La restauración democrática

Los grandes patrones deberán soportar muchas medidas más que nuestro pueblo necesita

 

Cuando las muertes ganan el centro de la escena y se naturalizan, se convierten en un remolino que hace desaparecer personas sin registro alguno, sin ritos y sin duelos; cuando le toca a militantes populares con larga trayectoria como Pino Solanas, Víctor Basterra o Elvio Alberto Alberione —esa especie de Camilo Torres de Córdoba que dejó la sotana y empuñó el fusil para luchar por los oprimidos—, nos damos cuenta de que vivimos una historia en reversa. Nada es heroico, nada es perpetuo, todo lo humano es efímero.

Son tiempos de pandemia. Son tiempos de leer la historia al revés. No importa tanto quién ganó las elecciones en los Estados Unidos sino quién perdió y cuánto vale eso para nosotros. La derrota de Donald Trump es el final de un impulso de las fuerzas más reaccionarias del imperialismo por restaurar la hegemonía perdida. Es muy probable que Joe Biden no signifique beneficio alguno para América Latina ni para nuestro país, pero es evidente que la profundización de la grieta entre demócratas y republicanos les consume mucha de la energía que habían destinado al sometimiento de la región. Si la tendencia a la restauración democrática y popular en la región se mantiene, hundido Sebastián Piñera por el plebiscito de 80/20, toca que el aislamiento sea para Jair Bolsonaro, Lenin Moreno o Iván Duque. Es la interrelación entre el contexto histórico y las condiciones políticas lo que ofrece la oportunidad de avanzar con proyectos populares.

La crisis se puede comparar a la del 2001: en la Argentina tocó fondo por la herencia de Mauricio Macri y por el desastre que generó la pandemia a nivel mundial. Solo una férrea voluntad política puede encaminar esto. Esta semana la iniciativa del Presidente ocupa el centro de la escena. Una importante caravana-marcha en varias ciudades, con epicentro en el Congreso, le dio marco al Día de la Militancia. Se aprobó en Diputados el aporte extraordinario de las grandes fortunas y se envió el proyecto de despenalización del aborto. La holgada aprobación en la Cámara Baja da cuenta de una minoría intensa que defiende a otra minoría más intensa y elitista aún que no sabe de diálogo sino de imposiciones; está en su naturaleza, como está en la esencia de la izquierda trotskista diferenciarse cuando la derecha se muestra enojada.

Pese a la prórroga del decreto que prohíbe los despidos y las suspensiones y mantiene la doble indemnización, el 5% otorgado a los jubilados (que llevará la mínima en diciembre a escasos $19.035) mantiene un sabor a desconfianza en las medidas económicas del gobierno y alienta las voces de sectores críticos variopintos.

 

 

Con la mirada en la interna de la CGT

El secretario adjunto de Camioneros y referente del Frente Sindical, Pablo Moyano, jugó fuerte en la polémica cegetista en los prolegómenos de la caravana militante del martes 17, con duras críticas a la conducción  de la CGT. “Habría que preguntarle a los compañeros por qué durante cuatro años no rechazaron las políticas del gobierno anterior“, dijo Moyano, en alusión a los cuestionamiento que la central obrera realizó al gobierno.

 

 

La UOM de Morón se despegó de Caló y marchó junto al FRESIMONA en apoyo al gobierno.

 

 

El sindicalista ratificó así su rechazo a la actual cúpula de la CGT y endurece su perfil combativo pensando en la renovación de autoridades de la organización, postergada hasta 2021 por el coronavirus. Recordó la lucha contra la reforma laboral de Cambiemos y pidió respaldo para el actual gobierno. Según los sitios Infogremiales y Mundo Gremial, al menos cincuenta gremios adhieren al espacio, y otros se sumaron a la propuesta como la Federación de Aceiteros y movilizaron para celebrar la militancia. Participaron también columnas de las CTA, la Corriente Federal y sindicatos independientes, además de un nutrido desfile de movimientos sociales.

El Frente Sindical para el Modelo Nacional (FRESIMONA), que integran camioneros, mecánicos, taxistas y bancarios entre otros gremios, denostó al macrismo por haber entregado «un país destrozado y casi desintegrado» y respaldó la sanción del proyecto de aporte de las grandes fortunas: «Estamos bancando este gobierno porque no queremos que vuelva más la derecha. Con errores y virtudes”, concluyó. “¿Por qué si en los grandes países del mundo, que los mismos medios que critican este proyecto toman como ejemplo, pagan impuestos por sus fortunas los empresarios y acá no? Los grandes empresarios, Paolo Rocca, el de Mercado Libre. Es una vez que les pedimos que pongan en favor de los que menos tienen”, expresó.

Héctor Daer aseguró en el contexto del acto por el Día de la Militancia realizado en Santa Fe que la central obrera no evalúa convocar realizar ninguna medida de fuerza contra el gobierno de Alberto Fernández porque «este es nuestro gobierno.» Sergio Aladio, líder de los camioneros de Santa Fe y opositor a la conducción nacional del SiChoCa, organizó un acto donde recibió a Daer, el enemigo a vencer de los Moyano en la carrera por la secretaría general de la CGT.

 

 

Daer y Caló en el acto santafesino, junto a la vicegobernadora Alejandra Rodenas.

 

 

No sin contrapuntos, Daer remarcó que «en ningún momento se evaluó ninguna medida de fuerza», en oposición a la postura de su secretario adjunto y miembro de la “mesa chica” que conduce la CGT, Andrés Rodríguez, quien la semana pasada se mostró disconforme con la culminación de los programas IFE y ATP y dijo que «las medidas de fuerza siempre están latentes en tanto que no se solucionen los problemas». Daer, por su parte, aseguró: «En ese sentido puede haber tensiones, pero no cabe duda de que este movimiento que hoy es gobierno es el que va a sacar a la Argentina adelante».

 

 

Reactivación y protestas

Movilizaciones de médicxs y enfermerxs en el AMBA, paros en la Alimentación, protestas en supermercados, huelgas de municipales, choferes manifestando en Rosario, aceiteras y puertos sojeros en alerta, telecomunicaciones en lucha. Los sectores más empobrecidos que venían protagonizando tomas de tierras ya no están solos en las demandas. La crisis toca los salarios de los trabajadores sindicalizados y los trabajadores ganan la calle.

Históricamente un termómetro de la  industria ha sido la actividad metalúrgica. Un ejemplo a tener en cuenta es la seccional Córdoba. Ligada a la maquinaria agrícola y al autopartismo. Rubén Urbano, secretario general de la seccional local de la UOM explica: “La situación en la mayoría de las seccionales es de mucha bronca por la poca plata que están ganando, seguimos siendo de los trabajadores más pobres».

«La gestión de Antonio Caló se caracteriza por haber dejado empobrecidos a los trabajadores metalúrgicos. No hay otro valor en él por el cual podamos recordarlo cuando deje la secretaría general. Lamentablemente sigue en silencio: las paritarias no se discuten cuando la mayoría de los gremios han logrado un piso de un 30 a un 35% porque creo que esa será la inflación de este año. Acá seguimos esperando el mes de diciembre, sabiendo que en ese mes no habrá discusión, no habrá lucha, no habrá pelea».

«Las fábricas están trabajando normalmente y supimos ganarnos el respeto de los empresarios por las peleas que hemos tenido. Nos consultan ante cualquier cambio y se nos permite consensuar antes de llegar al conflicto. Por ahí alguno me putea por las paritarias, como si yo fuese alguien que discute las paritarias. Como si yo no fuese alguien que le rompe las pelotas a Caló para que discuta y que deje de ir a las paritarias con los pantalones en la mano. Yo les dije a mis compañeros que nos preparemos para pelear a fin de año por un bono para que los metalúrgicos tengan derecho a una sidra y un pan dulce en la mesa de Navidad».

La ilusión de Urbano respecto al cambio en el comportamiento de Caló choca con la irreversible voluntad de confrontación con quienes piensen diferente a él. La relación del uno de la UOM con su socio comercial en Crónica, en otros medios del interior y en varias clínicas ha eclosionado en plena pandemia y Raúl Olmos está más cerca de perderlo todo que Antonio Caló de hacerse cargo de la crisis de sus representados. El frente interno en apariencia está calmo pero debajo de los secretarios generales de las seccionales el malestar se hace evidente.

 

 

NOA, el pasado que vuelve

El sindicato de los empleados y obreros municipales jujeños, SEOM, reducto del histórico “Perro” Santillán, lanzó el plan de lucha en San Salvador de Jujuy, a través del cual le exigen a la administración “categorías para todos los municipales de Planta Permanente, pase a planta para los jornalizados y entrega de indumentaria completa». Se realizó una multitudinaria asamblea en el edificio 4 de Junio. Además ratificaron el paro provincial activo del 2 de diciembre donde demandan aumento salarial acorde a la inflación y que ningún municipal cobre por debajo del salario mínimo vital y móvil. La actividad se enmarca en la caravana impulsada por la Confederación de Trabajadores Municipales de la República Argentina.

 

 

El “Perro” Santillán vuelve al ruedo para manifestar con los municipales de San Salvador.

 

 

Trabajadores municipales de todo el país se movilizaron en una caravana de automóviles hacia el Obelisco porteño, en rechazo a «la precarización laboral». El secretario general de la Confederación de Trabajadores Municipales (CTM), que reúne a unos 600.000 empleados en todo el país, Rubén García, aseguró que «es imprescindible la puesta en marcha de un Consejo Nacional para garantizar un piso mínimo de ingresos digno en la actividad».

Seiscientos trabajadores de la Mina El Aguilar, en el departamento Humahuaca de Jujuy, pierden su trabajo ante la decisión de la empresa perteneciente al grupo Glencore de cerrar la mina por agotamiento de los recursos de minerales. Carlos Trejo, secretario general de AOMA de mina El Aguilar, manifestó al término de una asamblea con los mineros y representantes de las distintas comunidades de la zona que “vamos a luchar por defender los puestos de trabajo porque la mina está en condiciones de seguir produciendo. No pueden tirarnos una bomba así.  Decir que esto se termina y desentenderse de la desesperación de las familias que se quedan sin trabajo”.

Jujuy, una de las provincias más golpeadas por la pandemia, tanto en la mina como en el Ingenio Ledesma, empieza a sumar el dramático flagelo de la desocupación. ASIJEMIN, la asociación de supervisores mineros, impulsa la idea de cooperativizar la mina y continuar con la actividad.

 

 

Larreta, negocios y marketing

 

 

Apoyo de Larreta a Soledad Acuña, una archienemiga de la educación pública y los docentes.

 

 

Se descompaginó el reino bajo control de Horacio Rodríguez Larreta. A las deplorables declaraciones de la ministra de Educación Soledad Acuña contra les docentes, llamándolos “viejos, pobres, zurdos y fracasados”, la ministra agregó el acto fallido de asegurar que los maestros tienen que ser… “los que menos ganen”. El inconsciente expresó lo que ya sabíamos de su pensamiento. No hay antecedentes de tal desprecio a la carrera docente y a la educación pública.

Angélica Graciano, Secretaria General de UTE, charló con Claudio Villarruel en AM 750: “Las declaraciones de Acuña son estigmatizantes, agraviantes y misóginas. Desconoce absolutamente la constitución del sistema de educación argentino”, sostuvo Graciano y agregó: “Cristaliza el programa educativo de la derecha, no solo en Argentina sino continental. Muchas de las cosas que ha dicho en tono coloquial son las políticas que impulsó Bolsonaro“.

“Se ubica más como una patrona de estancia que como una ministra de Educación de la democracia, nos pone en situación de tener que ubicarla nosotros y nosotras“, agregó. “En esta fase el larretismo está muy violento: violencia a las enfermeras, que tanto como las maestras ingresamos al trabajo asalariado en la misma época y desprecia a los trabajadores de la salud… al sistema público en general“, sostuvo. “Para el larretismo, el Estado es el lugar para desembarcar y hacer negocios… Estamos pidiendo la renuncia de la Ministra”, finalizó.

Según el sitio especializado Infogremiales, las protestas en CABA son cada vez más amplias y generalizadas, aunque poco difundidas. La movida dio comienzo semanal con la Asamblea de Médicos y otres profesionales en el Hospital Fernández y la concentración ante la Jefatura de Gobierno, con gran cantidad de profesionales concurrentes y residentes autoconvocades por las filiales de la de Asociación de Médicos Municipales (AMM). El viernes se realizó una numerosa marcha de la Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE): paro, marcha y acampe en Plaza de Mayo durante el fin de semana.

Los enfermeros piden ser incluidos en la Carrera Profesional de la Salud de Ciudad, un reconocimiento que hasta el momento la gestión les negó sistemáticamente. «Este es el Año Internacional de la Enfermería, declarado por la Asamblea Mundial de la Salud. Sin embargo, en Argentina y en CABA en particular, somos descartables, de segunda y precarizados», disparó Andrea Ramírez, enfermera del Hospital Ramos Mejía y referente de ALE. «Eso sí: para el marketing electoral de Larreta y Quirós, nos usan”.

 

Cinco fallos judiciales demuestran la inacción de Larreta en el área de salud.

 

 

Los trabajadores nucleados en ATE Capital acompañaron la medida con concentraciones en los hospitales, donde solo se atendieron casos de urgencias y guardias mínimas, y luego concurrieron a la marcha con el distanciamiento social y la responsabilidad adecuados. Los sindicalistas de ATE señalaron que existen cinco fallos de la justicia que han sido desobedecidos por el gobierno de Larreta y exigieron el fin de la doble vara para visibilizar la problemática general del sistema sanitario.

El poder de los dueños del dinero es tan efímero como la vida misma en tiempos de pandemia. No hay construcción política invulnerable. Desde el fondo de la crisis el gobierno impuso el aporte extraordinario a las grandes fortunas y los grandes patrones deberán soportar muchas medidas más que nuestro pueblo necesita.

El problema sigue anidando en el campo popular y su organización. La clave no está tanto en el debate con los que no saben perder sino en la acumulación de fuerzas detrás de un proyecto político que aplique los remedios necesarios para volver al mundo del trabajo y la producción dejando atrás la usura y la especulación. Cuando Juan Perón volvió al gobierno en 1973 la desocupación era ínfima, apenas alrededor de 700.000 personas, pero en el centro de su plan trienal figuraba reducirla a la mitad. Los sindicatos eran fuertes y numerosos y no se buscaba reducir ningún derecho para generar empleo. La clave estaba puesta en el consumo interno y la exportación industrial. Los planes exitosos son hijos de proyectos ambiciosos. Dejar atrás la pandemia implica poner por delante un plan económico que recree con fuerza la ocupación y el salario.

 

 

 

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.