La desburocratización dividida

El MegaDNU avanza en el Congreso, pero la oposición obligó a dividir el decreto en tres proyectos de ley.

 

El oficialismo continúa con su estrategia para ejecutar el escandaloso MegaDNU de “desburocratización del Estado” que deroga 19 leyes y modifica otras 140. En la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, Cambiemos hizo valer el voto del presidente del órgano, el radical Luis Naidenoff, y este martes 6 de febrero ratificó el decretazo 27/2018. La votación había estado empatada ocho a ocho, ya que toda la oposición decidió rechazar el paquete de leyes, a todas luces inconstitucional. En un doble discurso que ya es una marca registrada PRO, Naidenoff, jefe del interbloque oficialista, aseguró que no obstante la aprobación enviarán al Parlamento “tres proyectos de ley que involucran cada uno de los capítulos del Decreto 27/2018″.

De esta forma, el Gobierno preparó el terreno para avanzar con la desregulación del Estado, una vez iniciadas las sesiones ordinarias, en caso de no reunir los números para sostener el decretazo en el recinto. Con esta decisión, buscan consensuar los temas que generan rechazo entre sus habituales aliados.

Es que el MegaDNU rompió todos los moldes regulatorios. Con 22 capítulos y 192 artículos dejó en ridículo al Congreso al soslayarlo por completo. Ante el unánime cuestionamiento opositor, la alianza de gobierno tejió un plan B.

La decisión de enviar tres iniciativas es bien vista por la oposición “blanda”, encabezada por el bloque justicialista, desde donde esperaban una reacción del Gobierno para no tener que asestarle un duro golpe en el recinto.

Pablo Kosiner, jefe de la bancada justicialista en la Cámara Baja e integrante de la comisión bicameral, rechazó el martes el MegaDNU pero festejó la decisión del Ejecutivo de enviar tres iniciativas al Parlamento para discutirlo. «Es el camino correcto. Es un avance que se manden los proyectos de ley. Si convalidamos este criterio de que cualquier concepto puede ir en un DNU, estamos convalidando una herramienta que vulnera el principio de mayorías y minorías», justificó su postura en la comisión.

Tal como adelantó El Cohete A la Luna, el criterio de defensa por parte del oficialismo fue el mismo que desarrolló públicamente el diputado y alfil judicial del PRO, Pablo Tonelli. El también integrante de la comisión había adelantado por radio sin temor al ridículo: “El principal argumento de defensa es la doctrina de la propia comisión a lo largo de los 12 años que lleva de existencia. La comisión se constituyó por primera vez en 2006, yo la integraba. Cuando empezamos a analizar los Decretos de Necesidad y Urgencia, quienes éramos opositores (…) fuimos partidarios y propiciamos un criterio estricto, restrictivo, respecto de la atribución del presidente para sancionar los DNU. Sin embargo, el oficialismo de entonces que era el FPV impuso un criterio opuesto, amplio, muy laxo respecto de las atribuciones del presidente, y durante 10 años aplicó ese criterio laxo que le permite al presidente con bastante discrecionalidad dictar DNU. Si durante 10 años la comisión aplicó esa doctrina y ese criterio, nos parece que hay que seguir aplicando ese criterio. No puede ser que porque se cambie el presidente el criterio pase a ser restrictivo y exigente”.

Tras la validación del MegaDNU deben pronunciarse ambas cámaras. No pueden tratar el contenido en particular: aceptan o rechazan el DNU en su totalidad. Si las dos instancias se inclinan por la segunda opción, es derogado. Con que una no lo haga, la voluntad del Ejecutivo queda en pie.

Es de esperar que el paquete de leyes mencionado por Naidenoff se envíe al Parlamento antes de que el DNU sea derogado para evitar así una derrota en el recinto.

Medidas polémicas

Entre las diversas medidas que dispusieron Macri y su gabinete en el megadecreto y que aún siguen vigentes, se destacan:

– Autorizar que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) pueda operar en cuestiones financieras.
Habilitar el embargo de cuentas sueldo.
– Acotar la difusión de la convocatoria a licitaciones.
– Legislar en materia penal al redefinir tareas de la UIF.
– Regula materia tributaria al condonar aportes patronales.
– Permitir la creación de puertos y aeropuertos privados, entre otros tantos temas controvertidos.

La votación

Junto a Naidenoff firmaron el dictamen de validez del decreto la senadora Silvia Giacoppo y el senador Pedro Braillard Poccard; y los diputados Pablo Tonelli, Fernando Iglesias, Ezequiel Fernández Langan, Martín Hernández y Luis Petri. Todos de Cambiemos.

En una clara unión opositora, se pronunciaron por la invalidez la senadora María Teresa González y los senadores Daniel Lovera y Guillermo Snopek (Argentina Federal); la senadora Anabel Fernández Sagasti (FpV-PJ) y Cristina Fiore Viñuales (Pares). Y los diputados Pablo Kosiner (Justicialista), Marcos Cleri y Máximo Kirchner (FpV-PJ)

La vía judicial

Los DNU —que se debieran utilizar para casos de emergencia— tienen dos escenarios de confrontación, el legislativo y el judicial.

El 17 de enero, el abogado constitucionalista Eduadrdo Barcesat denunció penalmente al presidente Mauricio Macri y sus ministros por violación de los deberes de funcionario público, abuso de autoridad en concurso con malversación de caudales públicos y prevaricato. En su presentación solicitó que se habilite la feria y se dicte una medida suspensiva para evitar que se ejecute el MegaDNU. El caso recayó en el juzgado del magistrado Ariel Lijo que prácticamente no atendió la presentación.

Junto a la presentación penal, Barcesat realizó otra denuncia pero en el fuero Contencioso Administrativo que no tuvo mejor suerte. En este caso, el abogado solicitó que se resuelva sobre una medida cautelar para suspender la entrada en vigencia del DNU. Desde el 1º de febrero su escrito está en el juzgado contencioso Nº 9.

Desde el Frente Renovador también apelaron a la Justicia para frenar el impacto del DNU 27/2018. Lo hicieron ante el fuero Contencioso Administrativo por considerar que el decretazo es “inconstitucional” ya que no hay “necesidad ni urgencia”.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.