LA PLATA ESCONDIDA

El impacto local de la investigación internacional sobre la sociedad fantasma de Gianfranco

 

El testaferro de Mauricio. Gianfranco Macri volvió a salir de la larga sombra que lo protege en su residencia de Uruguay. Lo que se destapó esta semana es algo que ya había sido denunciado por políticos y periodistas locales. Una sociedad llamada Lares Corporation SPF manejada por él, con sede en Luxemburgo, paraíso fiscal para ricos. Y la maniobra típica de usarla como camuflaje de una compleja trama de firmas en la compra y reventa de seis parques eólicos en Argentina bajo condiciones de total privilegio, en una clara maniobra fraudulenta cometida en perjuicio del Estado nacional, algo que parece ser costumbre de familia.

La investigación encarada por Le Monde y otros 16 medios internacionales, entre ellos La Nación, Le Soir, Tempo y Süddeutsche Zeitung, junto a la Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP), demostró, hasta el momento, que Luxemburgo sirve de paraíso fiscal a unas 55.000 sociedades fantasmas creadas por multinacionales y millonarios, pero también por grupos mafiosos. El reporte, llamado “Open Lux”, publicó sus primeros hallazgos, entre los que aparecen famosos como Tiger Woods, Shakira, Angelina Jolie, Brad Pitt y el príncipe heredero de Arabia Saudita. La familia Macri no se quedó afuera de la lista.

De allí surgió, esta semana, la nueva evidencia que compromete al grupo empresarial, con un negociado calculado en 70 millones de dólares. El rol de Gianfranco moviendo los hilos de Lares Corporation SPF, sociedad fantasma, promete ser un elemento clave en la causa que tramita en el juzgado a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi.

Nada de eso, sin embargo, es del todo novedoso en el expediente, que ya tenía indicios de esos movimientos. Pero con el impacto del reporte periodístico a nivel internacional, el diputado Rodolfo Tailhade presentó un escrito ante el juez y pidió la inmediata indagatoria de Gianfranco Macri, de su hermano Mauricio y de ex funcionarios como Juan José Aranguren. El expediente tramita desde 2018 y la prueba acumulada, según lo que averiguó este medio, es concluyente. Lo que se revela es la confirmación de que Gianfranco, cara visible del emporio en importantes operaciones empresariales, manejó el negocio de los parques eólicos cuando su hermano Mauricio gobernaba el país.

Todo orbita alrededor de la causa hace bastante tiempo, aunque por ahora no haya existido ninguna indagatoria. En primer lugar, el armado de la red societaria, constituida días después de la llegada de Macri a la Casa Rosada por un viejo conocido: el contador del grupo, Víctor Mariano Payaslian. Y en segundo lugar, que no eran meros socios del negocio sino que lo manejaban ellos con notable control y pericia. Pero la pista de Lares Corporation, de acuerdo a fuentes de la investigación, todavía no figuraba en el radar de la justicia.

La trama de los parques eólicos arranca en 2009, cuando Cristina Fernández de Kirchner lanzó un plan que se llamaba «Generación de Energías Renovables» (Genren). Allí se abrieron licitaciones y la concesión de cuatro parques en Chubut fue otorgada a la española Isolux, vieja socia del Grupo Macri. Cuando Mauricio Macri llega a la presidencia el contador Payaslian constituyó una empresa para negocios financieros, Usir Argentina SA, y a lo largo de 2016 conformó una llamada Parques Eólicos Miramar y otras dos, Sideli SA y Sidsel SA. Ese año, Isolux había caído en el incumplimiento de los contratos, estaba quebrada y entonces transfirió las concesiones de cuatro parques eólicos Loma Blanca I, II y III a Sidsel SA y Loma Blanca IV a Sidelli. Al año siguiente, las concesiones de los seis parques ya habían sido revendidas: Loma Blanca I, II, III, VI y Miramar fueron comprados por la empresa china Goldwind y Loma Blanca IV fue adquirido por Genneia, del grupo Brito. Entre lo que se pagó y lo que se obtuvo por la venta, la red de empresas que confluye en los Macri habría obtenido 70 millones de ganancia, según se deduce de los registros contables.

El diputado Tailhade acompañó la denuncia con dos notas realizadas por los periodistas Iván Ruiz y Hugo Alconada Mon en el diario La Nación. Según cuentan allí, “mientras su hermano era presidente, Gianfranco Macri manejó el negocio de los parques eólicos a través de una sociedad en Luxemburgo, un pequeño país del centro de Europa que ofrece múltiples ventajas impositivas. Lares Corporation SPF, hasta ahora desconocida para la Justicia argentina en la causa que investiga esa operación, fue la firma que usó para controlar una estructura de cinco empresas, armada para actuar en la industria de las energías renovables”.

También acercó extractos del libro Hermano de Santiago O’Donnell, así como nueva información y documentación relacionada con la causa, producto de las indagaciones de su equipo. De acuerdo a lo que se desprende del proyecto periodístico Open Lux, no existe ninguna duda: el beneficiario final de Lares Corporation es Gianfranco Macri. Aunque el negocio de los parques eólicos movió millones de dólares, los balances que la sociedad fantasma presentó en Luxemburgo dejan registros mínimos de esa inversión. Un negocio seguro y millonario.

“Este dato descubierto por los periodistas completa el esquema de mamushkas utilizado para cometer los ilícitos investigados en esta causa. Como oportunamente denuncié, las firmas creadas el 5 de septiembre de 2016 por el contador Víctor Mariano Payaslian para comprar los parques, Sideli SA y Sidsel SA, eran controladas por Usir Argentina, otra sociedad fundada por Payaslian el 29 de diciembre de 2015, 19 días después de la asunción de Mauricio Macri como presidente”, reza un fragmento del escrito presentado por Rodolfo Tailhade.

El entramado empresarial está formado por una urdimbre compleja. Usir Argentina es controlada por Usir International Holding S.L., una sociedad constituida bajo las leyes del Reino de España. Y Usir Internacional, a la vez, es controlada por Rainbow Finance, un fondo de inversión radicado en Luxemburgo. “Todo esto fue oportunamente denunciado en esta causa. Ahora Ruiz y Alconada Mon revelan lo que siempre sospechamos: que detrás del entramado societario está Gianfranco Macri, a través de Lares Corporation SPF, que invirtió en los parques eólicos utilizando a Rainbow Finance”, confirma la denuncia.

Ahora bien, según las afirmaciones del hermano de Mauricio y Gianfranco, Mariano Macri, que constan en el libro Hermano, Gianfranco funciona sólo como el testaferro del ex presidente. En la época de la compra de los parques, de los negocios familiares participaban Mariano, otro hermano del ex presidente y los hijos de éste, que terminaron vendiendo su participación en Socma a Gianfranco.

Además en el libro se hace explícita mención al escándalo de los parques eólicos: “Surgió en los diarios que había un banco de Luxemburgo que le hizo un préstamo a Gianfranco. Y apareció un entramado de empresas en las que el grupo no deja rastro, no pone huellas digitales, pero probablemente las cabezas de Socma estuvieron en el armado. Lo hacen de manera que haya todo un fronting, que no se vea quién está detrás. Figura una empresa con gente que estuvo en otro negocio, en otra cosa relacionada a alguien conocido de Mauricio o algún campo en el cual él tuvo participación”.

Y luego, aparece Mariano Macri describiendo un modus operandi habitual del grupo, con reparto de roles en la logística: “La impunidad es lo único que pudo resguardarlos de lo que estaban haciendo. Cuando empezaron a hacer negocios, descubrieron que lo que podían hacer era a través de terceros en vez de dentro de Sideco. En el caso de los parques eólicos, Gianfranco hizo de testaferro de Mauricio, sin duda alguna. Gianfranco no ha tenido experiencia ni entidad como para llevar adelante la conducción y el crecimiento de todo el grupo durante los últimos años. Le sirvió a Mauricio como testaferro, y Mauricio encontró en el management su garantía de ejecución”.

La denuncia alcanza hasta a Carlos Tévez –que aportó dinero para el negociado de los parques–, y el reconocimiento público del futbolista respecto a que su “amigo” Mauricio siempre le aconsejó sobre cómo debía administrar su dinero. Lares Corporation está declarada desde el primer momento ante la AFIP y es la que empezó con el negocio de la energía renovable a través de Rainbow Finance. Lo que resta determinar es la presunta existencia de sociedades o fundaciones creadas por los Macri en Luxemburgo para fugar divisas y evadir impuestos, como deja traslucir el propio Mariano Macri en Hermano.

“El fraude consistía en poner a un banco austríaco como testaferro, el banco Meinl Bank, y nosotros quedar como accionistas ocultos a través de fundaciones en Luxemburgo y como dueños de unas sociedades en Panamá. Ahí me di cuenta de que empezaba a ver la ruta negra”, confiesa Mariano en la entrevista con Santiago O’Donnell. Meinl Bank no es ninguna desconocida: es la entidad financiera que aparece como uno de los dos acreedores más importantes de Correo Argentino S.A., la firma de la familia Macri cuyo acuerdo fraudulento de reducir la deuda con el Estado fue impedido por la fiscala Gabriela Boquín, lo cual se convirtió en una persecución mediática y judicial en su contra.

Bajo la sospecha que el ex Presidente utilizó las herramientas del Estado para beneficio de los negocios familiares, la denuncia de Tailhade pone el foco en el convenio firmado el 13 de abril de 2019 con el Gran Ducado de Luxemburgo “para la eliminación de la doble imposición con respecto a los impuestos sobre la renta y sobre el patrimonio y la prevención de la evasión y elusión fiscal”, algo que se encuentra pendiente en el Congreso Nacional.

“¿Fue utilizada la mesa judicial del macrismo también para los negocios personales del ex presidente Mauricio Macri?”, se pregunta Tailhade, que también pidió revisar los estados contables de Genneia SA, del recientemente fallecido Jorge Brito –-aliado del macrismo en algunas causas judiciales como el caso Ciccone–, que se había metido en el mercado eólico con la adquisición de Loma Blanca IV en Rawson. En el último tramo de su presentación el blanco es Juan José Aranguren, ex ministro de Energía y Minería, al cual acusa de permitir de manera ilegal que las concesiones de Isolux fueran transferidas a las sociedades creadas por los Macri.

“En las dos etapas de la operatoria, la primera, que consistió en aprobar la cesión de las 4 concesiones de Loma Blanca, y la segunda, nueva adjudicación de dos parques a Isolux, cedidas inmediatamente después a las mismas sociedades, la intervención de Aranguren fue indispensable para que se concretara la maniobra”, detalla la investigación, que también exigió la indagatoria del magnate petrolero por delitos de defraudación a la administración pública.

El verdadero pasamanos de los parques eólicos se acaba de desmoronar: los altos niveles de secreto que ocultaban a sus verdaderos dueños para evadir impuestos y disimular movimientos de dinero, garantizándose una vasta impunidad, quedaron al descubierto con la pista de Luxemburgo. Y cerrando con el testaferro de Mauricio, se pidió la detención a fines de extraditarlo, dada su protección del otro lado del Río de la Plata. El hombre detrás del negocio, ante la evidencia financiera ilícita de extraordinaria magnitud, parece tener las horas contadas en la justicia.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí