La muñeca

Uno de los primeros filmes mudos de Ernst Lubitsch en el festival de Cine Alemán

 

El festival de cine alemán comenzó el jueves 12, pero continuará hasta el miércoles 18, en los cines Village de Caballito y de Recoleta.  Aquí podés encontrar la programación completa y los horarios.

 

 

 

Y aquí una discriminación por géneros.

Aparte de películas actuales, el festival incluye la proyección, el miércoles a las 20 en Recoleta, de una obra que cumple un siglo: La muñeca, filmada en 1919 por Ernst Lubitsch, cuyo sentido del humor tiene poca competencia entre los grandes del cine del siglo pasado.

Aquí te anticipamos una versión de La Muñeca, subtitulada en inglés.  Con estos datos del argumento no hace falta más para comprender la trama:

Lancelot es un joven sin mucho interés por las mujeres a quien su tío, el acaudalado Barón de Chanterelle, le promete toda su fortuna si se casa. Escondido en un monasterio para escapar de cualquier compromiso matrimonial, los codiciosos monjes le proponen que engañe a su tío casándose con una muñeca de tamaño real como si fuera una mujer de verdad. El fabricante de muñecas hizo una réplica de su hija Ossi, pero su procaz asistente la rompió accidentalmente, y para que no lo castigaran la chica se prestó a imitar a la muñeca.  Lancelot la compra, pensando que es una muñeca, y la lleva al monasterio, donde se casan.

En 1919, Lubitsch ya era considerado uno de los directores alemanes más importantes del momento, aunque por entonces no se lo asociaba tanto a la comedia como a los grandes dramas suntuosos de época. La Muñeca es una película contada con vocación de cuento, algo que se nota ya en su sorprendente y entrañable prólogo en el que vemos al mismo Lubitsch armando una maqueta con una casa para luego introducir en su interior a dos muñecos. Todo el filme está impregnado de ese aire irreal y estilizado de cuento infantil: los decorados pretendidamente no realistas, los caballos interpretados por hombres disfrazados, los dibujos del sol y la luna… Todo creado de forma pretendidamente no realista, pero manteniendo una estética de fábula, casi como si los personajes y espacios fueran dibujos que han cobrado vida.

Que la disfrutes.

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

2 Comentarios
  1. Laura dice

    Hermoso

  2. Elena Pérez de Medina dice

    Muchísimas gracias por este regalo, Horacio. Abrazo

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.