La región está madura para un cambio

Un giro en la posición hacia Venezuela, que los republicanos argentos aun no percibieron

 

Mientras el Presidente Alberto Fernández intenta formalizar un eje con su colega francés Emmanuel Macron y con el presidente de Colombia, Gustavo Petro, que propicie un cambio de actitud de Europa (y en última instancia, también de Estados Unidos), respecto de Venezuela, e incida en alguna forma de avenimiento que desescale la guerra entre Rusia y la OTAN por Ucrania, el Interamerican Dialogue abrió en su boletín Latin American Avisor la discusión acerca de los cambios políticos globales que inciden en las posiciones respecto de Venezuela, de su Presidente Nicolás Maduro, y del holograma de Juan Guaidó que insólitamente contó con el reconocimiento de decenas de países como gobernante legítimo de un país en el que ni siquiera podía poner un pie.

Sostenido por empresas con intereses en Subamérica y el Caribe, el Inter American Dialogue vincula a políticos, empresarios, académicos e intelectuales de la región. Su actual presidente, Michael Shifter es un demócrata liberal que en años pasados representó a la Fundación Ford en Perú y Chile, desde donde apoyó denuncias por violaciones a los derechos humanos en países de la región.

 

Alberto con Macron en París

 

Esta es la pregunta que el Dialogue formuló sobre Venezuela esta semana:

En años recientes, el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, enfrentó duras sanciones y retórica, en especial mientras gobiernos de derecha estuvieron en el poder en Colombia, Estados Unidos y Brasil. Pero ahora gobiernos de izquierda quedaron al control en Bogotá y Washington y, pronto, también en Brasil. Entre los signos de relaciones más estrechas, el 1° de noviembre Gustavo Petro fue el primer Presidente colombiano en reunirse con Maduro en seis años. ¿Qué significa para Maduro este cambio de dinámica política en el Hemisferio Occidental, y qué factores tendrán mayores consecuencias? ¿Qué probabilidad hay de que otros gobiernos de izquierda en el Hemisferio puedan alentar a Maduro a dar pasos hacia la democracia? ¿Qué incentivos tendría Maduro para dar esos pasos?

Lo más notable de las respuestas es la afiliación de quienes las emiten, un cambio que los republicanos argentos no han advertido:

Michael Shifter, presidente del Inter-American Dialogue: “Como si se necesitara más prueba, el debut de Maduro en el escenario mundial en la conferencia COP27, y sus saludos alPresidente francés Emmanuel Macron y al enviado climático de Estados Unidos John Kerry, señalaron el movimiento de la comunidad internacional hacia una mayor acomodación con  el régimen autoritario de Venezuela. El acercamiento entre Petro y Maduro y el cambio del gobierno de extrema derecha de Bolsonaro a la administración entrante de Lula es particularmente significativo. Que los gobiernos de izquierda dominen el panorama político de América del Sur corre el riesgo de reducir aún más la presión regional sobre Maduro para abordar las profundas crisis humanitarias y de derechos humanos del país. Pero la política cambiante de América Latina es, en el mejor de los casos, una explicación parcial de los lazos más estrechos con Venezuela. La estrategia de ‘máxima presión’ y aislamiento que comenzó en 2019 con duras sanciones económicas fue infructuosa. La crisis humanitaria se profundizó, Maduro se fortaleció y la oposición se fracturó, con el Presidente interino Juan Guaidó perdiendo apoyo tanto dentro como fuera de Venezuela. Nuevas realidades políticas, sobre todo, el final de la presidencia de Trump, combinadas con severas necesidades económicas agravadas por la guerra de Ucrania, afectaron el mercado internacional del petróleo. El enfoque de la administración Biden es calibrar las sanciones económicas para presionar a Maduro a que regrese a las negociaciones políticas con la oposición en la Ciudad de México. El principal incentivo para Maduro es aliviar las sanciones, que solo Estados Unidos puede cumplir. La mayoría de los venezolanos apoyan las negociaciones con el régimen para ayudar a aliviar la miseria y el sufrimiento y trazar un curso para restaurar el gobierno democrático. Para tener éxito, este enfoque requerirá una diplomacia hábil y un compromiso y presión sostenidos por parte de Estados Unidos”.

Diego Arria, ex embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas: “Los cambios políticos en la región son básicamente irrelevantes para el control de Maduro en el poder, ya que batirse en defensa de la democracia y los derechos humanos en Venezuela. Menos aún después del reciente cambio radical de la política de Estados Unidos con respecto a su régimen, que pasó de las fuertes sanciones de Trump, seguidas de una recompensa de 15 millones de dólares por información que conduzca al arresto o condena de Nicolás Maduro, y de 14 funcionarios venezolanos acusados ​​de narcotráfico. terrorismo, corrupción, narcotráfico y otras actividades delictivas. El cambio bajo la administración de Biden surgió cuando altos miembros fueron enviados a Caracas para entablar negociaciones directas con el régimen para intercambiar a los sobrinos de Maduro que cumplían penas de prisión por narcotráfico por empresarios estadounidenses detenidos ilegalmente. También está considerando permitir que el régimen exporte petróleo a los Estados Unidos. Abrir negociaciones con un régimen que había considerado un usurpador al tiempo que reconocía a Juan Guaidó como Presidente fue un golpe fatal para el régimen interino y un mensaje a la comunidad internacional de cambio de política. Ante estos desarrollos, es evidente que no hay necesidad de que Maduro dé pasos hacia la democracia. Y además de estas realidades, los disminuidos partidos políticos están brindando vías para legitimar un narco-régimen que acepta elecciones primarias realizadas por el árbitro electoral controlado por Maduro. Mientras tanto, siete millones de venezolanos se han ido del país”.

John Price, director de Americas Market intelligence: “Washington, Bogotá y Brasilia no están de acuerdo con Venezuela, y ninguno de ellos está dispuesto a gastar capital político tratando de presionar a Venezuela hacia la democracia. Durante los últimos 15 años, Washington ha criticado las autocracias de Chávez y Maduro. La lista de empresas y personas venezolanas sancionadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) y otros reguladores estadounidenses sigue creciendo bajo Biden. Washington daría la bienvenida a una Venezuela democrática, pero en silencio duda de que Guaidó pueda cumplir. Muchos en Washington creen que un colapso de la administración de Maduro conduciría a un caos fraccionado, no a una democracia funcional. Con problemas mayores en casa (inflación) y en el extranjero (Rusia-Ucrania), Washington prefiere descuidar benignamente el expediente de Venezuela. En Colombia, Petro prometió probar un enfoque diferente a través del acercamiento con Venezuela. Miles de venezolanos están regresando a casa desde Colombia gracias a una economía en auge en Caracas en la actualidad, por lo que el acercamiento puede ser bastante positivo, por ahora. Petro necesita el apoyo de Maduro para lograr la ‘Paz Total’, lo que obligará a un cambio en el comportamiento de los malos actores que operan en la región fronteriza entre Venezuela y Colombia. Se rumorea una propuesta para construir un gasoducto que conecte la costa de Colombia con gas venezolano. La energía barata reforzaría una región populosa donde Petro carece de apoyo político. Parece haber pocas razones para que Petro se oponga al control del poder por parte de Maduro. Ha pasado mucho tiempo desde que Lula era un ideólogo de izquierda. En cambio, encabeza un movimiento político-económico que es tan corporativista como cualquiera que se encuentre hoy en América Latina. Sus intereses en Venezuela siempre han sido económicos: abrir oportunidades para los sectores de energía y construcción de Brasil a cambio de su apoyo en casa. Una vez reinstalado en Brasilia, Lula intentará volver a involucrar a Venezuela, en parte para aplacar a los industriales brasileños que apoyaron a Bolsonaro y cuyas lealtades necesita Lula para gobernar con eficacia”.

Rafael E. Álvarez-Loscher, socio internacional en Iuriscorp: “Las sanciones por sí solas no constituyen un mecanismo efectivo para obtener resultados concretos hacia la democracia. Deben ir acompañadas del multilateralismo, de una oposición cohesionada y sólida, y de la posibilidad de generar incentivos suficientes para que estos cambios se produzcan. Ninguno de estos elementos está presente, al menos en este momento. El gobierno de Nicolás Maduro ha entendido –aunque con las manos atadas– que una política de apertura le permite consolidar puentes con empresarios nacionales, internacionales y con otros países de la región. En este sentido, los países de la región están viendo oportunidades de negocios en Venezuela. Europa también lo está considerando en gran parte por su crisis energética, y Estados Unidos también debería considerar hasta qué punto se mantendrán las sanciones. Esa es la pregunta: si estos cambios económicos y las estrechas relaciones con otros países pueden lograr efectivamente un cambio en la dinámica política. Creo que es lógico que ocurra, y va a cambiar el tipo de gobierno para intentar generar confianza y apostar por la diplomacia. No es de extrañar que Venezuela ahora esté hablando de volver al mecanismo de integración de América del Sur como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y Mercosur. Sin embargo, no creo que suceda pronto. Maduro se encuentra en una situación en la que tiene muchos incentivos para negociar acuerdos parciales que no le impliquen arriesgar su capital político, y al mismo tiempo signifique inversión para el país; es un modelo pragmático. Esto le va a dar cierta estabilidad, al menos hasta la elección presidencial. En definitiva, parece muy probable que los gobiernos de la región puedan tener intereses que se alineen con lo que sucede económicamente en Venezuela. Sin embargo, al mismo tiempo no quieren ensuciarse con ‘mala publicidad’, por lo que creo que los espacios de integración regional, así como el retorno al sistema interamericano de derechos humanos, pueden ser incentivos suficientes para dar pasos firmes hacia una mutación en la tipología política del gobierno de Maduro”.

Carlos Delgado Flores, periodista y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello/ Universidad Central de Venezuela: “Las cambiantes dinámicas políticas en el Hemisferio Occidental significan una reformulación del proyecto bolivariano, no en términos de doctrina, sino de relación con el mundo multipolar. Pueden reducir la hegemonía a partir de un pacto de gobernabilidad que armonice la existencia de las minorías (el chavismo es la más grande) y salir de la formación cerrada con Eurasia, realineándose con la izquierda latinoamericana en la búsqueda de alternativas a una eventual exportación del conflicto Rusia-OTAN. Es probable que algunos gobiernos de izquierda, más que otros, puedan alentar a Maduro a dar pasos hacia la democracia, dado que existen diferencias relevantes entre ellos. Algunos regímenes, actualmente, son populistas de izquierda o desarrollistas de base militar, otros tienen lugar al final de una larga guerra civil no declarada, otros son una forma de abrir espacio para que los radicales de izquierda construyan el centro político y otros están afiliados al progresismo internacional. El régimen de Maduro es lo más cercano al socialismo burocrático y aun así, la dictadura del proletariado ha sido reemplazada por una hegemonía como la que describe Gramsci. La realpolitik impone la reconstrucción del centro político, retomando la ruta de la modernización y reactivando la economía y en ello la izquierda latinoamericana puede contribuir a la reinstitucionalización. La inversión extranjera directa, la eliminación de sanciones, la cooperación para el desarrollo y el reconocimiento de un nuevo statu quo como se hizo en el pasado con el régimen de Juan Vicente Gómez, podrían incentivar a Maduro a dar pasos hacia la democracia”.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí