La génesis de la ley audiovisual

Bitácora de una construcción colectiva

 

Esta semana se cumplen diez años del anuncio oficial de que se empezaría a discutir la ley de radiodifusión, hoy ley de medios. En los próximos números del Cohete intentaremos reconstruir una serie de sucesos que desembocaron en la producción de la ley más discutida y también una de las más representativas que tuvo nuestro país.

Los números redondos nos hacen reflexionar sobre causas y consecuencias. El estado del arte hoy es bien distinto. El proceso del debate de la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual habrá de pasar a los anales de la democracia argentina. Pero empecemos por el principio.

“¿Cuándo volvés?”, dijo Federico Schuster, por entonces decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Corrían las primeras horas del jueves 3 de abril de 2008. Yo era vicedecano y estaba en Montevideo, adónde había llegado el día anterior para cumplir con algunas actividades académicas. “El sábado a la mañana”, respondí. De otro lado el mensaje fue contundente: “Ni de casualidad, mañana a las once nos recibe la Presidenta en Casa Rosada”.

“Es por la declaración del martes, la del Observatorio” –siguió Schuster—. “Quiere reconocer el coraje cívico del Consejo Directivo. Hoy salió la noticia de la resolución en Página 12 y me llamaron dos miembros del gabinete a ver de qué se trata”. Cabe aclarar que un ministro de entonces era profesor de la facultad y que la publicación de la resolución de Sociales sobre el rol del Observatorio de la Discriminación en los Medios en torno al conflicto con las patronales agropecuarias la hizo Horacio Cecchi, docente del Taller de Periodismo.

“Intento ir en avión hoy a la noche”, respondí. Creo que todavía tengo guardado el ticket. Alguien anunció la visita, no sé quién. El celular no paró de sonar hasta el avión. De paso sirvió para desmentir que estaba todo arreglado, porque de haber sido así nunca hubiera viajado a Montevideo.

 

Tres días antes

Argentina entera debatía “la 125”. Importante acto en Plaza de Mayo. Una cronista de exteriores del servicio de noticias de un reconocido canal de TV (todos sabemos de lo que estamos hablando) junto con un periodista en estudios, mencionaban que “la gente” estaba siendo echada de la plaza por “los piqueteros”.  El episodio remeda muchas otras distinciones igualmente desagradables en hechos peores, lo sé, pero los discriminados son discriminados siempre.

Los medios “hegemónicos” toman posición en el conflicto “del campo” no solo por razones políticas sino por sus propias inversiones en el sector, no develadas a sus lectores/oyentes/televidentes. Esta es una parte del problema. Otra parte era el racismo que les brotaba. A las seis y media de la tarde del 1° de abril se constituyó el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Sociales. El acta completa de la sesión puede consultarse aquí: http://www.sociales.uba.ar/wp-content/uploads/acta-03.081.pdf

Allí se pusieron a consideración de los consejeros dos proyectos sobre tablas, el primero referido al desabastecimiento que estaba generando el lock out y el segundo dedicado específicamente al tratamiento mediático del conflicto. El texto completo de esta declaración se encuentra disponible tanto en el acta como aquí: http://conadu.org.ar/resolucion-del-consejo-directivo-de-la-facultad-de-ciencias-sociales-de-la-uba-ante-la-actuacion-de-lo-medios-durante-el-lock-out-patronal-del-campo/

Ciertamente, no es mucho. Pedir no discriminar, llamar a la reflexión, invitar a un debate.  No se trata de ser ingenuos. Lejos de eso. Aún imaginando el obvio rechazo, no pasaba de ser un reclamo dizque “razonable”. La magnitud de las reacciones que generó queda para el próximo capítulo.

 

La reunión

En la mañana del viernes 4 de abril estuvimos en la casa de gobierno Federico Schuster,  Alejandro Kaufman —Director de la Carrera de Ciencias de la Comunicación, con tres días de asumido– Gustavo Bulla —Secretario de Gestión de la Facultad–, Mariana Moyano —directora del área de comunicación institucional del Decanato— y yo.

Los anfitriones: CFK, Aníbal Fernández, el secretario de Medios José Albistur,  María José Lubertino –a cargo del INADI– y Gabriel Mariotto —interventor del COMFER desde hacía tres días—, quien quería cambiar la ley de radiodifusión al menos desde 1983. La Presidenta tomó la palabra. Cuestionó el rol de los medios, planteamos ciertos cambios de ideas, informaciones, explicaciones de la resolución y sobre el funcionamiento del Observatorio que ya existía como parte del Plan contra la Discriminación reclamado en 2004 por la ONU, en particular por el contenido de los medios [1].

En el marco de este intercambio Gustavo Bulla reclamó como una asignatura pendiente de la democracia cambiar la ley de la dictadura. Más allá de otros detalles, todos agregamos que si se habían reemplazado la ley de migraciones, la ley Banelco y otras rémoras de la dictadura y el neoliberalismo, no se podía seguir con una ley de radiodifusión conocida como “Ley Videla” y empeorada por el menemismo. La reacción fue inmediata. Recuerdo una frase del tipo: “Es inadmisible, pónganse a trabajar”, y la mirada a Mariotto. Conociendo al personaje, asumo que parte de sus intenciones al aceptar la titularidad del COMFER eran ésas y que las había sincerado antes. Además el tema estaba en la plataforma electoral del oficialismo desde 2007. Hay quien dice que Néstor Kirchner al final de su gobierno afirmó alguna vez que de esto “se va a encargar Cristina”. No me consta.

Al rato estábamos en rueda de prensa en Casa de Gobierno. Lo que sigue es un resumen de lo expuesto:

MARIOTTO: El motivo de la reunión con los integrantes de la Facultad de Ciencias Sociales, de la Universidad de Buenos Aires; la señora María José Lubertino del INADI; Enrique Albistur de la Secretaría de Medios y en este caso yo como Interventor del Comité Federal de Radiodifusión (COMFER) fuimos recibidos por la Presidenta de la Nación porque las autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires presentaron una resolución, tratada por su órgano académico en los últimos días, con respecto a instancias que ellos han advertido desde este ámbito académico sobre cómo fue la cobertura periodística de las últimas movilizaciones a Plaza de Mayo. Han presentado esa documentación y por instrucciones de la Presidenta de la Nación el Observatorio de la Discriminación en la Radio y la Televisión que componen el INADI, el Consejo de la Mujer y el Comité Federal de Radiodifusión, va a invitar a todas las universidades nacionales que tienen facultades de Ciencias Sociales a que formen parte de este Observatorio para así poder aportar una mirada crítica y conceptos académicos a la construcción de un relato, que garantice o fomente la pluralidad de opiniones y la pluralidad de voces. En tanto, seguramente el doctor Schuster como Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Damián Loreti como hombre de la carrera de Comunicación de la Facultad, nos pueden dar algunas precisiones con respecto a esta resolución que han trabajado todas las autoridades del Consejo Académico de la Facultad de Ciencias Sociales.

SCHUSTER: Nosotros en la Facultad de Ciencias Sociales tenemos una de las carreras de Comunicación más importantes del país, hacemos un seguimiento permanente de la actividad de los medios de comunicación porque es parte de nuestras obligaciones cotidianas y recibimos en las últimas semanas algunas alertas de docentes de la Facultad respecto de algunos modos que adquirió el seguimiento del conflicto agropecuario que transgredían las situaciones de debate más usual que hay en este tema, incluyendo algunas que alcanzaban la posibilidad de discutir situaciones de discriminación incluso. Sobre esta base se elaboró un proyecto de resolución, que fue votado por el Consejo Directivo, donde entre otras cosas se pedía asignarle una efectividad todavía mayor a la que ya tenía el Observatorio contra la discriminación en los medios de prensa y pedir que ese Observatorio se ocupara de analizar si encontraba lo mismo que había encontrado nuestra gente en el seguimiento que se hizo en los medios de comunicación en estos días. También la necesidad de debatir una nueva Ley de Radiodifusión que es un tema que en las aulas de nuestra Facultad se viene planteando desde hace bastante tiempo y un llamado, una alerta, tanto a los medios de comunicación, a los responsables de los medios de comunicación como también a las asociaciones de periodistas, para que hubiera una reflexión sobre lo que nosotros encontramos. Esto es lo que planteamos, lo hicimos público y a través de lo que un diario tomó fue leído por la señora Presidenta, quien nos convocó para pedirnos opinión, a partir de la declaración que sacamos y decirnos que le iba a encargar efectivamente a quienes componen este Observatorio, que hicieran el análisis que nosotros planteamos. Esta es la situación tal como se dio y nosotros como una institución universitaria autónoma reconocemos el que nuestras palabras hayan sido tomadas en cuenta con esta seriedad y que un tema tan importante, como es el de los medios de comunicación, pueda adquirir el debate público, que me parece que nuestra sociedad merece.

LUBERTINO: Para nosotros es muy importante la decisión de la Presidenta de la Nación de tomar con esta seriedad los trabajos presentados por la Universidad de Buenos Aries, por la Facultad. Porque efectivamente el Observatorio de la Discriminación en la Radio y la Televisión está dentro del trabajo que está propuesto en el Plan Nacional Contra la Discriminación, desde hace dos años. Lo constituimos el anteaño, cuando asumimos al frente del INADI y seguramente entendemos que a partir de la nueva conducción en el COMFER y con esta decisión de la Presidenta de darle este aporte que va a significar una articulación con todas las universidades nacionales, vamos a enriquecer al equipo técnico que viene llevando adelante las investigaciones y en el monitoreo de los medios. Nosotros, durante estas semanas, hemos seguido con mucha atención todo lo que sucedió en los medios de comunicación no sólo porque hemos recibido distintos tipos de denuncias sobre los hechos acaecidos, sino también porque sobre las denuncias y los hechos acaecidos se construía un relato desde los propios medios de comunicación que, a veces, era más preocupante que los hechos o los dichos de las personas involucradas. Entonces nos parece realmente sustantivo que la Universidad desde su rol autónomo haya hecho este aporte; lo vamos a estudiar y considerar con muchísima profundidad y, por supuesto, el Observatorio va a continuar con su práctica habitual de reuniones quincenales y llegado el caso va a ir convocando a los medios de comunicación, como lo hace habitualmente, para hacerle saber o conocer cuál es el análisis que estamos haciendo de situaciones de discriminación. Lo que percibimos, en una rápida mirada, sobre lo ocurrido son algunas situaciones vinculadas al racismo, expresiones que podrían ser consideradas racistas, clasistas o sexistas y bueno en una instancia compleja porque fueron transmitidas y retransmitidas por los medios de comunicación de manera masiva y reiterados algunos de estos comentarios. Vamos a profundizar en este análisis y obviamente también compartimos —y lo dice el Plan Nacional contra la Discriminación— la necesidad de modificar la Ley de Radiodifusión, que es una ley de la dictadura, e incluir en algún acápite de esa ley que merece un Estado democrático algunos puntos que aterricen los tratados internacionales en materia de derechos humanos y que nos permitan lograr un equilibrio entre el derecho a la información, la libertad de expresión, pero también la no violación de principios básicos, como es el de la no discriminación.

PERIODISTA: ¿En qué medida estas observaciones que ustedes están evaluando y que van a seguir evaluando no afectan a la libertad de prensa, a la libertad de expresión?

LORETI: En primer lugar, las resoluciones del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Sociales no han hecho ningún miramiento en materia de solicitud de objetividad, veracidad ni oportunidad en el tratamiento de las noticias. Esto es uno de los principios de la Declaración de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que respetamos. Nosotros no estamos planteando ese tipo de requerimientos. Lo único que estamos planteando es la existencia de pluralismo y la existencia de un seguimiento a compromisos que la Argentina tiene firmados en el marco de tratados de derechos humanos que es el de no discriminación y que el Estado no lo tolere. Cercenamientos a la libertad de expresión podrían ocurrir, por ejemplo, por ese costado, exigir cosas que el estándar internacional de derechos humanos no admite. Ahora, medidas contra la discriminación están admitidas en todos los tratados de derechos humanos porque hace a la propia dignidad de las personas, vale decir que no estamos jugando con instancias de calumnias, injurias ni nada que se le parezca. Darle visibilidad a las cuestiones, ponerlas en debate público, comentar el pluralismo, entendemos, no pasa por ese costado y hemos sido, insisto en esto, sumamente cuidadosos en no plantear ninguna de las cosas que los estándares interamericanos de libertad de expresión no sostengan, más aún, los estándares interamericanos de libertad de expresión también mencionan la necesidad de principios éticos en el periodismo, no de la mano del Estado, pero sí reclaman que existan.

PERIODISTA: Para quien corresponda: lo que pueda ser la nueva ley de radiodifusión, ¿qué función van a tener los multimedios?

ALBISTUR: Primero que la ley de radiodifusión va a surgir de un consenso entre todos los sectores. Los multimedios existen de hecho, hay que buscar cómo se corrigen algunas cosas o cómo se piensa hacia el futuro y también yo creo que la ley de radiodifusión, el gran desafío que tiene, es tener en cuenta los adelantos tecnológicos con la próxima digitalización de los medios. Pensemos que tenemos una ley de radiodifusión que, por ejemplo, por su antigüedad no contempla la norma de los cables porque no existían los cables. Ahora nos encontramos que ante la próxima digitalización hay que tener en cuenta también cómo se va a legislar esto. Creo que el espíritu de la futura ley de radiodifusión y creo que en eso estamos de acuerdo no el Estado solamente, sino todos los sectores porque lo hemos venido charlando en la Secretaría de Medios, es tratar de fortalecer el pluralismo y todo lo que tenga que ver con fortalecer la democracia.

PERIODISTA: ¿Es un debate de corto plazo para tener una nueva ley?

ALBISTUR: Acá una de las observaciones que nos hace la Universidad es esa, creo que cualquier persona con sentido común tiene que reconocer que no se puede estar con una ley de la época de dictadura.

Como sabemos, la historia siguió. Pero vamos a respetar la cronología y las efemérides.

 

 

(CONTINUARÁ.) 

 

  • Foto: Presidencia de la Nación.

[1] 15. Al Comité le preocupan los incidentes de incitación al odio racial y la propaganda racista en los medios de información, incluso en Internet. El Comité recuerda que el artículo 4 de la Convención es aplicable al fenómeno del racismo en los medios de información, incluida Internet, y que el principio fundamental del respeto de la dignidad humana exige que todos los Estados luchen contra la propagación del odio racial y la incitación al odio racial. Recomienda al Estado Parte que tome las medidas necesarias para combatir la propaganda racista en los medios de información y que proporcione en su próximo informe periódico información sobre la evolución de la situación y las medidas adoptadas al respecto. (“COMITÉ PARA LA ELIMINACIÓN DE LA DISCRIMINACIÓN RACIAL, 65º período de sesiones ,2 a 20 de agosto de 2004.)

EXAMEN DE LOS INFORMES PRESENTADOS POR LOS ESTADOS PARTES DE CONFORMIDAD CON EL ARTÍCULO 9 DE LA CONVENCIÓN Observaciones finales del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial respecto de ARGENTINA

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.