La musica que escuche al escribir

La muerte y la doncella, cuarteto para cuerdas de Franz Schubert

 

Hace unas semanas compartí el estremecedor cuarteto de Beethoven opus 131. Te conté entonces que Franz Schubert pidió escucharlo cinco días antes de su muerte, a los 31 años, tan joven que hace llorar de sólo pensarlo.

Creo que te conté también que algunas veces confundí a Schubert con Beethoven, lo cual sólo prueba mi analfabetismo musical. Me pasó especialmente con el cuarteto Nº14 en re menor, D. 810 “La muerte y la doncella”, ese que Polanski usó en la única de sus películas que me conmovió, basada en la obra de teatro de Ariel Dorfman, del mismo título que el cuarteto. Este es el tráiler (perdón por el doblaje pero no lo encontré en inglés subtitulado, para que tengas una idea de qué se trata).

 

Y esta es la escena capital, cuando el torturador confiesa.

 

Aquí podés escuchar el cuarteto completo, en la versión original de Schubert y en la adaptación para orquesta de cuerdas que hizo Mahler.

 

 

 

Tal vez la joya de esta entrega sea el documental sobre el cuarteto, dirigido por el violinista y cineasta francés Bruno Monsaingeon, en el cual aparecen durante un ensayo los prodigiosos cantantes Dietrich Fischer-Dieskau y Julia Varady.

 

 

Aquí podés escuchar la letra del cuarteto, escrita por Matthias Claudius, cuyo clima sombrío preanuncia el de los lieder Winterreise (Viaje de invierno). Ambos son comentarios sobre la muerte joven que Schubert ya preveía. En el cuarteto, la doncella trata de alejar al feroz esqueleto que se le acerca. «¡Aún soy jóven, vete, no me toques!», impreca. La muerte le responde que no tema, que no le hará daño. «Ten valor, no soy cruel. En mis brazos dulcemente dormirás».

 

 

Ahora se entiende por qué el torturador hizo sonar el cuarteto las catorce veces que violó a su víctima, durante la dictadura de Pinochet.

Llego a este punto y recién me doy cuenta por qué elegí esta música para hoy. Mientras programaba esta edición de El Cohete conocí la condena en Santa Fe a los torturadores que violaron a Silvia Suppo y luego la forzaron a abortar. Es un fallo histórico, que a su vez  ayuda a entender por qué no es posible un Bolsonaro en la Argentina.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. Elena Perez de Medina dice

    Bellísimo y dolorosísimo. Gracias, Horacio.

  2. Celia dice

    Hermosas asociaciones.

  3. pablo dice

    Uy carajo… que potencia vital dolorosa tiene el cuarteto de Schubert… y la escena de la confesión… que me recuerda a esa joya de la dignidad humana que es «la pasajera» del polaco Munk y también, a la enfermiza peli de Liliana Cavani «portero de noche», Horacio gracias por compartir musica, hoy con dolor, mañana, siempre, con esperanza… POR MEMORIA, VERDAD y JUSTICIA siempre !

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.