Conectate con nosotros

Noticias

La DAIA quedó en tetas

El Cohete a la Luna

Publicado

en

La rama judía de Cambiemos, en emergencia

 

Mientras siguen sumándose otros testimonios sobre abusos sexuales y laborales cometidos por Ariel Cohen Sabbán, e incluso su despido de la DAIA en la década pasada por una apropiación de fondos, crecen las presiones para que se convoque a nuevas elecciones para renovar la comisión directiva, cuestionada por complicidad con su ahora ex presidente. Pero en tanto no se reformen los estatutos por los cuales el voto indirecto de sesenta personas define las autoridades, una nueva elección sólo contribuiría a un lavado de cara de la institución que, para Jorge Elbaum, ex director ejecutivo de la DAIA y actual presidente del Llamamiento Argentino Judío, no representa a la colectividad sino a una línea derechista de la política de Israel y al gobierno argentino de la Alianza Cambiemos. La DAIA tiene dos miembros del gabinete nacional (Sergio Berman y Claudio Avruj) y la AMIA es presidida por el dirigente de la UCR Agustín Zbar, ex socio del actual ministro de la Corte Suprema de Justicia Carlos Rosenkrantz. Como secretario de Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Zbar frenó una denuncia contra McDonalds por contaminación de una hamburguesa. Rosenkrantz era el abogado de McDonalds. Esto le costó el cargo a Zbar.

Entre quienes quieren tomar distancia de la conducción que integraron está el dirigente y diputado de PRO Waldo Wolff, ex vicepresidente de la DAIA, y su secretario general Jorge Knoblovits, quienes impulsaron la denuncia del ex fiscal Natalio A. Nisman contra la ex presidente CFK, como parte de la campaña presidencial de Maurizio Macrì. En febrero de 2015 Knoblovits participó de una gira por Estados Unidos orientada a acusar al gobierno kirchnerista de haber asesinado a Nisman. En la comunidad Beth Toráh, de Miami, junto al cubano-estadounidense Carlos Alberto Montaner, afirmó que “la DAIA comprende que en el día de hoy se debe nacionalizar e internacionalizar la Causa AMIA-DAIA. Por ello, en el entendimiento que 21 años sin justicia han provocado otra muerte y que en ese marco se realizan poderosas marchas en Argentina, hoy continuaremos las acciones necesarias para crear conciencia en el mundo sobre el significado de la impunidad”.

El presidente interino de la DAIA, Alberto Indij, heredero del estudio del ex embajador de Videla en Portugal, Rafael Martínez Raymonda, puso en duda la veracidad de la denuncia de la señora Esmeralda Mitre y dijo que el pedido de renuncia era por no haber comunicado a la Comisión Directiva que asistiría solo al domicilio de la hija de quien figura como director del matutino La Nación, Bartolomé Mitre. Pero agregó que eso no implicaba dar por cierto el relato de la mujer, quien dijo que Cohen Sabbán le tocó una teta e intentó extorsionarla. Cuando ella se resistió, sigue su relato, el presidente de la DAIA le dijo que se tranquilizara porque “no te voy a garchar”, frase que dio lugar a diversas interpretaciones entre quienes conocen a Cohen Sabbán. Para Indij se trata de una relación entre dos adultos. Esto implica desconocer la asimetría entre ambos géneros y la situación de vulnerabilidad en que se colocó la mujer por sus afirmaciones antisemitas y negacionistas. El intento cosmético no resultó y se extiende la demanda de renovación total de la Comisión Directiva adelantando las elecciones. Ese pedido fue formulado por los clubes Hebraica, Macabi y Hacoaj, representados por Federación de Centros Macabeos; el Consejo Federal que agrupa a las instituciones del interior, los partidos Likud y Laborista, numerosos rabinos y algunos periodistas y escritores de Cambiemos, como Federico Andahazi, Alfredo Leuco, Santiago Kovadloff y Marcos Aguinis. Tambien se conoció una autocompasiva carta de Cohen Sabbán a la “estimada señora” Mitre. Le pide perdón por lo que “ha sufrido”, que sólo menciona como “los desgraciados sucesos que son de dominio público”, dice que también le duelen a él y a su familia y que está devastado anímicamente.

Cohen Sabbán pertenece al bloque unido religioso que reconoce la autoridad del rabino Samuel Levín. Según narró Mitre, Cohen Sabbán le dijo que él la salvaría y haría de ella una heroína. La modelo Ursula Vargués dijo que el año pasado, luego de que ella fuera despedida de un programa de televisión por una serie de tweets que la DAIA consideró antisemitas, Cohen Sabbán le pidió que lo invitara a su domicilio, pero ella se negó. “No te define la religión sino tus hechos”, explicó Vargués al referirse a un episodio de violencia de género cometido por un hombre judío contra una mujer. Además, denunciaron a Cohen Sabbán las maestras y las empleadas del Colegio Talpiot, que el ex presidente de la DAIA conducía. Durante su anterior desempeño como tesorero de la DAIA, Cohen Sabbán fue denunciado por distraer dinero de la institución para el colegio Talpiot. La denuncia la presentó el entonces director ejecutivo (un cargo rentado sin decisión política) Jorge Elbaum. Citado por la Comisión Directiva, Cohen Sabbán llevó el dinero escondido en sus medias y negoció no ser denunciado a cambio de su renuncia. El presidente con el que celebró el trato se llama Aldo Donzis, y contemporáneamente fue acusado de abuso sexual contra su sobrina. La denunciante fue la hermana de Donzis. Elbaum fue quien recibió la denuncia de ambas mujeres y la entregó a la comisión directiva, que la archivó sin adoptar ninguna medida. Apartado de la DAIA, Cohen Sabbán reapareció como directivo de la AMIA, el brazo mutual de la DAIA, con la que comparte el edificio de la calle Pasteur al 600. Esto le permitió regresar como presidente, impuesto por el bloque religioso del rabino Levín, quien sostiene que sólo los hombres pueden ser dirigentes, citando para ello a Maimónides, un médico, rabino y teólogo del siglo XII.

Consultado para esta nota, Jorge Elbaum recordó que Mitre “humilló la memoria de 30.000 desaparecids, a manos de una dictadura sangrienta, y de 6 millones de masacrads por los nazis. La DAIA convocó a Esmeralda Mitre a una reunión de la cual salió compungida y desbordada. Después de pedir perdón y de comprometerse a desasnarse en el Museo de la Shoá (que dirigen el empresario Marcelo Mindlin y Guillermo Yanco –esposo de Patricia Bullrich—, se le preguntó por ls desaparecids argentins. “De eso no se habló… no sé”, respondió. La DAIA vio importarte aleccionarla únicamente sobre la parte del negacionismo correspondiente a la Shoá (pero no a otros genocidios). Para la DAIA hay jerarquía en los crímenes contra la humanidad. Y para Esmeralda Mitre —hasta ese momento— todo pareció reducirse a una mise-en-scène farandulesca con visita a preceptoría para recibir amonestaciones. Al salir de la DAIA dejó en claro que le sugirieron no vincular el tema de la Shoá con la temática del genocidio argentino. En la derecha de la colectividad se considera una banalización comparar ambos crímenes colectivos. Esa posición ha sido cuestionada incluso por los investigadores más importantes de la Shoá, como Yehuda Bauer y supone una clara humillación hacia las víctimas armenias, de los pueblos originarios, y de todos los genocidios históricos de la humanidad.

Según Bauer, “lo que sucedió puede volver a suceder. Todos somos víctimas posibles, criminales posibles o espectadores posibles. Con respecto a Ruanda, Camboya, la ex Yugoslavia y Darfur, la mayoría de nosotros somos espectadores que, hasta el momento, hemos aprendido muy poco del pasado. El Holocausto es una advertencia. Agrega tres mandamientos a los diez de la tradición judía: no cometerás crímenes, no serás una víctima pasiva, no serás, por cierto, un espectador”. [1]

Elbaum también recordó que el 25 de agosto de 2016, “Claudio Avruj aseveró que ‘nunca se determinó fehacientemente si (las víctimas) son 6 millones o 5 millones’, pero a él no se lo envió a dirección a dar explicaciones. La disputa por los números, enunciada por Avruj, no se relacionaba con una intencionalidad de verificación de datos históricos, sino que buscaba –como en el caso de dos funcionarios de Cambiemos, Darío Lopérfido y Juan José Gómez Centurión, minimizar la repercusión de los crímenes de lesa humanidad. Se busca, sobre todo, promover un clima político-cultural dispuesto a morigerar la culpabilidad de los asesinos y desinflar los juicios contra los genocidas. Cuando consultan a Esmeralda Mitre en la puerta de Pasteur 633, luego de su ‘durísima reunión’, afirma: “Sobre los desaparecidos: ah… eso es un problema de la CONADEP… eso es un hecho argentino”, cumpliendo con fidelidad la habitual exigencia de Cohen Sabbán, de Indij y de la DAIA de no ‘mezclar’ los temas, so pena de hacerlos homólogos”.

 

 

“El abuso a Esmeralda Mitre banaliza el negacionismo porque lo convierte en moneda de cambio de resarcimientos culpógenos, farandulescos y abonables con negociaciones espurias. La educación ciudadana no necesita flagelaciones discursivas, sino pensamiento crítico para evitar que los genocidios, y los genocidas, sean exculpados. La venta de indulgencias fue el disparador de la protesta. Cohen Sabbán es parte de un modelo de comercialización que denunció Norman Finkelstein en La Industria del Holocausto”. (Finkelstein es un intelectual estadounidense, cuya familia paterna y materna fue exterminada en los campos de concentración del nazismo y que se niega a aceptar que el recuerdo de aquel horror sea utilizado para justificar la barbarie que el Estado de Israel ejerce sobre el pueblo palestino, como puede apreciarse en este conmovedor fragmento.)

 

 

“El modus operandi de Cohen Sabbán, que mezcla recaudación con acoso, es la expresión de una Armada Brancaleone que firma sus comunicados repetidamente con el mismo latiguillo: La DAIA, representación política de la comunidad judía argentina…, cuando nunca han consultado democráticamente a nadie sobre su representatividad. Las autoridades sobrevivientes al momentáneo incendio no se han expresado sobre la conducta de Cohen Sabbán y su violencia contra una mujer en situación de vulnerabilidad, inscripta en un universo simbólico patricio, donde se aprende a despreciar a ls que no son de su clase. Por el contrario, su asumido presidente Indij, afirmó que eso queda en la intimidad de dos personas adultas, legitimando de esa manera la paridad inexistente en una situación de violencia sexual”.

“Hay una correlación muy profunda entre la degradación misógina y crematística y el deterioro político de esa institución: negociados, abusos, seguidismo de la lógica empresarial y CEOcrática son un combo cuya suciedad aun no alcanzó su cenit. Los manotazos de ahogado de Wolff pretenden impedir que las aguas estancadas lleguen hasta el puerto donde navegan el rabino Bergman, Claudio Avruj y el propio diputado del PRO”. Aquí el propio Elbaum expone sobre la situación en el programa de televisión de Gustavo Sylvestre.

También las autoridades del Consejo Federal de DAIA (Diego Dlugovitzky, Ana Bercovich y Víctor Kovalsky) rehusaron integrar cualquier “estructura de gestión de la conducción de la DAIA en su actual conformación [que] carece de legitimidad y representatividad” y solicitaron la renuncia de Indij y del resto de los directivos a cargo. También solicitaron “un arqueo y detalles de los fondos al día de la fecha”. Revelaron que desde hace un año solicitan en vano un “informe respecto a la mercadería con destino a donación que recibiera la DAIA por parte del Ministerio de Desarrollo de la Nación y el destino de la misma”, un informe de Tesorería “de ingresos y egresos” y un “detalle de costos del último viaje organizado por la DAIA a Polonia e Israel bajo el nombre Proyecto Raíces, dónde se le requiere informe a qué personas de la DAIA e invitados se le abonó los costos, importe de los mismos y demás erogaciones de dicho viaje. Así también, se le solicitó al ex presidente informe los fundamentos por lo cual se invitó a cada periodista a acompañar la delegación”.

“Los containers entregados por Desarrollo Social contenían camperas, y no se sabe en dónde terminaron.  La sospecha es que Sabbán las vendió e hizo caja con eso, sin que haya pasado por la Comisión Directiva de la DAIA. Los denunciantes lo saben, porque como miembros del Consejo Federal que agrupa a las entidades del interior integran la CD. Esto tiene también un interés público, dado que el Ministerio es responsable del destino de las donaciones. Al viaje a Israel asistieron los periodistas Claudio Rigoli (Canal 9/ c5n), Daniel Capalbo (Télam), Maximiliano Sardi (Revista Noticias), Jorge Elías (Radio Nacional), Hernán Cappiello (La Nación), Nicolás Gilardi (Infobae), Daniel Santoro (Clarín), Miguel Wiñazki (Clarín), Sofía Barruti (Crónica), Federico Juanto (Canal26) y Nancy Pazos. Por parte de la DAIA estuvieron presentes su presidente Cohen Sabbán, su vicepresidente Luis Grynwald y el Director Ejecutivo Victor Galerik. También viajó la Directora Ejecutiva de Verbo Comunicación, Mariela Ivanier.
http://www.itongadol.com/noticias/val/108846/comienza-la-aventura-en-israel-para-los-periodistas-convocados-por-daia.html. Mariela Ivanier, titular de la consultora Verbo Comunicación, fue contratada por el fiscal Nisman, sin que nunca se explicara por qué necesitaba una especialista en Comunicación, que era lobbista de Papel Prensa y de los diarios La Nación y Clarín, para los que sigue trabajando. También brinda servicios a la multinacional Estée Lauder, perteneciente al actual presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, entidad internacional de la que es socia la DAIA, y que recibe aportes anuales del fondo buitre NML Eliott. En esa época Nisman abrió la cuenta 5v3-50653, en la sucursal de Nueva York del Merrill Lynch Bank of America Corporation. Lo hizo  en febrero de 2010, aprovechando un viaje a Washington. A partir de ese momento comenzó a cuestionar la intención de la Cancillería argentina de lograr la comparecencia de los acusados iraníes por el atentado a la DAIA. Nisman anotó también en esa cuenta a su madre y al informático Diego Lagomarsino”, dice Elbaum.

https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-270831-2015-04-18.html

 

Para Elbaum, las grabaciones de diálogos entre Mitre y Cohen Sabbán reflejan el modus operandi del ex presidente de la DAIA, quien se ofrecía como mediador de la visita al Museo con un peaje previo de visita personal a domicilio y ayuda para a los viajes. Sabbán le hizo escuchar a Indij esos mismos audios. Pero el reproche que le hicieron fue por no haber avisado que iba a pedirle plata. Todos ellos temían que el Museo compitiera con la DAIA por una posible donación de Mitre. Cohen Sabbán dijo en su descargo que intentó anticiparse al Museo. En realidad, en el llamado Museo sólo hay una fotocopia del pasaporte de Eichmann  y un uniforme de un campo de concentración. El resto son fotocopias y una “curiosa sección relevante sobre la importante presencia de nazis que Perón dejó entrar en la Argentina, para robustecer una mirada gorila de la realidad histórica argentina. Como si Estados Unidos no fuera el país que mayor cantidad de nazis permitió entrar”. ( http://www.abc.es/20101115/internacional/nazis-estados-unidos-201011150042.html)

Además la Comunidad  Educativa Weitzman, afiliada a la DAIA, se pronunció por “una renovación absoluta” de la Comisión Directiva, de modo que “con nuevo impulso y sólidos valores cumpla con la misión que corresponde, que es la lucha contra toda expresión de antisemitismo, de discriminación, racismo y xenofobia”. Para esa entidad, presidida por Pablo Colman Lerer, cuya secretaria es Delia Sisro y su tesorero Claudio Kiperman, la Comisión Directiva que sucedió a Cohen Sabbán es co-responsable “de la conducta inadecuada e indebida que no ha comenzado con la solicitud de dinero a Esmeralda Mitre. Toda la Comisión actuó a través de su presidente. Por ello, ante el ilegítimo gobierno que hoy ejercen y para poner en acción el compromiso que les compete, la única respuesta posible es que promuevan inmediatas elecciones para que la DAIA recobre su institucionalidad, para que otra conducción lidere y se pronuncie siempre que sea necesario, incluso cuando la discriminación se da al interior de nuestra comunidad, tal como la ha sucedido a Weitzman cuando fue discriminada su rabina por la AMIA. En esa ocasión el silencio fue su única respuesta”.

 

[1] Yehuda Bauer. El Holocausto y las comparaciones con otros genocidios. En      http://www.redalyc.org/pdf/421/42149082007.pdf

 

  • Ilustración: Pablo Picasso, ‘Dos mujeres en la playa’.
2 Comentarios

2 Comments

  1. Marta Lacour

    13 mayo, 2018 en 3:32 pm

    ¡Cuánta canallada reunida! Una total afrenta, en toda extensión, a las víctimas del nazismo.

  2. WALTER F

    13 mayo, 2018 en 1:50 am

    UN P TERIO
    MISERIAS HUMANAS QUE PRETENDEN NO TENER
    NO ESCAPAN A LAS GENERALES DE LAS LEYES BIOLÓGICAS DE LA EXISTENCIA
    SON GENTE DE TANTA POBREZA QUE LO ÚNICO QUE TIENEN EN LA VIDA ES PLATA LUEGO NO TIENEN NADA

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

Cúneo, una expresión xenófoba

El Llamamiento Argentino Judío

Publicado

en

(más…)

Continúa leyendo

Noticias

La tecnoteología tucumana

Ramiro Rearte

Publicado

en

La alegría del Evangelio quiere inundar las redes sociales

(más…)

Continúa leyendo

Trending