LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA

¿Solo matriz energética fósil o popularización del poder?

           Desde hace algún tiempo, hemos oído de lo que se ha convenido en nombrar como Transición Energética para caracterizar el cambio que la sociedad actual tiene que hacer para abandonar la adicción de obtener energía a partir de la quema de materiales fósiles… Pep Puig (Energías Renovables, 21-1-2019). 
 Como usted sabe la democracia es una mentira. Hay decisiones que los políticos de nuestros países ignoran. Los parlamentarios de hoy están constituidos por almas muertas. Los políticos son hombres de negocios. Son ilusionistas. El Secreto y el Ocultismo son las piedras angulares del Poder. Un Poder que se aísla,que no se comunica, que resulta casi metafísico. La soberanía de los Estados ya no existe. Hombres como el Director Gerente del FMI la pueden pisotear a su antojo. Los italianos inventaron una forma de Poder invencible, pero no han conseguido que funcione. Es la Mafia. Los bancos son las modernas sociedades secretas, y que como la Mafia, no tienen que dar explicaciones a nadie. Roberto Andó, (guionista y director del film Las Confesiones, Roma, 2017)
 Cuando ambos (Rutger Bregman y Anand Giridharadas) hablaron en Davos, estaban rodeados de líderes de opinión, que en realidad son personas que no dicen lo que realmente piensan. La razón por la cual ustedes se hicieron tan chocantes es por negarse a ser líderes de opinión y se comportaron como pensadores. Ellos usan los términos “impacto social”, “capital de riesgo social” e “impactos de la inversión”, mientras alientan a no usar palabras como “poder”, “justicia” y “dignidad”. Winnie Byanyima (“Los radicales se enfrentan a la élite mundial”, The Guardian, 7-2-2019). La Transición Energética. Nuestro país y el mundo están transcurriendo una época que muchos ya denominan como era de la Transición Energética. El nombre de transición es correcto, aunque la aceleración con que transcurre puede casi anularla por su lentitud, o revolucionarla si se impone con una velocidad mayor.

 

La transición energética

Consiste en cambiar la matriz (estructura) de las fuentes energéticas, ya sean de producción o de consumo. Ahora se camina dejando de lado al petróleo crudo, al gas natural y al carbón, que fueron reyes de la energía mundial y dominaron a las naciones más adelantadas (materialmente). Con la revolución industrial (motor, electricidad), el carbón sustituyó a las múltiples energías limpias que le precedieron. El dominio imperial estadounidense hizo abdicar al Rey Carbón entronizando al petróleo, que en los últimos años reinó con su hermano el gas natural.

 

Evoluciones de la matriz energética.

La historia de las fuentes energéticas fósiles, los dos hidrocarburos y el carbón, es la historia de las grandes y concentradas fuentes energías que fueron de preponderancia casi únicas. En general, el fenómeno de asunción y abdicación de las hegemonías energéticas no elimina sino posterga a las energías sustituidas. La sustitución no la hizo solamente el avance tecnológico sino el poder financiero. (1)

Ninguna consideración del fenómeno energético y de su transición puede evitar los juicios sobre el Poder. El poder petrolero es subsidiario de los poderes superiores, dominado por el financiero. Siendo así, no se puede pensar que la transición transcurre en el presente por decisión exclusiva de los gobiernos o, de incluso, los usuarios, aunque la nueva energía es un campo donde los usuarios podrán lograr –si no se le impone el poder real— una mayor democratización. El conflicto entre usuarios y grandes consorcios energéticos y petroleros es la disputa verdadera de la transición energética en el hemisferio occidental.

Nadie puede dudar de este poder petrolero. Son muchísimos los análisis que durante años, desde que se acusara judicialmente a la Standard Oil de monopolismo, denunciaron a este poder. Aún hoy hay pruebas importantes sobre la potencia de este poder destinado a abdicar. Un ejemplo evidente consiste en el tema de los subsidios a las petroleras. Todos conocemos los que obtienen en Vaca Muerta, montos otorgados por el gobierno deficitario de la Argentina a las petroleras por un valor igual a los costos de extracción, pero aunque no se mencione mucho, esas mismas petroleras son también beneficiadas en Estados Unidos donde en 1997 el 3% de los pozos de ese país obtenían el privilegio de una tasa impositiva reducida, pero que ahora alcanza a la mitad de los pozos petroleros en explotación (Joniah Neeley, Dallas News, 6 de febrero de 2019).

Antes del carbón, es decir antes de la revolución industrial europea, la matriz energética no estaba dominada por un rey. Convivían multienergías en el pasado como la fuerza humana, animal, el sol, el agua y los vientos que fueron reemplazadas por las nuevas descubiertas por el hombre en el siglo XIX: la electricidad y el combustible. Esta es la diferencia de las energías antiguas sin predominio de ninguna fuente con las nuevas. Con la revolución industrial también se usa el viento, el sol, las aguas y otras fuentes pero las transforma en energía eléctrica. Agua y carbón se transformaron en energía eléctrica. La energía de mulas y de caballos fue reemplazada hacia 1900 por caballos de fuerza de los automóviles.

 

Karl Benz y el primer auto, c.1885.

 

Ahora ya se reemplazan las naftas del petróleo con el hidrógeno del agua para obtener combustible. El combustible hidrógeno también está frenado a favor de las energías fósiles. En nuestro país tiene un desarrollo experimental pero con aplicación interesante en el norte de Santa Cruz. La energía que se usa es la eólica y se separa el hidrógeno del agua, pero hasta ahora el ensayo estatal no logra las inversiones necesarias. Otra demostración del freno que reciben las energías nuevas en Argentina es el tiempo que debió pasar antes de que fuera reglamentada  la Ley que autoriza al productor-consumidor a vender a la red eléctrica los excedentes que le sobran luego de su uso.

 

Hacia las energías nuevas

El fin de las energías fósiles se está produciendo. Vamos hacia otra era de la matriz energética, que será más democrática porque no habrá monarca. Se acaba el reinado de una fuente energética sobre las demás, pero también termina el reinado de las energías que posibilitaron la creación de grandes consorcios que reinaron sobre los hombres y las naciones. Con monopolios sobre los hombres y países; sus consorcios concentrados se impusieron incluso sobre países y regiones enteras.

Ahora no habrá unicidad, sino que serán muchas las energías que convivirán y de modo más democrático, si no logran ser dominados por viejos o nuevas concentraciones económicas. Convivirán como lo hicieran antes de que el carbón y el petróleo se asentaran en el trono mundial. Al Rey ha muerto no se debe tratar de mantenerlo con disimulos de Viva el nuevo Rey, sino con la profundización democrática frente al poder económico.

 

La actual matriz energética

Para muchos economistas las eras energéticas influyeron en la historia integral: hubo entonces un feudalismo sin energía preponderante, un capitalismo con las energías imperantes; el petróleo es una de las bases en que aún se asienta el sistema capitalista.

Ahora con las nuevas energías no fósiles aparece la posibilidad de democracias no limitadas por los grandes poderes. El Poder real seguirá intentando tener clientes y que no haya consumidores que autogeneren o conduzcan el sector energético. Para una democracia más auténtica se necesita que la gente deje de ser pasiva consumidora de la energía.

Además de los economistas que seccionan la historia económica según la fuente energética, es muy común que los especialistas en geopolítica y en ciencia militar también lo hagan, estos últimos muchas veces con mayor precisión. La historia de los ejércitos y sus estrategias de guerra estuvieron en función de las energías que dominaban. Los ejércitos que contaban con el transporte de los caballos hicieron la diferencia en muchos conflictos. También hubo grandes cambios cuando el hombre contó con instrumentos de guerra y matanza que le daba el petróleo. Siempre se recuerda a Winston Churchill que siendo Lord del Almirantazgo reemplazó el carbón como combustible de los buques de guerra y adoptó el fueloil, pudiendo así imponerse a la flota alemana.

 

Winston Churchill, el petróleo desplaza al carbón.

 

Si la historia nos enseña la sucesión de las épocas, con la energía tendemos a ver tres grandes períodos: el antiguo con la existencia de varias energías desde el origen del hombre hasta la revolución industrial del siglo XIX. Con esta revolución comienza el segundo período energético, el Fósil y con tendencia hacia el establecimiento monoenergético. Por fin, el período que vivimos en transición, que será el tercer período, que puede ser mucho más democrático (democracia real y participativa) y no contaminante, un período multienergético de energía limpia y de gestión popular. Será democrático si la balanza del poder energético se inclina a favor del consumidor/productor y no en la continuación de la dictadura económica de las megaenergías concentradas, que dejarían de ser sucias pero seguirían siendo concentracionarias.

La actual matriz energética es mala por muchas causas, dos son las más evidentes y dañinas: la contaminación que destruye la casa donde vive la humanidad, y la causa menos recordada por los intereses que juegan: la concentración oligopólica del poder. Finalizar la segunda causa puede ser una revolución política, el sometimiento al cambio climático puede llegar a ser una revolución de carácter ambiental.

 

Quién dispone la transición energética

El gran reto de obtener un período de energías limpias y gestado por el consumidor exige, obviamente, un enfrentamiento con el poder real. Poder que existe más allá de lo que nos muestran. El Poder Real está detrás del trono de los cargos formales pero impotentes en una democracia parlamentaria en ausencia de ejercicios de una democracia directa. En la actualidad reinan los poderes reales, como el financiero, que no se reduce a lo económico.

En todas partes donde reina, el poder real de los países financierizados es el que dispone el ritmo de la transición energética, bajo el principio de que lo que tiene alta rentabilidad (petróleo y gas natural) se abandona cuando haya disponibilidad rentística en la actividad sustitutoria. En este sentido, los consorcios petroleros exprimirán a las energías que se vuelven viejas como a un limón hasta la última gota de renta petrolera y gasífera. Recién entonces, con la aparición de la nueva rentabilidad, los consorcios petroleros y el poder real van a invertir en las energías nuevas; siempre con la renta de la energía que se va, el poder real en nuestros países dispuso la inversión de la energía nueva. Así pasó con el carbón, ya que muchas empresas petroleras se consolidaron con la inversión de las carboníferas que se iban y siempre, debajo de las compañías financieras. (2)

Respecto al poder financiero, que utiliza al poder petrolero por su alta rentabilidad y el poder interno e internacional que conlleva, también domina las otras actividades que otorgan grandes beneficios económicos como industria bélica, tecnología superior y abuso de personas, narcotráfico y otras actividades legales o ilegales.

El fenómeno de la transición energética dirigida y contenida por el poder real concentrado es propio del capitalismo petrolero, fundamentalmente en los Estados Unidos y sus patios traseros. En China, que está presente entre los primeros países que invierten en energías no contaminantes, el poder real es el Estado que tiene el dominio de las cuatro petroleras del país. En Rusia, importante país gasífero y también petrolero, el proceso de modernización energética es muy lento. El país ralentiza el cambio porque busca obtener hasta la “última gota” de la renta política que le dan los hidrocarburos. En Europa –donde reinan Shell, BP y Total— la situación es similar a la de Estados Unidos, aunque existen países que aceleran la transición. Nuestro país como toda América Latina tiene una transición energética que le imponen las grandes petroleras estadounidenses.

 

Cómo pasar la transición manteniendo un muro de ocultamiento

La transición muestra a las poblaciones y naciones la realidad del modelo energético contaminante y concentrado. La presión por cambio de fuentes se debe a muchas causas, algunas naturales como el agotamiento de los yacimientos y la caída de los costos de las energías nuevas, y otras sociales, como la toma de conciencia de los efectos dañinos de las energías fósiles.

Los países producen acuerdos como la Cumbre Climática de París. En los países donde se asienta gran parte de la conducción del poder real, como Estados Unidos y su banco central (3), no se manifiesta este poder. Hay situaciones demostrativas: mientras el gobierno rechaza el Acuerdo de París, los poderes reales como el militar (4) toman con alarma los efectos del cambio climático para analizar las estrategias políticas y militares en el mundo. Mientras tanto, el poder de Trump se dedica a enfrentar migraciones y no a la contaminación global y el cambio climático.

Las empresas petroleras practican dos formas de conducir los tiempos de la transición: a) con la difusión irreal e hipócrita de campañas mediáticas para dar la sensación que la celeridad con que hacen la transición es mayor que la real, y b) con la adquisición real de empresas de energías no contaminantes, controlando la velocidad de la transición.

Respecto a las campañas falsas del poder real y de sus petroleras en el sentido de convencer que realizan acciones verdaderas para acelerar la transición energética, el conocido grupo ambientalista DeSmog (estadounidense con una importante filial en Londres), afirma que la petrolera británica BP hace de su campaña de publicidad global llamada “Vemos Posibilidades en Todas Partes” un instrumento de engaño y de hipocresía. La campaña va dirigida a demostrar “los esfuerzos por adoptar energía limpia… y reducir las emisiones (de carbono)”. En la reunión 49 del Foro Económico Mundial de Davos de este año (22 de enero), el CEO de BP Bob Dudley afirmó: “Creo que es hora de que contemos nuestra historia de manera un poco diferente, que la gente sepa que estamos comprometidos en esta gran transición energética…”  Debe recordarse que en esa historia no debería dejar de relatar el desastre de Deepwater Horizon que la firma que entonces se llamaba British Petroleum cometió en el mar del Caribe.

 

Bob Dudley, el relato de British Petroleum.

 

También según DeSmog, BP compró una nueva compañía denominándola LightSource para expandir el gas natural y los coches eléctricos, invirtiendo 200 millones de dólares. No obstante, la campaña sobre las inversiones, BP siguen comprometida con los hidrocarburos. En febrero de 2018, la petrolera británica afirmó que la mayor parte de su estrategia se centraba en la energía limpia, lo que en números equivalía a 500 millones de dólares. Pero sobre un total de gastos de capital de 16.500 millones, en el año 2017 la energía limpia representó solo un 3%. Por esta razón califican a la petrolera británica de mentirosa. (5)

Las empresas financieras y petroleras adquieren empresas ecologistas y patentes tecnológicas (6) en manos de capitales que no responden al modelo concentracionario para no perder el poder político en el sector energético. En general no se distingue que el petróleo y las energías renovables no son del todo sustitutas. “El petróleo se utiliza principalmente para el transporte, productos petroquímicos y generación de electricidad. Las energías renovables se usan principalmente para la generación de electricidad” y la electricidad sigue desarrollándose en la industria vehicular”. (7)

Por su parte la petrolera estatal noruega, ahora llamada Equinor, entra fuertemente al sector de la electricidad solar y eólica. Bombea petróleo en Brasil al mismo tiempo que toma una participación del 40% de Scatec Solar. La petrolera noruega afirma que invierte entre 15 y 20% en nuevas energías. (8)

 

El Poder detrás del Trono

El Poder real no se sienta en el trono de las administraciones políticas, aún en las legitimadas en origen por voluntad popular. Para ello tiene sus propios representantes. Algunos empleados del Poder Real cuando llegan al ejercicio de la función política (“puertas giratorias”) señalan el desvalor de las funciones de gobierno (que alcanza al judicial y parlamentario, no así al llamado IV poder que responde al Poder Real). Lo hace el Presidente Mauricio Macri cuando, ante fotógrafos y periodistas, sienta a su perro en el devaluado sillón presidencial argentino. El futuro de Poder Real no estará siempre seguro. Hoy hay sistemas de conocimiento y comunicación que superan sus actuales formas concentracionarias. El caso de Julian Assange cuestiona al poder concentrado del conocimiento de los medios de información. La respuesta tan fuerte contra su persona indica que las informaciones dadas por Wikileaks ponen en duda la gestión oligopólica de la información en el mundo. (9)

 

Julian Assange, ni olvido ni perdón.

En conclusión

El objetivo del ritmo de cambio y del desarrollo tecnológico de la transición es el objetivo del Poder real. El Poder Real toma decisiones, mientras que el poder político solo realiza administración de gobierno y no de Poder. Una visión ambientalista que no considera el Poder real puede terminar casi exclusivamente en la disputa de cargos.

A pesar de la acción limitante en la transición energética por parte del Poder Real y sus consorcios petroleros, se espera que el agotamiento geológico del petróleo y del gas natural imponga lo inevitable. No obstante, muchos pronósticos de esta naturaleza no se han confirmado con relación al abandono del consumo del petróleo y sus derivados en muchas proyecciones. Por ejemplo, el Bank of America-Merrill Lynch considera que el pico de demanda petrolera será en el año 2030 y su crecimiento será Cero una década después. (10)

 

(1) El monopolio Rockefeller se impuso en Estados Unidos desde los primeros años del descubrimiento del petróleo con la acción de dos bancos en la petrolera creada para la nueva fuente.
(2) Las cinco grandes petroleras occidentales (“big oil”), aún con la baja del precio del petróleo, obtienen ganancias desmesuradas, y no precisamente por los subsidios que reciben en Vaca Muerta. Shell ganó en 2018 más de 21.400 millones de dólares y BP más de 11.800 millones. Por su parte, ExxonMobil obtuvo en el último trimestre de 2018 alrededor de 8.400 millones mientras que Chevron alcanzó los 3.700 millones de dólares (OilPrice, varios números). La altísima rentabilidad de las petroleras debería implantar una transición más rápida y más cuantiosa. Pero las petroleras no están dispuestas a perder renta y los gobiernos no imponen mayor participación.
(3) En la actual Junta de Gobierno del Sistema de Reserva Federal (banco central) de Estados Unidos hay una gran predominio de los sectores privados sobre los públicos: el presidente proviene del Carlyle Group, un vicepresidente del Banco de Israel y Citigroup, una vicepresidente es profesora de la Universidad de Columbia, y de los vocales uno procede del sector económico del poder ejecutivo, el segundo del Carlyle Group y el tercero de un banco privado de Kansas (http.//www,federalreserve.gov/faqs/about_14968.htm).
(4) En un artículo titulado “El Pentágono le dice a Bush: el cambio climático nos va a destruir”, sobre un documento oficial que afirma entre otras que “La amenaza del cambio climático es mayor que la del terrorismo” y que el cambio climático “va a ocasionar la guerra nuclear”, los autores Mark Towsend y Saul Harry confrontan las dos posiciones, la de poder real con el poder administrativo. The Guardian, 22 de febrero de 2001. En octubre de 2014 el Ejército de Estados Unidos creó la Oficina de Iniciativas de Energía (OEI en inglés) para “desarrollo, la implementación y la supervisión de todos los proyectos de energía alternativa, renovable y financiados con fondos privados. Esta oficina tiene como objetivo ampliar las funciones de la Fuerza de Tareas de Iniciativas de Energía del ejército (EITF, en inglés).
(5) Farand, Chleo, “La primera campaña global de BP desde Deepwater Horizon es acusada de ser engañosa e hipócrita”, DeSmog, 29 de enero de 2019.
(6) Muchos nos preguntábamos porqué el cambio del coche a naftas a eléctrico se demoraba, hasta que vimos que las patentes de los coches modernos las tenían, en muchos casos, las compañías petroleras.
(7) Falka, John, “¿El gran petróleo al rescate? Perforadores entierran CO2 por un precio” (I), E&E News,  8 de enero de 2019, y “Las grandes petroleras ven la amenaza climática hasta su punto final” (II), E&E News, 15 de enero de 2019.
(8) Mrza, Failsal, “Interacción entre los precios del petróleo y las energías renovables”, Arab News, reproducido en Seeking Alpha, 5 de febrero de 2019.
(9) Julian Assange está y seguirá estando exiliado por haber horadado el muro de silencio del poder real. Es interesante ver que la película que explica su pensamiento y vida –que Assange no aceptó por la interpretación de su acción contra los medios que no publicaban lo que conocían- se llama Quinto Poder.  Es claro que los principales medios del Cuarto Poder tradicional en muchos países pertenecen o están controlados por el poder real.
(10) Cunningham, Nick, “El Bank of America afirma que el crecimiento de la demanda de petróleo será 0 en una década”, OilPrice, 5 de febrero de 2019.

 

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.