LA ROSCA Y EL ABORTO

El gobierno anunció que enviará el proyecto del ley de aborto al Congreso

 

Vilma Ibarra, Secretaria Legal y Técnica, sembró la primera pieza para que la promesa del envío del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) se haga realidad. “El Presidente va a enviar el proyecto de ley en el mes de noviembre, y va a ser incorporado en el temario de extraordinarias”, dijo, entrevistada por Gustavo Sylvestre. El anuncio fue sorpresivo. En Balcarce 50 tomaron la iniciativa y aseguran que el debate para el aborto será este verano. Mientras tanto, los primeros sondeos en el Congreso no aseguran la victoria que el gobierno de Alberto Fernández aspira, más bien resumen un escenario semejante al de 2018. Las y los legisladores «verdes» trabajan para que el aborto sea ley en diciembre.

Lo cierto es que hasta el momento hay tantas dudas como certezas. Si bien los anuncios televisivos pronostican que el texto estará dentro de las próximas dos semanas en la mesa de entradas del Congreso Nacional y que será incorporado al temario de las sesiones extraordinarias, no está definida la fecha, ni cuál será la Cámara de origen. Tampoco se conoce la letra del proyecto —bajo reserva total— ni están definidas las posturas en los recintos.

En la última semana se confirmó que Gustavo Beliz, Secretario de Asuntos Estratégicos, tiene coronavirus. Por este motivo el Presidente debió realizarse un hisopado, cuyo resultado fue negativo. Sin embargo, a causa del contacto estrecho con el funcionario, el mandatario permanece aislado y recuperará su rutina habitual dentro de los próximos días. Fuentes de Casa de Gobierno intuyen que por este motivo se podría demorar o alterar la agenda presidencial prevista al momento de los anuncios de Ibarra. El cronograma para el mes corriente incluía una presentación previa al mes de diciembre sobre el envío del proyecto que despenaliza el aborto. Otra versión es que el proyecto sea presentado este martes en coincidencia con el tratamiento en Diputados de la ley de Aporte Solidario y Extraordinario al calor del Día de la Militancia.

Otra incógnita es cuál será la Cámara que reciba primero el proyecto. La trastienda conduce a que primero será el turno de Diputados y luego lo tratará el Senado. La modalidad del debate lo definirá el Poder Legislativo. Vale recordar que el oficialismo y la oposición en Diputados extendieron el Protocolo de Funcionamiento Remoto. Es por eso que continúan las sesiones mixtas hasta el fin del período ordinario y que los bloques pueden solicitar excepcionalmente la realización de forma presencial, si consideran que la importancia de algún proyecto lo requiere. En el Senado la situación es similar.

El tratamiento en comisión será novedoso. No por el contenido de los discursos, sino porque todo indica que —al igual que el resto de los proyectos que circulan en el Congreso— se debatirá la IVE por Zoom. ¿Se votará antes de fin de año? La respuesta muestra dos corrientes de debate: corto versus largo. El oficialismo imagina una discusión importante en el recinto, pero no en comisión. Mientras que la oposición prefiere un esquema como el de 2018 (15 reuniones, más de 130 horas y la exposición de 738 expertos/as). 

La idea del gobierno es poner a disposición todo el debate realizado hace dos años en formato digital para que cualquier persona pueda acceder al material. A los senadores pertenecientes a provincias donde los celestes pesan más fuerte, el debate remoto les preocupa. Creen que podrían sufrir más presiones por posibles manifestaciones provinciales y que corren más riesgos vinculados a su seguridad, algo que en la gran ciudad de Buenos Aires —a cientos de kilómetros de sus casas— no les afectaría de la misma manera.

La comisión de Salud del Senado es fundamental para impulsar el proyecto. Desde la Rosada ven aquí otro conflicto: su presidente es el jujeño Mario Fiad (UCR). Su opinión en el tema es pública. Cree que el aborto “no es un derecho, es un drama” y que “la solución nunca puede ser optar por el derecho y la vida de uno sobre otro”. La intranquilidad del oficialismo echa raíces en las demoras que se podrán generar en esta instancia. “Es una especie de alerta roja”, aseveran. José Neder, Senador por Santiago del Estero, es el Vicepresidente de la comisión. Asumió en diciembre y en marzo de este año dio a conocer que está en contra de la ley y que se considera “parte de los que piensan que deben proteger la vida”. Los otros dos senadores de la misma provincia también votarán de manera negativa. Ellos son Gerardo Montenegro y Claudia Ledesma Abdala de Zamora. No obstante, el resto de los miembros que integrarían esa reunión, en su mayoría están a favor de la IVE.

En los pasillos del Palacio Legislativo dicen “el poroteo es constante”, sin certezas de que en esta oportunidad se puedan obtener resultados distintos a los de la última votación. Las primeras estimaciones arrojan que en Diputados estarían definidos 123 votos a favor, 112 en contra y una abstención. Los indecisos son alrededor de veinte diputados/as que aún no han tomado posición, pero los verdes confían en que al momento de votar la mayoría apoyará la despenalización. 

Cecilia Moreau, Diputada del Frente de Todos, quien tuvo un gran protagonismo en la discusión del 2018, opinó que “es un proyecto que termina con la hipocresía” y que debe abordarse “como un tema de salud pública y de ampliación de derechos para las mujeres y personas gestantes”. Sobre las primeras negociaciones manifestó que tiene “expectativa” aunque es de las que “creen que el número nunca sobra” sin subestimar al poder de lobby celeste hacia dentro y fuera del Congreso.

Los sondeos en el Senado muestran un escenario más ajustado. Se contarían 34 votos a favor, 35 en contra y los indefinidos suman tres. Estos últimos son: Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino), que en su paso como Diputada Nacional se abstuvo y se proyecta que repetirá su postura; Roberto Mirabella (FdT), que reemplazó en la banca a Omar Perotti —que se abstuvo cuando votó como senador antes de ser electo gobernador de Santa Fe— y se espera que su voto termine beneficiando a los verdes; Stella Maris Olalla (Juntos por el Cambio), ex funcionaria de Educación en Entre Ríos que no expresó su opinión sobre el la IVE, pero que al ser consultada respondió sobre la importancia de la educación sexual en las escuelas.

La Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito exclama “es urgente, es prioridad y es esencial legalizar el aborto voluntario”. Según una reciente encuesta lanzada por la consultora Move Group, el 60% de los y las argentinas apoyan el proyecto de legalización del aborto. El 20% cree que debe ser ilegal para la mayoría de los casos, el 12% ilegal siempre y el 3% se identificó como indefinido/a. El oficialismo marca una gran diferencia entre el 2018 y el 2020: “Esta vez el Ejecutivo quiere que el proyecto se apruebe”, dicen.

La mesa de entradas del Congreso sigue a la espera. Los porotos, en la bolsa. El ex Presidente en contra. El actual a favor. Ayer no fue. Ahora, ¿será ley?

 

 

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.