los servicios que necesite la élite. ¿Y la masa de gente que trabaje en servicios? Utilizará la energía sólo en sus lugares de trabajo. Después volverá a su ranchito con la china y listo.
    ¿Entran en esa idea de país los 40 millones de argentinos? No. Por eso el sistema jubilatorio es de exterminio. El sistema de salud tiende a ser de exterminio y las fuerzas de seguridad van a colaborar con ese exterminio.
    Lo que sobra se extermina, a no ser que se de cuenta y se vaya antes del país. ¿A donde? A cirujear la vida en el extranjero. Como pueda.
    Sobran más de 30 millones de personas. O se van o son exterminadas.
    ¿Será mediante actos salvajes? No. No hará falta. La muerte por enfermedades varias producto de la pobreza, el hambre y la falta de cobertura médica, hará lo que las fuerzas de seguridad no puedan hacer para que no sea declarado como acto inhumano.
    ¿Pero nadie dirá nada sobre este plan? Hasta ahora pareciera que no. No hay gente interesada en darse cuenta porque seguro que piensa y siente que eso le va a ocurrir al otro.
    Cada uno de los 30 millones que sobran se creen que son parte de los 10 millones que van a quedar.
    Es lamentable, pero es así.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.