LA CAPTURA DEL PEZ GORDO

La causa de Parques Eólicos detrás de la pista de Mauricio Macri

 

Una estructura de mamushkas cerebralmente orquestada. El montaje de la familia Macri para administrar sus operaciones en seis Parques Eólicos de Argentina incluye sociedades en, por lo menos, el paraíso financiero de Luxemburgo y en España. Un mundo dentro del otro y, alrededor de ellos, los hilos finos que movían turbios intereses: la investigación del juzgado de Marcelo Martínez de Giorgi sobre la compra y venta de los parques, según los últimos movimientos de la causa, conduce los caminos hacia la clásica maniobra de ocultamiento y evasión que las grandes empresas acostumbran a perpetuar en el mundo.

El Cohete a la Luna accedió a un informe de 600 páginas de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DAJuDeCO), que integra el expediente y fue uno de los que ordenó el rompecabezas hacia los Macri. Las numerosas pruebas, de acuerdo a lo avanzado en la pesquisa, son concluyentes: tal como ocurrió en otros casos emblemáticos, como el Correo Argentino, los Macri se beneficiaron de sus emprendimientos privados usando el Estado en tanto campo de influencias para despejar el fértil terreno de las operaciones. Algo que ya se sospechaba hace rato, con hipótesis conducentes, pero que la justicia confirmó en tiempo presente.

El documento, de notable aporte para el juez de Giorgi, es esclarecedor: acredita, con datos, mapas y nexos, la matriz de vinculaciones de la familia Macri y el recorrido de este negocio millonario, con la sintomática característica de que en todas las operaciones aparece el contador de Socma y del grupo, Víctor Mariano Payaslian. El estudio técnico presentado por la DAJuDeCO, en rigor, brinda detalles del entramado societario de 31 sociedades nacionales y extranjeras, en los que participaron 46 personas. Y las conclusiones del informe sobre la estructura del negocio eólico no dejan lugar a dudas:

  • El Grupo Macri, a través de la conformación de estructuras societarias, adquirió acciones de la empresa “Isolux” -adjudicataria de los proyectos eólicos Loma Blanca I, II, III y IV- para luego venderlas a empresas chinas, Goldwind (I, II y II) y Genneia SA (IV), por sumas considerablemente mayores.
  • A los efectos de la maniobra, se creó un entramado societario conformado por las empresas Sideli SA y Sidsel SA, que a la vez estaban controladas desde España por Usir Internacional Holding SL e indirectamente por un Fondo de Inversión extranjero, denominado Rainbow Finance SA, radicado en Luxemburgo.
  • Sideli SA y Sidsel SA fueron constituidas por el contador de Socma Víctor Payaslian y su esposa María Lorena Fuchs, en 2016. Sideli estaba compuesta por Sideco Americana SA, Usir Argentina SA, Helios Partners SA y aportes del futbolista Carlos Tévez; y Sidsel por Sideco Americana SA, Usir Argentina SA y Selana Partners SA.
  • Durante la presidencia de Mauricio Macri se adjudicaron 6 proyectos de Parques Eólicos a la empresa española Isolux. Y en paralelo el grupo creó estructuras societarias a través de su contador y adquirió por sumas irrisorias el paquete accionario de la empresa española. Luego, los vendió a las empresas chinas del Grupo Goldwind por 11 millones de dólares. Otro dato revelador: pese a que Isolux había anunciado que se retiraba del país, la administración Macri les adjudicó dos proyectos eólicos más, que en realidad fueron para incrementar su caudal de venta posteriormente a los empresarios chinos.
  • Para la operación de compra de Isolux se creó un “Fideicomiso de Garantía” denominado “Etapa 1”, en el que participaron las empresas Sideco Americana SA, Helios Partners SA y Nación Fideicomisos SA. Durante el transcurso de la operación, también aportaron capitales los futbolistas Carlos Tévez y Guillermo Barros Schelotto.
  • La sociedad Usir Argentina SA -creada también por el contador Víctor Payaslian-, accionista por entonces de las firmas Sideli y Sidsel, registró por un lado préstamos con Socma, y por otro, con Gianfranco Macri por la suma de 5 millones de dólares.

 

Otro capítulo del expediente sobre Parques Eólicos lo ocupó el testimonio de Mariano Macri esta semana en tribunales. Citado como testigo, desmintió lo dicho en el libro Hermano, de Santiago O’Donnell, donde sostiene que Gianfranco Macri actuó de testaferro del ex presidente. En apenas 15 minutos, Mariano declaró ante el juez que no sabe nada de nada. Sin embargo, el periodista promete acercar a sede judicial las grabaciones donde confirma que Mariano sí sabía, tal como lo refleja en el libro.

Según fuentes de la investigación, las contribuciones de Mariano son importantes para la causa, pero es tal la cantidad de pruebas para sostener la acusación contra el Grupo Macri que ningún testimonio es definitorio. La pericia sobre la compra y venta de seis Parques Eólicos en todo el país, terrenos donde se colocaron cientos de molinos de viento, apunta a esclarecer dos delitos: la negociación incompatible en el direccionamiento del Estado para favorecer a particulares -léase: la familia y asociados- y, paralelamente, la defraudación contra la administración pública.

Entre otros aportes, en las últimas semanas el diputado nacional Rodolfo Tailhade ratificó sobre su denuncia del 18 de febrero. Allí, entre otros papeles, presentó el registro contable de la rentabilidad que implicó para Genneia –empresa del fallecido empresario Jorge Brito, otro eslabón clave– la compra de Loma Blanca I –uno de los parques–, sobre la base de un análisis presentado ante la Comisión Nacional de Valores. A su vez, los periodistas del diario La Nación Hugo Alconada Mon e Iván Ruiz también acercaron los documentos que se desprenden de su investigación.

El trabajo de los periodistas, de alcance mundial, es determinante para desenmascarar a Gianfranco Macri –que todavía sigue protegido en su refugio de Uruguay. La investigación encarada por Le Monde y otros 16 medios internacionales, entre ellos La Nación, Le Soir, Tempo y Süddeutsche Zeitung, junto a la Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP), demostró, hasta el momento, que Luxemburgo sirve de paraíso fiscal a unas 55.000 sociedades fantasmas creadas por multinacionales y millonarios, pero también por grupos mafiosos. El reporte, llamado “Open Lux”, publicó sus hallazgos, entre los que aparecen famosos como Tiger Woods, Shakira, Angelina Jolie, Brad Pitt y el príncipe heredero de Arabia Saudita. La familia Macri no se quedó afuera de la lista.

El hallazgo más notorio y que compromete al grupo empresarial, con un negociado calculado en 70 millones de dólares, es el rol de Gianfranco manejando Lares Corporation SPF, sociedad fantasma con sede en Luxemburgo. Es una parte paradigmática de la estructura de mamushkas, con la artimaña típica de usarla como camuflaje de una compleja trama de firmas en la compra y reventa de seis Parques Eólicos en Argentina bajo condiciones de total privilegio. De allí el ardid fraudulento cometido en perjuicio del Estado nacional, algo que parece ser otro sello de familia.

Para entender el rompecabezas -detallado en el informe anteriormente citado de la DAJuDeCO-, hay que remontarse a 2009, cuando Cristina Fernández de Kirchner lanzó un plan que se llamaba Generación de Energías Renovables (Genren). Allí se abrieron licitaciones y la concesión de cuatro parques en Chubut fue otorgada a la española Isolux, vieja socia del Grupo Macri.

Cuando Mauricio Macri llega a la presidencia el contador de su grupo empresarial, Víctor Mariano Payaslian, constituyó una firma a medida para negocios financieros, Usir Argentina SA, y a lo largo de 2016 amplió la ambición: conformó una llamada Parques Eólicos Miramar y otras dos, Sideli SA y Sidsel SA. Ese año, Isolux había caído en el incumplimiento de los contratos, estaba quebrada y entonces transfirió las concesiones de cuatro parques eólicos, Loma Blanca I, II y III a Sidsel SA y Loma Blanca IV a Sideli. Los Macri, entonces, se quedaron con toda la torta.

Al año siguiente, las concesiones de los seis parques ya habían sido revendidas: Loma Blanca I, II, III, VI y Miramar fueron comprados por la empresa china Goldwind y Loma Blanca IV fue adquirido por Genneia, del grupo Brito. Entre lo que se pagó y lo que se obtuvo por la venta, la red de empresas que confluye en los Macri habría obtenido 70 millones de dólares limpios en ganancia, según se deduce de los registros contables.

Una alta investigadora del expediente lo explica de la siguiente manera: “Sideli y Sidsel están vinculadas directamente con Socma, la empresa matriz de los Macri, desde donde manejan todo. O sea, la compra y venta de los seis parques eólicos pertenecen a Socma, que nunca aparece mencionada directamente en ninguna transacción, pero toda la estructura de mamushkas, con controlantes y empresas intermedias, terminaba ahí. En algunos casos con mayor participación, en otras con menor”.

Y continúa: “El fondo de inversión que estaba en Luxemburgo se llamaba Rainbow Finance y era el brazo ejecutor de Lares Corporation SPF, a través del cual invertía en España, que era donde estaban radicadas las empresas de los Macri que operaban directamente en los parques eólicos. El dinero iba de Argentina a España, de España a Luxemburgo, y de vuelta a Argentina. Era un circuito complejo, una especie de triángulo con movimientos precisos y calculados”.

Mariana Nannis es otro de los testimonios que en el juzgado esperan con cierta expectativa. Resulta que la famosa ex esposa de Claudio Caniggia se había ofrecido para aportar información sobre una supuesta intervención del futbolista en el negociado eólico. Como Nannis está viviendo en Miami, se buscaría una pronta resolución vía Zoom. Caniggia no habría sido el único: en el expediente también figuran los nombres de Carlos Tévez y Guillermo Barros Schelotto, cercanos a Mauricio Macri, como inversores directos.

Lo que avanza lentamente en el juzgado en lo penal económico de Pablo Yadarola es otra parte de la pesquisa, que pone el foco en el delito grave de evasión fiscal. Hacia allí fue derivado por el juez de Giorgi, que si bien tramita el expediente desde 2018, entendió que un tramo compromete un caudal de estafas al Estado mediante el no pago de impuestos y la fuga de dinero. Aunque el negocio de los Parques Eólicos movió millones de dólares, los balances que la sociedad fantasma presentó en Luxemburgo, en efecto, dejó registros mínimos de esa inversión. Un negocio seguro, próspero y millonario.

De acuerdo a los últimos movimientos en pasillos judiciales, es posible que se baraje una pronta citación para Gianfranco, cara visible del emporio en importantes operaciones empresariales. Para la justicia, y tras contrastar frondosas series documentales, ahora sobran evidencias sobre cómo manejó el negocio de los parques eólicos cuando su hermano Mauricio gobernaba el país.

Los investigadores, de acuerdo a lo que corroboró este medio y más allá de la declaración de Mariano Macri, no claudicarán con el uso de ciertos extractos del libro Hermano, donde se hace explícita mención al escándalo de los Parques Eólicos. Allí Mariano desde adentro del clan familiar confirma lo que se prueba en el informe de la DAJuDeCO : “Surgió en los diarios que había un banco de Luxemburgo que le hizo un préstamo a Gianfranco. Y apareció un entramado de empresas en las que el grupo no deja rastro, no pone huellas digitales, pero probablemente las cabezas de Socma estuvieron en el armado. Lo hacen de manera que haya todo un fronting, que no se vea quién está detrás. Figura una empresa con gente que estuvo en otro negocio, en otra cosa relacionada a alguien conocido de Mauricio o algún campo en el cual él tuvo participación”.

Y luego, en otro fragmento, aparece describiendo un modus operandi habitual del grupo, con reparto de roles en la logística: “La impunidad es lo único que pudo resguardarlos de lo que estaban haciendo. Cuando empezaron a hacer negocios, descubrieron que lo que podían hacer era a través de terceros en vez de dentro de Sideco. En el caso de los parques eólicos, Gianfranco hizo de testaferro de Mauricio, sin duda alguna. Gianfranco no ha tenido experiencia ni entidad como para llevar adelante la conducción y el crecimiento de todo el grupo durante los últimos años. Le sirvió a Mauricio como testaferro, y Mauricio encontró en el management su garantía de ejecución”.

De la mano de Mariano y Gianfranco, entonces, se buscará atrapar al pez gordo, aquel que suele nadar en aguas profundas. Y no es otro que Mauricio.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí