La escuela remota

Educación y pandemia: que la virtualidad cierre con lxs chicxs adentro

 

 

Hace poco más de un siglo, Hipólito Yrigoyen ordenaba a su ministro de Justicia e Instrucción Pública, José Santos Salinas, cerrar, de forma inconsulta y por tiempo indeterminado, todas las escuelas del país. La gripe española desembarcaba en los canales del Riachuelo e instaba al gobierno radical a extremar medidas, en particular sobre la vida nocturna de los porteños prósperos que rápidamente vieron bajar las cortinas de clubes, teatros y bares.

Corría el mes de octubre de 1918 y el ágora nacional era el aula magna de la Universidad de Córdoba donde las organizaciones estudiantiles precipitaban la reforma universitaria. En simultáneo, el Estado ponía en suspenso el ciclo lectivo sin la determinación de generar una alternativa que pudiera sostener la rutina escolar.

Entrado noviembre, la rémora de la iglesia –actriz protagónica en la disputa universitaria– escribió el epílogo de este limbo institucional y, pasados los diez días de inactividad, las escuelas volvieron a abrir sus puertas. Más cerca en el tiempo, en 2009, la gripe A era un fenómeno global y las escuelas también debieron cerrar sus puertas. No hubo objeciones. El parate duró casi lo mismo que el de principios de siglo.

Cuando la noche del 15 de marzo Alberto Fernández ordenó la suspensión total de clases tampoco encontró grandes detractores. Un sector de la sociedad argentina, expectante frente a la TV, pensó una sola cosa: cómo resolver la ecuación familiar de ubicar a los hijos en edad escolar mientras los adultos debían seguir con sus trabajos. Por el contrario, en otro sector no lo pensó: las tareas de cuidado recaen, muchas veces, en los familiares que quedan en casa.

Además, están lxs pibxs que tienen la tecnología para seguir el hilo educativo, pero si la escuela está cerrada, no logran establecer vínculo y terminan transitando la cuarentena fuera de sus casas, en el barrio. Y más abajo, está esa franja crítica que son lxs que alternan escolarización con deserción, lxs que se quedan libres, pero siguen yendo a la puerta a la salida. Para ellxs la escuela es el espacio más regular, estructurado y afectivo por experimentar; si cierra, solo queda boyar a la espera de otras realidades.

Como vemos hay diversos aislamientos, no todxs lxs chicxs viven el mismo. El precepto de que educar no es escolarizar, cobra fuerza: la escuela es un universo gigante que muchas veces viene a reconstruir el tejido social, a escuchar y dar de comer. Mientras que la educación así entendida, de forma remota, es un formato que algunxs pueden aprovechar más que otrxs.

¿Las familias solo piensan en quién se hace cargo de lxs chicxs? El hecho educativo inquieta a los padres aunque en contextos de crisis va supeditado a lo anterior, al asunto de con quién dejo a mis hijxs. Que la estadía de lxs chicxs sea más poderosa que la aprehensión de contenidos se explica antropológicamente: el cuerpo del educando, desde los orígenes de la escuela moderna, ha sido enteramente delegado a las instituciones; sus horarios, ritmos, símbolos y corporalidades. La educación presencial configura el imaginario nacional. La escuela como hija predilecta del Estado Nación, del sistema educativo decimonónico, con sus luces y sombras, es absolutamente irreemplazable.

Cuatro días más tarde, el jueves 19 de marzo, el problema de la organización familiar mutó cuando el aislamiento social incluyó a lxs adultxs. Sin duda se estaba planteando las condiciones de un nuevo contrato social.

 

Educación virtual de contingencia

El anuncio presidencial de aquel jueves tuvo como precuela el trabajo mancomunado con los equipos de la cartera educativa. El plan de contingencia bajó y tuvo buena aceptación. Sin embargo, la urgida valorización de la educación virtual levantó una polvareda significativa en la comunidad educativa. ¡Enhorabuena! Una arena donde se cruzan docentes experimentando, tecnócratas de turno y actores decisivos que, posiblemente, distinguen que una cosa es un parche bien hecho, y otra cosa es una visión de Estado.

El Ministerio de Educación puso en funcionamiento, entre otras estrategias, una política de plataformas. Una articulación didáctica hecha a imagen y semejanza de una población que mantiene niveles estables de acceso y reproducción de la información. Y con toda razón: en el cuarto trimestre de 2018, según INDEC, se registró que el 63% de los hogares urbanos tiene acceso a computadora y el 80,3%, a internet. La cifra es representativa, aunque cruza con el dato demoledor de que la mitad de lxs niñxs en la Argentina son pobres. Es un reduccionismo plantear si hay, o no, computadora en casa, como único problema asociado a la brecha digital. Como afirma Pablo Pineau “hay un encierro físico que no viene acompañado de un encierro cultural”. La tarea es pensar cómo vamos a abrir paso a nuevas formas de vinculación pedagógica, donde los que menos tienen tengan a disposición mucho más que una buena señal de wifi. En ese sentido, la especialista Inés Dussel discute con la idea de que lxs nacidxs en el siglo XXI son nativos digitales. Si bien es cierto que intuitivamente pueden manipular las herramientas tecnológicas, el criterio sobre qué se quiere comunicar y cómo hacerlo, es terreno de la educación.

En toda excepcionalidad, siempre aparecen los que venden la fantasía del acceso igualitario. En esa quimera hay una presunción por desacoplar la experiencia histórica de la escuela. Para estos, el puente entre la conectividad y las aulas suele devenir en un muestreo que incluye convertir a lxs docentes en facilitadores de contenidos enlatados. Tomando a la parte por el todo, estos agentes formulan a la herramienta didáctica (la educación virtual) subordinando a la institución escuela. La virtualidad así entendida, profundiza las diferencias de clase.

El trabajo de lxs docentes de todo el país es para destacar, en particular porque se está problematizando el quehacer diario. La incomodidad reflexiva es un alto valor pedagógico, y está sucediendo. Estamos evidentemente ante una oportunidad histórica. La discusión sobre el achique de la brecha digital aterrizó en el centro de la escena pública: conectividad puede ser acceso masivo, pero sin política previa no hay escuela que soporte la velocidad enceguecedora de la globalización. Después de todo, lo que se construye desde el Estado, para el futuro, es lo que permite que la virtualidad cierre con lxs chicxs adentro.

3 Comentarios
  1. Laura dice

    Espanta la superficialidad y la ignorancia sobre la educación de esta nota, que refleja la del estado, sobre la «escuela remota», que no existe. Vuelven a pensar que lxs nñxs son seres bajitxs, instruibles virtualmente como adultos, pero con más colores. Da miedo saber que no saben un carajo de pedagogía, ni los autores de esta nota ni, mucho más grave, el gobierno, pero escriben y ejecutan desgracias que sufren lxs pibxs. Al pasar, ¿alguien está laburando sobre lxs muchísimxs niñxs con problemas visuales por el abuso de dispositivos, o en la detección de dislexias, problemas auditivos y visuales, trastornos en el aprendizaje y otras condiciones que detectamos lxs docentxs en la escuela? Quizá sí si se trata de niñxs en ámbitos económicos favorables, aunque incluso en esos casos lxs docentxs somos quienes detectamos tempranamente estas condiciones, pero seguramente que la no escuela remota también en esto desampara a lxs pibxs más vulnerables. ¿Y el juego, como conocimiento de las potencialidades y limitaciones del propio cuerpo y el de lxs otrxs, del mundo físico e intelectual? Nada, les dan celulares a pibxs de menos de cuatro años, porque nacieron con la «habilidad intuitiva» de saltar abismos con unos taps en la pantalla táctil, y, si se caen, scroll y ni saltan ni duele.
    Lxs expertxs en educación son lxs docentxs. Escúchenlxs y aprendan.

  2. Sonia dice

    Escuela con internación domiciliaria.
    En una emergencia, sin procesar y desigual.
    Planificada para el aquí y ahora.
    Aún habiendo suficientes máquinas y plataforma digital las diferencias por lo menos en Uruguay existen.
    Aprendiendo sin aprender, los compañeros construyen el banco de escuela se extraña.
    Es lo que veo en niños de mi entorno, tarea terminada y punto.
    El deseo de volver al aula deprime a algunos niños.

  3. Cecilia dice

    Hola es verdad los docentes están trabajando mucho para llegar a sus alumnos. De todas formas la falencia de este sistema está dado xq no se termina de comprender la realidad del docente en su caso con sus hijos y los padres y niños en la suya. En muchos casos se exige en demasía a ambos actores y sobrecargan el estres de este tiempo de aislamiento social obligatorio.
    Si estamos ante una oportunidad histórica pero no ya sólo del acceso de los niños a las tecnologías, sino oportunidad única para replantear, reformular y revolucionar el sistema educativo de cuajo !!!
    Hay dos formas elementales que deben cambiar luego de la pandemia: un sistema amigable c la naturaleza y la educación. Abrazo

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.