La matemática a la que Einstein idolatraba

Brilló como ningún matemático de su tiempo… y nunca le pagaron un peso

 

Emmy Noether fue una de las ídolas de Albert Einstein. Su teorema fue una de las bases para el desarrollo de la teoría de la relatividad. Tuvo que pelear para que la dejaran entrar en la universidad. “Permitir que las mujeres estudien en nuestra universidad derrocaría todo el orden académico”, dijeron cuando quiso ser profesora. Logró que la acepten, pero casi nunca le pagaron por su trabajo.

 

1

Emmy Noether nació en 1882 en Erlangen, una ciudad al sur de Alemania. Desde chica tuvo facilidad para los idiomas y leía de todo. Por eso iba a ser profesora de inglés. Por eso y porque era una carrera aceptable para una mujer. Ella tenía otros planes: convertise en una de las matemáticas más importantes del mundo.

 

2

En la universidad local estaba prohibido el ingreso a mujeres. Emmy hizo toda la licenciatura en matemáticas como oyente. Tardó tres años en que le dieran los permisos para presentarse a examen.

 

3

En el medio se fue un año a estudiar a la Universidad de Gotinga. Ahí conoció a otros estudiantes: Albert Einstein y David Hilbert, y se hicieron un poco amigos. Era claro para todos que Emmy tenía un talento natural para las matemáticas. Cuando volvió a Erlangen le permitieron cursar igual que a un hombre. Se recibió y a los 25 le dieron el título de doctorado. No podía conseguir trabajo así que se convirtió en la asistente de su padre, que era profesor en la universidad. Nunca le pagaron un peso.

 

4

En 1914, Hilbert y otros matemáticos que estaban impresionados con el talento de Emmy la invitaron a trabajar a la Universidad de Gottingen (al norte de Alemania), pero el senado académico se opuso. “No podemos contratar a una mujer, ¿qué van a decir los soldados cuando vuelvan de la guerra y la vean dando clase? Permitir que las mujeres estudien en nuestra universidad derrocaría todo el orden académico”. Hilbert respondió: “Es una universidad, no un sauna”. Emmy estuvo dando clases allí durante 4 años. Tampoco le pagaban.

 

5

Emmy presentó un teorema tan innovador que Einstein la declaró “el genio de la matemática más importante de la historia”. Le permitieron concursar un cargo y lo obtuvo. A los 42 años la nombraron profesora, pero no con el título que llevaban todos los varones, sino con un título de profesora excepcional. Una vez más, no le pagaron por su trabajo.

 

6

Emmy avanzó y desarrolló un teorema que fue la base para la teoría de la relatividad de Einstein. Muchísimo tiempo después se llamaría el teorema de Noether. La invitaron a pasar un año como profesora en Moscú. Ahí conoció mucha gente y empezó a entusiasmarse con las ideas, el sistema y la forma de vivir bolcheviques.

 

7

De vuelta en Alemania en 1933, con la llegada de Hitler le llegó una carta donde decía que por judía la echaban de la universidad. Ella no se asustó mucho: armó grupos de estudio en su casa con alumnos jóvenes. Hasta que también la echaron de la pensión donde vivía.

Ahora el problema no era que era mujer, sino que era una mujer, judía y comunista.

 

8

Encontró asilo en una pequeña universidad de Pensilvania, Estados Unidos: Bryn Mawr College. Allí se dictaban doctorados para mujeres. Dio clases 2 años. A los 53 le encontraron un quiste del tamaño de un melón en un ovario. La operaron y, según los médicos, salió bien, pero a los cuatro días murió. Según pudo contar Emmy, esos dos años fueron los mejores de su vida; los más felices.

Publicado en Cosecha Roja.

 

 

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.