La rebelión que no fue

Pese a las versiones, los jueces no se levantan en armas contra la reforma judicial

 

Resistencia estaba llamada a ser el foco desde donde se iba a encabezar una rebelión judicial contra la reforma de los tribunales que anunció Alberto Fernández, pero no fue. Ni los camaristas que se reunieron allí ni el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, levantaron sus voces contra el proyecto –aun desconocido— del flamante mandatario. En la foto principal, Rosenkrantz recibe un obsequio de la ministra del Superior Tribunal de Justicia del Chaco, María Luisa Lucas,  en la Casa de las Culturas.

La Cámara de Resistencia cumplió 70 años y ese fue el motivo por el cual se congregaron una veintena de camaristas. Algunos medios advertían que podría salir un comunicado fuerte después del “Nunca Más” que anunció Fernández a la connivencia de la Justicia y los servicios de inteligencia.

Nada de eso sucedió. Los jueces del resto del país no quisieron hacerse de un problema que tiene nombre y apellido: Comodoro Py. De hecho, a la reunión de Resistencia sólo fue un representante de los tribunales de Retiro: el juez de Casación Federal Mariano Borinsky, que no ostenta cargo directivo en ese cuerpo. Ni la recientemente electa presidenta, Ángela Ledesma, ni Carlos Mahiques, que deja el cargo, quisieron ser de la partida.

Rosenkrantz llegó a la tarde y habló de generalidades, nada que pudiera ser tomado como una resistencia al proyecto de reforma.

Ese mismo día les habían llegado a distintos jueces un mensaje sobre unas supuestas cuentas no declaradas por el cortesano.

 

El señor de la doctrina

Al encuentro no asistió Martín Irurzun, titular de la Cámara Federal. Irurzun, que le puso su apellido a la doctrina que permitió encarcelar a funcionarios kirchneristas desde 2017 a esta parte, ve cómo su prédica comienza a evaporarse con la puesta en vigencia de los artículos del Código Procesal Penal Federal, acordada el mes pasado por la Bicameral.

El viernes, la Sala I de la Casación Federal le dio otra estocada cuando anuló la decisión del Tribunal Oral Federal (TOF) 7 de no hacer lugar a la excarcelación de Julio De Vido y Roberto Baratta. El TOF 7 debió volver sobre sus pasos y desde hace unas horas De Vido está en su casa en detención domiciliaria y Baratta, monitoreado con tobillera electrónica.

No todas fueron malas noticias para Irurzun, eje de las críticas tanto de Alberto como de Cristina, quien lo bautizó «Irurzun te escucha, Irurzun te mete preso». Sus tres colegas de la Cámara Federal lo reeligieron el jueves para que continúe siendo el presidente del tribunal de apelaciones. Para algunos fue un gesto autodefensivo del cuerpo, no sólo por Irurzun sino también por los dos jueces que fueron trasladados al tribunal durante el gobierno de Mauricio Macri. Al interior de la Cámara dicen que después de tantos años no reelegirlo sería soltarle la mano, especialmente después de las críticas demoledoras que le dispensó CFK durante su indagatoria del lunes 2.

 

 

Los señores de las escuchas

Como presidente de la Cámara Federal, Irurzun está a cargo de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DaJuDeCo) hasta febrero del año que viene. Si la oficina siguiera bajo la órbita del Poder Judicial –se presume que no será así—, debería dejarle su lugar a Javier Leal de Ibarra, presidente de la Cámara de Comodoro Rivadavia y titular de la Junta de Cámaras que se reunió en Resistencia.

La elección de Irurzun y de Leal de Ibarra para dirigir el organismo mereció varios cuestionamientos, después de que Página/12 pusiera en duda que sus nombres hayan sido efectivamente sorteados. Hubo una denuncia que motorizó el fiscal Federico Delgado y que el juez Rodolfo Canicoba Corral ordenó archivar. Los colegas de Irurzun en la Cámara Federal validaron en diciembre del año pasado la decisión del juez, tal como se relata en el libro Rebelión en la Corte, de Irina Hauser.

 

 

Sin la mística de 2013

Las versiones indicaban que los camaristas, reunidos en Resistencia, iban a emitir un comunicado anti-reforma con la misma tónica que se habían pronunciado en 2013 contra el proyecto de democratización de la justicia impulsado por Cristina Fernández de Kirchner.

Leal de Ibarra fue uno de los detractores de esa iniciativa, que la Corte terminó declarando inconstitucional ante un planteo formulado por Jorge Rizzo, entonces presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Rizzo fue también abogado de Carlos Fayt y de Ricardo Lorenzetti.

El 3 de septiembre, Leal de Ibarra participó en una jornada sobre escuchas en el Colegio y le agradeció públicamente a Rizzo haber frenado el paquete de democratización de la Justicia. «Enorme agradecimiento», resaltó ante el auditorio del edificio de la avenida Corrientes. También contó que como integrante de la Asociación de Magistrados había trabajado en una impugnación del paquete de leyes, pero que Rizzo los había madrugado.

 

 

La cena

Los teléfonos de la Corte no paran. Los jueces tantean cómo sus colegas de tribunales inferiores van tomando los cambios en la Justicia. El que más activo se mantiene a la hora de semblantear a Comodoro Py es Lorenzetti, ya que conserva ahí un foco de incidencia pese a haber dejado la presidencia de la Corte.

En el tercer piso hubo tertulias entre jueces que habitan ese piso y el superior. “Nos parece bien. Yo no sé de qué podríamos quejarnos si todavía no conocemos el proyecto”, dijo un juez con ascendencia entre sus colegas.

El próximo evento que reunirá a los jueces y a las juezas será la cena del lunes de la Asociación de Magistrados. La entidad decidió hacerla en el selecto hotel Alvear Icon, lo que motivó un comunicado de Justicia Legítima, que anunció que sus miembros no participarán de la cena y, en cambio, harán una colecta para donar lo recaudado a parroquias.

Quienes hablaron en los últimos días con el juez Marcelo Gallo Tagle, que preside la Asociación, descreen que vaya a pronunciarse en contra de la reforma aún desconocida para la mayoría de los mortales. En la última reunión de la entidad, lo escucharon entusiasmado hablar de la federalización de los juzgados nacionales.

 

Foto Primero Chaco. Leal de Ibarra (izquierda), Rosenkrantz, en el centro. Sólo tedio.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.