La muerte política

La solidaridad con los que luchan no debe soslayarse en aras de una pausa coyuntural.

 

La muerte política del gobierno de Mauricio Macri generó un extraño vacío de poder que no reconoce antecedentes. A dos semanas de las PASO que sirvieron como una gran encuesta nacional, el Poder Ejecutivo se quedó sin poder efectivo para gobernar. En ese marco, con varios días de atraso, se conoció que el viernes 16 de agosto dos custodios del supermercado Coto de San Telmo en la Capital Federal mataron a golpes a un hombre de 68 años a quien acusaban del hurto de un chocolate, una botella de aceite y medio queso. Viene a cuento el recuerdo del proceso abierto a Alfredo Coto por el arsenal de armas que fuera encontrado en uno de sus supermercados en Caballito, justificado con la excusa de que pertenecían a fuerzas de seguridad y las dejaban allí para ser usadas ante posibles saqueos. El expediente duerme, pero la carátula es expresiva: “Tenencia ilegítima de materiales explosivos, inflamables, asfixiantes, tóxicos o biológicamente peligrosos, sin la debida autorización legal o sin que medien razones que justifiquen dicha tenencia”.

Subyace el descontrol social anárquico que apabulla a una expectante clase trabajadora. Viene bien recordar el testimonio relatado en Ser sólo un número más. Trabajadores jóvenes, grandes empresas y activismos sindicales en la Argentina actual, libro de Paula Abal Medina. Un ex empleado da cuenta allí de la cadena de violencias laborales y castigos de parte de la gerencia y los mandos superiores sobre supervisores, personal de vigilancia y empleados. El empresario argentino que más dinero lavó en la amnistía de Macri y que escondía un arsenal produjo un escarmiento social sobre el cadáver Vicente Ferrer.

 

Alfredo Coto, te conocemos.

 

En Chubut, el gobernador Mariano Arcioni fraccionó el pago de los sueldos. Santiago Goodman, dirigente de los docentes que junto a empleados públicos y petroleros dan la pelea cortando las rutas de la Patagonia profunda, describió la situación: “Con más de 46.000 trabajadores, el Estado es el principal empleador en la provincia. El sector petrolero emplea 12.000 personas. Que no cobremos habiendo pasado ya el día 20, que tengamos cortada la obra social, hace que el impacto en la sociedad sea de alta negatividad. Hemos hecho retención de tareas y paros en todos los estamentos del Estado, porque los trabajadores de los tres poderes se encuentran en la misma situación, igual que los jubilados, con un agregado provocador: el único sector que ha cobrado en tiempo y forma es la policía. El gobernador es un escribano de la Panamerican Energy, la petrolera más grande de Chubut y parte de la British Petroleum, empresa de bandera de Inglaterra. Los grandes terratenientes como Benetton, que ocupan tierras del Estado provincial, no pagan el impuesto inmobiliario rural, la coparticipación bajó y el freno a los combustibles desfinancia la caja de la provincia. Son todos tiros para el mismo lado. En la zona de General Sarmiento, en plena cuenca, se están cortando las rutas al paso de las camionetas petroleras, el resto de los vehículos pueden circular. Lo mismo sucede en la zona de Comodoro, donde no pasan los vehículos de las empresas del petróleo”. Como expresión del nerviosismo y caos que se vive, en el cruce de las rutas 3 y 39 el docente universitario y provincial Gustavo Romeo, quien se manifestaba en reclamo de su salario volanteando con pecheras del gremio, fue atropellado por un vehículo que no detuvo su marcha.

 

 

La movilización de los petroleros de Chubut.

 

 

Goodman enfatizó el miércoles: “No vamos a ninguna reunión y no levantamos nada”. El secretario general de ATECh y miembro de la mesa de Unidad Sindical se refirió a la convocatoria que anunció el gobierno provincial, con el compromiso de que los gremios levantaran los cortes de ruta. El 22 de agosto una caravana con dirigentes sindicales recorrió el trayecto que une la Base Almirante Zar (donde fueron fusilados 16 presos políticos en el año 1972) con la ciudad de Rawson, uniendo la memoria histórica con el presente de la lucha de los trabajadores. En ese mismo sentido se expresó Edgardo Hompanera, secretario general de ATE Chubut: “El gobernador, actual vice a cargo, está solicitando el adelantamiento del traspaso de mando para lograr la normalización de las actividades tanto en el Estado como en el sector privado sin dar nada a cambio. Chubut es hoy una provincia paralizada porque no paga los salarios de los trabajadores”.

 

 

Los cortes selectivos.

 

 

Los secretarios generales de CTA de todas las provincias emitieron esta semana diversas resoluciones respecto de la crisis en Chubut: “Que no se puede reclamar que se restituya a sus tareas habituales a quienes no tienen la posibilidad de garantizar la cuota alimentaria, ni asumir los costos de transporte que implica ir a trabajar. Que pretender utilizar la coacción de los descuentos a quienes protestan por el incumplimiento del Estado o utilizar las fuerzas represivas para desalentar la lucha es una práctica propia de gobernantes autoritarios, que esta Central repudia con toda firmeza. Que a través de la CTA se presentará una denuncia a la OIT en caso de que en forma inmediata no se canalicen las justas demandas de los empleados del sector público de la Provincia de Chubut”.

El congelamiento por tres meses del aumento de los combustibles provocó la reacción de los gobernadores y de las empresas petroleras, que amenazan con paralizar obras y dejar sin trabajo a medio millar de operarios, ya que la política de precios afectaría no solamente a la zona de Vaca Muerta sino también a otras regiones y provincias del sur patagónico. Guillermo Pereyra, secretario general del sindicato de petroleros y firmante del anexo al convenio que baja los sueldos para los trabajadores que extraen el mineral de manera no convencional, es ahora un lobbysta activo para que los aumentos de precios sigan. El poder de presión de las multinacionales petroleras no reconoce límites y es muy poco atenta al color político que se encuentre gobernando.

Hernán Lacunza, relevo del renunciante Nicolás Dujovne, viene de ser ministro de Economía bonaerense y dejó la huella imborrable del ajuste en maestros, empleados públicos y arcas provinciales. Macri está terminado. Lo que falta hasta las elecciones de fines de octubre y el traspaso el 10 de diciembre parece un sinsentido con olor a eternidad. “A Lacunza nunca le escuché criticar la política nacional, y acá en la Provincia también generó un endeudamiento brutal y similar”, definió Roberto Baradel. “Las políticas aplicadas en la Provincia son las mismas que las de Nación”, explicó el secretario general de los docentes bonaerenses.

En la CABA, Juntos por el Cambio presiona a los empleados públicos a asistir al call center de campaña o a actuar como fiscales (incluso ir a actos y poner mesas o timbrear). Larreta es el último bastión del macrismo y organizaciones sociales, pymes, asociaciones gremiales, clubes y consumidores realizaron una concentración en las puertas de la Legislatura para exigir que se declare la emergencia sanitaria, alimentaria, tarifaria y salarial en la Ciudad.

“Luchar tiene sentido siempre. No vamos a naturalizar gente que duerme en los cajeros automáticos, ni los problemas por falta de trabajo y el hambre en las escuelas, no vamos a naturalizar salarios a la baja y jubilados que no pueden comprar sus medicamentos”, resaltó Eduardo López, del sindicato docente capitalino UTE. “Si no están dadas las condiciones para que nosotros podamos vivir de nuestro salario, no nos vamos a quedar de brazos cruzados y vamos a seguir ganando la calle para revertir la situación”, aseguró Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital. En dos semanas se reactivaron todos los reclamos de entidades sindicales y políticas para revisar paritarias y negociar bonos y mecanismos de recomposición. Entre otros, los investigadores de carrera y becarios del CONICET marcharon al Polo Científico para exigir medidas de actualización salarial. La movilización fue convocada por Jóvenes Científicos Precarizados y alerta por la situación  que la corrida cambiaria provocó con el ajuste que vienen sufriendo.

 

El reclamo de los científicos jóvenes precarizados.

 

Héctor Amichetti, secretario general de los gráficos bonaerenses, adelantó en Radio Gráfica algunos de los trazos gruesos que propone la Corriente Federal de Trabajadores en el debate interno del movimiento obrero: “Nuestra historia es la de la Confederación General del Trabajo. Con sus idas y vueltas, con sus divisiones, pero es el eje de la resistencia. Todo intento de armar una central paralela ha demostrado que no desarrolló poder, ni convocó a los trabajadores organizados mayoritariamente. Veo como una muy buena señal los planteos que está haciendo la CTA, sería muy bueno que todos esos gremios realicen su reafiliación a la CGT, porque los lineamientos que traen desde afuera tendrían un peso que, sumado a la Corriente y al Frente Sindical, nos permitiría hacer más fuerza para que la CGT tome el rumbo que tiene que tomar. Y en el caso de los compañeros de la CTEP, nosotros insistimos que deben ser incorporados como trabajadores de la economía popular. La CGT debe ser la entidad que agrupa a todos los trabajadores, no sólo a los que tienen relación de dependencia”.

En junio de 2018, Hernán Lombardi dio la orden de despedir a 357 trabajadores de la Agencia Télam, lo que provocó la resistencia de los trabajadores en la redacción porteña. La Cámara de Apelaciones del Trabajo confirmó esta semana otras 30 reincorporaciones en la Agencia y la suspensión del plan de despidos que el gobierno pretendió imponer. Ahora falta un solo expediente (18 trabajadores) de aquella fragmentación ilegal con que el gobierno quiso avasallar el fuero laboral. Los efluvios electorales se han transformado en vientos de sensatez para los remolones jueces a cargo de administrar justicia. También en la Radio Pública decidieron un paro que se extendió durante gran parte de la jornada del martes. Lo resolvieron “a más de tres meses de vencido el año salarial y ante la falta de respuesta al pedido de recomposición de emergencia. Así como se destinaron 100 millones de pesos para los honorarios y gastos operativos del Festival Barenboim, pedimos que se dispongan partidas presupuestarias para atender las necesidades salariales de las y los compañeros”, manifestaron. Nuevo y duro golpe a la gestión del superministro de Información Pública.

 

La resistencia triunfal de los trabajadores de Telam.

 

Un gobierno casi en fuga, con una crisis provocada para escarmentar a los argentinos opositores que no votaron como pretendía, con los factores de poder económico descontrolados, genera un marco propicio para que la justa protesta de los trabajadores que pierden el empleo, cobran fraccionado su sueldo o ven degradado su poder de compra, sean tildados como provocadores. El futuro Presidente que aún no fue votado mantiene una política de prudencia y espera. En este clima enrarecido, el movimiento obrero en general llama a no hacer olas. Con el correr de las semanas, esa política puede desmadrarse si no se aplican remedios institucionales que calmen la desesperación. En cada etapa política se impone una respuesta colectiva: la solidaridad con los que luchan no debe soslayarse en aras de una pausa coyuntural.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

6 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimado Victorio:
    Si me permite: una digresión, que me parece al propósito.
    Tengan la esperanza de que esta alocución conjunta, redactada en el idioma de la verdad y desprovista de expresiones que persuadirían a Su Majestad de que solicitamos favores cuando reclamamos derechos, obtendrá de Su Majestad una aceptación más respetuosa; y Su Majestad tendrá nuestra esperanza por justificada si considera que él no es sino el primer dignatario del pueblo, designado por las leyes y circunscrito por poderes definidos para cooperar al funcionamiento de la gran maquinaria del gobierno, erigida para uso del pueblo y, por consiguiente, sujeta a su supervisión. Recuérdesele:
    Que América fue conquistada, y su colonización realizada y firmemente establecida a expensas de individuos, no del público británico. Ellos fueron quienes derramaron su sangre para adquirir tierras donde asentarse, ellos quienes derrocharon sus fortunas para hacer efectivo dicho asentamiento. Por sí mismos lucharon, por sí mismos conquistaron, y por sí mismos tienen derecho a poseer.
    LA HISTORIA NOS INFORMA DE QUE NO SÓLO LOS INDIVIDUOS, SINO TAMBIÉN LAS CORPORACIONES, SON ASEQUIBLES AL ESPÍRITU DE LA TIRANÍA
    Que habiéndose realizado de tal guisa la colonización de los territorios vírgenes americanos, los emigrantes consideraron oportuno adoptar el sistema de leyes bajo el cual habían vivido hasta entonces en su madre patria, y persistir en su unión con la misma sometiéndose al mismo soberano común.
    Ocupaba entonces el trono británico una familia de príncipes cuyos execrables crímenes contra su pueblo habrían de acarrearles posteriormente el ejercicio de los sagrados y soberanos derechos punitivos reservados al pueblo para casos de necesidad extrema y que la Constitución considera inseguro delegar en cualquier otra judicatura. Cuando cada nuevo día aportaba algún nuevo e injustificable abuso de poder sobre sus súbditos de aquel lado de los mares, no cabía espera que los de este lado, por entonces mucho menos capaces de oponerse a los designios del despotismo, pudieran quedar libres de perjuicios.
    En efecto, este país, que había sido adquirido a costa de las vidas, trabajos y fortunas de aventureros particulares, fue dividido en sucesivas ocasiones por aquellos príncipes y repartido entre sus favoritos y los acogidos a sus fortunas; medida que, creemos, la prudencia y comprensión de Su Majestad evitarán que se repita en estos días.
    La historia nos informa que no sólo los individuos, sino también las corporaciones de hombres, son asequibles al espíritu de la tiranía. Que, para dar una idea aún más elevada de la “justicia” parlamentaria, y para mostrar la moderación en el uso del poder de que dan prueba cuando ellos mismos no se ven obligados a soportar su peso, nos permitimos mencionar a Su Majestad varias disposiciones del parlamento británico, a tenor de las cuales éste pretende prohibirnos manufacturar, para nuestro propio uso, los artículos que obtenemos en nuestras propias tierras con nuestro propio trabajo.
    A tenor de una disposición aprobada en el quinto año del reinado de Su Majestad el rey Carlos II, a un súbdito americano le está prohibido hacerse él mismo un sombrero con la piel que quizá ha obtenido en sus propias tierras; un ejemplo de despotismo sin parangón en las eras más arbitrarias de la historia británica. A tenor de otra disposición, se nos prohibe manufacturar el hierro que hacemos…
    La verdadera razón por la que declaramos inválidas estas disposiciones es que el parlamento británico no tiene derecho de ejercer autoridad sobre nosotros. Que este ejercicio de un poder usurpado no se ha limitado únicamente a materias de su propio interés, sino que han interferido en la regulación de asuntos internos de las colonias. Apenas son capaces nuestras mentes de emerger del asombro en que nos sume un trueno parlamentario, cuando otro más poderoso y alarmante cae ya sobre nosotros.
    Los actos singulares de tiranía pueden adscribirse a la opinión accidental de un día; pero una serie de opresiones, iniciadas en un período determinado y continuadas inalterablemente durante sucesivos cambios de ministros evidenciaban con claridad meridiana un plan deliberado y sistemático para reducirnos a la esclavitud.
    LOS COBARDES QUE CONSIENTEN QUE UN CONCIUDADANO SEA ARRANCADO DE LAS ENTRAÑAS DE LA SOCIEDAD, Y SACRIFICADO A LA TIRANÍA LEGISLATIVA, MERECEN LA ETERNA INFAMIA
    He aquí que un legislativo, libre e independiente, decide suspender los poderes de otro, tan libre e independiente como él mismo, exhibiendo así un fenómeno desconocido por la naturaleza, creadora y criatura de su propio poder. Habrá que renunciar no sólo a los principios del sentido común, sino también a los sentimientos comunes de la naturaleza humana… De admitirse tal cosa, en lugar de gentes libres, como hasta ahora supusimos ser y pretendemos seguir siendo, nos encontraríamos súbitamente reducidos a la condición de esclavos no de uno, sino de ciento sesenta mil tiranos, distintos, por cierto, de todos los demás, por la singular circunstancia de encontrarse lejos del alcance del temor, único medio restrictivo capaz de sujetar la mano de un tirano.
    Supongamos un instante que se suspende la cuestión del derecho y examinemos esta disposición a la luz de principios de justicia. El parlamento británico había aprobado una ley imponiendo en América el pago de derechos sobre el té, y los americanos habían protestado contra dicha ley por considerarla sin autoridad… Hay situaciones extraordinarias que requieren medidas extraordinarias. Un pueblo exasperado y que se siente en posesión del poder no puede ser fácilmente restringido a límites estrictamente regulares. Un cierto número de personas se congregaron en el pueblo de Boston, tiraron el té al océano y se dispersaron sin más violencia. Aunque hicieran mal, eran conocidos, y sometibles a las leyes de la tierra, de las que no podía decirse que jamás hubieran sido obstruidas o desviadas de su curso normal en favor de delincuentes populares…
    Pues ¿a quién cree Su Majestad que puede convencerse de cruzar el Atlántico con el solo fin de dar prueba de un hecho? […] Y el desdichado criminal, si ha delinquido en el lado americano, despojado de su privilegio de ser juzgado por pares de su vecindad, desplazado del único lugar donde pueden obtenerse todas las pruebas, sin dinero, sin consejo legal, sin amigos, sin pruebas exculpatorias, es sometido a juicio ante jueces predispuestos a condenar. ¡Los cobardes que permitan que un conciudadano sea arrancado de las entrañas de su sociedad y de tal forma ofrecido en sacrificio a la tiranía parlamentaria merecerían la eterna infamia que ahora recae sobre los autores de la ley!
    Que seguidamente procedemos a considerar la conducta de Su Majestad, detentador de los poderes ejecutivos de las leyes de estos Estados, y señalamos su desviación de la linea del deber. A tenor de la Constitución de Gran Bretaña, así como de los diversos Estados americanos, Su Majestad tiene el poder de negarse a sancionar como ley cualquier proyecto que haya pasado por las otras dos ramas legislativas. Lo que no justifica, sin embargo, el caprichoso ejercicio de este poder que hemos visto practicar a Su Majestad en relación con las leyes del legislativo americano.
    Uno de los objetivos más deseados por estas colonias es la abolición de la esclavitud doméstica, lamentablemente introducida en ellas cuando se encontraban en estado de infancia. Mas antes de proceder a la manumisión de los esclavos que tenemos es necesario terminar con nuevas importaciones de África. Sin embargo, nuestros repetidos intentos para lograrlo, mediante prohibiciones o aranceles que equivaldrían a prohibiciones, han tropezado hasta el momento con la negativa de Su Majestad, quien manifiesta así preferencia por los beneficios inmediatos de unos pocos corsarios ingleses frente a los intereses duraderos de los Estados americanos y los derechos de la naturaleza humana, profundamente heridos por tan infamante práctica.
    Mas ¿en qué términos compatibles con la majestad, y al mismo tiempo con la verdad, podemos mencionar una reciente instrucción al gobernador de Su Majestad en la colonia de Virginia, prohibiéndole sancione toda ley de división de un condado salvo que el nuevo condado consienta en no tener representante en la Asamblea? ¿O desea verdaderamente Su Majestad, y no le importa publicarlo al mundo entero, que sus súbditos renuncien al glorioso derecho de representación, con todos los beneficios que de él se derivan, para someterse, como esclavos absolutos, a su voluntad soberana? ¿O es su intención limitar los cuerpos legislativos a su número actual de miembros, para que la ganga sea mayor cuando merezca la pena comprarlos?
    Cuando un cuerpo representativo ha perdido la confianza de sus constituyentes, cuando han puesto públicamente en venta sus más valiosos derechos, cuando han asumido como suyos poderes que el pueblo jamás ha depositado en sus manos, entonces, ciertamente, su continuidad en el cargo deviene peligrosa para el Estado y exige el ejercicio del poder de disolución.
    EL DIOS QUE NOS DIO LA VIDA, NOS DIO AL MISMO TIEMPO LA LIBERTAD; LA FUERZA ARMADA PODRÁ DESTRUIRLAS, PERO JAMÁS SEPARARLAS
    Por la naturaleza misma de las cosas, toda sociedad debe poseer en sí y en todo momento el soberano poder de legislación. Los sentimientos propios de la naturaleza humana se rebelan ante la mera suposición de un Estado imposibilitado, en caso de emergencia, de precaverse contra peligros que quizá amenacen inmediatamente ruina. Mientras existan los cuerpos en quienes el pueblo ha delegado los poderes de legislación, sólo ellos poseen y pueden ejercitar dichos poderes. Mas cuando son disueltos por la poda de una o más de sus ramas, el poder revierte al pueblo, que puede usarlo sin limitación alguna, sea reuniéndose personalmente, sea enviando diputados o en cualquier otra forma que le parezca oportuna.
    Que aprovecharemos la ocasión para referirnos a un error en la naturaleza de la propiedad de nuestras tierras, error que se introdujo en tiempos muy tempranos de nuestra colonización. Nuestros antepasados, los que emigraron aquí, eran trabajadores, no letrados. No tardaron en ser persuadidos del principio ficticio de que todas las tierras pertenecen originariamente al rey y, en consecuencia, aceptaron el otorgamiento de sus propias tierras por la Corona. Es hora, por consiguiente, de que expongamos este asunto a Su Majestad, declarando que no tiene el derecho de otorgar tierras.
    Por la naturaleza y fin de las instituciones civiles, todas las tierras circunscritas por los límites que cualquier parte en particular haya fijado para sí son asumidas por esa sociedad y quedan sometidas a su reparto; éste pueden hacerlo ellos mismos reunidos colectivamente, o por el legislativo en quien hayan delegado la autoridad soberana; y si no fueran repartidas de ninguna de estas dos maneras, cada individuo de la sociedad podrá apropiarse de cuantas tierras encuentre vacantes, y la ocupación será su título.
    Para agigantar aún más el crimen contra nuestras leyes que tales procedimientos entrañan, Su Majestad, lejos de someter el poder militar al civil ha subordinado expresamente el civil al militar. Mas ¿puede Su Majestad pisotear de tal manera toda ley? ¿Puede erigir un poder superior al que le erigió a él mismo? Lo ha hecho, ciertamente, por la fuerza; mas debe recordar que la fuerza no constituye derecho.
    Tales son nuestras quejas, que hemos expuesto ante Su Majestad con la libertad de lenguaje y sentimiento que conviene a un pueblo libre que reclama sus derechos como derivados de las leyes de la naturaleza y no como regalos de su primer magistrado. Que adulen quienes teman: no es un arte americano. La alabanza no merecida puede ser propia del hombre venal, pero mal compete a quienes afirman los derechos de la naturaleza humana. Estos últimos saben y, en consecuencia, dirán que los reyes son los servidores, no los propietarios del pueblo. Abrid vuestro pecho, señor, a pensamientos generosos y amplios. No permitáis que el nombre de Jorge III sea un borrón en la página de la historia.
    Los grandes principios del bien y del mal son legibles para todo lector; perseguirlos no exige la asistencia de muchos consejeros. El arte de gobernar no es otra cosa que el arte de ser honesto. Pretended tan solo cumplir con vuestro deber, y la humanidad os perdonará si errarais. No perseveréis en sacrificar los derechos de una parte del Imperio a los desordenados deseos de otra; repartid, antes bien, derechos iguales e imparciales. No permitáis que un legislador apruebe leyes que puedan perjudicar los derechos y libertades de otro. La fortuna os ha situado en elevado lugar, manteniendo el equilibrio de un imperio grandioso si bien plantado.
    Este, señor, es el consejo de vuestro concilio americano, de cuya observancia puede quizá depender vuestra felicidad y fama futura. El Dios que nos dio la vida nos dio al mismo tiempo la libertad; la mano armada podrá destruirlas, pero jamás separarlas. Esta, señor, es nuestra última, nuestra irreductible decisión.
    * Escrito de Jefferson, dirigido a los delegados de Virginia en el primer Congreso de las Colonias, para que lo propusieran como una exposición de quejas de la América británica al rey Jorge III de Gran Bretaña. El documento no se aprobó y, como observó Jefferson muchos años más tarde, “se prefirieron actitudes más amansadas”.
    *******
    THOMAS JEFFERSON, Visión sucinta de los derechos de la América británica (extractado). Autobiografía y otros escritos. Editorial Tecnos, 1987. Traducción de A. Escohotado y M. Sáenz de Heredia. Filosofía Digital 2008
    https://puntocritico.com/ausajpuntocritico/2017/03/27/el-arte-de-gobernar-no-es-otra-cosa-que-el-arte-de-ser-honesto-por-thomas-jefferson/

  2. Lujan dice

    Así es Paulón; se lo conoce al Don Coto… El tema de los indeseables sujetos que laburan de «vigiladores» corresponde a la impunidad de las gerencias en sintonía con la obediencia debida desde el mandatario de la rosada y su «equipo».

  3. Nicolás dice

    Los vigiladores, personal de seguridad privada está fiscalizado por la Dirección Gra. de Seg. privada del GCBA. en el caso de aquellos de este supermercado, coto no exhiben como es obligatorio identificación otorgada por dicha Dirección, también cabe preguntarse si los involucrados estaban autorizados por la misma o Coto tiene seguridad no en reglamentaria y en su caso porqué los organismos de control de A.G.C. no ejercen ese control.

  4. angel ramirez dice

    Hola tengo un comentario hecho q no aparece…!!!!!

  5. angel ramirez dice

    Me gustaría saber x q borraron mi comentario luego de haberlo publicado? ofendí a alguien ? si fue así pido disculpas..!!! También lo hicieron en 3 artículos mas de esta edición! gracias x la respuesta, si la hay!! en la nota de horacio puse APLAUSOS y quedo en la moderación y lo borraron….?????

  6. angel ramirez dice

    Hago notar que mientras duerme el sueño eterno el expediente de coto x TENENCIA ILEGAL de armas de fuego…!!! el gobierno persigue a los LEGITIMOS USUARIOS x no poder renovar su credencial correspondiente, dado el alto precio q cuesta la renovación q fue puesto x este gobierno para hacer un negocio más; empujando a esta gente a la marginidad de acuerdo a la reforma q se implanta en el codigo penal. lo q a todas luces es un intento de sacarle las armas a los civiles pobres…!! x q sera..??

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.