La historia nos contempla

El golpismo primitivo no para, pero este pueblo nunca traiciona

 

Esta semana se cumplieron 65 años del golpe militar del año 1955 y el derrocamiento del gobierno democrático de Juan Domingo Perón. Bajo la dictadura de la “Libertadora” se intervino la CGT, se persiguió a la dirigencia peronista y hasta se prohibió todo tipo de mención de términos, canciones o frases vinculadas al peronismo. Tras un corto tire y afloje, el 27 de septiembre de ese año las 62 Organizaciones llamaron a una huelga contra el ataque del gobierno militar a las conquistas obreras. Empezaba la Resistencia Peronista.

También pasaron 46 años desde el asesinato del secretario General de la UTA de Córdoba y dirigente del histórico “Cordobazo” Atilio López, en 1973 electo vicegobernador junto al doctor Obregón Cano, ambos intervenidos a principios del año siguiente. Un dirigente sindical que signó la etapa de la resistencia peronista posterior al 55. El “Negro” fue asesinado cuando buscaba trabajo, sin su cargo, con su gremio intervenido y buscando empezar de nuevo. Y  transcurrieron 44 años de la “Noche de los Lápices”, cuando fueron secuestrados 10 estudiantes secundarios de entre 15 y 17 años. Sólo cuatro de ellos sobrevivieron para dar cuenta del infierno padecido. Una línea de tiempo que da cuenta del comportamiento histórico del poder real de nuestro país, el mismo que después de 37 años de democracia sigue amenazando y presionando a las estructuras de la patria.

 

 

Los más miserables de todos

Vicentin sigue siendo tapa. Después de una dura huelga de más de dos meses los trabajadores de la algodonera Avellaneda retomaron la actividad en el marco de una conciliación obligatoria pedida por el sindicato Aceitero de Reconquista. Pese a las protestas de la AOT y de la SETIA, los sindicatos de obreros y supervisores de la Algodonera, a los que estaban afiliados los trabajadores y que abandonaron en el transcurso del conflicto por sentirse abandonados en medio de la batalla, el Ministerio de Trabajo de la Provincia citó a una audiencia de partes el pasado día miércoles. donde los dirigentes de ambos sindicatos aceptaron una oferta patronal de un adelanto de $10.000 pagaderos en dos meses consecutivos septiembre y octubre adelantando el primer pago a descontar en la primera y segunda quincena. La mayoría no pudo hacerse del efectivo, porque se los chupó el banco por deudas de las tarjetas de crédito. Pidieron incorporar al básico los $4.000 del DNU 14/20 y reivindicar la representación de los trabajadores en un conflicto que nunca apoyaron.

El rechazo de la mayoría de los trabajadores fue contundente, incluidos los que en un principio no estuvieron de acuerdo con la medida de fuerza. Una nota de rechazo a las organizaciones textiles fue firmada por la inmensa mayoría del personal. Al día siguiente una nueva audiencia, ahora con el sindicato Aceiteros (que no está reconocido por la patronal pero es el representante real), donde la Algodonera Avellaneda accedió por primera vez a presentarse a la audiencia. El secretario general de Aceiteros Dionisio Alfonso expuso, categórico, que si la fábrica estaba funcionando era porque su sindicato pidió la conciliación obligatoria y los trabajadores la acataron. El pedido concreto fue un convenio por empresa, como tienen otras plantas de la firma, y que contemple formas  específicas de trabajo, como régimen de turnos, trabajo de los días feriados, etc. La patronal solicitó un plazo para contestar y el sindicato pidió la respuesta antes que termine la conciliación obligatoria.

Para Sonia Zanel, que se está recuperando del atropello patronal (en moto en esa ocasión), es la puerta de salida de esta encerrona en la que intervinieron todos los poderes locales contra los trabajadores. Una luz de esperanza que depende de la inteligencia empresaria. O sigue alimentando una representación formal de los textiles o reconoce que sus trabajadores sean sujetos capaces de negociar un nuevo convenio y terminar ese conflicto.

 

 

El desalojo del acampe no significa que la lucha contra el imperio Rocca haya terminado.

 

 

El prolongado acampe de los metalúrgicos de Tenaris de Villa Constitución reclamando por la reincorporación de trabajadores despedidos de una de sus contratistas culminó el miércoles, cuando un despliegue policial inusitado amenazaba con un desalojo compulsivo frente al cual los delegados y directivos de la UOM local decidieron abandonar el bloqueo y seguir la lucha por otros métodos. Una vez más Paolo Rocca desplegó su poder patronal imponiendo despidos pese a la prohibición oficial, desistió de la resolución de los conflictos en sede administrativa y obligó a la Justicia a contemplar los efectos de las medidas de fuerza sin tener en cuenta las causas que las originaron. Esta especie de “demo” sobre cómo creen que será  la post-pandemia que están pergeñando, se repite semana tras semana en cada una de las plantas de la firma y pretende erigirse en la “nueva normalidad”.

 

 

Axel, bajo miradas gremiales

Axel Kicillof está en la primera línea de resistencia a una ofensiva en todos los terrenos contra el gobierno del Frente de Todos. A la crecida de los casos por el coronavirus se le sumaron cuestiones extras como la ocupación de los terrenos y la rebelión policial. Las bombas con espoleta de retardo que le dejó sembrada la gestión de María Eugenia Vidal están estallando en cadena. Los ojos están puestos en el sobreviviente sin manchas de la caza de brujas de los servicios macristas y jueces creativos que aplicaban las leyes por fuera de las leyes.

Carlos “el Ruso” Gdansky, viejo conocedor de la provincia, jugador de las ligas mayores del sindicalismo, hombre de Ubaldini en la CGT de la Matanza que bancó a Cafiero cuando la mayoría de la UOM apostaba por Menem, nos decía que a Axel lo ve “como lo veía al viejo Antonio: lleno de buenos propósitos, inteligente y poco bancado desde la estructura del poder. Su aparición fulgurante tiene que ver con la imagen que tiene de tipo honesto y esto en política no es poca cosa. Me impresiona la humildad que tiene para vincularse con la gente común, eso no se improvisa. Lo veo con mucho futuro”, auguró.

.

Gobernador Axel Kicillof: los gremios hacen reclamos a una gestión que juzgan transparente.

 

Abel Furlán, Secretario General de la UOM de Campana, uno de los sindicalistas que se le paró de manos al grupo Techint desde el comienzo de la pandemia y uno de los nombres en la sucesión de Antonio Caló al frente de la emblemática Unión, lo caracterizó en términos parecidos: “Conocí a Axel siendo Ministro de Economía, en una pelea tremenda con el Grupo Techint por el sostenimiento de los puestos de trabajo en el marco de la crisis del petróleo. Desde ese momento supe de su determinación de poner al Estado del lado de los trabajadores y de su convicción con el modelo industrialista para sacar adelante a la Argentina. Puedo decir que siempre lo vi luchando con una voluntad inquebrantable de transformar lo que sea que tenga por delante».

“Estar a la altura de las circunstancias, desde el movimiento obrero, es estar a cada paso para acompañarlo a poner en marcha esta transformación. Por eso es incomprensible la alianza de un gremio como ATE con un sector minúsculo y recalcitrante de las fuerzas policiales, proponiendo la afiliación gremial a quienes en una actitud amenazante, repudiable y totalmente irresponsable cercaron al gobernador y su familia en su propia residencia llevando un reclamo salarial a una situación de inseguridad general y conflicto democrático”.

Para Roberto “Robi” Baradel,  secretario General de los docentes bonaerenses de SUTEBA, la relación con Axel Kicillof es antagónica a la que mantuvieron los docentes en la era Vidal. “El Frente de Unidad Docente de Buenos Aires le ha planteado al gobierno de la provincia una serie de prioridades en materia educativa que se están implementando. Un plan de infraestructura escolar, la continuidad pedagógica en el marco de aislamiento social preventivo y obligatorio, la constitución de comités mixtos de salud y seguridad del trabajo, programa de emergencia para aquellos/as docentes que no pudieron tomar cargo por la pandemia, la convocatoria a actos públicos virtuales para la designación de nuevos cargos, la regulación del trabajo docente en el marco de la virtualidad, el incremento de la inversión para la entrega de alimentos y la convocatoria a paritarias con un acuerdo semestral y la continuidad de la discusión para este semestre. Todavía faltan muchas cosas por hacer, por garantizar y fundamentalmente falta incrementar la inversión. ¿Cuál es la diferencia con el gobierno anterior? En primer lugar, es un gobierno que valora la educación pública, que escucha, y que no nos ubica, a los docentes y a las organizaciones gremiales, como parte del problema, sino como parte de la solución”.

 

 

Paritarias para el empleo público

En sintonía con lo definido por el gobierno nacional y con el objetivo de retomar las negociaciones paritarias del sector público, el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires empezó a cursar la convocatoria a los gremios para las deliberaciones. La ministra de Trabajo provincial Mara Ruiz Malec citó al secretario General de ATE Bonaerense, Oscar de Isasi, a una nueva reunión paritaria salarial para los y las estatales bonaerenses. Según el portal especializado InfoGremiales, el ámbito público tiene en espera a los estatales, pero momentáneamente no han convocado a los docentes, a los profesionales de la salud y a los judiciales.

 

Estatales. La rémora salarial será una puesta en valor de la relación con los gremios.

 

La última noticia paritaria trascendente fue en julio. En aquel momento todos los sindicatos celebraron la decisión de Axel Kicillof de pasar a planta permanente a algo más de 15.000 trabajadores que revestían labores en diferentes situaciones contractuales. “Se consolidó un acuerdo que veníamos trabajando desde el principio de la gestión del gobierno provincial que tiene que ver con la regularización y la suma de derechos de 15.000 trabajadores del Estado provincial”, había dicho De Isasi en aquella oportunidad. Está claro que restaba avanzar en el tema salarial. Sin caja y en medio de la pandemia el pasaje a planta fue una demostración de intención, pero quedaba pendiente la recomposición de los ingresos.

En cifras extraoficiales, el pedido de las organizaciones gremiales rondará en torno al 36%, y hay un dato de tono político: la asonada policial bonaerense incluidas sus “asambleas” en varios puntos del GBA entre ellos la quinta de presidencial Olivos, “dejó en claro que plata hay”, argumentan los estatales de “Cachorro” Godoy alineados en la CTA Autónoma, apoyados en el desmadre ocasionado por la Bonaerense. “La pandemia y el agravamiento de la crisis hace impacto pleno en los estatales, ni que hablar de los trabajadores de salud, puertos, energía y otros rubros”, sostuvo Godoy a BAE Negocios.

Con pedidos de juicio político, el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, sigue impertérrito su marcha ignorando los desesperados llamados de los trabajadores de salud que, como en varias provincias, siguen sin cobrar, trabajando sin recursos, expuestos al contagio y arriesgando su vida. El reclamo del sector salud es común a todos los gremios estatales. Una gran marcha en la capital de la provincia dio cuenta de la crisis que se profundiza. En apoyo a los trabajadores de salud y por sus propios reclamos marcharon y denunciaron que el 30% del presupuesto se va para pagar una deuda pública que nadie explica en qué se invirtió. La continuidad del gobernador está garantizada sólo por la inacción de los bloques aliados cooptados por Arcioni y por opositores que operan para los grupos económicos locales. La lucha sindical no ha logrado aun conmover a  la representación política.

 

 

La campaña del todo mal

En general se acepta que el aportante de capital es propietario y como tal tiene derecho pleno sobre la empresa. El Sindicato de Empleados de Comercio llegó a un acuerdo por suspensiones en cadenas de retail, ropa, electrodomésticos y call centers. Los entendimientos contemplaban el pago de entre el 80 y el 100 por ciento de la remuneración, según informó la entidad sindical. Por ese convenio, los trabajadores de Falabella recibieron en ese momento un descuento salarial del 25%, entre 8.000 y 12.000 de su salario neto, como medida para mantener fuentes de trabajo. Las empresas se arrogan el derecho a suspender, despedir y no responder por eventuales pérdidas generadas en su gestión por la inversión a riesgo.

Sin embargo son los trabajadores quienes generan la ganancia y es el Estado el responsable de regular el esfuerzo social y custodiar una organización del trabajo por razones de salud pública. Una crisis supone revisar todas las cuestiones, desde el valor de los salarios a la distribución de utilidades de renta y participación de las ganancias. La utilidad social colisiona directamente con la arbitrariedad de la propiedad privada. Glovo, la app fundada en Cataluña, vendió todo y se borra olímpicamente. Pretenden no pagar la indemnización y no les asegura la continuidad laboral a sus trabajadores. Los mandan a anotarse como “preferenciales” en PedidosYa, la compradora de la marca. Atrás queda un tendal de fuentes de trabajo con derechos arrasados y, según el sindicato que representa a los delivery (@AppSindical), cuerpos mutilados en accidentes de los cuales no se hace cargo y leyes que la legislatura porteña de Larreta le regaló graciosamente a las empresas para negar la relación laboral bajo la excusa de que los esforzados ciclistas “son monotributistas”.

En el mismo sentido, Latam continúa su extorsión para vender activos con la excusa del coronavirus, pese al embargo que rige para proteger los fondos indemnizatorios de 7.000 trabajadores. “La intransigencia de los sindicatos fue determinante para el cierre de las operaciones” argumentan desde la empresa salvaje donde el Presidente chileno Sebastián Piñera deja su impronta y lleva sus ganancias. Todo el derrumbe viene de la crisis económica detonada durante la gestión de Mauricio Macri, pero los medios hegemónicos reproducen hasta el cansancio los cierres sin tener en cuenta los derechos que los trabajadores de Latam pertenecientes a distintos sindicatos aeronáuticos, que llevan adelante protestas con cortes de avenidas y batucadas, como el realizado en la sede de la Agencia Nacional de Aviación Civil en el bajo porteño.

La AEA, de la cual hacen parte Rocca, Héctor Magnetto y el gigante de la alimentación Arcor, no ha hecho siquiera una mueca de disgusto frente a la arremetida policial, no mostró agrado alguno por la exitosa negociación de la deuda que ellos mismos habían generado como negociado junto al gobierno anterior. El ex senador Eduardo Duhalde se presenta como su vocero extraoficial cada vez que alude al gobierno de Alberto Fernández como “desorientado sin saber qué hacer, grogui como De la Rúa, o que no entiende nada de lo que pasa”. El golpismo primitivo no para. Solo ha girado hacia formas de presión basadas en el lawfare de la justicia sin control, en la especulación con devaluaciones, el manejo sesgado de las noticias y la compra de voluntades.

El gobierno está llegando al punto de no retorno. Si afloja ante las presiones se lo llevan puesto, si mantiene el rumbo verá que lo que le dijo su Vicepresidenta en la Plaza de Mayo el día que asumió es verdad: “Este pueblo nunca traiciona”.

 

 

 

 

4 Comentarios
  1. Valeria Satas dice

    Hermoso. Gracias y aguante Villa Manuelita

  2. Dardo Adolfo Esteban Papalia dice

    La subjetividad se construye con la educación y es la percha donde se cuelga el neoliberalismo o el socialismo europeo, dos doctrinas basadas en el positivismo cartesiano que tienen por tecnología social el colonialismo, el racismo y genocidio: desde Stalin, Bush, Trump, Nixon, PolPot, Videla, Pinochet. etc

  3. Elugo dice

    Gracias Victorio, el faro de cada domingo

  4. Colo dice

    Excepcional nota, gran pluma y muy bien que destaquen Vicentin como la bomba destructiva laboral muy tapada hoy por otros problemas!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.