La revolución financiada

Revolución Federal recibió 7 millones de pesos del Grupo Caputo

 

La causa que investiga el juez Marcelo Martínez De Giorgi descubrió pagos millonarios a la agrupación Revolución Federal que lidera Jonathan Morel por parte de dos fideicomisos de la empresa Caputo Hermanos. Tanto el juez como el fiscal Gerardo Pollicita habían fundamentado que la denuncia debía investigarse en la misma causa que busca esclarecer el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner, pero el Presidente de la Cámara Federal, Mariano Llorens, rechazó la conexidad de las causas y por este motivo los expedientes tramitan de manera separada. Ahora se supo que los pagos que recibió Morel de parte de la firma de los hermanos de Luis “Toto” Caputo  y primos de Nicolás Caputo, suman 7 millones de pesos.

El atentado a CFK puso sobre la lupa a dos bandas que —aún de manera separada— se investiga hoy cómo se vinculaban: Revolución Federal y el grupo de los copitos. En la causa que lleva la jueza María Eugenia Capuchetti, fuentes judiciales aseguran que al momento “no hay nada de Revolución Federal”. Aunque, no descartan que alguna línea de investigación pueda derivar en información relevante para la resolución del caso. Luego de los audios revelados en distintas investigaciones en El Cohete a la Luna, se develó que la agrupación de Morel discutía abiertamente medidas como el magnicidio. Principalmente, apuntaban al asesinato de la Vicepresidenta, del Presidente y de integrantes de La Cámpora.

Las preguntas sobre cómo se financiaba Revolución Federal ya habían circulado a raíz de distintas sospechas sobre que una organización política sustentara al grupo de violentos que hasta el primero de diciembre organizaban movilizaciones opositoras y escraches a políticos de la oposición. En primera instancia, el mismo Morel había admitido recibir un pago de 1.760.000 pesos de la empresa Caputo en concepto de trabajos de su carpintería en Boulogne y a pedido de una decoradora. Rápidamente el Grupo Caputo lo negó, aunque un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF) confirmó el pago total de la cifra a la que aludió Morel en el total de dos facturas distintas.

Sin embargo, un reporte de operaciones sospechosas (ROS) encendió las alertas sobre la posibilidad de que ese monto no fuera el único que recibió Morel por parte de Caputo Hermanos. Según la resolución 121/2011 de la UIF sobre Encubrimiento y Lavado de Efectivos de Origen Delictivo, el ROS detalla operaciones que “habiéndose identificado previamente como inusuales, luego del análisis y evaluación realizados por el sujeto obligado, las mismas no guardan relación con las actividades lícitas declaradas por el cliente, o cuando se verifiquen dudas respecto de la autenticidad, veracidad o coherencia de la documentación presentada por el cliente, ocasionando sospecha de Lavado de Activos; o aún cuando tratándose de operaciones relacionadas con actividades lícitas, exista sospecha de que estén vinculadas o que vayan a ser utilizadas para la Financiación del Terrorismo”.

La decoradora que contrató a Morel es Rossana Pía Caputo, hermana de Toto Caputo. Llama la atención la solicitud de servicios al mismo carpintero que aprendió hace unos meses el oficio por YouTube, quien además fabricó las horcas, guillotinas y teas con las que el 18 de agosto se intentó prender fuego a la Casa Rosada y además prometió balas o cárcel para la Vicepresidenta. 

De esa movilización participó Brenda Uliarte, la segunda imputada por el intento de asesinato a CFK. A Uliarte, que al menos se sintió contenida políticamente en alguna ocasión por Revolución Federal, las acciones de este grupo de violentos le resultaban insuficientes. Después de la movilización de las antorchas, se supo que Brenda le había enviado un mensaje a Agustina Díaz, otra de las procesadas en la causa que lleva la jueza Capuchetti, donde le decía que los liberales la tenían “re podrida yéndose a hacer los revolucionarios a Plaza de Mayo” y que había que “dejar de hablar” para comenzar a “actuar”. A continuación, Uliarte le confirma a Díaz que había mandado a “un tipo a matar a CFK”.

Esta no fue la primera, ni la última conversación entre las detenidas. Después del atentado Brenda volvió a referirse a las acciones de Revolución Federal. El 4 de septiembre mantienen su última conversación. Esta vez, Uliarte le dice que ella está “armando un grupo para ir con fierros, antorchas y bombas” y que esta vez, ella se ocuparía de asesinar a CFK. Conocidas estas conversaciones, la jueza detuvo a Díaz que desde entonces pasa su tiempo en la cárcel de Ezeiza como partícipe secundario.

Según reveló C5N, los encargos a Morel excedían ampliamente el monto de un millón de pesos que había declarado. Entre mayo y diciembre de 2021 recibió pagos por 578.930 pesos facturados; el 28 de diciembre realizó seis facturas por 176.000 pesos a nombre del fideicomiso Santa Clara al Sur y el 22 de agosto —un día antes de que Sabag Montiel y Uliarte conversaran la posibilidad de alquilar un departamento en Recoleta desde donde puedan “pegarle un corchazo a CFK” y el mismo día del alegato de Luciani en el que pidió 12 años de prisión para CFK— obtuvo una transferencia por 250.000 de Caputo Hermanos.

Un dato no menor es que cada vez que Morel recibía dinero lo retiraba automáticamente en efectivo. Es decir, no quedaba a disposición del giro comercial para efectuar nuevos servicios de carpintería. Los fideicomisos de Caputo Hermanos son Santa Clara al Sur y Espacio Añelo. Ambos con domicilio radicado en avenida Santa Fe 1385 sexto piso, inscriptos en el rubro de la construcción.

Por parte del fideicomiso Espacio Añelo y de Rossana Pía Caputo, Jonathan recibió transferencias de 1.503.480 pesos. Ailen Cintia Vallero, su socia carpintera —que se inscribió como monotributista en mayo de este año— utilizó por primera vez su talón de facturas a los treinta días facturando 2.454.480 pesos. Por último, su ex pareja Evelyn Nataly Balboa, realizó el mismo mecanismo pero en junio. Se inscribió bajo la actividad de carpintería y —un mes después que Vallero— cobró un millón de pesos de Espacio Añelo por una factura de número 00000001. El 4 de julio Balboa retiró $840.000 en efectivo y le realizó una transferencia de $70.000 a Morel.

Revolución Federal apareció públicamente el 25 de mayo del año corriente. Desde ese momento viene realizando actos de hostigamiento a funcionarios del gobierno nacional y explícitas amenazas de muerte. Son los que colocaron horcas, guillotinas y bolsas mortuorias frente a la Casa de Gobierno, intimaron al Presidente Fernández a irse por las buenas, impidieron una conferencia de prensa en Olivos, golpearon la camioneta de Sergio Massa y arrojaron teas ardientes al interior de la Casa Rosada.

Sus integrantes se encuentran imputados en distintas causas radicadas en Comodoro Py. El juez Daniel Rafecas ya procesó a Claudio Herz como autor penalmente responsable de los delitos de amenazas e intimidación pública realizados en la puerta del Instituto Patria. Allí también estuvieron presentes Morel y Gastón Guerra, pero Rafecas no encontró elementos en contra de ellos. Otra de las causas la tiene el juez Martínez De Giorgi, iniciada por actuaciones de la PFA a partir de una persona que se identificó como Luca Morales, quien hizo saber que en las redes sociales estaba circulando un perfil que atentaría contra la democracia y que incitaría al odio y violencia política de forma directa al Presidente y Vicepresidenta de la Nación. Por último, el juez Ariel Lijo debe resolver la imputación a Sosa y Rammstein por atentado y resistencia a la autoridad, cuando en las inmediaciones de la casa de CFK les secuestraron material explosivo de su mochila.

Revolución Federal debatía en una de las conversaciones en Twitter Space —no publicada hasta el momento— la posibilidad de bañar con alquitrán a Victoria Donda y se posicionaban como potenciales aliados de la SIDE. Además de Morel participaba Sabrina Basile, hija del ex futbolista y entrenador y un hombre bajo el apodo Chosman cuyo usuario es @ananahelado.

Chosman: Hay que tirarle a Donda alquitrán. Llenarla de plumas por negrera.

—Morel: sí, sí

—Basile: Ese es un objetivo que tenemos a corto plazo. 

—Morel: Sí, sí, sí. Es que todo eso se viene con revolución. Lo que pasa es que son tantos los hijos de puta que no nos alcanzan las manos.

Chosman: Al hijo de puta de la SIDE que nos está escuchando en este momento, al hijo de puta de la SIDE que nos está escuchando en este momento. Que sepa que no somos sus enemigos. Que no somos tus enemigos. Que cuando se dé vuelta la taba, él va a seguir estando donde está y haciendo otra cosa. El problema no somos la gente común 

—Morel: No…

—Chosman: El problema no somos la gente común. La gente común no tiene que estar acá hablando de esto, la gente tiene que estar en otra cosa.

 

 

Al momento, los abogados de Cristina Fernández de Kirchner, Juan Manuel Ubeira y Marcos Aldazábal, sólo se encuentran constituídos como querellantes en la causa que investiga el atentado contra la Vicepresidenta. La causa que desvela a Revolución Federal e impulsa el fiscal Pollicita se encuentra bajo secreto de sumario y esta semana podría tener novedades. Mientras, las causas siguen en paralelo.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí