La difusión del Covid-19

Para tomar las decisiones correctas, hay que analizar correctamente los datos (bien) obtenidos

 

Sin ser médicos ni conocedores en el área de políticas sanitarias, intentamos recopilar las estrategias que diferentes países han tomado para combatir la pandemia en curso.

China, donde se originó y donde antes fuera desestimada, ha pasado a desplegar una fuerte batalla nacional basada en el aislamiento forzoso de los habitantes de grandes ciudades y en su enorme capacidad tecnológica. La disciplina social de la población china ha sido fundamental para que finalmente, luego de miles de muertes, la difusión del virus pudiese ser controlada.

Corea del Sur ha basado su estrategia, que hasta el momento parece altamente exitosa, en la realización intensiva de análisis para detectar los casos incipientes. Desde ya el poderío económico y tecnológico de Corea juega un papel fundamental en esta estrategia, como así también la voluntad de destinar todos los medios posibles a la batalla contra la difusión del virus. Nuevamente la disciplina social de la población parece haber desempeñado un rol fundamental.

Taiwan e Israel están utilizando para el control de la pandemia sistemas de big data que extrayendo información de los celulares de los habitantes logran determinar los cruces de personas y así identificar potenciales contagios.

En Europa los ejemplos negativos son Italia (4032 muertes hasta las 20:30hs del 20/03/2020), (que ya ha superado las 3248 muertes de China) y España (1093 muertes). Los puntos comunes de Italia y España los podemos caracterizar como un sector público destruido por años de gobiernos neoliberales y un bajísimo grado de disciplina social en la población.

En Estados Unidos la pandemia está creciendo, a la fecha hay 256 muertes, las principales universidades de investigación (Harvard, MIT, Stanford) han reaccionado muy rápidamente pasando todas sus clases al formato virtual (vía Zoom) como así también las reuniones del cuerpo de profesores y de los tesistas con sus directores. Los campus de las principales universidades estadounidenses han sido desalojados para controlar la difusión del virus. Las grandes universidades han reaccionado mucho más rápida y efectivamente que el gobierno de Trump, que pasó de negar la existencia de la pandemia a tomar medidas lentas y vacilantes.

En Brasil la irresponsabilidad de Bolsonaro parece estar conduciendo el país hacia una catástrofe… y para demostrar que la irresponsabilidad no es patrimonio de los fascistas, en México AMLO también está menospreciando el peligro de la pandemia.

Los países en los que el neoliberalismo haya producido menos daños tanto en lo que hace a desintegración del sujeto social, como a la destrucción de la salud pública y en los que la ciencia y tecnología autónoma hayan podido sobrevivir, están sin duda en mejores condiciones de controlar la difusión del virus y sus efectos más terribles.

En nuestro país, hace solamente tres meses el Ministerio de Salud no existía, el Ministerio de Ciencia y Tecnología no existía y el CONICET era una institución en decadencia; hoy estas tres instituciones públicas recuperadas encabezan la lucha por controlar al virus. Porque al Covid-19 se lo controla con el esfuerzo de la sociedad, con ciencia y tecnología nacional y con el Estado en el timón o los daños serán terribles, como en Italia.

Ante actitudes antisociales de una parte no trivial de la clase media, el gobierno nacional, con el apoyo de los gobiernos provinciales, dispuso el aislamiento social forzoso. El tema de la indisciplina del mediopelo deberá ser tratado con todo rigor para que la mayoría no deba sufrir más de lo necesario.

 

 

 

¿Cómo están los números en la Argentina a la fecha?

En las figuras que siguen indicamos la evolución de los infectados en función de los días transcurridos desde que en cada país comenzó a difundirse el virus. Comparamos con dos ejemplos negativos: Italia y España y también con Estados Unidos y Corea del Sur.

 

 

 

 

 

Unas breves aclaraciones técnicas:

  1. Las fuentes de los datos se indican en los gráficos.
  2. El tiempo cero lo hemos establecido, para cada país, el día en que los infectados confirmados sumaron 20.

Sin hacer un análisis estadístico sofisticado, simplemente con una mirada “ingenieril” de las curvas, vemos que al día de hoy la velocidad de difusión del virus en la Argentina es muy inferior a la velocidad con que difunde en Italia y en España y es comparable con la velocidad en Estados Unidos y superior a la velocidad en Corea. Es esperable que las fuertes medidas adoptadas por nuestro gobierno disminuyan la velocidad de difusión del virus en nuestro país.

 

 

* Doctores en ingeniería

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

2 Comentarios
  1. Clara dice

    Gracias Eduardo y Marcela por el análisis ‘ingenieril’ de los buenos datos! Es muy bienvenida la mirada inter-seccional, previsora, ‘ciudadanamente responsable’ y no alarmista.

    Deseo que todxs lxs medio-pelos entendamos que ‘las capacidades del sistema sanitario´ significa: las personas (lxs profesionalxs médicxs, enfermerxs, lxs que intervienen en los diagnósticos, y todxs los q laburan dentro de hospitales, clínicas y similares), los insumos (drogas medicamentosas, alcohol en gel, oxígeno, camas, etc) y las maquinarias (radiógrafos, nebulizadores, aparatos de ventilación mecánica, respiradores,etc) y que SON FINITAS.
    Y que es por eso que debemos ‘espaciar lo más posible en el tiempo’ el contagio y la aparición de síntomas.

    Deseo expresar acá mi profundísimo agradecimiento a todxs lxs prefesionalxs y trabajadorxs que están laburando para agrandar las capacidades del sistema sanitario y también a lxs que lo sostienen.

    Abrazo virtual (que al menos no contagia)

  2. Clara Gordon Avalos dice

    Gracias Eduardo y Marcela por el análisis ‘ingenieril’ de los buenos datos.

    Deseo que todxs entendamos que lo escencial es cumplir las medidas que nos imponen los expertos, para que el sistema de atención sanitaria -personas que trabajan e insumos y máquinas que se utilizan en la atención- pueda ir atendiendo a quienes irán mostrando síntomas.

    Es, para mí, nuestro deber como ciudadanos ‘comunes’.

    Reconocimiento especial a todxs lxs profesionalxs médicxs, enfermerxs, lxs distintxs especialistas de las ciencias q diagnostican y lxs q están trabajando para ampliar las capacidades del sistema de atención sanitaria

    Abrazos de aliento a todxs ellos (los virtuales no contagian 🤗🤗🤗🤗🤗🤗)

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.