La fuerza de los trabajadores

Un discurso complementario al que pronunció en el Congreso de Delegados de la UOM

 

Cristina Fernández de Kirchner volvió a presentarse ante la militancia en el estadio Diego Armando Maradona en la ciudad de La Plata. A dos semanas del acto en la UOM donde había llamado a recuperar el salario y la alegría, la Vicepresidenta fue la única oradora en el homenaje que recordó la vuelta del exilio y la proscripción de Juan Domingo Perón. El lema elegido fue “la fuerza de la esperanza”, lo cual rememora aquella campaña del 2011 donde el slogan del Frente para la Victoria versaba sobre “la fuerza del pueblo”. En su discurso, CFK puntualizó que es una “obligación de todas la fuerzas políticas en la Argentina volver a reconstruir el acuerdo democrático separando a los violentos, al lenguaje del odio, al que quiere que el otro se muera porque piensa diferente”. También se refirió a alinear precios con salarios, a las jubilaciones y al debate sobre rol de las fuerzas de seguridad.

Con el campo de juego y todas las tribunas del enorme estadio colmadas, sus plateas lucieron banderas, cornetas, inflables y gorritas con estampas peronistas. El sector izquierdo del escenario fue designado para los sindicalistas (CTA, CFT, Frente Sindical, UOM, SMATA) mientras que el centro fue ocupado por La Cámpora y el derecho por distintas organizaciones kirchneristas (Frente Grande, UyO, Patria Grande, Descamisados, Kolina, PCCE, MUP, Partido Piquetero, entre otros). En el campo trasero se ubicaron otras agrupaciones como La Germán, Puebla y Barrios de Pie; a la vez que el delantero fue designado para dirigentes políticos, funcionarios y figuras públicas.

Desde las seis de la tarde el escenario recibió a jóvenes traperos y a DJs. Las pantallas transmitían en vivo las columnas en las inmediaciones del estadio y mosaicos con imágenes de Néstor Kirchner, aviones de Aerolíneas Argentinas, piezas de Fútbol para Todos, pañuelos de Abuelas de Plaza de Mayo y fotos de Maradona mientras sonaba la canción Live Is Life. Minutos antes de que se viera el aterrizaje del helicóptero que trasladó a CFK, la organización que lidera Máximo Kirchner desplegó una bandera que a los rayos del atardecer decía: “Era tan diferente cuando estabas tú”, una canción romántica resignificada.

Cuando el tiempo de espera finalizó, Cristina subió al escenario y comenzó su discurso. Pidió por la recuperación de los acuerdos democráticos (rotos desde el día que Sabag Montiel intentó dispararle a centímetros de su cabeza), llamó a “respetar la vida” y “separar a los violentos”. A continuación habló sobre seguridad y tildó de “berreta” el debate entre “garantistas” y “manos duras”. Aludió al caso de Lucas González, ex jugador de Barracas asesinado por la policía de la Ciudad en noviembre del año pasado. “Las fuerzas de seguridad son una parte de la solución, pero también son una parte del problema si no se subordinan al poder civil”, dijo sin distinción de jurisdicciones.

Volviendo a las ideas que había esbozado en la UOM sobre la pérdida del poder adquisitivo del salario, la Vicepresidenta dijo que “las políticas universales” se focalizan “en la tercera edad o en los chicos con la AUH”, pero “en el medio no hay política universal”. En este sentido, dijo que “la política es el trabajo y el salario”. Hace dos años, en el mismo estadio, había sentado la necesidad de alinear precios, salarios y tarifas. En relación a aquello este jueves opinó que “las cosas se pueden hacer mejor”.

 

 

Foto: Luis Angeletti.

 

La participación de los trabajadores en el ingreso fue un tema graficado en las pantallas. “¿Ven que hay tres piquitos? Tres piquitos que superan el 50%. O sea: los trabajadores participaban con más del 50% o el 50% del producto bruto interno”, explicó sobre su gobierno. Ante las críticas que recibe por su segundo período como Presidenta, se defendió diciendo que “para la Argentina y para los trabajadores, el salario permitía llegar a fin de mes y también ahorrar y vacacionar. Esa fue la Argentina que tuvimos. Que no me vengan a decir que hace 70 años que estamos mal”.

Las tribunas pedían por su postulación a la presidencia, Cristina sonreía y no contestaba. En su cierre habló de la vuelta de Perón a la Argentina. “Un país muy difícil le tocó al General”, manifestó. Y agregó que “cuando le permitieron su retorno al país, él no quería ser Presidente. El mundo, el país estaba demasiado convulsionado. Lo trajeron, tal vez, demasiado tarde. Y lo digo porque junto a Néstor fuimos de los jóvenes que nos quedamos junto a Perón respetando su conducción pero, no porque nos pareciera infalible. Era porque el pueblo lo había puesto en ese lugar y nosotros habíamos logrado acercarnos a la sociedad y la gente haciéndonos cargo de esa historia”.

 

 

La previa

Desde las cuatro de la tarde, funcionarios políticos, dirigentes sindicales y representantes de organismos de derechos humanos ingresaban al estadio por la avenida 23 y 526. Tras bambalinas algunos de ellos sembraban sus expectativas en relación a qué diría en las próximas horas Cristina Kirchner. Mientras que algunos consideraban a la ocasión como “un momento oportuno para lanzar una candidatura”, otros opinaban que era “demasiado pronto” para hablar de lugares en las listas y “poco estratégico” para el proyecto político “mostrar sus cartas con tanta anticipación”.

Hugo Yasky, Secretario General de la CTA, dijo que esperaban “un llamado a la unidad, una mirada de la situación que atraviesan los trabajadores en la necesidad de recuperar los salarios y los ingresos que están por debajo de la línea de la pobreza”. También imaginó una referencia a Perón “máximo líder, proscripto” y trazó un paralelismo con Cristina ya que consideró que “hay un intento de llevarla hacia la proscripción política”. Según indica Yasky, uno de los problemas más graves radica en la distribución de la riqueza. “Este es un país muy rico donde mucha gente acumula mucho dinero, donde se aumentan los precios de manera injustificada y eso tiene que cambiar” opinó.

Sobre una eventual candidatura de CFK manifestó que para la CTA es “muy importante” pero que “no (hay que) anteponer la ansiedad”, porque “se trata de construir la candidatura en el marco de una unidad” y recordó que en la UOM, la Vice dijo: “Voy a hacer lo que tenga que hacer para lograr que nuestro pueblo, nuestra sociedad, pueda organizarse en un proyecto de país”. En esa misma oportunidad, la ex mandataria había sido estricta en la necesidad de aplicar una suma fija para los trabajadores. Esta semana, CFK anunció el pago de una suma de 30.000 pesos para el personal legislativo. Consultado por si cree que si la medida puede ser un guiño para el gobierno nacional, Yasky dijo que “es una señal para todos aquellos que dicen que es imposible una suma fija”. Además que “el gobierno tiene que entender que de no resolver esto” vendrán un “25 y 31 de diciembre con hambre”.

 

Foto: Luis Angeletti.

 

 

Vanesa Siley, diputada nacional y secretaria general de SITRAJU, sostuvo que Cristina dio la suma para el Congreso en “un momento justo”. El motivo se encuentra en que esta medida “viene acompañada de la política de congelamiento de precios con el programa de precios justos”. Y de esta manera se “revaloriza el poder adquisitivo del salario, le ponen un freno a los precios, se inyecta la suma fija en los sectores van a volcarse hacia la economía, el mercado interno al consumo y de esta manera se cumple con la meta de recuperar el poder adquisitivo del salario”.

Según los nuevos datos de octubre del INDEC, la variación mensual de la canasta básica alimentaria (CBA) fue de 9,5%, mientras que la variación de la canasta básica total (CBT) fue de 9,0%. Esto deriva en que para no ser pobre la línea saltó de 41.493 pesos durante septiembre a 45.223 en octubre. A través de la Resolución 12/2022, publicada en el Boletín Oficial, se oficializó que el Consejo del Salario tendrá cita para su sesión plenaria ordinaria el día 22 de noviembre de 2022 a las cuatro de la tarde, de manera virtual. En la última reunión se había establecido una actualización del 21% en tres tramos de 7% para el mes de septiembre, octubre y noviembre. Con lo cual ese haber se fijó en 51.200 pesos en septiembre, 54.550 en octubre y 57.900 pesos en noviembre.

Pedro Wasiejko, Presidente de Astillero Río Santiago y secretario general de Fetia-CTA, marcó tres herramientas necesarias por las cuales el gobierno podría optar para mejorar la situación de los trabajadores:

  • un bono que resulta “absolutamente necesario para el sector que tiene menor cantidad de ingreso”;
  • “la tradicional” de “la negociación colectiva que piden muchos los sectores sindicales”. Sobre esto dijo que él está “totalmente convencido que eso se tiene que mantener” pero debe haber “cláusula gatillo y todos los meses ajustarse contra la inflación”, y
  • “la participación en las ganancias de los trabajadores”.

El dirigente entiende que compartir ganancias con los trabajadores genera efectos positivos hacia el “mercado interno, el consumo y a la vez, no tiene efecto inflacionario porque no impacta en los costos de producción de la empresa”.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí