Las bicicletas, el atropello y la culpa

Las razones que explican por qué a Macri lo obsesiona la estabilidad

 

«Evitar muertes por accidentes viales es otra de las formas de cuidado y de seguridad que los argentinos nos tenemos que exigir», dijo Mauricio Macri el 1 de marzo, promediando su discurso inaugural de las sesiones legislativas. Las cámaras de la Casa Rosada enfocaron a Guillermo Dietrich, el aplauso se hizo síntoma de aprobación. Quizás el presidente haya recordado entonces, al bajar la cabeza para pispear el machete, una imagen cosechada exactamente hace 19 años, el 5 de marzo de 1999. Volvía de una peña boquense en Chacabuco en un auto con Martín Palermo, Diego Cagna y un chofer (los escoltaba un auto de la custodia personal). Pasada la medianoche, a la altura de Paso del Rey, la bicicleta en la que iban Martha Susana Grunewald y Paula Elizabeth González trizó el parabrisas del Peugeot 406 gris. Las chicas, de 16 y 14 años, volaron y cayeron varios metros más allá. Martha Susana sobrevivió al impacto del vehículo propiedad del grupo SOCMA, Paula no. El testigo que indicó que quien manejaba era Macri luego se desdijo y la causa fue archivada. “Vamos a impulsar un proyecto del Código Penal que por primera vez introduzca penas fuertes a los conductores que ponen en riesgo la vida de los demás”, dijo Macri. ¿En un rapto de autocrítica?

 

 

«Volvíamos de una peña, una linda fiesta, estábamos muy cansados, durmiendo, y de golpe escuchamos el grito del chofer, Carlos, y cuando miramos ya teníamos una bicicleta encima del capó con dos chicas volando», explicó Mauricio Macri en aquella oportunidad y agregó: «Deben haber pensado que iban a llegar a cruzar; fue una experiencia desagradable». Según él mismo declaró a los pocos días, llamó a una ambulancia y al personal de seguridad de la autopista y se retiró con los dos futbolistas en el auto que los escoltaba. En el lugar dejó a su chofer y a dos custodios.

“No puede ser que la irresponsabilidad al volante casi nunca termine en una condena efectiva”, dijo 19 años después el entonces presidente del club de fútbol Boca Juniors y actual Presidente de la Nación. Mientras Macri volvía a Buenos Aires, las chicas seguían inmóviles en el suelo caliente de la Autopista del Acceso Oeste; el chofer, Carlos Alberdi, de 50 años, era demorado en la comisaría 3ª de Moreno; y el Peugeot gris a nombre de la Sociedad Macri (SOCMA), quedaba secuestrado en la dependencia policial interviniente, con daños en el techo, capot y parabrisas.

 

Fragmento del discurso donde Macri hace referencia a la Seguridad Vial

 

Paula Elizabeth González murió el 6 de marzo. Según el diario Olé del 7 de marzo de 1999, “todas las personas consultadas, más Palermo y Cagna, coincidieron en señalar que Carlos Alberdi iba al volante. Pero ayer declaró ante la fiscal Miriam González, un testigo —cuyo nombre no trascendió, pero que fue presentado por Jorge Albornoz, el abogado de la familia de Martha Susana Grunewald— que dijo: ‘A Macri lo tuvieron que ayudar para salir del auto. Y fue sacado por el lado izquierdo, del lugar del conductor'».

La madre de Martha Susana Grunewald

Entonces la Fundación Macri dio a conocer un comunicado de prensa firmado por Jorge Aguado, ex ministro bonaaerense de la dictadura militar y director de Relaciones Institucionales de la empresa: “Lamentamos profundamente lo sucedido y de acuerdo con la voluntad expresada por el señor Mauricio Macri hemos dispuesto que la Fundación Macri adopte todas las medidas que sean necesarias para cooperar amplia y solidariamente con las personas afectadas y sus familias”. Mauricio Macri visitó a la familia de las dos menores y les prometió que iba a hacerse cargo de todos los gastos médicos, asistiéndolas económica y psicológicamente. Mirta, la madre de Susana, declaró a la prensa que “el señor es una buena persona y le agradezco que haya venido especialmente a hablar conmigo“. También dijo que su hij «me pide perdón a cada rato por haber andado en bicicleta en esa zona. Ella sabía que no se podía».

Macri se enteró de la muerte de Paula al día siguiente del accidente, cuando aterrizaba en la capital francesa. Como cuenta el diario La Nación, el empresario había sido invitado a Paris a “participar de una reunión de jóvenes sobresalientes”.

Susana Grunewald, hoy de 35 años, trabaja —según el portal El Disenso— en una compañía elaboradora y distribuidora de alimentos, «que sobrevive gracias a su único cliente, el gobierno de Macri”.

Este no es el único hecho de violencia vial en el que estuvo involucrado el empresario devenido primer mandatario. En 2013 Macri fue a Los Piletones, en Villa Soldati, a visitar a Margarita Barrientos. En el comedor de Barrientos se produjo una discusión durante la presencia del entonces jefe de gobierno y Macri aprovechó para salir del lugar. A los pocos minutos de haber arrancado, la camioneta Chrysler negra que lo trasladaba atropelló a un joven, mientras que uno de los dos autos de la custodia oficial hacía lo mismo con una mujer embarazada de nueve meses. “Todo lo que queríamos era hablar con él y contarle lo que estamos necesitando y lo único que hizo fue acelerar con la camioneta y llevarnos por delante”, dijo Ricardo Gómez, el joven de 18 años que fue embestido por el jefe de Gobierno, en declaraciones a la agencia Télam.

 

 

Bicisendas, sistema de transporte público en bicicleta, créditos para comprarse una bicicleta, a Obama le regaló una bicicleta: ¿qué le pasa Mauricio Macri con las bicicletas? El auto en el que viajaba el 5 de marzo de 1999 embistió y mató a una chica de 14 años que iba en bicicleta junto a una amiga. «El año pasado murieron 5.000 argentinos que no tenían que morir: es una tragedia nacional, tenemos que trabajar juntos para bajar esta cifra (…) Es la principal causa de muerte de jóvenes de entre 15 y 34 años», desarrolló en su discurso. Lo que no dijo es que el 82% de los victimarios en siniestros viales son varones y que el 17% de las mujeres del país declaró haber participado de un siniestro vial con heridos o víctimas fatales, según el Observatorio vial nacional.

El 1º de marzo Macri llegó a la apertura de Sesiones Ordinarias del Congreso en uno de los vehículos habituales de su flota, una Chrysler Town&Country blindada. El presidente seguirá utilizando este vehículo y una Kia Carnival (también con blindaje) hasta que se resuelva el llamado a licitación para el nuevo auto presidencial. En el pliego de condiciones emitido por la Casa Rosada se exigió el ESP como requisito obligatorio. ¿Qué es un ESP? Es un Programa Electrónico de Estabilidad. El Presidente, con conocidos negocios en la industria automotriz y una culposa obsesión por las bicicletas, ahora le pide a los autos lo que intuye que su gobierno no logra comunicar: estabilidad.

2 Comentarios
  1. Martín Bressan dice

    Agrego algo, en 2013 CFK comprometió a la industria automotriz a que a partir de 2018 incorporara el ESP en todos los vehículos que se comercialicen en el país. En noviembre MM postergó esa medida hasta 2020.
    SOCMA desde el año pasado es representante en el país de varias marcas chinas que se beneficiaron con esta decisión.
    El ESP es actualmente una de las medidas de seguridad activa más importantes que puede poseer un vehículo.

  2. Maria dice

    Se parecen a esas notas que abundaban durante el gobierno de Cristina y que pretendían generar verdades uniendo hechos con hilos de odio.
    ¿No nos molestaba que criticaran cualquier política o discurso simplemente por que la odiaban?
    No hagamos lo mismo que nos hicieron.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.