COMO DECIR LO CONTRARIO DE LO QUE SE PROPONE

Un texto desafortunado que sembró el pánico en terreno fértil

El miércoles se viralizó un protocolo del Ministerio Público de Defensa de la Ciudad de Buenos Aires. El contexto desató la preocupación de autoridades escolares, gremios, legisladores y padres. El protocolo se había preparado el año pasado como una herramienta destinada a los directivos de escuelas y auxiliares para saber cómo actuar ante el ingreso ilegal de las fuerzas de seguridad en los establecimientos. Un material preparado en el escenario de las tomas de las escuelas cuando el gobierno de la Ciudad anunció el protocolo anti-tomas y las fuerzas de seguridad ponían sus botas adentro de sus fronteras. El texto del MPF comenzó a distribuirse este año. Pero en lugar de impugnar el ingreso de los uniformados, el documento convalidaba esa situación sin discutirla. Así, lo que al comienzo fue pensado como acción política acertada para proteger a los estudiantes, terminó como lo opuesto. La distribución de los papeles el miércoles pasado en la Escuela Técnica 17 desató la tormenta. La escuela leyó los afiches como un aviso que anticipaba que iban a comenzar a «chuparse» a los estudiantes con o sin autorización judicial.

«Todo es muy lamentable y triste», dijo Horacio Corti, defensor general y titular del MPD, un organismo que depende del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires y se encuentra en las antípodas de la conducción política de Cambiemos. «Es un documento con una redacción muy desafortunada y en estos temas hay que extremar los cuidados para que no quede el menor resquicio a la interpretación. Nuestra actitud como Defensoría siempre fue la protección de los alumnos, por ejemplo en las tomas, e impugnamos todos los protocolos que no respetaban sus derechos, y hemos asistido a los padres y a los rectores en el debate por los planes de estudio. El nuestro es un compromiso real y consistente con la defensa de los derechos humanos y contra la violencia institucional. Esa es nuestra tarea. Y la venimos desarrollando desde hace años”.

En esa línea, recordó que son quienes vienen defendiendo a los inmigrantes senegaleses y quienes denuncian la persecución de la Ciudad. Y en el caso de las tomas, como lo dijo el mismo, fueron quienes presentaron un amparo con el colectivo de padres contra los instructivos y protocolos del Ministerio de Educación porteño, para los casos de tomas de escuelas. Además del amparo, desde el año pasado realizan encuentros periódicos con directivos con la intención de dotarlos de elementos para frenar el ingreso de las fuerzas. Escena en la que comenzaron a dejar estos escritos.

Los afiches llevan por título Fuerza Pública en la Escuela. Y una bajada que dice cómo actuar cuando una fuerza de seguridad solicita información o «retirar» a un alumno del establecimiento. En cualquier otro momento, esa presentación, se hubiese leído con más indulgencia, pero el título con letras catástrofes en este momento incluye, además, un logo con la palabra DEFENSA en letras enormes, detalle que alimentó la confusión. Más de uno leyó ministerio de Defensa, un verosímil durante la gestión de un gobierno que cada día alienta todo tipo de enemigos.

«Podrán requerir la detención de un estudiante con orden judicial y, como excepción, sin ella», dice uno de los títulos también en letras grandes, prueba de un texto que lo que está diciendo no es que eso no se puede, sino que sí se puede. Y en el último afiche rematan con otro titular: Si se cumple con lo anterior, las autoridades de la escuela no deberán interferir con el accionar de las fuerzas de seguridad, y explican cómo de todas maneras las autoridades deben tener en cuenta una serie de controles.

El Cohete a la Luna recibió el texto en medio de la ola de mensajes. Uno de los puntos de partida, fue efectivamente la ET 17. «Esto dejaron en la sala de profesores de la ET 17 a las 11 de hoy, el personal del Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad. Nos están anticipando que van a chupar a los pibes con o sin orden judicial de las escuelas públicas». Esa misma tarde, el organismo emitió un comunicado y anunció que retiraban los textos de circulación «por no reflejar adecuadamente la posición que tiene esta institución respecto de la intervención de las fuerzas de seguridad en establecimientos educativos». Allí señalaron que «como es público y notorio, el MPD siempre condenó cualquier forma de intervención de las fuerzas de seguridad en las escuelas, por resultar contraria al derecho internacional de derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes».

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.