LA FORMA CRISTIANA DE ABORTAR

Un sistema eficaz, aplicado durante la segunda mitad del siglo XX

 

Que la falange de Curas en Opción por los Curas haya obtenido un momentáneo triunfo sobre la interrupción voluntaria del embarazo en absoluto significa que deje de persistir en las diferentes prácticas abortivas que, cuando no procura perpetuar, impulsa. La más evidente resulta aquella que se practica en lúgubres tugurios por personal nunca idóneo, en nulas condiciones de higiene y que suelen derivar en severas consecuencias para la feligresía, cuando no la muerte que, como se sabe, licúa en sangre los pecados.

De no lograrse por el anterior método, los renovados templarios que hacen del instrumento de tortura su emblema (dos maderos cruzados), tienen la oportunidad de recurrir al sistema comprobadamente eficaz, aplicado a mediados del siglo XX. Consiste en introducir un elemento metálico —una cuchara, por lo general— en la vagina de la infiel y aplicarle corriente eléctrica de modo que abarque toda la zona. Si allí se encuentra un feto, más mejor, ya que estimula sobremanera el sacramento de la confesión.

Asimismo, de fallar lo anterior, resta la alternativa utilizada en la misma época de embarcar a la candidata en una aeronave a fin de arrojarla a las aguas bien lejos de las costas patrias, para que “se encarguen las orcas”, como lo aconsejaba el asesor naval Alfredo Astiz. Tal “forma cristiana” fue desarrollada por la agrupación de capellanes de los Curas en Opción por los Curas, según consta en nutrida jurisprudencia, oportunamente inaugurada por el oficial de Marina Adolfo Scilingo.

Curiosamente, estas dos últimas metodologías en momento alguno fueron evocadas en las nutridas argumentaciones expuestas por los parlamentarios en los debates recién discontinuados. Flamante pifio de la memoria, resguarda a la corporación clerical del riesgo de evidenciar aquella condición de posibilidad que hace a su íntimo proceder: la clandestinidad de sus métodos intestinos y propósitos correlativos. Queda por ende a resguardo su milenaria labor de directo control sobre los cuerpos de carne y hueso, excelsa vía de acceso a las correspondientes almas — como le llaman. Ahora sí, sin distinción de color, edad, credo o género.

Los renovados métodos abortivos, ya comprobados en otras circunstancias en que fueron aliados en el asalto al poder político como en 1955 y 1976, en modo alguno son novedosos en la historia de este, otra vez, bendito país. En 1853 se opusieron a la abolición de la esclavitud. En 1884 a la educación pública. En 1888 al matrimonio civil. En 1947 al voto femenino. En 1987 al divorcio. En 2006 a la educación sexual integral. En 2010 al matrimonio igualitario. Una Historia jalonada de arduas luchas y, lo que se dice, coherente.

 

 

8 Comentarios
  1. VICTOR BYRNES dice

    A todo esto llevamos dos muertes mas por abortos clandestinos y minga de salvar dos vidas.se perdieron las dos, gracias a los senadores percha y los cruzados de dios.,

  2. Flavio Gigli dice

    Tremenda nota; pura realidad argentina. Felicitaciones

  3. MOVIMIENTO DDHH CORDOBA dice

    VIVAN LOS DDHH DE LA MUJER

  4. Analía dice

    Excelente nota. Que terrible pensamiento. Torquemada un poroto.

  5. María Neder dice

    Sintético, suficiente, puntual. Nada cruel ni diabólico, una Nota absolutamente real.
    Esta lectura (y el “flamante pifio de la memoria”) nos lleva a continuar -de este otro lado, nada clerical- las arduas luchas coherentes con nuestras vidas.

  6. Arturo Oscar Zudaire dice

    Ni siquiera fueron originales, la famosa “cucharita” es la cureta que utilizan los médicos para hacer una legrado (vaciado y limpieza) uterirno quirúrgico. El vulgar “raspaje” con el que se hacían los abortos médicos, inclusive en hospitales estatales, durante los años 50 y 60 anotándolos en los registros de quirófano como polipectomía uterina u otro cuadro que justificara el legrado. Por supuesto que todo era clandestino y sobre todo PAGO a buen precio, aunque todavía se hacía en pesos moneda nacional de curso legal. Nadie había vista un dólar TODAVÍA !!!!

  7. Marcelo Marmer dice

    Admirable el modi en que nuestros jóvenes y los no tanto se informaron e informaron para dar una lección sobre cómo se discute seriamente en democracia. Seguiremis adelante. Que sea ley

  8. Lilian dice

    Excelente. Un derrotero diabólico, aunque el diablo no tenga la culpa.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.