La derrota y cómo revertirla

Las reflexiones de la antropóloga Rita Segato en CLACSO

 

Las investigaciones de la antropóloga Rita Segato se convierten cada vez más en piezas indispensables a la hora de decodificar las complejas coordenadas de la coyuntura regional. Sus nociones, tales como la de pedagogía de la crueldad, trascienden el ámbito académico y forman parte del léxico de los movimientos de mujeres y de los militantes de los movimientos sociales.

Formada en la escuela de la crítica a la colonialidad del saber inspirada por el peruano Aníbal Quijano, recientemente fallecido, sus trabajos sobre la violencia en México, Colombia, El Salvador, Guatemala, Brasil y la Argentina la convirtieron en una profunda conocedora de la región. A la vez, su compromiso con las luchas del feminismo popular y del pañuelo verde, así como la creatividad de su pensamiento sensible y riguroso, lograron que esta profesora argentina, que trabaja en la Universidad de Brasilia y que vive viajando y haciendo escalas periódicas en Buenos Aires y en Jujuy, fuera una voz ineludible para comprender las amenazas de tipo fascistas promovidas por los grandes poderes como respuesta a las aspiraciones colectivas maduradas durante las últimas décadas.

Luego del discurso de Cristina Fernández de Kirchner durante el Foro organizado por CLACSO en Ferro, Rita Segato, que recibió el Premio Latinoamericano y Caribeño de Ciencias Sociales, CLACSO 50 Años, tomó la palabra para denunciar un complot reaccionario, orquestado con el fin de promover el miedo, por medio de la implantación de fundamentalismos religiosos cristianos (sean protestantes o católicos), así como por el crimen organizado (las formas paramilitares de control de la vida), portadores de profundos vínculos con la acumulación de capital. En ambos casos se trata de una acción directa aplicada sobre el cuerpo social, y de una misma apelación a la guerra exaltando el mandato masculino y su descarga de poder destructivo sobre cuerpos feminizados y territorios comunalizados, que está en la base del patriarcado.

Sobre la situación política actual, la autora de La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez afirma que, a pesar de algunas de las victorias electorales de los últimos años y del acceso del progresismo político al gobierno en países como Brasil y la Argentina, las derrotas del campo popular han ocurrido menos en el plano de de las instituciones de gobierno y más en el terreno mismo de la sociedad, en donde ocurren o se bloquean los cambios. La derecha más reaccionaria ataca directamente a la sociedad, mientras que los progresismos se ocupan casi exclusivamente de las instituciones políticas. Y advierte: se han puesto demasiadas fichas al Estado, demasiado pocas a las tramas y a la inteligencia colectiva. Segato cree que en el futuro hay que hacer apuestas mejor repartidas entre un campo y otro, y no olvidar que los Estados latinoamericanos no han perdido su carácter neocolonial por lo que deben ser enteramente transformados para volverse útiles a proyectos verdaderamente democráticos. Mientras tanto, actuar en ellos es situarse, como lo decía su maestro peruano, dentro y contra.

 

2 Comentarios
  1. George Tristan dice

    listo,! quedamos así ,qué salame, no lo había pensado!!

  2. Ricardo Alberto Comeglio dice

    1) Cuando un pobre se rebela y actúa contra las normas establecidas, es puesto frente a la fuerza estatal y colocado fuera de la sociedad, aislándolo y sacándole sus condiciones de humanidad y autosustentación, lo que lleva a que sea un marginal, perdedor y nunca más pueda reinsertarse con éxito en una sociedad capitalista, quedando marcado para siempre.
    2) Cuando un rico se rebela y actúa contra las normas establecidas, utiliza la fuerza estatal para su beneficio y se coloca por encima de la sociedad, aislándose de la misma y sacando su dinero del circuito productivo, lo que lleva a que tenga un gran poder para llamar la atención y sostener su posición de poder en razón que si no se hace lo que él quiere entonces no vuelve a insertar su dinero al circuito productivo dentro de una sociedad capitalista, quedando a la espera que se haga lo que él quiere ya que puede autosustentarse a sí mismo y su familia por todo el tiempo que el proceso dure.
    3) Las leyes están para que sean cumplidas pero el quebrantamiento de las mismas actúa distinto si el que lo hace es pobre o rico, porque como lo que manda es el capital entonces quien sea el dueño del capital es dueño del sistema.

    ¿Qué hacer? ¿Cambiar el sistema o cambiar los ganadores del sistema?
    Hasta que no se aplique el principio de igualdad sistémica y no de ingresos y derechos, esto no va a funcionar.
    ¿Cuál es la igualdad sistémica? Es crear un componente dentro del capitalismo para que el poder no sea el dinero o que el capital no esté ligado al dinero, sino al trabajo, a la hora de trabajo, específicamente.
    ¿Cómo? Creando una nueva moneda: la hora de trabajo y eliminando el dinero como material con poder de cambio. Si el poder de cambio lo tiene la hora de trabajo, el poder lo tendrá quien trabaje.
    Todo lo demás del sistema capitalista puede quedarse. Sáquele ud. el poder a los dueños del capital y repártalo para que lo tengan quienes trabajan y verá que no habrá más violencia social.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.