La música que escuché mientras escribía esta nota

John Lewis, uno de los gigantes del siglo XX

 

Esta te la debía desde hace varias semanas. Te dije ya que para Guillermo Hernández no es ni Bach ni jazz. A pesar de mi inmenso respeto por el sabio reo de Minton’s me gusta escucharlo. No pretendo otra cosa que compartir algo que me causa placer, en estos tiempo de tanto sufrimiento, sin la menor intención de pontificar, desde la ignorancia que confieso.

 

 

Al preparar estas líneas encontré que Guillermo no estaba solo. En 1985 cuando apareció la grabación que John Lewis hizo de los preludios y fugas de Bach, el New York Times le pegó uno de esos garrotazos que les encantan a los críticos, sobre todo a los muy jóvenes como lo era entonces Jon Pareles. Si te interesa meterte en esas honduras, podés encontrarlo aquí en inglés.

No te lo traduzco porque no me da el tiempo para todo. Su peor acusación es que John Lewis convierte a Bach en una amable música de fondo. No tengo esa impresión, pero no deja de ser una lectura posible. Ahora te toca opinar a vos.

Cualquiera sea la opinión sobre sus versiones de Bach, cuando toca jazz John Lewis es uno de los más maravillosos pianistas del siglo pasado. Tuve la suerte de escucharlo en el Lincoln Center en 1999. Por esos días murió Milt Jackson, el vibrafonista que junto con Lewis fueron la base del Modern Jazz Quartet y que según los críticos superó a Lionel Hampton y Red Norvo, que instalaron el instrumento como característico del jazz.

En el escenario vacío donde primero había tocado Wynton Marsalis con la orquesta-escuela del Lincoln Center sólo estaba a oscuras el piano de cola. Las luces se encendieron cuando John Lewis se acercó al piano. Muy alto, elegantísimo con un smocking impecable y todo su pelo blanco, era una imagen de sofisticación suprema. Vivía desde hace muchos años en una villa italiana, con su esposa, la pianista croata Mirjana Vrbanic. Murió poco después, en 2001. Me quedó el recuerdo imborrable de esa sesión impresionante. Por suerte quedó filmada, para poder compartirla.

 

6 Comentarios
  1. Alejandro Epstein dice

    No acuerdo con Guillermo Hernández. Siempre me gustó esta interpretación de John Lewis justamente porque me parece que es Bach y es jazz al mismo tiempo. Logra una fusión -y una profundidad- que para mi no tiene Jacques Lousier. Lo escucho con frecuencia.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.