La fábrica de ravioles de Casa Rosada

El gobierno creó una nueva estructura burocrática para ministros caídos en desgracia

 

En enero de 2018, el gobierno anunció la reducción de los cargos políticos. Como entonces, durante la última semana, Mauricio Macri anunció la reducción de los cargos ministeriales, de manera tal que sean las políticas públicas y trabajadoras y trabajadores estatales los que sean afectados por los ajustes, y no los funcionarios de su propio Gabinete.

El Gobierno apeló a un nuevo diseño: la creación inédita de una definición en materia de estructura de la Administración Pública Nacional, mediante el Decreto 802/2018. De esta forma, a cada uno de los funcionarios que hasta el martes eran ministros, se los designó en un raviol, o cargo nuevo intermedio, que no existía, entre el nuevo Ministro y la Secretaría de Estado. El nuevo cargo creado es el de Secretario de Gobierno.

Con ese instrumento, al funcionario degradado se le garantiza algún beneficio en términos personales, no así a las políticas públicas que el sector debería garantizar, como los casos mas relevantes del Ministerio de Salud, de Trabajo o de Agroindustria, que han generado mucha incertidumbre o malestar.

A su vez, la creación del nuevo rango de Secretario de Gobierno —en el área de Salud, en Trabajo, en Agroindustria, en Ambiente, en Energía o en Cultura, entre otros—, hace que quienes detentaban el cargo de Secretarios y Subsecretarios en esas carteras degradadas, tengan garantizada la permanencia, ya que no deben correrse para dejarle lugar a un superior.

Después de los anuncios del lunes pasado, se acrecentó la incertidumbre sobre futuro en la planta de trabajadores de cada uno de estos sectores, donde se pone en mayor riesgo la continuidad de los puestos de trabajo, pese a que no tiene incidencia presupuestaria de relevancia para el ajuste. La revisión de la planificación llamada como dotación óptima, como la superposición de tareas dentro de un ministerio ahora “unificado”, hace pensar, bajo la experiencia de este Gobierno, que serán los y las trabajadoras los que paguen los costos del ajuste, y no los funcionarios.

Como ocurrió con el anuncio de enero, la reducción fue menor a lo comunicado. Los funcionarios con cargos reasignados, vieron compensadas la pérdida salarial a través de Unidades retributivas. Desde el Consejo Directivo de ATE Capital, hemos reforzado el estado de alerta y movilización, a partir de los anuncios de profundización del ajuste en el Estado por parte del gobierno de Mauricio Macri. Luego de los despidos en el Ministerio de Agroindustria y de la represión que sufrieron el día viernes 31 de agosto sobre la avenida Paseo Colón, el lunes siguiente –cuando el presidente anunciaba el recorte inédito de los Ministerios de Salud, Trabajo, Cultura, Energía entre otros–, miles de estatales se movilizaron al ministerio de Modernización, acompañados por numerosas organizaciones sindicales y sociales de la CTA y de la Corriente Sindical Federal de la CGT. En esa oportunidad, el secretario general Daniel Catalano señaló la necesidad de abrazar a los ministerios de Salud, Justicia y Trabajo, y a cada uno de los sectores en conflicto, y a alinearse con el paro de estatales con movilización para el próximo 12 de septiembre.

 

 

Pablo Guevara es abogado en derecho de trabajo y Director de Negociación Colectiva del Consejo Directivo de ATE Capital.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.