La polémica por SmartMatic

El peligro de vivir siempre en una democracia bajo sospecha

“El sistema no castiga a sus hombres: los premia. No encarcela a sus verdugos: los mantiene”.
“Quién mató a Rosendo”. Rodolfo Walsh.

 

Faltan horas para las PASO. Estamos en plena veda.Y  hay cuestionamientos al proceso electoral. El Frente de Todos planteó dudas sobre la intervención de la firma SmartMatic en lo que tiene que ver con la transmisión de datos.

Básicamente, cuestiona el software a través del que las planillas que documentan lo que pasó en cada mesa electoral son convertidas al formato PNG para ser enviadas al centro de cómputos. Temen que un manejo anómalo de los datos genere falsas representaciones en los ciudadanos sobre el resultado de la elección.

El politólogo italiano Giovanni Sartori dice que las elecciones son la garantía mecánica de la democracia. Su desarrollo regular es lo que permite hacer efectivo algo tan básico, pero tan importante, como la máxima que dice que un ciudadano es un voto. Dicha garantía mecánica se combina con la sustantiva, vinculada al proceso de formación de la opinión pública a través del cual los ciudadanos elaboran el voto que se cristaliza en aquella garantía mecánica.

Las PASO funcionan, de hecho, como una gran encuesta nacional. De modo que constituyen un insumo muy importante para que los ciudadanos hagan efectiva la garantía mecánica de la democracia. Ello significa que la dirigencia política debe comprometerse de manera muy firme para disipar cualquier tipo de nubarrón que se pose sobre el acto de hoy.

Los esfuerzos de la justicia electoral por garantizar unas PASO libres de toda sospecha son tangibles. Pero deben ser acompañados por lo que Sartori llama “el consenso a nivel procedimental”, ya que las elecciones son el camino para hacer efectiva la premisa de “un pueblo gobernante”. Ese consenso a nivel procedimiento reclama el compromiso de toda la dirigencia no solo con las reglas legales, sino con los valores que las impregnan.

Entre ellos se ubica la obligación moral de administrar los datos parciales de un modo homogéneo. Si bien esta carga corresponde en mayor medida al oficialismo, todas las agrupaciones políticas que compiten tienen algún grado de responsabilidad en la creación de las condiciones previas que hagan posible una expresión electoral libre de especulaciones.

Cargar los datos de manera correcta, respetar lo que arrojan las urnas, ser cautelosos a la hora de emitir opiniones y, finalmente, respetar lo que surja de las urnas, son las cosas básicas de cualquier democracia, que llamativamente en nuestro país están en discusión. Hay que decirlo: estamos discutiendo si hay que estar de acuerdo acerca del juego limpio.

Desde este espacio —“Dos Justicias” de A24.com—, hace mucho tiempo que señalo los peligros derivados de convivir permanentemente con la sospecha. Lo hago una vez más porque, esta vez, la sospecha se extiende al medio que hace posible el horizonte democrático de un “pueblo gobernante”.

Desde 1983 tuvimos elecciones en medio de contextos muy complejos. Hubo crisis económicas, sociales y la combinación de ambas. No obstante, el proceso electoral nunca fue cuestionado de esta manera. De la lealtad de los actores con el procedimiento, depende que la garantía mecánica de la democracia emerja sin manchas para que los ciudadanos hagan efectiva la garantía sustantiva y, a partir de hoy, abran el camino que el 10 de diciembre inaugure un nuevo ciclo en la rotación de las elites que compiten por los roles de gobierno.

 

 

 

* Publicado en #DosJusticias

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. Eduardo dice

    Cuánta desinformación al respecto. Ni siquiera me voy a poner explicar cómo funciona el sistema. Si quieren algo de información objetiva, visiten https://smartmatic.info/ Saludos.

  2. Martin dice

    Tal como dice el comentario anterior, el hecho de que estos profesionales del saqueo esten a cargo del escrutinio nos tine que poner en alerta, ahora y en las que vendran. El hecho de no entregar el software ya esta consumado, y podra ser normalizado si al manto de fraude lo relajamos. Mi presuncion es que no se van a producir anomalias entre el provisorio y el definitivo en estas PASO. Una vez que puedan vanagloriarse de que no hubo actividad irregular ni diferencias en los numeros (recordar que salvo un resultado demasiado contundente, no se define nada ahora). Ya con esa supuesta transparencia a cuestas apostaran a no entregar jamas dicho software (si no lo hicieron hasta el momento y la «evidencia» lo ampara, porque crearia un mayor malestar que de los que creen que usan sus fichas profesionalmente en el momento que realmente las requieren). Le quedan 2 meses todavia para volcar todo el arsenal mediatico (redes y tv) y de recursos (tienen las 3 cajas estatales significantes del pais y ayudas de muchos amigos financieros nacionales e internacionales) En octubre se juegan las fichas que valen y alli desplegaran todas sus artimañas para quedarse con el botin (tal vez con vidal en octubre o negar x ej. un 45% -imaginen un 44,7 % falseado, con el tiempo que lleva el escrutinio definitivo y dispado cierto temor masivo fraudulento) . No aflojar con este tema ¡¡¡

  3. patricia dice

    El hecho de que el software transforme los archivos .TIF (archivos de imagenes muy dificil de modificar) en archivos .PDF (facilmente modificables) importa sobre todo por quien los va a manejar. Si el presidente actual fuera,por ej. Alfonsín, pensaríamos que el hecho de que la manipulación fuera posible no implicaría que fuera probable. Pero quien va a manejar esta información decisiva para su futuro es el gobierno que no ha dejado ley sin violar. El gobierno que quiso poner dos(2) jueces de la corte por decreto,entre infinidad de otras acciones violatorias de las leyes.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.